CIRCULAR EXTERNA 13 DE 1998 

(Octubre 9)

Ref.: Pago de dividendos.

La Superintendencia de Valores, en ejercicio de sus atribuciones legales, en especial, de aquellas que le confieren los numerales 21, 39 y 40 del artículo 3º del Decreto 2739 de 1991, estima conveniente impartir las siguientes instrucciones, tendientes a clarificar el tema de pago de dividendos.

1. Glosario de términos. Con el propósito de facilitar el entendimiento y efectos de la presente circular, esta superintendencia considera necesario precisar el significado y alcance de las expresiones que a continuación se relacionan:

a) Accionista. Entiéndase por accionista aquella persona propietaria de acciones y poseedor del título que las representa, quien además se encuentra debidamente inscrito en el libro de registro de accionistas de la respectiva sociedad emisora;

b) Causación de dividendos. La causación de dividendos tiene lugar, a partir del momento en el cual la asamblea general de accionistas decreta y ordena su correspondiente pago, siendo justamente a partir de dicho instante en que surge la obligación para la sociedad y el derecho de los accionistas a percibir los dividendos, en la forma —dinero o acciones— y fecha que se disponga para el efecto.

Desde el punto de vista contable, y para el caso de los dividendos en dinero, corresponde al movimiento contable mediante el cual el emisor traslada la totalidad de los dividendos decretados por la asamblea general, de una suma de una cuenta del patrimonio —reserva o utilidades de períodos anteriores— a una cuenta del pasivo —dividendos por pagar;

c) Dividendos pendientes. Se consideran como “dividendos pendientes”, aquellos que habiendo sido causados se encuentran sujetos a un plazo suspensivo y por lo tanto no se han hecho exigibles, motivo por el cual deben registrarse como un pasivo externo del ente emisor;

d) Dividendos exigibles. Entiéndase por “dividendos exigibles” aquellos cuya exigibilidad por parte del accionista puede hacerse efectiva en forma inmediata, ya sea porque la asamblea general no dispuso plazo para su exigibilidad o porque habiéndose dispuesto, éste ha expirado o culminado, resultando entonces, procedente su cobro.

Al respecto, cabe agregar que la exigibilidad de los dividendos en nada se afecta, si el titular de los mismos no concurre a su reclamación el día previsto para su correspondiente pago;

e) Fecha de pago de dividendos. Entiéndase por fecha de pago, aquella en la cual se produce la exigibilidad de los dividendos, de acuerdo con lo expresado en el literal anterior.

Ahora bien, de conformidad con lo establecido en el inciso 2º del artículo 455 del Código de Comercio, el pago de dividendos se hará en las épocas que acuerde la asamblea general al decretarlos y en favor de quien tenga la calidad de accionista al tiempo de hacerse exigible cada pago.

En consecuencia, los emisores de valores no podrán disponer por motivo alguno, regla distinta o contraria a la prevista por el referido artículo 455 del estatuto mercantil y en tal sentido, la asamblea general de accionistas que decrete el pago de dividendos se encuentra en imposibilidad de establecer que éstos corresponderán a quien en determinada fecha, distinta de la de su exigibilidad, posea la calidad de accionista, por cuanto tal previsión resulta contraria a la regla establecida por el artículo en cita;

f) Fecha exdividendo. Por la expresión “fecha exdividendo” deberá entenderse aquel lapso durante el cual toda negociación de acciones que se realice a través de una bolsa de valores, se efectúa sin comprender el derecho a percibir los dividendos que se encuentren pendientes, y

g) Fecha de la carta de traspaso. Para los efectos previstos en el artículo 418 del Código de Comercio, se tomará como fecha de la carta de traspaso, tratándose de operaciones de contado, la fecha en la cual se haya producido el registro de la operación en bolsa, tratándose de operaciones a plazo de cumplimiento efectivo, la fecha prevista para el cumplimiento bursátil de la operación.

La anterior regla, se aplicará sin perjuicio de lo dispuesto sobre la negociación de acciones sin dividendo o exdividendo de que trata el literal anterior.

2. Titularidad. De conformidad con lo dispuesto en el artículo 418 del Código de Comercio, los dividendos pendientes pertenecen al adquirente de las acciones desde la fecha de la carta de traspaso, salvo que las partes en ejercicio de su autonomía privada dispongan lo contrario, es decir, que el enajenante se reserva la titularidad de los mismos.

No obstante, es preciso señalar que las bolsas de valores en desarrollo de las facultades de autorregulación que les corresponden por mandato legal y con el fin de propender por la homogeneización del mercado, podrán disponer a través de sus propios reglamentos, la imposibilidad de realizar cualquier convenio o acuerdo de voluntades que tienda a reservar en cabeza del vendedor la titularidad de los aludidos dividendos pendientes.

Sin embargo, las bolsas de valores atendiendo al tiempo prudencial que requieren las sociedades emisoras para realizar los ajustes y actualizaciones en sus libros de registro con miras a realizar el pago de dividendos a que haya lugar, podrán a través de sus propios reglamentos unificados acoger la fecha exdividendo a que hace referencia el literal f) del acápite 1 de la presente circular externa, estableciendo para el efecto, que toda compraventa de acciones que sea realizada entre el primer día de pago de dividendos de las respectivas acciones y los diez (10) hábiles bursátiles inmediatamente anteriores a la mencionada fecha, será necesariamente sin dividendos, y que en consecuencia los dividendos que se encuentren pendientes durante este interregno se mantendrán invariablemente en cabeza del vendedor.

Igualmente, cabe señalar que la fecha dispuesta por la asamblea general de accionistas para el pago de dividendos coincide con la de su exigibilidad, por consiguiente, si resultando exigibles los dividendos en los términos ya expuestos, el emisor no procede a efectuar su cancelación en la misma fecha de presentación del pertinente título o del certificado que para el ejercicio de derechos patrimoniales expida el depósito centralizado de valores, se entenderá que el emisor o administrador de la emisión o de los títulos, según sea el caso, habrá incumplido con la obligación de pago establecida a su cargo.

3. Régimen sancionatorio. El incumplimiento de lo dispuesto en esta circular dará lugar a la aplicación de las sanciones previstas en el artículo 6º de la Ley 27 de 1990.

4. Vigencia y derogatoria. La presente circular rige a partir de su publicación, no obstante para efectos de la reglamentación de la fecha exdividendo, se estará a lo dispuesto por los reglamentos unificados que expidan las bolsas de valores, para lo cual, disponen de un término máximo de dos meses a partir de la fecha de publicación de esta circular.

Así mismo, las sociedades emisoras de valores deberán observar las reglas dispuestas para el pago de dividendos, a partir de la próxima asamblea general de accionistas en que sea adoptada la determinación de decretar el pago de dividendos.

Finalmente, cabe señalar que la presente circular deroga las disposiciones que le sean contrarias, en especial el numeral 4 de la Circular Externa 13 de 1994, a la vez que recoge la Circular Externa 8 de 1998.

N. del D.: Esta circular va dirigida a representantes legales, administradores, directivos y revisores fiscales de entidades sometidas a la inspección, vigilancia y control de la Superintendencia de Valores.

_________________________