CIRCULAR EXTERNA 18 DE 2001 

(Abril 18 )

Ref.: Gravamen a los movimientos financieros GMF de que trata el libro sexto del estatuto tributario.

Como es de público conocimiento a partir del 1º de enero de 2001 el Congreso de la República de Colombia fijó un nuevo impuesto denominado gravamen a los movimientos financieros –GMF–, cuyos sujetos pasivos son los usuarios del sistema financiero, las entidades que lo conforman y el Banco de la República.

En efecto, mediante la Ley 663 del 29 de diciembre de 2000 –reforma tributaria–, se adicionó el estatuto tributario con el libro sexto –gravamen a los movimientos financieros–, siendo reglamentado mediante los decretos 405 y 518 del 14 y 27 de marzo de 2001, respectivamente. Dicha normatividad constituye la base para la debida aplicación de los diferentes aspectos relacionados con el gravamen.

El inciso 1º del artículo 871 del estatuto tributario, en relación con el hecho generador del gravamen, establece:

“El hecho generador del gravamen a los movimientos financieros lo constituye la realización de transacciones financieras, mediante las cuales se disponga de recursos depositados en cuentas corrientes o de ahorros, así como en cuentas de depósito en el Banco de la República, y los giros de cheques de gerencia (...)”(se destaca).

De conformidad con el artículo 326, numeral 5, literal a) del estatuto orgánico del sistema financiero, este despacho califica como práctica no autorizada la realización de transacciones y por ende la disposición de recursos acudiendo a la utilización de códigos contables que han sido definidos para propósitos diferentes al registro de operaciones relacionadas con la captación de recursos del público. Por ejemplo, se incurre en ello, en la utilización de diferentes cuentas de pasivo para el registro de movimientos propios de una cuenta corriente o de ahorros, así como cualquier otra práctica realizada con el fin de evadir el recaudo y pago del tributo.

Resulta conveniente recordar que de conformidad con el literal e) del artículo 72 del estatuto orgánico del sistema financiero, los administradores de las instituciones sometidas a control y vigilancia de la Superintendencia Bancaria deben abstenerse de: “Facilitar o promover cualquier práctica que tenga como efecto sobresaliente permitir la evasión fiscal”, así como tener presente las mayores previsiones que hoy se exige a los administradores dentro del marco general de conducta establecido por el legislativo a partir de la promulgación de la Ley 222 de 1995, artículo 23.

N. del D.: La presente circular va dirigida a representantes legales y revisores fiscales de las entidades vigiladas

_______________________