CIRCULAR EXTERNA 1 DE 2000 

(Enero 3)

Ref.: Calificación de títulos de renta fija.

Los decretos 313, 314 y 315 de 1999 consagran la obligación para que a partir del 1º de enero del año 2000, los títulos de renta fija en los cuales inviertan las entidades aseguradoras y los fondos comunes ordinarios, en cumplimiento de lo dispuesto en los numerales 1º y 2º del artículo 187 y el numeral 3º del artículo 152 del estatuto orgánico del sistema financiero, respectivamente, así como los emitidos, avalados, aceptados o garantizados por instituciones financieras en los que inviertan los fondos de pensiones y de cesantías, cuenten con la calificación de una sociedad calificadora de valores autorizada por la Superintendencia de Valores, en las categorías que determine la Superintendencia Bancaria, con excepción de los títulos emitidos o garantizados por la Nación, el Banco de la República o el Fondo de Garantías de Instituciones Financieras, Fogafin.

Adicionalmente, disponen las normas citadas que, a partir de la misma fecha, las inversiones en certificados de depósito a término y certificados de depósitos de ahorro a término que efectúen las mencionadas entidades y fondos, requerirán de la previa calificación de endeudamiento a corto y largo plazo de la entidad financiera emisora de los títulos, de acuerdo con las instrucciones que imparta esta entidad.

En desarrollo de lo anteriormente dispuesto, esta superintendencia informa que las inversiones señaladas serán admisibles sólo cuando cuenten con las siguientes calificaciones:

1. Los títulos de renta fija a corto plazo, es decir, los instrumentos de deuda con vencimientos originales de un año o menos, serán admisibles cuando cuenten con una calificación no inferior a “2”.

2. Los títulos de renta fija a mediano y largo plazo, es decir con plazos superiores a 1 año, serán admisibles cuando cuenten con una calificación de por lo menos “A-”.3. Respecto de las inversiones en certificados de depósito a término y certificados de depósito de ahorro a término, las mismas serán admisibles cuando la entidad financiera emisora cuente con una calificación de endeudamiento a corto plazo de por lo menos “2” y una calificación de endeudamiento a largo plazo no inferior a “A”.

Las anteriores categorías de calificación se establecen de acuerdo con los criterios utilizados por las calificadoras que se encuentran debidamente autorizadas por la Superintendencia de Valores.

Para tal efecto, esta superintendencia estima conveniente modificar el subnumeral 1.2, capítulo cuarto del título cuarto, el subnumeral 5.10, capítulo primero del título quinto y el numeral 4º, capítulo segundo del título sexto de la circular básica jurídica —Circular Externa 07 de 1996— para lo cual se anexan las hojas que sufren cambios.

La presente circular rige a partir de su publicación.

N. del D.: Esta circular va dirigida a miembros de junta directiva, representantes legales y revisores fiscales de las entidades aseguradoras, sociedades administradoras de fondos de pensiones y de cesantía y sociedades fiduciarias.

Anexo

TÍTULO IV

Página 18

q) Descuentos de actas de contratos estatales, siempre y cuando el cumplimiento de las obligaciones de la entidad se encuentre garantizado por un establecimiento de crédito o una entidad aseguradora. En este caso, la garantía otorgada por la entidad computará dentro del límite individual respectivo, por el 100% de su valor.

r) Descuentos de cartera, siempre y cuando el cumplimiento de las obligaciones correspondientes se encuentre garantizado por un establecimiento de crédito o una entidad aseguradora. En este caso, la garantía otorgada por la entidad computará dentro del límite individual respectivo, por el 100% de su valor.

s) Depósitos a la vista en instituciones financieras en sus diversas modalidades, según lo requiera el giro ordinario de sus negocios.

t) Operaciones de reporto, hasta el 15% del valor del fondo para la suma de las operaciones activas y pasivas. Cuando se trate de operaciones de reporto pasivas, éstas sólo podrán llevarse a cabo para atender solicitudes de retiros o gastos del fondo. Las operaciones de reporto activas deberán realizarse sobre aquellos títulos en los que se hubiere autorizado la inversión de los recursos de los fondos de pensiones y únicamente con entidades vigiladas por la Superintendencia Bancaria.

Tratándose de operaciones de reporto activas, los títulos que se reciban computarán para efectos del cumplimiento de todos los límites de que trata el presente numeral.

u) Títulos emitidos, avalados o garantizados por el Fondo de Garantías de Instituciones Financieras.

v) Los títulos de que tratan los literales a), b), c), d), e), f), g), h), i), j), k), l), m), n) y u) del presente numeral también podrán adquirirse directamente en el mercado primario cobrando una comisión al emisor por el compromiso de colocación de la emisión. Estas operaciones computarán para efectos del cálculo de los límites globales e individuales, y el límite previsto en el párrafo 2 del numeral 1.3 se reducirá al 10%.

Los títulos de que tratan los literales j), k), l), y m) del presente subnumeral deben haber sido emitidos en desarrollo de procesos de titularización autorizados por la Superintendencia de Valores.

1.2. Requisitos especiales para algunas inversiones admisibles. La inversión en bonos obligatoriamente convertibles en acciones y los títulos descritos en el literal i) del subnumeral 1.1 del presente capítulo, que se emitan una vez la actividad de calificación de valores sea desarrollada por una o varias sociedades calificadoras de valores debidamente autorizadas, sólo será admisible cuando dichos títulos cuenten con calificación de esas sociedades, correspondiente a las categorías determinadas en el numeral 2º ibídem.

Así mismo, los títulos descritos en los literales c), j), k) y l) del citado subnumeral 1.1 y los derivados de procesos de titularización cuyos activos subyacentes consistan en bienes inmuebles sólo podrán ser adquiridos cuando sean calificados por sociedades calificadoras de valores y serán admisibles en las categorías determinadas por la Superintendencia Bancaria o que cumplan con lo establecido en el párrafo quinto del presente subnumeral.

La regla anterior se aplicará también a los instrumentos descritos en los literales n) y ñ) del mismo subnumeral. En este caso deberá acreditarse la calificación de los instrumentos, correspondiente a un mínimo de “A-”, o su equivalente, efectuada por una sociedad calificadora internacionalmente reconocida a juicio de la Superintendencia de Valores.

Para determinar la liquidez bursátil a la que se refiere los literales e), f) y g) del citado subnumeral 1.1, se tomarán las categorías definidas para el efecto de acuerdo con el índice correspondiente publicado mensualmente por la Superintendencia de Valores (IBA).

La inversión en los títulos de contenido crediticio que cuenten con el aval, la aceptación o la garantía de instituciones financieras, o cuenten con un seguro de crédito expedido por una compañía aseguradora sometida al control y vigilancia de la Superintendencia Bancaria, por el total de la prestación documentada en los mismos, no requerirá calificación.

A partir del 1º de enero del año 2000, los títulos de renta fija emitidos, avalados, aceptados o garantizados por instituciones financieras, de que trata el literal h) del subnumeral 1.1 del presente capítulo, deberán contar con la calificación previa de una calificadora de valores, la cual será admisible en las categorías que determine la Superintendencia Bancaria. Los títulos emitidos, avalados, aceptados o garantizados por el Fondo de Garantías de Instituciones Financieras no requerirán de calificación.

La inversión en certificados de depósito a término o en certificados de depósito de ahorro a término requerirá a partir de la fecha citada, de la previa calificación del endeudamiento a corto y largo plazo de la entidad financiera emisora de los títulos, en la categoría que señale la Superintendencia Bancaria.

Página 18-1

Con fundamento en lo anterior y lo dispuesto en el artículo 2º del Decreto 314 de 1999, las inversiones señaladas, efectuadas con los recursos de los fondos de pensiones y de cesantía, respectivamente, serán admisibles sólo cuando cuenten con las siguientes calificaciones:

• Los títulos de renta fija a corto plazo, es decir, los instrumentos de deuda con vencimientos originales de un año o menos, serán admisibles cuando cuenten con una calificación no inferior a “2”.

• Los títulos de renta fija a mediano y largo plazo serán admisibles cuando cuenten con una calificación de por lo menos “A-“.

• Respecto de las inversiones en certificados de depósito a término y certificados de depósito de ahorro a término, las mismas serán admisibles cuando la entidad financiera emisora cuente con una calificación de endeudamiento a corto plazo de por lo menos “2” y una calificación de endeudamiento a largo plazo no inferior a “A -”.

Las anteriores categorías de calificación se establecen de acuerdo con los criterios utilizados por “Duff and Phelps de Colombia S.A.” y “Bankwatch Ratings de Colombia S.A.” o los equivalentes de cualquier otra calificadora debidamente autorizada por la Superintendencia de Valores.

No obstante lo anterior, los títulos emitidos con anterioridad al 1º de enero del año 2000 que no reúnan los requisitos de calificación antes mencionados, podrán mantenerse hasta su enajenación o redención en el respectivo portafolio.

TÍTULO IV

Página 15-1

De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 1º del Decreto 315 de 1999, a partir del primero de enero del 2000 los títulos de renta fija en los que inviertan los fondos comunes ordinarios, en cumplimiento de lo dispuesto en el numeral 3º del artículo 152 del estatuto orgánico del sistema financiero, deberán contar con la calificación previa de una sociedad calificadora de valores autorizada por la Superintendencia de Valores, la cual será admisible en las categorías determinadas por la Superintendencia Bancaria, con excepción de los títulos de deuda pública emitidos o garantizados por la Nación, el Banco de la República o el Fondo de Garantías de Instituciones Financieras, Fogafin.

La inversión en certificados de depósito a término o en certificados de depósito de ahorro a término requerirá, a partir de la misma fecha, de la previa calificación de endeudamiento a corto y largo plazo de la entidad financiera emisora de los títulos, en las categorías que señale la Superintendencia Bancaria.

Con fundamento en lo anterior, las inversiones señaladas serán admisibles sólo cuando cuenten con las siguientes calificaciones:

Los títulos de renta fija a corto plazo, es decir, los instrumentos de deuda con vencimientos originales de un año o menos, serán admisibles cuando cuenten con una calificación no inferior a “2”.

Los títulos de renta fija a mediano y largo plazo serán admisibles cuando cuenten con una calificación de por lo menos “A-”.

Respecto de las inversiones en certificados de depósito a término y certificados de depósito de ahorro a término, las mismas serán admisibles cuando la entidad financiera emisora cuente con una calificación de endeudamiento a corto plazo de por lo menos “2” y una calificación de endeudamiento a largo plazo no inferior a “A-”.

Las anteriores categorías de calificación se establecen de acuerdo con los criterios utilizados por “Duff and Phelps de Colombia S.A.” y “Bankwatch Ratings de Colombia S.A.” o los equivalentes de cualquier otra calificadora debidamente autorizada por la Superintendencia de Valores.

No obstante lo anterior, los títulos emitidos con anterioridad al 1º de enero del año 2000 que no reúnan los requisitos de calificación antes mencionados, podrán mantenerse hasta su enajenación o redención en el respectivo portafolio.

Cuando las mencionadas inversiones, una vez adquiridas, sufran un empeoramiento en la calificación de riesgo que no las haga admisibles, deberán ser vendidas dentro del plazo que para cada caso en particular establezca la Superintendencia Bancaria. Para el efecto, las sociedades fiduciarias deberán informar a esta entidad acerca de dicha situación dentro de los 10 días hábiles siguientes a la fecha en que se anuncie por parte de la sociedad calificadora la calificación que no haga admisible la inversión. En todo caso, el plazo inicialmente otorgado para la venta podrá ser prorrogado, previa solicitud efectuada por la fiduciaria ante la Superintendencia Bancaria, en donde se demuestre la imposibilidad de negociar las inversiones en condiciones tales que no impliquen una significativa pérdida para el respectivo fondo.

5.11. Compra de títulos representativos de cartera como inversión admisible del fondo común especial. Con el propósito de velar por la confianza, seguridad, transparencia e interés de los constituyentes y/o adherentes de los fondos comunes especiales de inversión administrados por sociedades fiduciarias, la compra de títulos representativos de cartera como inversión admisible de tales fondos deberá sujetarse al cumplimiento de las siguientes instrucciones, sin perjuicio de las demás reglas aplicables a dicho producto fiduciario por virtud de la ley o de otras normas financieras.

a) Condiciones y limitaciones.

1. La decisión de efectuar la citada inversión debe consultar las políticas, criterios y procedimientos adoptados por la sociedad fiduciaria para la evaluación y análisis de los riesgos inherentes a dicha operación.

2. La inversión en títulos representativos de cartera deberá prever mecanismos de cobertura o seguridades eficientes y eficaces a cargo del vendedor, de tal suerte que bajo ninguna circunstancia el fondo común especial de inversión podrá asumir el riesgo crediticio.

3. En ningún caso podrá invertirse en títulos representativos de cartera de un mismo emisor, aceptante o garante más del 20% del valor del portafolio, excepto cuando se trate de títulos calificados en el estándar internacional como AAA, AA+ AA, y AA-, para títulos de largo plazo o su equivalente 1+, 1, y 1- para títulos de corto plazo, por una calificadora de riesgo nacional o internacional, debidamente autorizada, en cuyo caso el anterior porcentaje no podrá exceder del 30% del valor del portafolio.

Página 15-2

4. La compra de títulos representativos de cartera no podrá ser utilizada como instrumento para eludir el cumplimiento de normas sobre calificación y clasificación de cartera, constitución de provisiones, valoraciones, ni como mecanismo para efectuar operaciones prohibidas a los fondos comunes de inversión.

5. La valoración y contabilización de este tipo de inversión deberá realizarse en las mismas condiciones establecidas en las normas que rigen para las inversiones de renta fija.

6. La sustitución de un mismo título respecto de un mismo emisor no podrá efectuarse por más de una (1) vez, ni tampoco serán permitidas las novaciones ni las reestructuraciones respecto de ningún título.

7. Bajo ninguna circunstancia se podrán adquirir títulos representativos de cartera de la matriz ni de sus subordinadas.

b) Concepto de “títulos representativos de cartera”. Para los efectos de la presente circular se entiende por “títulos representativos de cartera” la inversión en uno cualquiera de los siguientes títulos: cartera documentada en pagarés o en cualquier otro título valor, y demás títulos representativos de obligaciones dinerarias.

c) Prácticas no autorizadas e inseguras. Con fundamento en la facultad conferida por el literal a), numeral 5º del artículo 326 del estatuto orgánico del sistema financiero, esta superintendencia califica como práctica no autorizada e insegura la asunción del riesgo crediticio por parte del fondo común especial de inversión y la realización de operaciones en contravención a lo dispuesto en el subnumeral 5.11, a) 4 del presente instructivo.

d) Régimen sancionatorio. El incumplimiento de una cualquiera de las instrucciones señaladas en el numeral 5.11 dará lugar a la imposición de las sanciones personales e institucionales previstas en los artículos 209 y 211 del estatuto orgánico del sistema financiero, respectivamente.

6. Fondos comunes especiales en moneda extranjera

TÍTULO VI

Página 18

4. Manejo de cuentas corrientes en moneda extranjera. Las entidades aseguradoras y los intermediarios de seguros que perciban ingresos en moneda extranjera podrán operar cuentas corrientes en dicha moneda para dar cumplimiento a las obligaciones propias del giro ordinario de sus negocios, con prescindencia de la intervención de la Superintendencia Bancaria, sin perjuicio de lo dispuesto sobre la materia en el aludido régimen cambiario.

b) Comisión para el intermediario de seguros. La expedición de un seguro en moneda extranjera no implica que el reconocimiento de la respectiva comisión para el intermediario de seguros, si lo hubiere, se pague en tal divisa, pues no configura una operación de cambio, motivo por el cual no resulta procedente que dichas comisiones se paguen en moneda extranjera.

c) Giros al exterior. Igualmente la aprobación previa por parte de esta superintendencia no se requerirá en las siguientes operaciones, las cuales deben realizarse cumpliendo las normas cambiarias:

1. Cancelación de saldos por reaseguros facultativos cedidos.

2. Cancelación de saldos de reaseguros automáticos cedidos trimestrales.

3. Cancelación de saldos a favor por devolución de reservas retenidas.

4. Cancelación de prima mínima y de depósito de los contratos no proporcionales.

5. Cancelación de prima neta cedida y/o pagos correspondientes a modificaciones de los avisos de colocación.

6. Pago de honorarios y gastos por concepto de atención, ajuste y recobro de siniestros (directos y en coaseguro).

7. Suscripción a revistas del exterior.

8. Giros al exterior de sociedades corredoras de reaseguros.

9. Giro por pago de siniestros en moneda extranjera.

10. Giros por pagos de siniestros de reaseguros aceptados del exterior.

4. Régimen de inversiones

4.1. Inversión en fondos comunes especiales en moneda extranjera. La Superintendencia Bancaria con base en el literal l), numeral 2º del artículo 187 del estatuto orgánico del sistema financiero, autoriza a las entidades aseguradoras para realizar inversiones admisibles en los fondos comunes especiales en moneda extranjera que integren las sociedades fiduciarias establecidas en el país, de conformidad con lo previsto para las sociedades fiduciarias.

En virtud de lo anterior, las entidades aseguradoras deberán observar como límite global de inversión el porcentaje establecido en el literal h), numeral 3º del artículo 188 del aludido estatuto, sin que el monto de la inversión en un sólo fondo exceda el límite fijado por el literal a) numeral 4º del mismo artículo.

4.2. Inversión en títulos de renta fija, certificados de depósito a término y certificados de depósitos de ahorro a término. Las inversiones citadas que adquieran las entidades aseguradoras en desarrollo del régimen de inversiones al que se encuentran sometidas y que de acuerdo con lo dispuesto por el artículo 2º del Decreto 313 de 1999 requieren calificación a partir del 1º de enero del 2000, deberán contar como mínimo con las siguientes calificaciones:

• Para títulos de renta fija a corto plazo: 2

• Para títulos de renta fija a largo plazo: A-

• Para certificados de depósito a término y certificados de depósitos de ahorro a término: la calificación de endeudamiento a corto plazo de la entidad financiera emisora deberá corresponder por lo menos a: 2. Por su parte, la calificación del endeudamiento a largo plazo de la entidad financiera emisora deberá corresponder como mínimo a: A-.

Las anteriores categorías de calificación corresponden a los criterios utilizados por “Duff and Phelps de Colombia S.A.” y “Bankwatch Ratings de Colombia S.A.” o los equivalentes de cualquier otra calificadora debidamente autorizada por la Superintendencia de Valores.

Página 18-1

Las inversiones mencionadas que, una vez adquiridas, pierdan la calificación mínima exigida, deberán enajenarse dentro del plazo que para cada caso en particular establezca la Superintendencia Bancaria. Para tal efecto, las entidades aseguradoras deberán informar a esta entidad acerca de dicha situación a más tardar dentro de los 10 días hábiles siguientes a la obtención de la nueva calificación. En todo caso, el plazo concedido será prorrogable siempre que se acrediten las gestiones de venta de la inversión correspondiente.

5. Seguros obligatorios

5.1. Seguro obligatorio de daños corporales causados en accidentes de tránsito.

a) Expedición de pólizas. En la suscripción del seguro obligatorio de accidentes de tránsito, las entidades aseguradoras que cuentan con autorización para su explotación, emplean en ocasiones prácticas discriminatorias en la suscripción, orientando la expedición de pólizas que amparen ciertos riesgos, en particular los vehículos de servicio público y las motocicletas, hacia determinadas entidades aseguradoras, aduciendo razones tales como, entre otras, ausencia de papelería o imposibilidad de expedición por problemas de sistemas. Igualmente, se ha advertido el ofrecimiento de comisiones a los intermediarios de seguros en niveles distintos a los legalmente previstos, para acceder al mercado de vehículos de servicio particular.

Las situaciones descritas constituyen una evidente violación a las disposiciones legales que regulan la operación del seguro obligatorio de accidentes de tránsito, motivo por el cual la Superintendencia Bancaria estima necesario precisar que en el mencionado seguro obligatorio es imperativa la aceptación y la expedición para aquellas entidades que obtuvieron autorización para su explotación y que, en tal virtud, conductas de rechazo para la aceptación o expedición.

_______________________