CIRCULAR EXTERNA 67 DE 1992 

(Octubre 19)

Vista la necesidad de precisar conceptualmente los cargos diferidos que deben contabilizarse en el código 192095 ó 191595 - cargos diferidos otros, por disposición del plan único de cuentas para el sistema financiero o para el sector asegurador, respectivamente, este despacho se permite dar a conocer las siguientes directrices.

De conformidad con los artículos 15 y 20 del Decreto 2160 de 1986, los costos, gastos y pérdidas se deben contabilizar sobre la base de causación, de tal manera que se logre el adecuado registro en el período correspondiente, para obtener el justo cómputo del resultado neto del período. Adicionalmente, tales costos y gastos se deben reconocer sobre la base de su correlación con los ingresos que los originan.

En el anterior orden de ideas se deberá tener como premisa básica que solamente podrán diferirse aquellos costos y gastos, diferentes de los contemplados taxativamente en el plan único de cuentas, que con razonable seguridad proveerán beneficios futuros a la entidad. De todas formas sólo serán susceptibles de diferir los gastos individuales en cuantía igual o superior a diez (10) salarios mínimos mensuales o que en conjunto superen los cincuenta (50) salarios mínimos mensuales.

No obstante lo expresado en el párrafo precedente, resulta conveniente efectuar las siguientes precisiones, en relación con algunos gastos, a saber:

1. Bonificaciones reconocidas al personal en cumplimiento de programas de retiro voluntario o de índole similar. Se entenderán como programas de retiro voluntario de personal aquellos que tengan como finalidad primordial readecuar su estructura de personal, así como la redefinición de sus costos laborales. Dicho programa debe traducirse, necesariamente, en un mejoramiento en la eficiencia de la entidad, producto de la reducción significativa que deberá observarse en su carga laboral.

Para diferir este tipo de gasto deberá obtenerse autorización individual, para lo cual, además de sustentar adecuadamente la búsqueda de la finalidad atrás consagrada, las entidades, junto con la solicitud de diferimiento, informarán el tipo de programa, costo, alcance del mismo (número de empleados que se retiran y número de empleados que quedan), reducción estimada de la carga laboral por año, durante tres (3) años, y tiempo en el cual se propone diferir. Dicho período de amortización, en todo caso, no podrá exceder de tres (3) años.

Cuando se trate de programas que se desarrollen con ocasión de procesos de fusión, adquisición o escisión, los gastos de liquidación de personal se sujetarán al procedimiento indicado en el punto 3 de esta circular. Es claro que para aceptar su diferimiento las entidades deberán comprometerse a mantener un nivel de personal adecuado a sus actuales necesidades, acorde con el programa. Igualmente, que la suma que se pretende diferir no podrá ser superior al valor presente de los gastos futuros que se ahorran, circunstancia que deberá demostrar la entidad solicitante.

2. Bonificaciones a empleados con salario integral. Corresponde a las bonificaciones que se otorguen a empleados que opten por el régimen de salario integral contemplado en la Ley 50 de 1990; los gastos correspondientes podrán diferirse en cuanto los empleados bonificados continúen laborando en la institución. No obstante, en el caso en que se haya convenido el descuento de la porción no causada de la bonificación al momento del retiro, ésta se registrará como gasto pagado por anticipado, código 1915 o 1910 del PUC financiero o asegurador, según corresponda; en todo caso, la amortización del gasto pagado por anticipado no excederá de tres (3) años.

Teniendo en cuenta que la permanencia de los empleados bonificados da sustento al beneficio futuro que permite el diferimiento del gasto, de todos modos el saldo de las bonificaciones reconocidas (pendientes de diferir) de los empleados que se retiren en el lapso de la amortización se cargará en su integridad a resultados en el período en que ocurra su desvinculación.

Las entidades que determinen diferir los citados conceptos informarán a esta superintendencia la ocurrencia de tales gastos, indicando el período estimado de amortización, el cual no podrá exceder del tiempo de recuperación, sin que en todo caso supere de tres (3) años.

3. Gastos directos necesarios en los procesos de adquisición, fusión o escisión. Tratándose de aquellos gastos y costos que tengan relación directa y sean necesarios o indispensables para llevar a cabo procesos de adquisición, fusión o escisión, respecto de los cuales se pueda obtener con razonable seguridad beneficios futuros, igualmente podrán diferirse durante el período en que se estima van a ser recuperados, el cual no podrá exceder de tres (3) años, a partir de la fecha en que se culmina el proceso.

Entre otros, se entenderán también como gastos directos, los derivados de los estudios contratados para justificar la decisión correspondiente y para definir las relaciones de intercambio de acciones, cuando a ello haya lugar. Igual tratamiento podrá darse a las primas o indemnizaciones que deban reconocerse con ocasión de las devoluciones anticipadas de locales donde funcionan las oficinas que deban cerrarse.

Cuando la entidad incurra en los gastos contemplados en los ordinales 2 y 3, junto con los estados financieros del período en que empiecen a tener ocurrencia, se deberá remitir información detallada de los mismos, acompañados de su justificación técnica.

No obstante lo dispuesto en la presente circular, cuando se produzca un incumplimiento de los compromisos o se modifiquen las condiciones necesarias para diferir los costos y gastos respectivos la entidad deberá proceder a cargar a resultados el saldo pendiente de diferir, sin que para ello requiera orden de esta superintendencia.

____________________________________________