CIRCULAR EXTERNA 23 DE 1999 

(Agosto 3)

Asunto: Bonos de solidaridad.

Atendiendo a la competencia de inspección y vigilancia otorgada a este ente de control en el artículo 3º del Decreto-Ley 2150 de 1992, para ejercer sobre las cajas de compensación familiar.

Y a lo dispuesto en el artículo 7º numeral 4º del Decreto-Ley 2150 de 1992, este despacho para facilitar el cumplimiento de las disposiciones que regulan su actividad, se permite instruir a las entidades vigiladas sobre la forma como deben aplicar las leyes relacionadas con la constitución de los bonos de solidaridad para la paz.

Como es de su conocimiento, mediante el artículo 1º de la Ley 487 del 24 de diciembre de 1998 se autorizó al Gobierno Nacional para:

“...Emitir títulos de deuda interna, hasta por la suma de dos billones de pesos ($ 2.000.000.000.000) denominados bonos de solidaridad para la paz…”.

Y en virtud a lo dispuesto en el artículo 3º ibídem, las cajas de compensación familiar eventualmente podrían estar obligadas a realizar dicha inversión, al establecerse que:

“Deberán efectuar una inversión forzosa de bonos de solidaridad para la paz durante los años 1999 y 2000, las personas cuyo patrimonio líquido a 31 de diciembre de 1998 exceda de doscientos diez millones de pesos ($ 210.000.000) y las jurídicas”.

Como también a lo dispuesto en el artículo 1º de la Ley 488 de 1998, que al modificar las normas en materia tributaria, sobre las entidades sin ánimo de lucro dijo:

“ART. 19-2.—Otros contribuyentes del impuesto sobre la renta. Son contribuyentes del impuesto sobre la renta y complementarios, las cajas de compensación familiar, los fondos de empleados y las asociaciones gremiales, con respecto a los ingresos generados en actividades industriales, comerciales y en actividades financieras distintas a la inversión de su patrimonio, diferentes a las relacionadas con salud, educación, recreación y desarrollo social...”.

Sin embargo, frente a esta posibilidad de que las cajas de compensación familiar efectúen la inversión forzosa de bonos de solidaridad para la paz durante los años de 1999 y 2000, deberá tenerse en cuenta el concepto 31424 del 14 de mayo de 1999, emitido por la oficina nacional de normatividad y doctrina de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales DIAN donde se señala que:

“Es de advertir, que tanto la Ley 487 como 488 de 1998 fueron publicadas en el Diario Oficial 43460 del 28 de diciembre de 1998, es decir tuvieron una existencia jurídica concomitante desde la fecha de su publicación, de lo que se infiere que la norma remitida que debe ser tenida en cuenta para efectos de la aplicación del parágrafo 1º de artículo 4º es la norma contenida en la Ley 488 modificatoria del artículo 19 del estatuto tributario.

La Ley 487 de 1998 establece en el parágrafo 1º del artículo 4º que las entidades relacionadas en los artículos 19, 22, 23, 23-1 y 23-2 del estatuto tributario no se encuentran obligados a realizar inversiones forzosas en bonos de solidaridad para la paz. Sin embargo, al expedirse la Ley 488 de 1998, que contiene la reforma tributaria, se derogó el numeral 3º del artículo del estatuto tributario, al que hace remisión el artículo 4º de la Ley 487 del mismo año. A su turno, la Ley 488 introduce el artículo 19-2 el cual incluye en la categoría de contribuyentes de impuesto sobre renta y complementarios a las cajas de compensación familiar, los fondos de empleados y las asociaciones gremiales que obtengan ingresos de actividades industriales, comerciales y financieras y en actividades distintas a la inversión de su patrimonio diferentes a las relacionadas con salud, educación, recreación y desarrollo social.

De lo anterior se concluye que las entidades mencionadas en el artículo 19-2 del estatuto tributario, se encuentran obligadas a suscribir bonos de seguridad para la paz, siempre y cuando se perciban los ingresos de actividades industriales, comerciales y financieras y en actividades distintas a la inversión de su patrimonio diferentes a las relacionadas con salud educación (sic), recreación y desarrollo social”.

Por tal razón, las cajas de compensación si bien ahora pueden ser contribuyentes del impuesto sobre renta y complementarios, éstas sólo deberán efectuar la inversión forzosa en bonos de solidaridad para la paz durante los años 1999 y 2000, sobre los ingresos obtenidos con las actividades comerciales, industriales y financieras distintas a la inversión de su patrimonio, diferentes a las relacionadas con salud, educación, recreación y desarrollo social.

Por lo anterior, considero de vital importancia dar estricto cumplimiento a las normas citadas.

N. del D.: Esta circular externa va dirigida a cajas de compensación familiar.

_________________________________