CIRCULAR EXTERNA 11 DE 1998

 

CIRCULAR EXTERNA 11 DE 1998 

(Septiembre 29)

Asunto: Adiciones y modificaciones a la Circular Externa 2 de 1998.

La Superintendencia de Valores, en uso de sus atribuciones legales, en especial de las contenidas en el numeral 19 del artículo 3º del Decreto 2739 de 1991, el artículo 4º del Decreto 2115 de 1992, el artículo 137 del Decreto 2649 de 1993 y el artículo 5º del Decreto 2337 de 1995, con el propósito de propender porque la información que los emisores de valores divulguen al mercado público de valores cumpla con los requisitos de calidad, oportunidad y suficiencia, se permite, sin perjuicio de las disposiciones especiales que en uso de sus facultades legales expidan las entidades que ejerzan inspección y vigilancia sobre el respectivo ente económico, impartir las siguientes instrucciones, que adicionan y modifican las contenidas en la Circular Externa 2 de 1998, así:

1. Metodología de reexpresión de los estados financieros. El numeral 5.2 del capítulo I del título primero, quedará así:

5.2. Metodología de reexpresión de los estados financieros. Para efectos de reexpresar los estados financieros de ejercicios anteriores, por regla general todos y cada uno de los rubros que los componen deben incrementarse en el PAAG correspondiente, de tal manera que el valor de la reexpresión se acumula en el mismo rubro que lo genera.

Se excluye de la metodología general establecida el patrimonio, dado que respecto del mismo se presenta como circunstancia especial, de una parte, la existencia de una norma legal que obliga a mantener dentro de los registros contables sus rubros a valor histórico, y de otra, la obligación de ajustar por inflación su valor en un rubro específico que acumula el monto del ajuste de las partidas que lo componen.

Por tales razones, utilizando el PAAG correspondiente para su reexpresión, el monto que ésta represente se debe revelar como mayor valor de la cuenta revalorización del patrimonio, exceptuando de la base de cálculo de la reexpresión, tanto el superávit por valorizaciones como los resultados del ejercicio, dado que el superávit por valorizaciones se debe ajustar por el PAAG, pero acumulando dentro del mismo rubro el valor de su reexpresión y en relación con los resultados del ejercicio, el valor reexpresado de éstos será el que se obtenga de la reexpresión del estado de resultados.

2. Avalúos de sociedades para efectos de fusiones, escisiones y determinación del crédito mercantil adquirido. El numeral 5 del capítulo IV del título primero, quedará así:

5. Avalúos de sociedades para efectos de fusiones, escisiones y determinación del crédito mercantil adquirido. Sin perjuicio de los requisitos establecidos en el numeral 3º del presente capítulo, los avalúos de los entes económicos adelantados con el propósito de determinar las relaciones de intercambio a que hay lugar en el caso de fusiones y escisiones, o el monto del crédito mercantil adquirido, según lo dispuesto en el literal a) del numeral 2 del presente capítulo, deben adelantarse empleando métodos de reconocido valor técnico, adecuados a la naturaleza, características específicas, situación actual y perspectivas de la sociedad objeto del avalúo, teniendo en cuenta que el ente respectivo debe valorarse como empresa en marcha, salvo que se pueda demostrar que sólo se adquieren los activos del mismo y que no se continuará con las actividades que ejercía en desarrollo de su objeto social.

En este orden de ideas, la utilización del valor en libros de las acciones o valor de liquidación como método para la valoración de la respectiva entidad, se aceptará por parte de la Superintendencia de Valores, sólo en los siguientes casos:

a) En los eventos de adquisición de los activos de un ente, siempre y cuando se demuestre que no se continuará con las actividades que ejercía aquel en desarrollo de su objeto social;

b) En los procesos de fusión en los que las sociedades intervinientes pertenezcan a un mismo grupo de accionistas, y éstos mantengan en la sociedad absorbente una proporción igual a la que poseían en las absorbidas, y

c) En los procesos de escisión en los que los accionistas de la sociedad originaria, mantengan igual proporción a la que poseían en ésta, en todas y cada una de las sociedades beneficiarias.

En todo caso, es necesario, como mínimo, que el valor en libros de las propiedades, planta y equipo se encuentre determinado conforme a los avalúos a que hace referencia el numeral 3.4 del capítulo I del título segundo de la Circular Externa 2 de 1998 de la Superintendencia de Valores, y demás normas que la adicionen, modifiquen o sustituyan. Dicho avalúo no puede tener una antelación superior a un (1) año, debiendo ser ajustado por indicadores específicos de precios, según publicaciones oficiales, o, a falta de éstos, por el PAAG correspondiente.

En relación con los criterios que se deben considerar para efectos de la valuación, entre otros, esta superintendencia considera apropiados el de participación en el mercado; los programas de desarrollo e inversión en ejecución y proyectados; los contratos, las franquicias, las concesiones y, en general, todo factor o acuerdo público o privado que obligue o garantice el suministro y/o prestación de bienes y/o servicios durante un lapso determinado o determinable, y que incida en la determinación del potencial de utilidades que puede generar en el futuro la entidad, así como en la de su flujo de efectivo.

En consecuencia, con el objeto de permitir la verificación por parte de los funcionarios de la Superintendencia de Valores del cumplimiento dado a lo dispuesto en el presente numeral, a las solicitudes que se presenten para obtener la autorización de la protocolización de las reformas estatutarias consistentes en fusiones y/o escisiones, deberá adjuntarse copia completa del estudio elaborado para efectos de la determinación de la relación de intercambio y/o el valor de las acciones o cuotas partes de interés social que se deban entregar como resultado del respectivo proceso. El documento deberá indicar en forma detallada, clara y concreta, los supuestos y la metodología utilizados, las bases del estudio y los resultados obtenidos, y deberá acompañarse de los documentos que acrediten la idoneidad y trayectoria de la persona que lo elaboró.

3. Clases de inversiones. El numeral 1.2 del capítulo I del título segundo, quedará así:

1.2. Clases. Para los efectos propios de esta circular externa, las inversiones efectuadas por los emisores de valores sometidos al control exclusivo de la Superintendencia de Valores se clasifican con sujeción a cinco factores:

a) Permanencia en poder del mismo inversionista;

b) Rentas asociadas a cada título o documento en particular en que se hallare representada la inversión;

c) Ejercicio del control por parte del inversionista sobre el ente emisor del título o documento;

d) Causa de la inversión, y

e) Derecho incorporado en el título o documento.

1.2.1. De acuerdo con la permanencia de la inversión en poder del mismo inversionista, éstas son negociables o permanentes.

Son inversiones negociables aquellas que se hallen representadas en títulos o documentos de fácil enajenación sobre los que el inversionista tiene el serio propósito de realizar el derecho económico que incorporen en un lapso no superior a tres (3) años calendario, con un tercero ajeno al grupo empresarial o con el que no mantenga vínculo de subordinación, ni como matriz o controlante ni como subordinado, o aquellas que al momento de su adquisición tengan un plazo de maduración o redención igual o inferior a tres (3) años calendario. De esta forma, cuando el título no se hallare sometido a plazo de maduración o redención, la permanencia de la inversión se determina con sujeción al propósito serio de enajenación de la misma en el plazo anteriormente anotado que, para los efectos propios de esta circular externa, será contado a partir de la fecha de corte del balance general en que se revelen.

Son inversiones permanentes aquellas respecto de las cuales el inversionista tiene el serio propósito de mantenerlas hasta la fecha de vencimiento de su plazo de maduración o redención, cuando fuere el caso, o de mantenerlas de manera indefinida, cuando no estuvieren sometidas a término. En este último caso, para poder catalogar una inversión como permanente, ésta debe permanecer en poder del mismo inversionista cuando menos durante tres (3) años calendario, contados a partir de su fecha de adquisición, sin perjuicio de clasificarla como tal desde esa misma fecha.

Para los efectos propios de esta circular externa, se entiende por propósito serio de realización la intención positiva e inequívoca de transferir a un tercero o redimir el título o documento, de tal manera que los derechos en él incorporados se entiendan agotados de manera definitiva en cabeza del tradente.

Se entiende por propósito serio de mantener la inversión, la intención positiva e inequívoca de no transferir a un tercero o redimir el título o documento, de tal manera que los derechos en él incorporados se entiendan de forma permanente en cabeza del titular.

1.2.2. Teniendo en cuenta la modalidad de las rentas asociadas a las inversiones, éstas son de renta fija, de renta variable o de renta mixta.

Son inversiones de renta fija los títulos o documentos que mantengan asociado un rendimiento fijo, ya sea que se encuentre expresado de manera relativa o absoluta, que permita determinar al inversionista el valor del mismo, independientemente de la denominación que reciba.

Son inversiones de renta variable los títulos o documentos que mantengan asociado un rendimiento cuyo monto o cuantía dependa de la cotización del factor que se utilice para su determinación, independientemente de la denominación que reciba.

Son inversiones de renta mixta los títulos o documentos que mantengan asociado un rendimiento compuesto por una parte fija y otra variable, según lo expresado anteriormente, independientemente de la denominación que éste reciba.

1.2.3. En relación con el ejercicio del control por parte del inversionista sobre el ente emisor del título o documento, las inversiones son de controlantes o de no controlantes.

Son inversiones de controlantes aquellas mantenidas por un inversionista que, con sujeción a lo establecido por los artículos 260 y 261 del Código de Comercio, modificados por los artículos 26 y 27 de la Ley 222 de 1995, y por las demás normas que lo reglamenten, modifiquen, complementen o sustituyan, tenga la calidad de matriz o controlante respecto del ente emisor del título o documento en que se halle representada la inversión, sea que tal calidad se origine o no con motivo de la inversión efectuada.

Son inversiones de no controlantes aquellas mantenidas por un inversionista en un ente económico respecto del cual no detente la calidad de matriz o controlante, por no cumplir con ninguno de los presupuestos establecidos en los artículos 260 y 261 del Código de Comercio, modificados por los artículos 26 y 27 de la Ley 222 de 1995, y por las demás normas que lo reglamenten, modifiquen, complementen o sustituyan.

1.2.4. Con fundamento en la causa o razón que motive la inversión, éstas son voluntarias o forzosas.

Son inversiones voluntarias aquellas que se efectúen por mera liberalidad o voluntad del inversionista.

Son inversiones forzosas aquellas que el inversionista efectúe en cumplimiento de un deber legal o contractual.

1.2.5. En atención al derecho que incorpore el título o documento en que se halle representada la inversión, éstas son participativas y no participativas.

Son inversiones participativas, aquellas cuyos títulos que las amparan representen participación en el capital del ente económico que las emite. En caso contrario, la inversión deberá clasificarse como no participativa.

Las categorías establecidas según la clasificación anterior no son excluyentes entre sí y, por lo tanto, una inversión puede reunir varias de las calidades anteriormente enunciadas, que no sean contrarias por su naturaleza.

4. Valuación de inversiones. El numeral 1.5.1 del capítulo I del título segundo, quedará así:

1.5.1. Métodos. 1. Las inversiones de renta fija se valúan inicialmente al costo de adquisición y, posteriormente, en forma exponencial a partir de la tasa interna de retorno calculada en el momento de la compra.

2. Las inversiones de renta variable de controlantes se valúan al valor intrínseco, de acuerdo con la última información divulgada por el emisor.

Para los efectos del presente numeral, el término controlante se emplea de manera genérica para designar entes que tengan la calidad de matrices o controlantes de otras sociedades.

3. Las inversiones de renta variable de no controlantes se valúan a su valor de realización, el cual equivale al promedio de cotización representativa en las bolsas de valores.

Para tal efecto, las inversiones representadas en títulos de alta bursatilidad se valoran calculando un promedio simple de los precios promedio registrados en bolsa durante los diez (10) días anteriores. Para ello se tomarán en cuenta todas las cotizaciones de las bolsas en donde se encuentre inscrito el título. Si no se hubieran registrado operaciones en ninguno de esos días, estas inversiones se valoran de acuerdo con las reglas establecidas para las acciones de media bursatilidad.

Las inversiones representadas en títulos de media bursatilidad se valorarán calculando un promedio simple de los precios promedio registrados en bolsa durante los últimos noventa (90) días comunes, siempre y cuando se hayan registrado negociaciones en por lo menos diez (10) de esos días. Para ello se tomarán en cuenta todas las cotizaciones de las bolsas en donde se encuentre inscrito el título. De no cumplirse la condición antes mencionada estas inversiones se valorarán de acuerdo con la última cotización registrada en bolsa, sin que exceda de tres veces el valor intrínseco de la acción.

4. Cuando la cotización del título en las bolsas de valores no sea representativa, éste se valuará al valor intrínseco, de acuerdo con la última información divulgada por el emisor.

Para los efectos propios de la presente circular externa, respecto de las inversiones de no controlantes, se entiende que la cotización en las bolsas de valores del título es representativa, en aquellos casos en que la bursatilidad del mismo corresponda a los niveles de alta o media bursatilidad, de acuerdo con la clasificación que para el efecto elabore la Superintendencia de Valores.

En consecuencia, para los niveles de baja y mínima bursatilidad, se entiende como no representativa la cotización de los títulos en las bolsas de valores.

5. Contabilización de la valuación de las inversiones. El numeral 1.5.3 del capítulo I del título segundo, quedará así:

1.5.3. Contabilización de la valuación de las inversiones. Con sujeción a los métodos de que trata el numeral 1.5.1 del capítulo I del título segundo de la presente circular externa, el reconocimiento contable de la valuación de las inversiones se efectuará de la siguiente manera:

1.5.3.1. Inversiones negociables y de renta fija. La contabilización de la valuación de las inversiones negociables y de renta fija se debe registrar afectando el último costo registrado de la inversión, incrementando o disminuyendo su cuantía, y tendrá como contrapartida los resultados del ejercicio, reconociendo el ingreso o gasto generado, según se trate de aumento o disminución de la inversión, respectivamente.

El ingreso o gasto generado se debe revelar en el estado de resultados como operacional o no operacional, según la naturaleza de la actividad principal de los negocios u objeto social del inversionista.

1.5.3.2. Inversiones permanentes. La contabilización de la valuación de las inversiones permanentes de no controlantes, se debe registrar teniendo en cuenta lo siguiente:

a) Si el valor de realización de la inversión es mayor que el valor en libros de la misma, tal diferencia constituye una valorización de la inversión.

Su valor se debe registrar en la cuenta de valorizaciones y tiene como contrapartida el patrimonio del inversionista, afectando la cuenta de superávit por valorizaciones, y

b) Si el valor de realización de la inversión es menor que el valor en libros de la misma, tal diferencia constituye una desvalorización de la inversión. Su valor se debe registrar en la cuenta de valorizaciones y tiene como contrapartida el patrimonio del inversionista, en la cuenta de superávit por valorizaciones, como un menor valor de una y otra cuenta, sin perjuicio que el saldo neto de las cuentas llegare a ser de naturaleza contraria a la del elemento del estado financiero al que pertenecen.

1.5.3.3. Modificación de la clasificación de la inversión por permanencia. Sólo en casos aislados, no recurrentes e inusuales se podrá modificar la clasificación de una inversión, de negociable a permanente o viceversa.

En todo caso, no serán válidas como razones para modificar la clasificación de las inversiones las siguientes:

a) Cambios en las tasas de interés del mercado, y

b) Necesidades de liquidez.

Así las cosas, los emisores de valores sometidos al control exclusivo de la Superintendencia de Valores, deben proceder a efectuar la clasificación de sus inversiones desde el momento mismo en que éstas se efectúan, y mantener la misma, con los efectos contables atribuibles a cada una de ellas, hasta tanto se cumplan las condiciones que fundamenten o motiven dicha clasificación.

Sin pretender elaborar una relación taxativa de las razones por las cuales una inversión deba ser modificada en su clasificación, algunas de las situaciones que pueden implicar cambios en la clasificación son las siguientes:

a) Deterioro importante en la solvencia del emisor;

b) Cambio en las disposiciones legales que motivaron efectuar la inversión, y

c) Cambio en las disposiciones legales, que impliquen modificaciones en la definición de la inversión o afecten los niveles permitidos para ser mantenidas en poder del inversionista.

Para el efecto, dicha modificación se debe ajustar a cualquiera de los siguientes regímenes:

1.5.3.1.1.(sic) Régimen de autorización general. Sin perjuicio de las observaciones que con motivo de los análisis y estudios adelantados pueda llegar a efectuar esta superintendencia, para efectos de modificar la clasificación de las inversiones mantenidas por los emisores de valores sometidos al control exclusivo de la Superintendencia de Valores, se deberá comunicar a esta entidad, bajo el mecanismo de información eventual, de la intención de modificar la clasificación de la inversión, en el trimestre inmediatamente anterior a aquel en que se efectúe dicha modificación.

En la información suministrada se deben exponer de forma detallada las razones por las cuales se desea modificar la respectiva clasificación y, en todo caso, demostrar que la inversión cumple con las condiciones necesarias para adoptar la nueva clasificación.

1.5.3.1.2. Régimen de autorización específica. Cuando quiera que la Superintendencia de Valores advierta el ejercicio abusivo del régimen de autorización general para efectos de modificar la clasificación de las inversiones, por parte de los emisores de valores sometidos a su control exclusivo, bien sea por manipulación tendenciosa de la clasificación de las inversiones o porque la modificación en la misma no se enmarca dentro de los presupuestos establecidos en el numeral 1.5.3 de la presente circular externa, sin perjuicio de las sanciones a que haya lugar, en lo sucesivo la respectiva sociedad deberá obtener la autorización previa de esta superintendencia, para poder modificar la clasificación de sus inversiones.

Para el efecto, el representante legal del emisor de valores debe enviar la solicitud por escrito, en todo caso en el trimestre inmediatamente anterior a aquel en que se pretenda efectuar dicha modificación, en la que manifieste las razones por las cuales se hace necesario modificar la clasificación mantenida.

1.5.3.4. Reclasificaciones contables originadas en la modificación de la clasificación de la inversión por permanencia. Cuando quiera que se modifique la clasificación de una inversión, por cualquiera de los regímenes expuestos, en el trimestre en que ésta se adelante se debe proceder a registrar la misma con base en su valor de realización, generando los ajustes de carácter contable correspondientes a la contabilización de la valuación bajo la mecánica que le corresponda, según la clasificación adoptada.

Así las cosas, cuando la inversión se modifique en su clasificación de negociable a permanente, todos los cargos o abonos que hayan afectado el estado de resultados durante el respectivo ejercicio social, o a partir de la fecha de corte de los estados financieros aprobados por el máximo órgano social, si dicho lapso fuere inferior, se deben reclasificar conforme a la mecánica de contabilización de la valuación prevista para las inversiones permanentes. De dicha mecánica se excluye la reclasificación del abono a la cuenta de corrección monetaria, originado en la aplicación del sistema integral de ajustes por inflación, cuyo monto correspondiente al lapso anteriormente enunciado debe ser provisionado. En todo caso, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 40 de la Ley 222 de 1995, se entiende que bajo ninguna circunstancia será posible modificar los estados financieros de cierre de ejercicio o los extraordinarios que hayan sido objeto de aprobación por parte del máximo órgano social o de una entidad de inspección, vigilancia o control del Estado.

Cuando quiera que la modificación en la clasificación de las inversiones sea de permanente a negociable, las valorizaciones o desvalorizaciones acumuladas registradas a la fecha del cambio, deberán afectar el estado de resultados, conforme a la mecánica de contabilización de la valuación prevista para las inversiones negociables.

En uno y otro caso de modificación, es decir de negociables a permanentes o viceversa, será posible reconocer los cambios que afecten los resultados del ente o su patrimonio a nivel del superávit por valorizaciones en un solo momento o de manera gradual, en este último caso durante los meses que resten del respectivo ejercicio social. En todo caso, enajenada la inversión antes del vencimiento del ejercicio, se deben registrar dichos cambios en el mes en que esto suceda. De otra parte, cada emisor de valores no podrá adoptar sino un sólo criterio de registro de los cambios durante el respectivo ejercicio social, que será objeto de revelación a través de notas a los estados financieros.

6. (Derogado)*. Pensiones de jubilación. El numeral 2.5 del capítulo II del título segundo, quedará así:

2.5. Criterios y documentación

2.5.1. Criterios. Para efectos de la elaboración de los cálculos actuariales, los emisores de valores sometidos al control exclusivo de la Superintendencia de Valores deben tener en cuenta, como mínimo, lo siguiente:

a) Tablas de mortalidad de rentistas hombres y mujeres —experiencia ISS 1980— 1989 adoptadas por Resolución 0585 de abril 11 de 1994 de la Superintendencia Bancaria, o las disposiciones que las modifiquen o adicionen;

b) Inclusión de las mesadas adicionales de junio y diciembre de cada año y del auxilio funerario, y

c) Las obligaciones por bonos y/o títulos pensionales deberán calcularse en forma separada y conforme a la metodología descrita en los decretos 1887 de 1994 y 1748 de 1995, modificado por el Decreto 1474 de 1997 y demás normas que lo modifiquen o adicionen. Los montos por tales conceptos, forman parte de la reserva actuarial por pensiones de jubilación.

2.5.2. Documentación. Para efectos de la presentación de los cálculos actuariales, los emisores de valores sometidos al control exclusivo de la Superintendencia de Valores deben tener en cuenta, como mínimo, lo siguiente:

a) La solicitud de aprobación del cálculo actuarial que los emisores de valores deben presentar a esta superintendencia, deberá estar suscrita por el representante legal de la entidad o, en su defecto, por apoderado debidamente constituido, y acompañarse de los documentos que se señalan en los literales d) a g) del presente numeral;

b) La petición de aprobación deberá indicar el número de identificación tributaria del emisor y la oficina de la Dirección de Impuestos y Aduanas que le corresponda, incluyendo la dirección de la misma;

c) El estudio actuarial remitido, deberá indicar de forma clara el monto total del pasivo pensional estimado a cargo del ente emisor de valores y estar suscrito por el representante legal del mismo, su revisor fiscal y el actuario que elaboró el estudio, presentando en forma desagregada, para cada una de las personas incluidas en el mismo, además del valor de las mesadas ordinarias el correspondiente a las mesadas adicionales de a los meses de junio y diciembre de cada año, el auxilio funerario y el valor del bono o título pensional a que haya lugar;

d) El cálculo actuarial remitido deberá incluir una nota técnica en la que se mencionen y expliquen detalladamente los parámetros técnicos utilizados, y en todo caso como mínimo:

1. Tasas de interés utilizadas.

2. Tablas de mortalidad empleadas.

3. Grupos poblacionales incluidos.

4. Clases de pensiones incluidas.

5. Significado de cada una de las abreviaturas u otras convenciones empleadas en el estudio.

6. Factores que determinan la inclusión de una persona al cálculo actuarial.

7. En general, toda aquella información necesaria para una adecuada comprensión del estudio remitido;

e) Un anexo explicativo que indique todos los cambios de la información básica respecto del cálculo anterior, tales como cambios o modificaciones en los grupos poblacionales por ingreso o retiro de beneficiarios, traslados de régimen pensional y, en general, toda aquella información necesaria para la determinación de los cambios introducidos que afecten el monto del cálculo efectuado;

f) Copias de los pactos o convenciones colectivas de trabajo vigentes a la fecha de corte del cálculo actuarial presentado o manifestación expresa de no tener celebrados tales acuerdos.

g) Manifestación expresa de que todas las personas que debe considerar la sociedad al calcular la provisión para el pasivo pensional, están incluidas en el mismo, debidamente suscrita por el representante legal de la entidad y el revisor fiscal de la misma, y

h) El actuario que haya efectuado el estudio correspondiente, deberá estar inscrito en una agremiación de actuarios y acreditar ante esta superintendencia prueba de su idoneidad, para cuyo efecto podrá utilizar cualquiera de los siguientes medios:

1. Enviar una certificación expedida por la agremiación de actuarios en donde se halle inscrito.

2. Tener un mínimo de cinco (5) años de experiencia en la elaboración de estudios de esta naturaleza, acreditada a través de certificaciones expedidas por la sociedad o sociedades en las cuales haya elaborado los mencionados estudios o, en su defecto, por declaración conferida bajo la gravedad de juramento en donde conste que tiene una experiencia superior a cinco (5) años en la elaboración de cálculos actuariales.

La presentación de la solicitud de aprobación del cálculo actuarial, hace responsables tanto al representante legal del ente económico, como a su revisor fiscal y a la persona que elaboró el estudio actuarial, por la información contenida en el aludido estudio y por el cumplimiento de las normas que reglamentan lo relacionado con el cálculo actuarial por pensiones de jubilación.

No obstante, teniendo en cuenta que de conformidad con lo dispuesto por el artículo 7º del Decreto 1283 de 1994 le compete a la Superintendencia Bancaria la aprobación de los cálculos actuariales preparados por las empresas de transporte aéreo relativos a los aviadores civiles actualmente pensionados por la Caja de Auxilios y Prestaciones de la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles, Caxdac, a la Superintendencia de Valores le compete ejercer las funciones relacionadas con los cálculos actuariales de las empresas de transporte aéreo que tengan sus valores inscritos en el registro nacional de valores e intermediarios. Esta excepción se predica de forma exclusiva respecto del personal distinto de los aviadores.

*(Nota: Derogado por la Circular Externa 2 de 2005 de la Superintendencia de Valores)

7. Aplicación prospectiva. Sin perjuicio de lo previsto en el numeral 1.5.3.4 de la presente circular externa, el registro de los recursos y hechos económicos, así como los trámites a que hace referencia la presente circular externa, tienen aplicación prospectiva a partir de su fecha de publicación, es decir, que las normas que por la presente se expiden son aplicables únicamente a los eventos, transacciones y trámites ocurridos después de la fecha señalada, por lo que las cifras y estados financieros anteriores a la misma, así como los trámites ya iniciados ante la Superintendencia de Valores no deben ser ajustados por los procedimientos aquí señalados.

8. Vigencia. La presente circular externa rige a partir de la fecha de su publicación y modifica y adiciona la Circular Externa 2 de 1998 de la Superintendencia de Valores, en los numerales establecidos.

N. del D.: Esta circular externa va dirigida a los representantes legales, directivos, otros administradores y revisores fiscales de entidades emisoras de títulos inscritos en el registro nacional de valores e intermediarios.

_________________________