CIRCULAR EXTERNA 14 DE 1992

 

CIRCULAR EXTERNA 14 DE 1992 

(Mayo 12)

Mediante la Circular Externa 9 de octubre 8 de 1991, expedida por la Comisión Nacional de Valores, hoy Superintendencia de Valores, se hicieron algunas precisiones en relación con el nuevo régimen laboral y sus efectos, frente al régimen de los fondos mutuos de inversión.

En la circular de la referencia, se plantearon dos hipótesis respecto de la afiliación de un trabajador con salario integral; cuando el trabajador y el empleador al pactar el salario integral acordaban que dicho salario compensaba la contribución de la empresa, y aquélla según la cual el empleador y el trabajador convenían, adicionalmente al salario integral, la correspondiente contribución al fondo.

Sobre estas hipótesis, luego de un detenido análisis en cuanto a su alcance, este despacho ha estimado necesario reconsiderar los criterios contenidos en el acto administrativo señalado, bajo los siguientes términos:

1. Consideraciones generales:

El artículo 132 del Código Sustantivo del Trabajo, modificado por el artículo 18 de la Ley 50 de 1990, establece lo siguiente:

“No obstante lo dispuesto en los artículos 13, 14, 16, 21 y 240 del Código Sustantivo del Trabajo y las normas concordantes con éstas, cuando el trabajador devengue un salario ordinario superior a diez salarios mínimos legales mensuales, valdra la estipulación escrita de un salario que además de retribuir el trabajo ordinario compense de antemano el valor de las prestaciones, recargos y beneficios tales como el correspondiente al trabajo nocturno, extraordinario o al dominical y festivo, el de primas legales, extralegales, las cesantías y sus intereses, subsidios y suministros en especie, y en general, las que se incluyan en dicha estipulación excepto las vacaciones''''.

Del texto de la norma resulta que las partes pueden pactar un salario que además de retribuir el trabajo ordinario compense prestaciones, recargos, primas, cesantías, subsidios, suministros en especie y en general las demás contraprestaciones a cargo del patrono que se incluyan en dicha estipulación, con la única excepción de las vacaciones, por razones que huelga explicar.

Así las cosas, el concepto de salario integral hace referencia a elementos que derivan de la relación laboral, vale decir, del vínculo contractual entre empresa y trabajador tales como prestaciones sociales, primas, etc.

2. Finalidad de los fondos mutuos.

La creación de los fondos mutuos de inversión responde al propósito de incrementar y fomentar el ahorro en Colombia. En desarrollo de tal filosofía, las disposiciones que han reglado la creación y funcionamiento de los fondos mutuos de inversión, establecen que éstos se constituyen por un acuerdo libre entre la empresa y los trabajadores. Para tal efecto dichas disposiciones prevén que los fondos mutuos de inversión son los constituidos por aportes de los trabajadores y contribución de la empresa o empresas constituyentes.

En cuanto a la contribución de la empresa, entendida como un mínimo enderezado a estimular la permanencia del trabajador en el plan de ahorro, ella constituye, conforme al artículo segundo del Decreto 1705 de 1985, un beneficio exclusivo para aquellos trabajadores que libremente opten por afiliarse a un fondo mutuo de inversión. Lo anterior significa que si bien la calidad de trabajador es presupuesto predicable de la persona que se afilia al fondo, es esta última circunstancia, es decir su calidad de afiliado, lo que le hace acreedor al beneficio que a través del fondo y a título de contribución le otorga la empresa.

Lo anterior implica la calidad de trabajador, que habilita para ser miembro del fondo, si esa es la opción escogida, y de otra parte, la calidad de afiliado, del cual deriva el derecho al beneficio que de manera indirecta le confiere la empresa a través de la contribución obligatoria de ésta al fondo.

Como corolario de lo expuesto, se advierte claramente que la contribución de la empresa al fondo no constituye factor que deba contemplarse dentro del salario integral, puesto que el derecho a la misma no deriva del vínculo laboral entre el trabajador y la empresa, sino específicamente de su condición de afiliado, la cual adquiere por su determinación voluntaria en tal sentido. No podría ser de otra manera pues no todo trabajador de una empresa es afiliado a su respectivo fondo mutuo.

Dejando plenamente establecido que la contribución de la empresa no es factor que incida en la determinación del salario integral, resulta claro que aquélla no haga parte del pacto que sobre el particular celebren empresa y trabajador; por consiguiente, en la estipulación respectiva no procedería convenio alguno sobre la expectativa de un derecho que únicamente se causa a favor del trabajador cuando adquiere la calidad de afiliado a un fondo mutuo de inversión y sólo en virtud de tal acto específico.

En razón de las consideraciones expuestas, es forzoso concluir que la modalidad de compensación de la contribución de la empresa al fondo, como aporte incluido dentro del salario integral, contemplada en el punto 2 de la Circular Externa 9 de 1991, no corresponde a la normatividad que regula los fondos mutuos de inversión.

3. Aporte del trabajador con salario integral y contribución de la empresa.

Adoptada la modalidad de salario integral por empresa y trabajador, éste último puede optar por participar en el fondo, o bien no hacerlo.

En el segundo caso, es claro que la empresa no adquiere obligación de contribución alguna al fondo en relación con dicho trabajador, toda vez que al tenor del artículo 2º del Decreto 1705 de 1985, dicha contribución es un beneficio exclusivo de los trabajadores afiliados al fondo.

Ahora bien, si la opción del trabajador se concreta en su afiliación al fondo, la empresa se obliga a efectuar el aporte a favor de dicho trabajador. En punto al monto de este aporte, como respecto de los aportes legales voluntarios y adicionales voluntarios, cabe precisar:

3.1. Aportes legales voluntarios.

Por lo que se refiere a los aportes legales voluntarios, la empresa y el trabajador que recibe un salario integral pueden simplemente remitirse a la norma prevista en el acta orgánica del fondo que regula el monto de los aportes legales voluntarios.

Sin embargo, las reglas previstas en el acta orgánica para efectos de determinar el aporte legal voluntario y la contribución de la empresa pueden o no corresponder a la situación de los trabajadores que reciben un salario integral, y a las reglas que rigen los fondos mutuos, razón por la cual la empresa y sus trabajadores pueden acordar unas reglas particulares para los aportes legales voluntarios de los trabajadores de salario integral. Así, por ejemplo, ocurrira cuando el acta orgánica establece un aporte legal voluntario determinado como un porcentaje del salario mensual, y al mismo tiempo se preve que la contribución de la empresa esta constituida por el cincuenta por ciento de dicho aporte, sin que para tal efecto exista ningún otro límite. En esta hipótesis al umentar la base de liquidación por efecto de una estipulación de salario integral, se incrementaría en el mismo porcentaje el aporte legal voluntario y, por consiguiente, la contribución de la empresa.

Para estos eventos, a los trabajadores con salario integral les es aplicable el artículo 5º del Decreto 739 de 1990 que dispone que “para efectos de determinar el aporte legal voluntario y la correspondiente contribución de la empresa, a que se refiere el artículo 2º del Decreto 1705 de 1985, en el acta orgánica del respectivo fondo podrán preverse varias categorías de trabajadores en función de factores objetivos que, a juicio de la Comisión Nacional de Valores, sean compatibles con la naturaleza y finalidad de los fondos mutuos de inversión''''.

A este respecto es importante recordar que este despacho por Circular Externa 6 de 1990 precisó que "las categorías que se establezcan no deben dar lugar a quelos trabajadores de mayores ingresos reciban beneficios del fondo proporcionalmente mayores a los que se otorguen a los trabajadores de menores ingresos. Por el contrario, habida cuenta del carácter social de los fondos, es posible pactar que la empresa realice una mayor contribución, proporcionalmente hablando, para los trabajadores de menores ingresos''''.

Por consiguiente, en razón de lo dispuesto por el Decreto 739 de 1990, considera este despacho que en ningún caso el aporte legal voluntario, y por consiguiente, la contribución que la empresa efectúe a favor de los trabajadores de salario integral, puede conducir a que los trabajadores de mayores ingresos perciban una contribución proporcionalmente mayor a la que reciben los trabajadores de bajos ingresos.

Cabe señalar que para la modificación del acta orgánica no se requerira del consentimiento de la asamblea cuando los afiliados con salario integral acepten la modificación a la misma y adicionalmente no se afecten los derechos de los demás afiliados. Por lo tanto, bastara el consentimiento de la empresa, y la respectiva reforma de estatutos, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 7º del Decreto 739 de 1990.

3.2. Aporte adicional voluntario.

En relación con el aporte adicional voluntario encuentra este despacho que de acuerdo con el artículo 2º del Decreto 1705 de 1985, “en ningún caso los trabajadores podrán obligarse a realizar aportes superiores al diez por ciento de su asignación básica mensual”. De esta manera la suma de los aportes legales voluntarios y de los aportes adicionales voluntarios que el afiliado se obligue a realizar no pueden superar el citado diez por ciento.

A este respecto debe recordarse que por asignación básica mensual se entiende la suma fija mensual que recibe el trabajador por razón de sus servicios. así las cosas, cuando se trata de trabajadores que reciben un salario integral, su asignación básica esta constituida por la totalidad de dicho salario. De este modo los aportes que los trabajadores que estén sujetos a dicho régimen se obliguen a efectuar no pueden superar el diez por ciento de su salario integral.

Sobre este punto no sobra señalar que de conformidad con el artículo 2º del Decreto 739 de 1990 los trabajadores pueden realizar aportes ocasionales al fondo cuando a bien lo tengan, siempre que los mismos estén autorizados por los estatutos y tengan origen laboral. De esta manera, además del aporte del diez por ciento de su salario, el trabajador puede, cuando lo estime conveniente, destinar porcentajes adicionales de su salario integral al fondo.

_________________________