CIRCULAR EXTERNA 2 DE 1996 

(Enero 4)

Como es de su conocimiento en desarrollo de las facultades previstas en los literales a) y b) del numeral 3º del artículo 326 del estatuto orgánico del sistema financiero, la Superintendencia Bancaria expidió la Circular Externa 057 de 1995, mediante la cual se adoptaron medidas conducentes al aseguramiento de la calidad de la cartera cuando ésta se garantice con pignoración de rentas y para indicar la forma como debe calificarse la cartera de crédito territorial garantizada bajo esta modalidad, cuyo propósito es amparar debidamente el riesgo crediticio que dichas operaciones conllevan.

En relación con el punto 1.2 de la citada circular, esta superintendencia estima conveniente efectuar las siguientes precisiones:

En el otorgamiento de créditos garantizados con la pignoración de rentas sobre estimativos de vigencias futuras, el establecimiento de crédito deberá constatar, de un lado, el nivel de endeudamiento del ente territorial verificado por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público y, de otro, las proyecciones de ingresos de vigencias futuras, en la medida que puedan ser proporcionadas por el Departamento Nacional de Planeación.

Sin perjuicio de lo anterior, este despacho considera que el efecto sobre el riesgo crediticio de cualquier error en los estimativos de rentas futuras, es diferencial de acuerdo con el nivel de endeudamiento. En efecto, entre menor sea el nivel de endeudamiento de la entidad territorial, cualquier situación que pueda desequilibrar sus finanzas se traduce en un menor riesgo para el establecimiento de crédito prestatario, lo que no sucede si la entidad territorial presenta un alto nivel de compromiso financiero.

Por esta razón, la Superintendencia Bancaria considera procedente sustituir la instrucción prevista en el numeral 1.2 de la Circular Externa 057 de 1995, por las reglas que a continuación se señalan y las cuales deben ser utilizadas por las entidades financieras para calificar su cartera de crédito territorial:

a) Si el servicio total de la deuda pública de la entidad territorial representa en la correspondiente vigencia fiscal un porcentaje menor del 10% de sus rentas ordinarias, incluido el nuevo empréstito, el crédito podrá ser calificado en categoría “A”;

b) Si el servicio total de la deuda pública de la entidad territorial representa en la correspondiente vigencia fiscal un porcentaje entre el 10% y el 20% de sus rentas ordinarias, incluido el nuevo empréstito, el crédito deberá calificarse en categoría “B” o en una de mayor riesgo, y

c) Si el servicio total de la deuda pública de la entidad territorial representa en la correspondiente vigencia fiscal un porcentaje superior al 20% de sus rentas ordinarias, incluido el nuevo empréstito, el crédito deberá calificarse en categoría “C” o en una de mayor riesgo.

La verificación de estos porcentajes deberá efectuarse al momento de perfeccionar el correspondiente empréstito en los términos del artículo 41 de la Ley 80 de 1993 y la respectiva calificación al momento del desembolso de los recursos.

Para efectos del cálculo señalado en el presente numeral y en concordancia con los artículos 225 del Decreto 1222 de 1986 y 284 del Decreto 1333 del mismo año, no deberán considerarse como rentas ordinarias las provenientes del situado fiscal ni las transferencias para educación y prestaciones sociales a que se refiere la Ley 43 de 1975.

La presente circular externa deroga el numeral 1.2 de la Circular Externa 057 de 1995.

_________________________