CIRCULAR EXTERNA 83 DE 1995 

(Octubre 9 )

(Nota: Derogada por la Circular Externa 100 de 1995 Capítulo XVI de la Superintendencia Bancaria).

Con ocasión de las nuevas medidas expedidas por el Gobierno Nacional mediante Decretos 1722 (1) y 2805 de 1994 y 1156 de 1995, por medio de las cuales se modifica el cálculo de la relación que debe existir entre el patrimonio técnico y los activos ponderados por nivel de riesgo de los establecimientos de crédito y en atención a las modificaciones a la estructura del grupo 13 —Inversiones— del plan único de cuentas, establecidas mediante Circular Externa 017 de 1995, este despacho ha considerado conveniente sustituir las Circulares Externas 041 y 053 de 1994, para lo cual se permite impartir las siguientes instrucciones con miras a la correcta aplicación de la citada norma.

1. Relación activos ponderados por nivel de riesgo-patrimonio técnico. El patrimonio técnico de los establecimientos de crédito no podrá ser inferior al nueve por ciento (9%) del total de sus activos, en moneda nacional y extranjera, ponderados por su nivel de riesgo, conforme lo señala el artículo 2º del Decreto 673 de 1994.

A partir del 1º de enero de 1996 el nivel mínimo de patrimonio técnico será del diez por ciento (10%) del total de sus activos ponderados por nivel de riesgo.

2. Cumplimiento de la relación de solvencia. El cumplimiento de la relación de solvencia se realizará mensualmente en forma individual para cada establecimiento de crédito y semestralmente en forma consolidada, con sus filiales y subsidiarias, conforme lo establece el artículo 3º del Decreto 673 anteriormente citado, en concordancia con el inciso primero del artículo 16, de la misma norma, la Circular Externa 055 de 1994 (2) y demás normas que la modifiquen o sustituyan.

3. Ponderación de los activos por su nivel de riesgo. La clasificación de los activos de riesgo en sus respectivas categorías, tanto en moneda nacional como extranjera, se efectuará con arreglo al plan único de cuentas para el sistema financiero, según se indica a continuación.

Los activos se valorarán por su costo ajustado y ponderarán netos de su respectiva provisión.

No serán deducibles de los activos correspondientes, las provisiones de carácter general de que trata el artículo 19 de la Resolución 1980 de 1994, expedida por esta superintendencia, esto es, las que corresponden a las provisiones por aplicación del coeficiente de riesgo (códigos 149095, 149295, 149495 y 1497 del plan único de cuentas para el sector financiero).

Se computarán también sin deducir sus provisiones, las inversiones de capital y en bonos obligatoriamente convertibles en acciones en entidades financieras del exterior o en entidades sometidas a la vigilancia de esta superintendencia, en los términos del parágrafo del artículo 13 del Decreto 673 de 1994, modificado por el artículo 5º del Decreto 1722 de 1994.

Las partidas que suman están precedidas de un signo más (+) y las que restan se anteceden de un signo menos (-).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En relación con las anteriores ponderaciones se imponen las siguientes precisiones:

3.1. Sucursales y agencias. Los valores contabilizados en la cuenta 1904 - Sucursales y agencias (del PUC) se ponderarán de acuerdo con la categoría a que corresponda el activo trasladado, conforme lo señala el parágrafo 2º del artículo 9º, del Decreto 673 de 1994. En caso de existir saldos negativos en sus respectivas subcuentas, esto es, los que sean contrarios a la naturaleza de la cuenta (crédito), no se deducirán del total de activos ponderados por nivel de riesgo, sin perjuicio de las sanciones a que haya lugar por el incumplimiento de los instructivos contables en estas materias.

3.2. Créditos garantizados incondicionalmente con títulos emitidos por la Nación, el Banco de la República o por otros gobiernos o bancos centrales. En atención a que la ponderación para este tipo de créditos corresponde a la categoría II (20%) y es distinta a los demás créditos garantizados por la Nación que se clasifican e n la categoría I (0%), para un adecuado control de este tipo de operaciones se hace necesario que los destinatarios de la presente circular lleven los registros auxiliares necesarios que permitan identificar el tipo de garantía con la cual se respalda el crédito correspondiente, esto es, si la garantía está representada en títulos emitidos por la Nación, títulos garantizados por la Nación, o es de otra naturaleza.

3.3. Clasificación de los derechos fiduciarios en procesos de titularización. Conforme lo establece el artículo 1º del Decreto 2805 de 1994, los derechos fiduciarios que posean los establecimientos de crédito en los patrimonios autónomos constituidos en desarrollo de procesos de titularización se clasificarán dentro de las categorías que correspondan al activo subyacente.

Para tal fin y siguiendo los lineamientos del artículo 9º del Decreto 673 de 1994 se han establecido cuatro (4) categorías de derechos fiduciarios en procesos de titularización, los cuales deberán reportarse mediante el formato de cuentas No PUC, conforme las siguientes indicaciones:

3.3.1. Derechos fiduciarios constituidos en desarrollo de procesos de titularización de activos de máxima seguridad. Categoría I. Estarán conformados por la titularización de activos tales como inversiones en títulos del Gobierno Nacional, o del Banco de la República, y los créditos a la Nación o garantizados por ésta.

3.3.2. Derechos fiduciarios constituidos en desarrollo de procesos de titularización de activos de alta seguridad. Categoría II. Los activos titularizados deberán corresponder a títulos emitidos por entidades públicas del orden nacional, así como los créditos garantizados incondicionalmente con títulos emitidos por la Nación o el Banco de la República o los créditos garantizados con títulos emitidos por los gobiernos, bancos centrales y entidades multilaterales con calificación no inferior a “AA-” o “A1” de standard and poor’s o sus equivalentes en las calificaciones de duff and phelps o de moody’s investors service, mientras mantengan la referida calificación.

3.3.3. Derechos fiduciarios constituidos en desarrollo de procesos de titularización de activos con alta seguridad pero con baja liquidez. Categoría III. Corresponden a la titularización de activos tales como los préstamos hipotecarios otorgados para financiar la construcción o adquisición de vivienda, distinto de aquellos que hayan sido reestructurados.

3.3.4. Derechos fiduciarios constituidos en desarrollo de procesos de titularización de activos entregados en arrendamiento financiero o leasing. Categoría IV. Conforme el literal a) del artículo 11 del Decreto 673 de 1994 los bienes entregados en arrendamiento financiero o leasing se clasifican dentro de la categoría IV por el ochenta por ciento (80%) de su valor; en consecuencia, para efectos de titularización de este tipo de activos, los derechos fiduciarios correspondientes ponderan dentro de la misma categoría y por el mismo valor.

Los demás activos de riesgo no contemplados en las anteriores categorías tales como cartera de créditos, deudores por aceptaciones, cuentas por cobrar, inversiones en activos fijos, incluida su valorización, bienes de arte y cultura, bienes realizables y recibidos en pago corresponden a la categoría IV y ponderan por el cien por ciento (100%) de su valor, razón por la cual los derechos fiduciarios que se constituyan en un proceso de titularización de los mismos lo harán dentro de la misma categoría y por el mismo valor.

4. Patrimonio técnico. Se considera como patrimonio técnico de un establecimiento de crédito la suma de los patrimonios básico y adicional de la respectiva entidad, teniendo en cuenta que el valor total del patrimonio adicional no podrá exceder del cien por ciento (100%) del patrimonio básico, según lo dispuesto en los artículos 4º y 7º del Decreto 673 de 1994.

El cálculo se realizará atendiendo los siguientes conceptos:

4.1. Patrimonio básico. Los rubros patrimoniales y sus proporciones computables en la determinación del patrimonio básico de los establecimientos de crédito, son los que se relacionan a continuación.

Las partidas que suman están precedidas de un signo más (+), mientras que las que restan se anteceden de un signo menos (-).

 

 

El valor total del patrimonio básico resulta de sumar (o restar) cada uno de los conceptos, multiplicados por el porcentaje de su valor, señalado en el cuadro anterior.

No obstante, es conveniente hacer los siguientes comentarios en relación con la determinación del patrimonio básico:

4.1.1. Deducción del ajuste por inflación en el patrimonio básico. Se deducirá del patrimonio básico el ajuste por inflación acumulado, originado en activos no monetarios, mientras éstos no se hayan enajenado, en una cuantía equivalente a la sumatoria de la cuenta de revalorización del patrimonio (cód. 3417 del PUC) y el valor capitalizado de dicha cuenta (cód. 8249) cuando dicha sumatoria sea positiva, conforme lo establece el literal c), del artículo 6º, del Decreto 673 de 1994, con las modificaciones que a la misma norma le introdujo el artículo 3º, del Decreto 806 de 1994.

La sumatoria de la cuenta de revalorización del patrimonio más el valor capitalizado de la misma, equivale al valor registrado en el código 8246 del PUC, “ajuste por inflación patrimonio”, toda vez que conforme a la descripción de la citada cuenta, en ella se registra el valor acumulado, desde el 1º de enero de 1992, de los ajustes por inflación de acuerdo con el PAAG mensual, efectuado sobre cada una de las partidas del patrimonio, que de conformidad con las normas legales vigentes sean susceptibles de ajuste; la disminución en cualquiera de las partidas patrimoniales no da lugar a reducir dichos ajustes en la referida cuenta de orden.

Igualmente, el código 8146 refleja el valor acumulado, neto de provisiones, depreciaciones y amortizaciones, de los ajustes por inflación, de acuerdo con el PAAG mensual, de cada uno de los activos no monetarios que permanecen en poder de la entidad, esto es, que aún se registren en el balance. En este orden de ideas, cuando se presenten retiros de activos que han sido ajustados, el valor neto correspondiente a su ajuste se restará del código en comento.

4.1.2. Utilidades del ejercicio en curso. El valor de las utilidades (excedentes) del ejercicio en curso computa en un porcentaje igual al de las utilidades que, conforme la última distribución dispuesta por la asamblea de la institución, hayan sido capitalizadas o destinadas a incrementar la reserva legal. En el evento en que exista capitalización e incremento de la reserva legal se entiende que el porcentaje equivalente corresponde a la suma de estos dos valores.

No obstante lo anterior, computarán dentro del patrimonio básico las utilidades del ejercicio en curso cuando éstas deban destinarse a enjugar pérdidas acumuladas de la entidad, hasta la concurrencia de dichas pérdidas, tal como lo dispone el literal e) del artículo 5º del Decreto 673 de 1994.

En ese orden de ideas, sólo cuando la entidad no registre pérdidas de ejercicios anteriores procederá a aplicar el porcentaje equivalente de las utilidades a que se ha hecho referencia anteriormente, vale decir que las alternativas de cómputo de las utilidades son excluyentes.

Valga la pena advertir que el valor de las utilidades que se destinan a absorber pérdidas de ejercicios anteriores no constituye bajo ninguna circunstancia capitalización de utilidades.

Para ilustrar lo establecido anteriormente, a continuación se señala el procedimiento que se efectúa para el correspondiente cálculo:

— Si existen pérdidas de ejercicios anteriores:

Se tomará el valor registrado en el código 36 del PUC “resultados del ejercicio”, cuando su valor corresponda a utilidades, hasta por un monto equivalente al valor absoluto que registre el saldo negativo del código 35 del PUC “resultados de ejercicios anteriores”.

Si las pérdidas de ejercicios anteriores (cód. 35) son superiores a las utilidades del ejercicio, entonces computará el valor total del código 36.

— Si no hay pérdidas acumuladas de ejercicios anteriores:

Se tomará el valor del código 36 del PUC “resultados del ejercicio”, cuando su valor corresponda a utilidades, y se multiplicará por el porcentaje de utilidades que en la última distribución, por disposición de la asamblea de la entidad, hayan sido capitalizadas o destinadas a incrementar la reserva legal.

4.2. Patrimonio adicional. Los rubros patrimoniales y sus proporciones computables en la conformación del patrimonio adicional de las entidades crediticias a quienes se dirige esta circular, son los que se relacionan a continuación.

Al igual que en el caso del patrimonio básico, las partidas que suman están precedidas de un signo más (+), mientras que las que restan se anteceden de un signo menos (-).

 

 

El valor total del patrimonio adicional resulta de sumar (o restar) cada uno de los conceptos, multiplicados por el porcentaje de su valor señalados en el cuadro anterior.

4.2.1. Bonos obligatoriamente convertibles en acciones. Los bonos obligatoriamente convertibles en acciones emitidos con posterioridad a enero 1º de 1990 por entidades sometidas a la inspección y vigilancia de la Superintendencia Bancaria se ponderarán por el ciento por ciento (100%) siempre que se encuentren subordinados al pago del pasivo externo; que los rendimientos financieros no excedan la tasa de interés de captación DTF; que el pago de los intereses se establezca con una anticipación no superior a un trimestre y que se coloquen con descuento sobre su valor nominal.

5. Determinación del patrimonio técnico. El cálculo matemático del patrimonio técnico se efectuará conforme al siguiente procedimiento, con el fin de establecer la relación de solvencia.

Si patrimonio adicional > patrimonio básico, entonces:

patrimonio técnico = patrimonio básico x 2

Si patrimonio adicional < ó = patrimonio básico, entonces:

patrimonio técnico = patrimonio básico + patrimonio adicional

Si patrimonio básico < ó = 0, entonces:

patrimonio técnico = 0

6. Inversiones en entidades financieras. A continuación se hacen algunas precisiones relacionadas con las inversiones directas e indirectas en instituciones financieras, vigiladas por la Superintendencia Bancaria y del exterior, que es indispensable tener en cuenta al calcular las deducciones del patrimonio técnico de que tratan las letras d) y e) del artículo 6º del Decreto 673 de 1994.

En cuanto a las deducciones del patrimonio básico deberá tenerse en cuenta, conforme lo señala el literal d) del artículo 6º del Decreto 673 de 1994 modificado por el artículo 2º del Decreto 1722 de 1994, las siguientes excepciones:

— Las realizadas por mandato de la ley en el Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario, Finagro, por los establecimientos de crédito que forman parte del sistema nacional de crédito agropecuario.

— Las inversiones de capital realizadas por los establecimientos de crédito en otra institución financiera para adelantar un proceso de adquisición. Dichas inversiones no se deducirán del patrimonio básico, y en consecuencia ponderarán como activo de riesgo, durante un plazo no mayor a seis (6) meses contados a partir de la primera transacción, cuando la adquisición se efectúe en varias operaciones simultáneas o sucesivas, mientras se adquiere la totalidad de las acciones o se fusiona con la entidad receptora de la inversión. Si vencido dicho término no se adquiere la totalidad de las acciones ni se logra perfeccionar la fusión, la inversión correspondiente continuará computando dentro de los seis (6) meses siguientes mientras se procede a enajenar las acciones adquiridas, salvo que el valor total de los activos de las entidades que intervienen en el proceso de adquisición y/o fusión sea o exceda de un millón de salarios mínimos mensuales, en cuyo caso el computo correspondiente se efectuará durante el año siguiente al vencimiento del término para la adquisición o fusión anteriormente citada.

6.1. Entidades vigiladas por la Superintendencia Bancaria

6.1.1. Para estados financieros individuales. Se deducirá del patrimonio básico el valor total de las inversiones directas e indirectas de capital y en bonos obligatoriamente convertibles en acciones efectuadas en entidades vigiladas por la Superintendencia Bancaria, sin incluir sus valorizaciones y sin deducir las provisiones efectuadas sobre las mismas, cuando se trate de entidades respecto de las cuales no haya lugar a consolidación con las excepciones anteriormente anotadas.

No se deducirán del patrimonio básico y en consecuencia deberán computar como activo de riesgo, todas las inversiones en entidades vigiladas por la Superintendencia Bancaria respecto de las cuales haya lugar a consolidación.

6.1.2. Para estados financieros consolidados. Se deducirá del patrimonio básico el valor total de las inversiones directas e indirectas de capital y en bonos obligatoriamente convertibles en acciones efectuadas en entidades vigiladas por la Superintendencia Bancaria, sin incluir sus valorizaciones y sin deducir las provisiones efectuadas sobre las mismas, cuando se trate de entidades respecto de las cuales no haya lugar a consolidación con las excepciones anteriormente anotadas.

6.2. Instituciones financieras del exterior

6.2.1. Para estados financieros individuales. Se restará del patrimonio básico el valor total de las inversiones directas e indirectas de capital y bonos obligatoriamente convertibles en acciones en instituciones financieras del exterior, incluidos sus ajustes de cambio y sin incluir sus valorizaciones, cuando la participación sea o exceda del veinte por ciento (20%) del capital de la sociedad receptora de la inversión y no haya lugar a consolidación.

No se restarán del patrimonio básico, y en consecuencia computarán como activo de riesgo, las inversiones en instituciones financieras del exterior cuya participación sea inferior al veinte por ciento (20%) del capital de la sociedad receptora de la inversión. Del mismo modo se procederá respecto de las inversiones en las cuales haya lugar a consolidación de conformidad con lo establecido en la Circular Externa 055 de 1994 y demás normas que la modifiquen o sustituyan.

6.2.2. Para estados financieros consolidados. Se restará del patrimonio básico el valor total de las inversiones directas e indirectas de capital y bonos obligatoriamente convertibles en acciones en instituciones financieras del exterior, incluidos sus ajustes de cambio y sin incluir sus valorizaciones, cuando la participación sea o exceda del veinte por ciento (20%) del capital de la sociedad receptora de la inversión y no haya lugar a consolidación.

No se restarán del patrimonio básico, y en consecuencia computarán como activo de riesgo, las inversiones en instituciones financieras del exterior cuya participación sea inferior al veinte por ciento (20%) del capital de la sociedad receptora de la inversión.

6.3. Inversiones indirectas. Para los efectos de esta circular se entiende que hay inversión indirecta cuando ésta se realiza por medio o con el concurso de otra u otras entidades (vigiladas o no por esta superintendencia), en una o más instituciones vigiladas, en las cuales la entidad inversionista (sociedad intermediaria o subordinada), de acuerdo con los criterios que se exponen más adelante, controle el diez por ciento (10%) o más del capital de la entidad vigilada receptora de la inversión.

6.3.1. Determinación del control o participación poseída. A continuación se señalan los criterios de carácter general mediante los cuales se determina la forma de ejercer el control directo o indirecto en una entidad vigilada; posteriormente se establecerán los valores a deducir del patrimonio básico como resultado del control ejercido.

6.3.1.1. Cuando la entidad intermediaria sea subordinada. La participación o control indirecto de la controladora en la tercera entidad será equivalente a la proporción poseída por la, o las, intermediarias en dicha entidad.

Ejemplo:

 

En caso que, además de la inversión indirecta, la sociedad controladora posea inversión directa en la tercera entidad, el control en dicha entidad será equivalente a la suma de las participaciones que la intermediaria y la controladora tengan en aquella.

 

6.3.1.2. Cuando la entidad intermediaria no sea subordinada. Cuando la intermediaria, a través de la cual se hace la inversión, no sea subordinada de la entidad controladora, la participación o control indirecto de la controladora en la tercera entidad será equivalente al producto de las diferentes participaciones, esto es, la que la controladora posee en la intermediaria y la que ésta posee en la institución vigilada

Ejemplo:

Caso Nº 5

 

Caso Nº 6

 

En caso que, además de la inversión indirecta la sociedad controladora posea inversión directa en la tercera entidad, el control en dicha entidad será equivalente a la suma de la participación indirecta establecida en los anteriores términos, más el porcentaje poseído en forma directa.

6.3.2. Monto de las inversiones directas e indirectas a deducir del patrimonio básico. Se deducirá del patrimonio básico el valor de las inversiones directas o indirectas en acciones y en bonos obligatoriamente convertibles en acciones, una vez determinada la inversión indirecta conforme las reglas anteriormente establecidas, teniendo en cuenta para el efecto las siguientes instrucciones:

6.3.2.1. Cuando las entidades intermediarias sean subordinadas.

6.3.2.1.1. Intermediario vigilado por la Superintendencia Bancaria. Si el intermediario, a través del cual se ejerce control en una tercera entidad es subordinado de la sociedad controladora y además vigilado por la Superintendencia Bancaria, y la tercera entidad no se consolida, atendiendo las condiciones de exclusión consagradas en la Circular Externa 055 de 1994, se procederá de la siguiente manera:

Para el caso número 1, en los estados financieros de “A” el monto de la inversión directa e indirecta a restar del patrimonio básico será:

 

Para el caso número 2, en los estados financieros de “A” el monto de la inversión directa e indirecta a restar del patrimonio básico será:

 

6.3.2.1.2. Intermediario no vigilado por la Superintendencia Bancaria. Si el intermediario, a través del cual se ejerce control en una tercera entidad es subordinado de la sociedad controladora y no es vigilado por la Superintendencia Bancaria, y por tal razón, no hay lugar a consolidación en relación con ella y con las que ella controle, se procederá de la siguiente manera:

Para el caso número 1, la sociedad “A” deducirá de su patrimonio básico el 80% de la inversión que “B” (entidad no vigilada por la superintendencia) posee en “C”, esto es, la suma de $ 720 (80% de $ 900).

Para el caso número 2, suponiendo que “B” y “D” sean entidades vigiladas por la Superintendencia Bancaria y “C” no sea vigilada, la sociedad “A” deducirá de su patrimonio básico el 80% del 60% de la inversión de “C” en “D” ($ 1.500), más el valor de la inversión directa de “A” en “B”, así:

 

Para el mismo caso número 2, suponiendo que “C” y “D” sean entidades vigiladas por la Superintendencia Bancaria y “B” no sea vigilada, la sociedad “A” deducirá de su patrimonio básico la siguiente cifra:

 

6.3.2.2. Cuando las entidades intermediarias no sean subordinadas. Si el intermediario, a través del cual se ejerce control en una tercera entidad no es subordinado de la sociedad controladora, se procederá de la siguiente manera:

6.3.2.2.1. Intermediario vigilado por la Superintendencia Bancaria. Para el caso número 5, partiendo del supuesto en el que “B” es una entidad vigilada por la Superintendencia Bancaria, la sociedad “A” restará de su patrimonio básico el 20% de la inversión de “B” en “C” (20% de $ 1.200), más la inversión de “A” en “B”, así:

 

6.3.2.2.2. Intermediario no vigilado por la Superintendencia Bancaria. Para el caso número 6, en el supuesto en que “B” es una entidad no vigilada por la Superintendencia Bancaria, la sociedad “A” restará de su patrimonio básico el 20% del 60% de la inversión de “B” en “D” (20% del 60% de $ 2.000), para un total de $ 240.

7. Programa de ajuste

7.1. Entidades sujetas al programa de ajuste. Cuando un establecimiento de crédito, que se encuentre bajo vigilancia especial por parte de la Superintendencia Bancaria, prevea que va a incurrir o presente defectos de la relación mínima de patrimonio técnico a activos de riesgo, deberá adjuntar a los estados financieros del mes correspondiente, dentro del término previsto en las disposiciones legales para la remisión de los mismos, un documento mediante el cual se someta a consideración de esta superintendencia el programa de ajuste a que se refiere el artículo 15 del Decreto 673 de 1994. Lo anterior, siempre y cuando el defecto no pueda ser resuelto por medios ordinarios antes de dos (2) meses y afecte en forma significativa la capacidad operativa de la entidad.

7.2. Contenido mínimo del programa de ajuste. El documento mediante el cual se presente el citado plan de ajuste deberá contener como mínimo la siguiente información:

7.2.1. Las explicaciones sobre los motivos que originaron u originarán el defecto respectivo, con un bien fundamentado estudio de análisis financiero en el que se evalúen las principales variaciones de aquellas cuentas en donde se causen los mayores cambios por cuyo motivo se presenta el mismo.

7.2.2. Un programa de ajuste que, partiendo del anterior diagnóstico, permita establecer objetivos, metas y estrategias de corto plazo para ajustarse a la relación correspondiente.

El referido programa deberá determinar de manera exacta, oportuna y cuantificable, proyectos específicos en materia de crecimiento o de distribución del total de activos o determinada categoría de ellos, enajenación de inversiones, incrementos patrimoniales, o cualquier otro aspecto que permita evitar o resolver a la mayor brevedad posible el incumplimiento de la relación.

7.2.3. Un cronograma para el cumplimiento y desarrollo del programa de ajuste, que permita identificar de manera específica todas y cada una de las metas a cumplir en el término establecido para tal fin.

En todo caso, el programa de ajuste que se presente a consideración de esta superintendencia no podrá abarcar un período superior a un (1) año contado desde la fecha de celebración del programa.

8. Sanciones

8.1. Monto. La Superintendencia Bancaria impondrá, por incumplimiento de la relación de solvencia, una multa a favor del Tesoro Nacional por el equivalente al 3.5% del defecto patrimonial que se presente mensualmente, sin exceder, respecto de cada incumplimiento, del 1.5% del patrimonio técnico requerido para dar cumplimiento a la relación aludida, en concordancia con lo dispuesto por el artículo 14, del Decreto 673 de 1994.

Lo dispuesto anteriormente se entiende sin perjuicio de las demás sanciones o medidas administrativas que pueda imponer la Superintendencia Bancaria conforme a sus facultades legales.

Cuando un mismo establecimiento de crédito matriz incumpla la relación de solvencia individual y en forma consolidada, se le aplicará la sanción que resulte mayor.

8.2. Explicaciones. En el evento en que un establecimiento de crédito, presente defectos en la relación de patrimonio técnico a activos ponderados por nivel de riesgo, deberá adjuntar a los estados financieros del mes correspondiente, las explicaciones que en su parecer fundamenten los motivos que originaron el defecto respectivo, a efecto de que este despacho pueda evaluar la existencia de circunstancias que, eventualmente, constituyan causales de exoneración de responsabilidad. Lo anterior, sin perjuicio de la obligación de contabilizar una provisión por el valor equivalente al monto total de la sanción respectiva, previa liquidación privada, en los términos señalados en el código 2860 del plan único de cuentas para el sistema financiero.

8.3. Suspensión del programa de ajuste y sanciones. La Superintendencia Bancaria impondrá a los establecimientos de crédito, sujetos a programas de ajuste, las sanciones correspondientes en la forma ordinaria, sin considerar el hecho de la ejecución parcial o incompleta del programa de ajuste y sin perjuicio de las demás sanciones o medidas administrativas a que haya lugar, cuando verifique el incumplimiento de cualquiera de las condiciones, metas o compromisos del citado programa.

9. Reporte de la información para el cálculo del patrimonio adecuado

9.1. Oportunidad y exactitud de la información. Para la determinación del patrimonio adecuado a que hace referencia esta circular se deberán tener en cuenta los movimientos, según el caso, de los valores registrados en el plan único de cuentas o en las distintas proformas requeridas por esta superintendencia para el efecto.

Este despacho exhorta a las entidades destinatarias de la presente circular para que los reportes de la información a que hacen referencia las proformas y formatos correspondientes se envíen con la oportunidad y exactitud debidas y su contenido obedezca a la realidad contable o financiera que la sustenta.

9.2. Formato de cuentas no PUC para el cálculo del patrimonio adecuado en forma individual. Para la determinación mensual de la relación de solvencia en forma individual se ha establecido, además de la información registrada en el plan único de cuentas para el sistema financiero, la proforma F.1000-48, formato de cuentas no PUC para el cálculo del patrimonio adecuado (formato 110 para su transmisión vía módem), el cual se deberá transmitir junto con los estados financieros intermedios (tipo de informe 0), dentro de los términos y plazos establecidos para su presentación.

9.3. Cálculo de la relación de solvencia en forma consolidada. Con el fin de establecer los mecanismos necesarios para el procesamiento de la información que permita calcular el cumplimiento de la relación de solvencia en forma consolidada, esta superintendencia ha considerado conveniente disponer, de la información relativa a los estados financieros consolidados de la sociedad matriz y sus subordinadas, para lo cual se permite impartir las siguientes instrucciones:

9.3.1. Información a reportar. Semestralmente, dentro de los plazos establecidos en la Circular Externa 055 de 1994 para la presentación de los estados financieros consolidados, los destinatarios de la presente circular deberán remitir la siguiente información:

9.3.2. Estados financieros consolidados. Deberá transmitirse vía módem, la totalidad de los saldos resultantes de la consolidación, de acuerdo con la codificación del plan único de cuentas para el sistema financiero, siguiendo para el efecto la estructura de la proforma F.1000-49 patrimonio adecuado - cálculo de la relación de solvencia en forma consolidada (formato 111 para su transmisión vía módem), atendiendo las instrucciones impartidas en el documento técnico SB-DS- 003, versión 3.0, expedido mediante Circular Externa 057 de 1992.

Con el propósito de recibir la información aquí referida es necesario que, dentro de la estructura del registro tipo 1, se identifique este reporte como tipo de informe 11, denominado “estados financieros consolidados”.

9.3.3. Formato de cuentas no PUC para el cálculo del patrimonio adecuado en forma consolidada. Dentro de los mismos términos y períodos anteriormente referidos deberá transmitirse la proforma F.1000-48 (formato 110) “formato de cuentas no PUC para el cálculo del patrimonio adecuado”, con la información correspondiente a los respectivos registros consolidados.

Con el propósito de recibir la información aquí referida es necesario que, dentro de la estructura del registro tipo 1, se identifique este reporte como tipo de informe 11, denominado “estados financieros consolidados”.

10. Vigencia y derogatorias. La presente circular deroga las Circulares Externas 041 y 053 de 1994 emitidas por esta superintendencia y la proforma F.1000-43 (formato 104), así como las demás instrucciones que le sean contrarias; rige a partir de la fecha de su publicación en el Boletín del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, capítulo Superintendencia Bancaria y aplica a los estados financieros con corte al 30 de septiembre de 1995. Adopta las proformas F.1000-48 (formato 110) y F.1000-49 (formato 111). La información correspondiente a los meses de abril, mayo, junio, julio y agosto debe enviarse como una retransmisión a más tardar hasta el 31 de octubre de 1995.

NOTA: El formato de cuentas no UPC para el cálculo del patrimonio adecuado puede se consultado en el Boletín Nº 228 de octubre 9 de 1995 de Minhacienda.

(Nota: Derogada por la Circular Externa 100 de 1995 Capítulo XVI de la Superintendencia Bancaria).

______________________________