CIRCULAR EXTERNA 21 de 2003 

(Junio 5)

Ref.: Modificación al Capítulo I de la Circular Externa 100 de 1995.

Este despacho en uso de sus facultades legales, en especial de las que le confieren los literales a) y b) del numeral 3º, artículo 326 del Estatuto Orgánico del Sistema Financiero considera necesario modificar el capítulo I de la Circular Externa 100 de 1995, así.

1. Modificación a los numerales 3.1, 3.2, 3.3.

De acuerdo con lo dispuesto en la Circular Externa 11 de 2003, las reglas del capítulo I de la Circular Externa 100 de 1995 entran a regir para los valores y títulos de deuda privada y los títulos de deuda pública interna, diferentes de TES clase B, a partir del 6 de junio de 2003. A partir de dicha fecha, por regla general, todos los títulos deben ser valorados de acuerdo con las metodologías aprobadas para calcular precios y márgenes. En razón a lo anterior, se considera necesario introducir al capítulo I algunas modificaciones en materia de clasificación de inversiones.

2. Modificación al numeral 7.3.2.

Se modifica este numeral, con el objeto de concordar su contenido con lo establecido al respecto en el Plan Único de Cuentas para el sistema financiero.

3. Modificación al numeral 8.1.

Se modifica este numeral, con el propósito de ajustar los porcentajes para el cálculo de provisiones o pérdidas por calificación de riesgo crediticio aplicables a los valores o títulos de deuda que cuenten con una o varias calificaciones otorgadas por calificadoras externas reconocidas por la Superintendencia de Valores, así como a los valores o títulos de deuda emitidos por entidades que se encuentren calificadas por éstas, de acuerdo con el cálculo de probabilidad de incumplimiento bajo la metodología de matrices de transición.

4. Creación del numeral 9.4.

Con el fin de proteger los derechos de los consumidores financieros se crea el numeral 9.4 en el cual se señalan las reglas sobre revelación permanente de información al público de la composición y valor del portafolio de inversiones.

5. Reglas relativas al régimen de transición.

Adicionalmente, mediante la presente circular se imparten las siguientes instrucciones:

5.1. Reglas sobre el stock de inversiones registrado al 2 de septiembre de 2002.

5.1.1. Tratamiento contable de las pérdidas.

Las pérdidas que se hubieren generado con ocasión de la aplicación de las normas de valoración sobre el stock de inversiones en el portafolio registrado al 2 de septiembre de 2002, se podrán continuar amortizando en alícuotas diarias, hasta el 30 de junio de 2003.

5.1.2. (Derogado).* Regla de valoración.

Para los efectos de las reclasificaciones que se efectúen con ocasión de la entrada en vigencia de la presente circular, las entidades que clasifiquen sus inversiones en la categoría hasta el vencimiento, deben tomar como precio de compra para el cálculo de la tasa interna de retorno, el valor por el cual las mismas se encontraban registradas en la fecha de entrada en vigencia de la misma.

*(Nota: Derogado el numeral 5.1.2. por la Circular Externa 24 de 2003 de la Superintendencia Bancaria)

5.2. En relación con inversiones forzosas u obligatorias.

5.2.1. Valoración del stock registrado con antelación al 2 de septiembre de 2002.

Se podrán continuar valorando de conformidad con lo establecido en el numeral 6.1.2 del capítulo I de la Circular Externa 100 de 1995, independientemente de la clasificación que se adopte para los mismos, los siguientes valores o títulos que al 2 de septiembre de 2002 formaban parte de las carteras o portafolios de las entidades de que trata el numeral 1º del mismo capítulo, así:

5.2.1.1. Los que se adquieran en el mercado primario con el propósito de cumplir requerimientos legales;

5.2.1.2. Los recibidos en cumplimiento de lo dispuesto en el parágrafo 4º del artículo 41 de la Ley 546 de 1999; y

5.2.1.3. Los emitidos por el Fondo de Garantías de Instituciones Financieras, Fogafín, destinados a la capitalización de las entidades financieras.

5.2.2. Regla sobre reclasificación.

Las inversiones forzosas u obligatorias, a que se refiere el numeral anterior, que posean las entidades a la entrada en vigencia de la presente circular, podrán reclasificarse sin observancia de los criterios establecidos en el numeral 4º, capítulo I de la Circular Externa 100 de 1995, a más tardar hasta el 9 de junio de 2003.

*(Nota: Modificado el numeral 5.2.2. por la Circular Externa 24 de 2003 de la Superintendencia Bancaria)

5.2.3. Regla contable, respecto de las inversiones suscritas con posterioridad al 2 de septiembre de 2002.

Las pérdidas que se originen con ocasión de la primera valoración que se efectúe a partir de la entrada en vigencia de la presente circular, de las inversiones forzosas u obligatorias que hubieren sido suscritas en el mercado primario entre el 2 de septiembre de 2002 y el 31 de diciembre de 2005 y que sean clasificadas como negociables, podrán ser amortizadas en alícuotas diarias durante el plazo remanente para el vencimiento del título, o hasta diciembre 31 de 2008, el menor que resulte de ellos.

Cuando haya ventas de estas inversiones, el saldo de las pérdidas por valoración pendientes de amortización podrá ser diferido en un plazo de tres (3) años o en el remanente para el vencimiento de las mismas, el menor que resulte de ellos.

Las utilidades resultantes de la venta de estas inversiones deberán aplicarse a subsanar las pérdidas por amortizar hasta agotar estas últimas. En este caso no se reducirá la alícuota calculada y se disminuirá el plazo para su amortización. Igual regla aplicará para las utilidades netas de cada mes derivadas de la valoración de estas inversiones.

Lo anterior, en el caso de los establecimientos de crédito, siempre y cuando una vez aplicado el efecto total de las pérdidas originadas en todas las inversiones forzosas u obligatorias al margen de solvencia, éste se ubique en todo momento en niveles no inferiores al 10.5%.

Las entidades que no den cumplimiento a lo aquí dispuesto deberán reconocer de forma inmediata en el estado de resultados, las pérdidas derivadas de cualquier nueva negociación de estas inversiones.

Lo dispuesto en este numeral no aplica a los fondos comunes ordinarios y fondos comunes especiales de inversión. En tal sentido, no podrán diferir las pérdidas que se presenten con ocasión de la valoración o la venta de sus inversiones.

Lo dispuesto en este numeral podrá aplicarse a elección de la entidad respecto de aquellos títulos a que se refiere el numeral 5.2.1 de la presente circular que estén clasificados como negociables.

5.3. En relación con inversiones en valores o títulos participativos con baja o mínima bursatilidad o sin ninguna cotización.

Para efectos de lo previsto en el acápite (i) del literal c) del numeral 6.2.1 y el numeral 8.2 del capítulo I de la Circular Externa 100 de 1995, se debe tomar como costo de adquisición de las inversiones efectuadas con anterioridad al 2 de septiembre de 2002, el valor intrínseco calculado a dicha fecha.

En ningún caso, asumir como costo de la inversión el valor intrínseco de que trata el inciso anterior, permite registrar las partidas reveladas como provisiones, valorizaciones o desvalorizaciones como parte de la cuenta inversiones. Tales partidas se deben mantener en los conceptos de origen.

5.4. Tratamiento contable de las pérdidas o utilidades para fideicomisos tipo 1, 2, 3 y 4 administrados por sociedades fiduciarias, fondos de pensiones y fondos de cesantías, con ocasión de la entrada en vigencia de la presente circular. 

Las pérdidas o utilidades que se generen en los portafolios de los fideicomisos tipo 1, 2, 3 y 4 administrados por sociedades fiduciarias, de los fondos de pensiones y fondos de cesantías, con ocasión de la primera valoración que se efectúe a partir de la entrada en vigencia de la presente circular, podrán ser diferidas hasta el 30 de septiembre de 2003. Si la entidad opta por diferir pérdidas deberá dar igual tratamiento a las utilidades que se generen.

Para los efectos del numeral 9.4 del capítulo I de la Circular Externa 100 de 1995, si la entidad en desarrollo de lo dispuesto en el presente numeral, opta por diferir pérdidas y utilidades, deberá revelar tal hecho, así como el saldo pendiente por amortizar.

(Nota: Modificado el numeral 5.4 por la Circular Externa 29 de 2003 de la Superintendencia Bancaria)

(Nota: Modificado el numeral 5.4 por la Circular Externa 38 de 2003 de la Superintendencia Bancaria)

(Nota: Modificado el numeral 5.4 por la Circular Externa 5 de 2004 de la Superintendencia Bancaria)

6. Vigencia y derogatorias.

Conviene recordar que para los efectos de lo dispuesto en esta circular, la Circular Externa 33 de 2002 con sus modificaciones del capítulo I de la Circular Externa 100 de 1995, entró a regir desde el dos (2) de septiembre de 2002, salvo para la valoración de:

a) Los títulos TES CLASE B, respecto de los cuales la norma entró en vigencia a partir del 2 de enero de 2003, y

b) Los valores o títulos de deuda privada y demás títulos de deuda pública interna, cuyas disposiciones entran en vigencia a partir del 6 de junio de 2003.

La presente circular externa rige a partir de su publicación, aplica a partir del seis (6) de junio de 2003, modifica en lo pertinente los numerales 3.1, 3.2, 3.3, 7.3.2, y 8.1; adiciona el numeral 9.4 y deroga los numerales 10 y 11 del capítulo I de la Circular Externa 100 de 1995. Se anexan las páginas que fueron objeto de modificación.

N. del D.: Esta circular externa va dirigida a representantes legales y revisores fiscales de las entidades vigiladas.

CAPÍTULO I

Clasificación, valoración y contabilización de inversiones

Página 3

a) La totalidad de las inversiones efectuadas en los fondos de pensiones, fondos de cesantía, fondos de valores, fondos de inversión, fondos comunes de inversión ordinarios y fondos comunes de inversión especiales;

b) La totalidad de las inversiones efectuadas por los fondos de valores, fondos de inversión, fondos comunes de inversión ordinarios y fondos comunes de inversión especiales. No obstante, las inversiones forzosas u obligatorias suscritas por éstos en el mercado primario, podrán clasificarse como inversiones para mantener hasta el vencimiento, de conformidad con lo establecido en el numeral siguiente, y

c) El noventa por ciento (90%), como mínimo, del total de las inversiones efectuadas por los fondos de pensiones de jubilación e invalidez (fondos de pensiones voluntarias).

3.2. Inversiones para mantener hasta el vencimiento.

Se clasifican como inversiones para mantener hasta el vencimiento, los valores o títulos respecto de los cuales el inversionista tiene el propósito serio y la capacidad legal, contractual, financiera y operativa de mantenerlos hasta el vencimiento de su plazo de maduración o redención. El propósito serio de mantener la inversión es la intención positiva e inequívoca de no enajenar el valor o título, de tal manera que los derechos en él incorporados se entiendan en cabeza del inversionista.

Con los valores o títulos clasificados como inversiones para mantener hasta el vencimiento no se pueden realizar operaciones de liquidez, salvo que se trate de las inversiones forzosas u obligatorias suscritas en el mercado primario y siempre que la contraparte de la operación sea el Banco de la República, la Dirección General del Tesoro Nacional o las entidades vigiladas por la Superintendencia Bancaria o la Superintendencia de Valores, y en los demás casos que de manera excepcional determine la respectiva superintendencia.

PAR.—Para efectos de lo dispuesto en la presente norma, se entiende por operaciones de liquidez aquellas transacciones que, independientemente del nombre o estructura financiera que adopten en el mercado (repos, simultáneas, ventas en corto, fondeos, etc.) y del régimen de garantías que según la modalidad les sea aplicable, se realizan como un mecanismo temporal de inversión de los recursos o con el objeto de obtener o suministrar transitoriamente liquidez. Lo anterior, independientemente de la modalidad de negocio que conlleve al traspaso temporal de valores o títulos de deuda o participativos, que en sentido económico garanticen el cumplimiento de la operación, debido a que bien exista un compromiso futuro de venta o de compra sobre los mismos, o ya porque el objeto del negocio y la intención de los contratantes no suponga la enajenación definitiva de los títulos o valores.

3.3. Inversiones disponibles para la venta.

Son inversiones disponibles para la venta los valores o títulos que no se clasifiquen como inversiones negociables o como inversiones para mantener hasta el vencimiento, y respecto de los cuales el inversionista tiene el propósito serio y la capacidad legal, contractual, financiera y operativa de mantenerlos cuando menos durante un año contado a partir del primer día en que fueron clasificados por primera vez, o en que fueron reclasificados, como inversiones disponibles para la venta.

Vencido el plazo de un año a que hace referencia el inciso anterior, el primer día hábil siguiente, tales inversiones pueden ser reclasificadas a cualquiera de las otras dos (2) categorías a que hacen referencia el numeral 3º de la presente norma, siempre y cuando cumplan a cabalidad con las características atribuibles a la clasificación de que se trate. En caso de no ser reclasificadas en dicha fecha, se entiende que la entidad mantiene el propósito serio de seguirlas clasificando como disponibles para la venta, debiendo en consecuencia permanecer con ellas por un período igual al señalado para dicha clase de inversiones. El mismo procedimiento se seguirá al vencimiento de los plazos posteriores.

El propósito serio de mantener la inversión es la intención positiva e inequívoca de no enajenar el valor o título sin pacto accesorio de recompra durante el período a que hacen referencia los incisos anteriores, de tal manera que los derechos en él incorporados se entienden durante dicho lapso en cabeza del inversionista.

En todos los casos, forman parte de las inversiones disponibles para la venta: los valores o títulos participativos con baja o mínima bursatilidad; los que no tienen ninguna cotización y los valores o títulos participativos que mantenga un inversionista cuando éste tiene la calidad de matriz o controlante del respectivo emisor de estos valores o títulos. No obstante, estas inversiones, para efectos de su venta, no requieren de la permanencia de un año de que trata el primer párrafo de este numeral.

PAR.—No se podrán clasificar como inversiones disponibles para la venta las inversiones realizadas por los fondos de pensiones de jubilación e invalidez (fondos de pensiones voluntarias), fondos de pensiones obligatorias, fondos de cesantía, patrimonios autónomos administrados por las compañías de seguros y los patrimonios autónomos o encargos fiduciarios cuyo propósito sea administrar recursos pensionales de la seguridad social, tales como los que se constituyan en cumplimiento de lo dispuesto en el Decreto 810 de 1998 y las leyes 549 y 550 de 1999.

3.4. Adopción de la clasificación de las inversiones.

CAPÍTULO I

Clasificación, valoración y contabilización de inversiones

Página 10

7.3. Inversiones disponibles para la venta.

7.3.1. Valores o títulos de deuda. Los cambios que sufra el valor de los títulos de deuda o valores se contabilizan de conformidad con el siguiente procedimiento:

a) Contabilización del cambio en el valor presente. La diferencia entre el valor presente del día de valoración y el inmediatamente anterior (calculados de conformidad con lo dispuesto en el numeral 6.1.2 de la presente norma), se debe registrar como un mayor valor de la inversión con abono a las cuentas de resultados, y

b) Ajuste al valor de mercado. La diferencia que exista entre el valor de mercado de dichas inversiones, calculado de conformidad con lo previsto en el numeral 6.1.1 de la presente norma, y el valor presente de que trata el literal anterior, se debe registrar de la siguiente manera:

(i) Si el valor de mercado es superior al valor presente, la diferencia se debe registrar como superávit por valorización.

(ii) Si el valor de mercado es inferior al valor presente, la diferencia debe afectar en primera instancia el superávit por valorización de la correspondiente inversión, hasta agotarlo, y el exceso ser registrado como una desvalorización dentro del patrimonio de la entidad.

Los rendimientos exigibles pendientes de recaudo se deben mantener como un mayor valor de la inversión. En consecuencia, el recaudo de dichos rendimientos se debe contabilizar como un menor valor de la inversión.

7.3.2. Valores o títulos participativos.

a) Baja o mínima bursatilidad o sin ninguna cotización. La actualización de la participación que le corresponde al inversionista, determinada de conformidad con lo establecido en el literal c) del numeral 6.2.1 de la presente norma, se contabiliza de la siguiente manera:

(i) En el evento en que el valor de la inversión actualizado con la participación que le corresponde al inversionista sea superior al valor por el cual se encuentra registrada la inversión, la diferencia debe afectar en primera instancia la provisión o desvalorización hasta agotarla, y el exceso se debe registrar como superávit por valorización.

(ii) Cuando el valor de la inversión actualizado con la participación que le corresponde al inversionista sea inferior al valor por el cual se encuentra registrada la inversión, la diferencia debe afectar en primera instancia el superávit por valorización de la correspondiente inversión hasta agotarlo y el exceso se debe registrar como una desvalorización de la respectiva inversión dentro del patrimonio de la entidad.

(iii) Cuando los dividendos o utilidades se repartan en especie, incluidos los provenientes de la capitalización de la cuenta revalorización del patrimonio, se debe registrar como ingreso la parte que haya sido contabilizada como superávit por valorización, con cargo a la inversión, y revertir dicho superávit. Cuando los dividendos o utilidades se repartan en efectivo, se debe registrar como ingreso el valor contabilizado como superávit por valorización, revertir dicho superávit, y el monto de los dividendos que exceda el mismo se debe contabilizar como un menor valor de la inversión.

b) Alta y media bursatilidad

(i) La actualización del valor de mercado de los títulos de alta o media bursatilidad o que se coticen en bolsas del exterior internacionalmente reconocidas, determinado de conformidad con lo establecido en los literales a) y b) del numeral 6.2.1 y el numeral 6.2.2 de la presente norma, se contabiliza como una ganancia o pérdida acumulada no realizada, dentro de las cuentas del patrimonio, con abono o cargo a la inversión.

(ii) Los dividendos o utilidades que se repartan en especie o en efectivo, incluidos los provenientes de la capitalización de la cuenta revalorización del patrimonio, se deben registrar como ingreso hasta el monto que haya sido contabilizado como ganancia acumulada no realizada, con cargo esta última. El recaudo de los dividendos en efectivo se debe contabilizar como un menor valor de la inversión.

8. Provisiones o pérdidas por calificación de riesgo crediticio.

El precio de los valores o títulos de deuda de que trata el parágrafo del literal c) del numeral 6.1.1 y el numeral 6.1.2, así como el de los valores o títulos participativos con baja o mínima bursatilidad o sin ninguna cotización, debe ser ajustado en cada fecha de valoración con fundamento en la calificación de riesgo crediticio, de conformidad con las siguientes disposiciones.

CAPÍTULO I

Clasificación, valoración y contabilización de inversiones

Página 11

Salvo en los casos excepcionales que establezca la superintendencia respectiva, no estarán sujetos a las disposiciones de este numeral los valores o títulos de deuda pública interna o externa emitidos o avalados por la Nación, los emitidos por el Banco de la República y los emitidos o garantizados por el Fondo de Garantías de Instituciones Financieras, Fogafín.

8.1. Valores o títulos de emisiones o emisores que cuenten con calificaciones externas.

Los valores o títulos de deuda que cuenten con una o varias calificaciones otorgadas por calificadoras externas reconocidas por la Superintendencia de Valores, o los valores o títulos de deuda emitidos por entidades que se encuentren calificadas por éstas, no pueden estar contabilizados por un monto que exceda los siguientes porcentajes de su valor nominal neto de las amortizaciones efectuadas hasta la fecha de valoración:

Calificación largo plazoValor máximo % Calificación corto plazoValor máximo %
BB+, BB, BB-Noventa (90) 3Noventa (90)
B+, B, B-Setenta (70) 4Cincuenta (50)
CCCCincuenta (50) 5 y 6Cero (0)
DD, EECero (0)   
PAR. 1º—Para efecto de la estimación de las provisiones sobre depósitos a término que se deriven de lo previsto en el presente numeral, se debe tomar la calificación del respectivo emisor.

PAR. 2º—Las provisiones sobre las inversiones clasificadas como para mantener hasta el vencimiento y respecto de las cuales se pueda establecer un precio justo de intercambio de conformidad con lo previsto en el numeral 6.1.1, corresponden a la diferencia entre el valor registrado y dicho precio.

8.2. Valores o títulos de emisiones o emisores no calificados.

Para los valores o títulos de deuda que no cuenten con una calificación externa, para valores o títulos de deuda emitidos por entidades que no se encuentren calificadas o para valores o títulos participativos, el monto de las provisiones se debe determinar con fundamento en la metodología que para el efecto determine la entidad inversionista. Dicha metodología debe ser aprobada de manera previa por la superintendencia que ejerza vigilancia sobre la respectiva entidad.

PAR.—Las entidades inversionistas que no cuenten con una metodología interna aprobada para la determinación de las provisiones a que hace referencia el presente numeral, se deben sujetar a lo siguiente:

a) Categoría “A”-Inversión con riesgo normal. Corresponde a emisiones que se encuentran cumpliendo con los términos pactados en el valor o título y cuentan con una adecuada capacidad de pago de capital e intereses, así como aquellas inversiones de emisores que de acuerdo con sus estados financieros y demás información disponible reflejan una adecuada situación financiera.

Para los valores o títulos que se encuentren en esta categoría, no procede el registro de provisiones;

b) Categoría “B”-Inversión con riesgo aceptable, superior al normal. Corresponde a emisiones que presentan factores de incertidumbre que podrían afectar la capacidad de seguir cumpliendo adecuadamente con los servicios de la deuda. Así mismo, comprende aquellas inversiones de emisores que de acuerdo con sus estados financieros y demás información disponible, presentan debilidades que pueden afectar su situación financiera.

Tratándose de valores o títulos de deuda, el valor por el cual se encuentran contabilizados no puede ser superior al ochenta por ciento (80%) de su valor nominal neto de las amortizaciones efectuadas hasta la fecha de valoración.

En el caso de valores o títulos participativos, el valor neto por el cual se encuentran contabilizados no puede ser superior al ochenta por ciento (80%) del costo de adquisición;

c) Categoría “C”- Inversión con riesgo apreciable. Corresponde a emisiones que presentan alta o media probabilidad de incumplimiento en el pago oportuno de capital e intereses. De igual forma, comprende aquellas inversiones de emisores que de acuerdo con sus estados financieros y demás información disponible, presentan deficiencias en su situación financiera que comprometen la recuperación de la inversión.

CAPÍTULO I

Clasificación, valoración y contabilización de inversiones

Página 13

9.2. Revisión de las clasificaciones y valoración por parte de la superintendencia.

Sin perjuicio de las sanciones personales e institucionales que correspondan, la respectiva superintendencia puede revisar en cualquier tiempo las clasificaciones y las valoraciones que de acuerdo con las normas previstas en la presente norma efectúe cada entidad vigilada, y ordenar las modificaciones pertinentes cuando constate la inobservancia de la misma.

9.3. Revelación en los estados financieros.

Sin perjuicio de las disposiciones que establezcan requisitos particulares de revelación y periodicidad de la misma en relación con las inversiones, en las notas a los estados financieros de cada ejercicio contable se debe revelar, en forma comparada con el inmediatamente anterior, toda la información necesaria para un adecuado entendimiento de las clasificaciones y valoraciones efectuadas, y en todo caso lo siguiente:

a) Tratándose de inversiones en valores o títulos participativos que representen el veinte por ciento (20%) o más del capital del respectivo emisor, se debe indicar cuando menos el nombre o denominación social del emisor, su capital social, el porcentaje de participación, el costo de adquisición, el valor de mercado, las valorizaciones o provisiones constituidas;

b) Del mismo modo se debe proceder cuando el valor de la inversión, por emisor, sea igual o superior al veinte por ciento (20%) del total de la cartera de inversiones, y

c) Las restricciones jurídicas o económicas que afecten las inversiones, con indicación de las mismas, ya sea por pignoraciones, embargos, litigios o cualesquiera otras limitaciones al ejercicio de los derechos sobre las inversiones o que afecten la titularidad de las mismas.

9.4. Regla sobre revelación de información al público.

Las entidades deben diseñar y poner en práctica mecanismos adecuados de divulgación que le permitan al público conocer permanentemente el valor de mercado de las inversiones que conforman su portafolio. Para el caso de inversiones forzosas y obligatorias clasificadas como hasta el vencimiento, se deberá indicar además el porcentaje de participación de las mismas en el portafolio. Dicha regla aplica igualmente para los fondos comunes ordinarios y fondos comunes especiales de inversión administrados por entidades vigiladas, y en tales casos dicha información deberá también revelarse en el informe periódico de rendición de cuentas.

_______________________