CIRCULAR EXTERNA 130 de 2002 

(Febrero 18)

Asunto: Rifas cuerpos de bomberos

1. Marco jurídico.

La Superintendencia Nacional de Salud, en ejercicio de las funciones y facultades otorgadas por las disposiciones legales, expide la presente circular externa, con el propósito de hacer claridad, de conformidad con lo ordenado en la Ley 643 de 2001 y en el Decreto Reglamentario 1968 del 17 de septiembre de 2001, sobre la competencia que tienen los cuerpos de bomberos para explotar el monopolio de rifas.

2. Ámbito de la ley de régimen propio del monopolio rentístico de juegos de suerte y azar.

El inciso tercero, artículo 336 de nuestra Constitución Política dice: “La organización, administración, control y explotación de los monopolios rentísticos están sometidos a un régimen propio, fijado por ley de iniciativa gubernamental” (resaltado fuera de texto)

En cumplimiento del mandato constitucional, el Gobierno Nacional promulgó la Ley 643 del 16 de enero de 2001, que fija el régimen propio del monopolio rentístico de juegos de suerte y azar, norma que se publicó en el Diario Oficial número 44.294 del 17 de enero de 2001, por lo cual, y de conformidad con lo señalado en su artículo 61, a partir de esa fecha se encuentra vigente.

3. Competencia para explotar el monopolio de rifas.

Según lo dispuesto en el artículo 28 de la Ley 643 de 2001 y en el artículo 3º del Decreto 1968 del 17 de septiembre de 2001, únicamente están facultados para autorizar rifas: los municipios o el Distrito Capital, de las rifas que circulen en su propia jurisdicción; las Sociedades de Capital Público Departamental, SCPD, de las rifas que circulen en más de un municipio del mismo departamento; y, la Empresa Territorial para la Salud “Etesa”, de las rifas que circulen en dos o más departamentos o en un departamento y el Distrito Capital.

En consecuencia, los cuerpos de bomberos no están facultados por norma legal para autorizar a terceros a realizar rifas, realizar rifas por interpuesta persona y mucho menos para recaudar derechos de explotación o cobrar alguna remuneración por autorizar rifas u otros juegos.

En concordancia con lo anterior, se constituye en práctica ilegal o no autorizada, la realización de rifas por personas autorizadas por los cuerpos de bomberos de alguna localidad o que realicen rifas a su nombre, por lo cual, es obligación de las autoridades de los diferentes entes territoriales, proceder de conformidad con lo ordenado en los artículos 43 y 44 de la Ley 643 de 2001 y demás normas sobre la materia.

4. Exclusión de las rifas de los cuerpos de bomberos.

Cuando la ley de régimen propio excluye del ámbito de ésta, a las rifas que realicen los cuerpos de bomberos, se refiere, únicamente, al pago de los derechos de explotación y gastos de administración y no a otros aspectos. La ley de régimen propio, como su nombre lo indica, es una ley expedida por mandato constitucional, para regular la explotación de los juegos de suerte y azar en todo el territorio nacional y como lo señala el artículo 2º de la norma, la explotación, organización y administración de toda modalidad de juego de suerte y azar está sujeta a esta ley y ha su reglamentación, expedida por el Gobierno Nacional, la cual es de obligatoria aplicación en todo el territorio del país.

Así las cosas, las rifas que realicen los cuerpos de bomberos, deben cumplir los reglamentos relativos a lasrifas, dados por los artículos 27 a 30 de la Ley 643 de 2001 y por el Decreto Reglamentario 1968 de 2001.

Cuando un cuerpo de bomberos de alguna localidad pretenda realizar una rifa y considere se encuentra dentro de las exclusiones de que trata el artículo 5º de la Ley 643 de 2001, debe hacer la solicitud a la autoridad competente, señalada en el numeral 3 de esta circular y cumplir en su totalidad las disposiciones y requisitos para este juego establecidos en las disposiciones antes citadas.

5. Instrucciones.

Con base en lo anterior, este despacho imparte las siguientes instrucciones:

• Las rifas que realicen los cuerpos de bomberos no pagan los derechos de explotación establecidos en el artículo 30 de la Ley 643 y en el artículo 7º del Decreto 1968, ambas disposiciones de 2001.

• Los cuerpos de bomberos no están autorizados por disposición legal o reglamentaria para explotar autónomamente el monopolio de rifas ni ningún otro juego de suerte y azar o para autorizar a terceros para explotarlas a su nombre.

• Los cuerpos de bomberos no pueden recaudar derechos de explotación, gastos de administración ni ninguna otra remuneración por la explotación del monopolio de rifas u otros juegos de suerte y azar.

• Las rifas, que realicen los cuerpos de bomberos deben ceñirse en su totalidad a las disposiciones legales y reglamentarias vigentes para este juego.

• Siempre que vayan a realizar una rifa, los cuerpos de bomberos deben solicitar el permiso a las autoridades competentes, señalados en el numeral 3º de esta circular. Lo anterior, con el propósito de que las autoridades competentes, puedan ejercer las facultades de fiscalización sobre derechos de explotación, señalados en el artículo 43, y aplicar las sanciones a los evasores o elusores, señaladas en el artículo 44 de la norma, garantizando a los apostadores absoluta transparencia en la realización del juego.

• Los recursos que se produzcan por la explotación de rifas que realicen los cuerpos de bomberos, deben destinarse alas actividades propias de estos organismos y dentro del marco de la Ley 322 de 1996 o la norma que la sustituya.

• Las rifas que venían realizando personas naturales o jurídicas autorizadas por los cuerpos de bomberos, no están dentro del marco jurídico, mediante el cual se fija el régimen propio del monopolio rentístico de juegos de suerte y azar y como consecuencia se constituyen en una práctica ilegal o no autorizada.

• Para poder operar, las personas interesadas deberán hacer las solicitudes, a las autoridades competentes, señaladas en el numeral 3º de esta circular externa, cumplir con las disposiciones que regulan esta actividad y pagar los derechos de explotación y los gastos de administración establecidos. En caso contrario, las autoridades competentes de los niveles territoriales, deberán proceder de conformidad con lo señalado en la Ley de régimen propio y con las disposiciones de los artículos 312 y 314 del nuevo Código Penal.

6. Vigencia y sanciones.

La presente Circular Externa rige a partir de la fecha de su publicación y deroga la Circular Externa 128 del 16 de enero de 2002 expedida por esta entidad. Su incumplimiento, dará lugar a la imposición de las sanciones establecidas en las leyes 643 y 715 de 2001 y en los decretos 1259 de 1994 y 452 de 2000.

Publíquese.

N. del D.: Esta circular externa está dirigida a los gobernadores, alcaldes municipales, sociedades de capital público departamental, Empresa Territorial para la Salud “Etesa”, comandantes de cuerpos de bomberos y autoridades de los niveles territoriales.

_______________________________