CIRCULAR EXTERNA 24 DE 1992

 

CIRCULAR EXTERNA 24 DE 1992 

(Octubre 23)

(Nota: Derogada por la Resolución 1200 de 1995 artículo 4.1.1.1 de la Superintendencia de Valores).

El uso fraudulento de información privilegiada y la configuración de conflictos de interés constituyen situaciones en todo mercado que tienden a aumentarse en la medida en que el campo de acción de los intermediarios es mayor, como puede ocurrir en desarrollo de las actividades descritas en el artículo 7º de la Ley 45 de 1990, autorizadas a la fecha parcialmente por la Superintendencia de Valores.

Para evitar esos fenómenos, este despacho, previo concepto de la Sala General, ha dispuesto las instrucciones que a continuación se exponen.

I. Concepto

1. Información privilegiada. Se considera información privilegiada aquella que está sujeta a reserva así como la que no ha sido dada a conocer al público existiendo deber para ello.

2. Conflicto de interés. Se entiende por conflicto de interés la situación en virtud de la cual una persona en razón de su actividad se enfrenta a distintas alternativas de conducta con relación a intereses incompatibles, ninguno de los cuales puede privilegiar en atención a sus obligaciones legales o contractuales.

Así, por ejemplo, se considera que hay conflicto de interés cuando la situación llevaría a la escogencia entre (1) la utilidad propia y la de un cliente, o (2) la de un tercero vinculado al agente y un cliente, o (3) la utilidad del fondo de valores que administra y la de un cliente, o (4) la utilidad de una operación y la transparencia del mercado.

II. Principios orientadores

1. Transparencia. Un mercado transparente es aquél en el cual es posible una apropiada formación de precios y toma de decisiones, como consecuencia de niveles adecuados de eficiencia, de competitividad y de flujos de información oportunos, suficientes y claros, entre los agentes que en él intervienen.

2. Reserva. Se entiende por tal el deber de abstenerse de revelar aquella información que no puede ser conocida por el público, obtenida en virtud de su relación con el mercado por una persona habilitada para ello (inversionistas, emisores u otros intermediarios).

3. Utilización adecuada de la información. Los agentes que intervienen en el mercado deben abstenerse de utilizar información privilegiada en perjuicio de terceros.

4. Lealtad. Se entiende por tal la obligación que tienen los agentes de obrar simultáneamente de manera íntegra, franca, fiel y objetiva, con relación a todas las personas que intervienen de cualquier manera en el mercado.

Entre otras conductas, son expresión del principio de lealtad 1. Abstenerse de obrar frente a conflictos de interés; 2. Abstenerse de dar información ficticia o inexacta; 3. Omitir conductas que puedan provocar por error la compra o venta de valores, y 4. Evitar participar bajo cualquier forma en operaciones no representativas del mercado.

5. Profesionalismo. Los intermediarios en el mercado de valores siempre con fundamento en información “seria y objetiva”, en los términos que para el efecto este despacho dispuso en la Circular Externa 10 de 1991 deben, en función de las necesidades del cliente, suministrar su consejo para la mejor ejecución del encargo.

6. Adecuación a la ley. Señala la exigencia de dar apropiado cumplimiento a todas las disposiciones legales, en especial a los deberes de información en ellas contenidos, subrayándose la importancia de comunicar al cliente cualquier circunstancia sobreviniente que pudiera modificar su voluntad contractual.

III. Medidas que deben ser adoptadas por las bolsas de valores

1. Código de conducta.

Con el propósito principal de fomentar la lealtad y la transparencia del mercado, las bolsas de valores del país deberán presentar conjuntamente a la Superintendencia de Valores, un código de conducta que recoja los comportamientos que deberán observarse y las sanciones a que habrá lugar en caso de su incumplimiento, al cual se someterán sus funcionarios y las sociedades comisionistas de bolsa. Para el efecto dispondrán de un plazo de tres meses contados a partir de la fecha de publicación de la presente circular.

Un código en el mismo sentido deberá ser presentado por cada una de las sociedades comisionistas independientes, quienes podrán acordar uno de manera conjunta.

2. Procedimientos de control.

Puesto que corresponde a las bolsas de valores, de acuerdo con el artículo 3º del Decreto 2969 de 1960, mantener el funcionamiento de un mercado bursátil debidamente organizado, que ofrezca condiciones suficientes de igualdad, seguridad, honorabilidad y corrección, ellas deben velar por el estricto cumplimiento de las disposiciones legales y reglamentarias por parte de las sociedades comisionistas.

Para tal efecto las bolsas de valores deberán disponer procedimientos de control que incluyan las pruebas y hojas de trabajo necesarias para garantizar el cumplimiento del presente instructivo.

IV. Reglas de conducta que deben ser adoptadas por las sociedades comisionistas de acuerdo con su capacidad legal

1. Deberes con relación a la función de intermediación:

a) Revelar al mercado la información privilegiada sobre la cual no tenga deber de reserva y esté obligada a transmitir;

b) Guardar reserva, de acuerdo con el numeral 2º del artículo 7º del Decreto 1172 de 1980, respecto de las informaciones de carácter confidencial que conozca en desarrollo de su actividad, entendiendo por tales aquéllas que obtiene en virtud de su relación con el cliente, que no están a disposición del público y que el cliente no está obligado a revelar;

c) Obtener, en cada caso, autorización expresa y escrita del cliente para ejecutar órdenes sobre valores emitidos por empresas a las que esté prestando asesoría en el mercado de capitales, excepto cuando dicha asesoría sea propia del contrato de comisión;

d) Obtener autorización, general o especial de la Superintendencia de Valores, para ejecutar órdenes para o en favor de personas que estén vinculadas a los accionistas, a los administradores o a los empleados de la sociedad comisionista hasta el segundo grado de consanguinidad o primero de afinidad;

(Nota: Modificado por la Circular Externa 5 de 1993 de la Superintendencia de Valores).

e) Informar por escrito a los clientes previamente a la aceptación del encargo sobre su vinculación, en desarrollo del literal d) del artículo 2º de la Ley 45 de 1990, cuando la orden tenga por objeto títulos emitidos, avalados, aceptados o cuya emisión sea administrada por la matriz, por sus filiales o subsidiarias, y

f) Abstenerse de: 1. Realizar cualquier operación en el mercado utilizando información privilegiada, en los términos del artículo 75 de la Ley 45 de 1990; 2. Suministrar información a un tercero que no tenga derecho a recibirla conforme a la disposición citada; 3. Con base en dicha información, aconsejar la adquisición o venta de un valor en el mercado según lo previsto en las letras a) y b) del artículo mencionado; 4. Ejecutar órdenes desconociendo la prelación en su registro ordenada por la Resolución 001 de 1988 de la Superintendencia de Valores, y 5. Preparar, asesorar o ejecutar órdenes que según un criterio profesional y de acuerdo con la situación del mercado, puedan derivar en un claro riesgo de pérdida anormal para el cliente, a menos que, en cada caso, éste dé por escrito autorización expresa y asuma claramente el riesgo respectivo.

2. Deberes con relación a las operaciones por cuenta propia:

a) Registrar previamente las órdenes y requerir autorización expresa y escrita del cliente, en cada caso, para comprar para sí —para el comisionista— los valores que se le ordene vender, o para vender de su posición lo que se le ordenó comprar. Estas operaciones deberán realizarse a precios de mercado y siguiendo los mecanismos bursátiles establecidos para el efecto;

b) A partir del mes de junio de 1993 realizar todas las operaciones a través de mecanismos electrónicos de negociación, dentro del horario especial dispuesto por las bolsas; horario que podrá ser fijado por la Superintendencia de Valores, y

c) Abstenerse de: 1. Realizar operaciones por cuenta propia sobre títulos emitidos, avalados, aceptados o cuya emisión sea administrada, por una sociedad vinculada a la matriz y 2. Realizar operaciones por cuenta propia, conforme lo prescribe el literal d) del artículo 2º de la Ley 45 de 1990, respecto de títulos emitidos, avalados, aceptados o cuya emisión sea administrada por la matriz, por sus filiales o subsidiarias.

3. Deberes con relación a la operación de administración de un fondo de valores:

a) Cumplir con lo dispuesto en las letras b), c) y f) del numeral 1º del acápite cuarto, al igual que con lo previsto en las letras b) y c) del numeral anterior.

En el caso previsto en el literal c) del numeral lo aludido la autorización respectiva la impartirá la Superintendencia de Valores.

La restricción de horario no se predicará respecto de las operaciones del fondo de valores, y

b) Administrar el fondo a través de personal con dedicación exclusiva e independiente. Para tal efecto deberá llevar independientemente el correspondiente libro de órdenes y ejecutarlas a través de un puerto terminal del exclusivo uso del fondo utilizando información independiente o, en caso de no ser esto último posible, a través de los medios alternativos previamente acordados con la Superintendencia de Valores.

4. Deberes con relación a las operaciones de asesoría en el mercado de capitales y administración de portafolios de inversión de capital extranjero:

a) Cumplir con lo dispuesto en las letras b) y f) del numeral 1º del acápite cuarto, y

b) En cuanto a la operación de asesoría, abstenerse de preparar o asesorar procesos de constitución de sociedades comisionistas de bolsa o comisionistas independientes de valores.

5. Deberes con relación a la realización simultánea de actividades:

a) Establecer una estricta independencia entre los departamentos que prestan asesoría en el mercado de capitales, administran portafolios de inversión de capital extranjero, administran fondos de valores, y realizan la simple intermediación.

Particularmente, cuando la entidad preste servicios de asesoría en el mercado de capitales, deberá asegurarse de que la información derivada de tales actividades no esté al alcance, directa o indirectamente, del personal de la propia entidad que trabaje en otro departamento, de manera que cada función se ejerza en forma autónoma y sin posibilidad de que surjan conflictos de interés, para lo cual deberá asignar personal con dedicación exclusiva en esta área y establecer las correspondientes reglas de independencia dentro de sus manuales internos de operación.

V. Medidas que deben ser adoptadas por los accionistas, administradores, directores y empleados de la sociedad comisionista

a) Ajustar su conducta a las reglas establecidas en la presente circular y en las demás disposiciones legales, revelando oportunamente a la sociedad comisionista o a la Superintendencia de Valores, según sea el caso, toda la información necesaria para su cabal aplicación, y

b) Salvo que sean accionistas, abstenerse de negociar por cuenta propia, directamente o por interpuesta persona, acciones inscritas en bolsa, exceptuando aquéllas que se reciban a título de herencia o legado o cuando lo autorice la superintendencia.

VI. Información a la Superintendencia de Valores, a las bolsas de valores y al mercado

1. Sociedades comisionistas. Dentro de los tres días hábiles siguientes a aquél en el cual se concrete el hecho que las origine, las sociedades comisionistas deberán comunicar a la Superintendencia de Valores y a las bolsas de valores del país, de todas aquellas vinculaciones económicas, relaciones contractuales, otras circunstancias que, en su actuación por cuenta propia o ajena, puedan suscitar conflictos de interés.

2. Sociedades emisoras. Información privilegiada ocasional. Dentro de los dos días hábiles siguientes a su ocurrencia y en desarrollo de lo dispuesto por el artículo 18 de la Resolución 626 de 1992 emanada de este despacho, las sociedades cuyos valores se encuentren inscritos en el Registro Nacional de Valores, deben comunicar a esta superintendencia y a las bolsas respectivas los actos y hechos que a continuación se indican:

a) Cualquier hecho que pueda influir significativamente en la determinación del precio o en la circulación de los valores que hayan emitido, tales como: 1. Las decisiones de la junta directiva o de la asamblea general de accionistas de solicitar la admisión a concordato de la sociedad, fusionara, transformarla, cambiar su actividad social, readquirir o emitir acciones, cancelar la inscripción de valores en bolsa o en el Registro Nacional de Valores; 2. El traspaso masivo de valores entre los accionistas; 3. Cambios de importancia en los precios de venta de sus productos o servicios o en los precios de compra de sus más importantes insumos; 4. Planes de inversión que aumenten los activos de la sociedad en más de un 20%; 5. La imposibilidad de la sociedad para cumplir sus obligaciones mercantiles o el temor razonable de llegar a dicho estado, y 6. Aquellas otras de la misma naturaleza que establezca por vía de referencia la Superintendencia de Valores.

Estarán sujetas igualmente a esta obligación las sociedades emisoras de nuevos valores y las entidades fiduciarias que actúen por cuenta de dos o más empresas al tenor de lo dispuesto en el artículo 3º del Decreto 1026 de 1990, y

b) Cualquier aumento, disminución, apropiación o distribución, de importancia material, que afecte las cuentas que componen el patrimonio.

PAR. 1º—Con el objeto de que la información pueda ser divulgada y asimilada por el mercado, aquélla sólo podrá legítimamente utilizarse a partir de los dos días hábiles siguientes a su recibo por la superintendencia y las bolsas de valores.

PAR. 2º—La Superintendencia de Valores, cuando lo considere necesario, podrá ordenar la publicación de tales informaciones en periódicos de circulación nacional con cargo y por cuenta de la entidad emisora, o que tal información sea difundida al inicio de las transacciones apropiadamente, hecho este último que podrá verificarse aún sin el requerimiento previo de la superintendencia.

PAR. 3º—Cuando el emisor considere que la información no debe ser hecha pública porque afectaría sus intereses legítimos, antes del vencimiento del plazo legal respectivo el representante legal podrá solicitar, acompañando copia del acta de junta directiva en la que se hubiere tomado esta determinación, que se le dispense de tal obligación.

VIII. (sic) Régimen sancionatorio Prácticas inseguras y no autorizadas.

En desarrollo de la facultad consagrada por el numeral 33 del artículo 3º del Decreto 2739 de 1991, en concordancia con los artículos 2º, letra n) y 3º, del Decreto 2855 de 1991, este despacho califica como práctica insegura y no autorizada, el incumplimiento de cualquiera de las instrucciones que se contienen en la presente circular, que no hayan sido tipificadas por normas legales especiales.

Cuando sea del caso, la superintendencia impondrá las sanciones administrativas a que haya lugar, y adelantará las acciones necesarias para que se haga efectiva la responsabilidad civil prevista en el artículo 76 de la Ley 45 de 1990.

IX. Régimen transitorio

Las sociedades comisionistas deberán adaptar su estructura y sus manuales de operación a lo dispuesto en la presente circular en un término máximo que vence el 1º de diciembre de 1992.

X. Vigencia

La presente circular rige desde el día siguiente a la fecha de su publicación.

(Nota: Derogada por la Resolución 1200 de 1995 artículo 4.1.1.1 de la Superintendencia de Valores)

______________________________