CIRCULAR EXTERNA 26 DE 2004 

(Julio 9)

Ref.: Modificación al capítulo XXI de la Circular Externa 100 de 1995.

Como es de su conocimiento, según lo dispone el literal c), numeral 4.1.2.1, capítulo XXI de la Circular Externa 100 de 1995, para efectos de determinar la exposición al riesgo de tasa de interés, las entidades están autorizadas para utilizar la porción estable de las cuentas corrientes y de los depósitos de ahorro para calzar los activos asociados a los factores UVR y/o DTF.

Teniendo en cuenta lo anterior y con el propósito de que la medición del valor en riesgo (VeR) de los establecimientos de crédito refleje de una manera más precisa los riesgos asumidos por estas entidades, este despacho, en uso de sus facultades legales y en especial de las que le confieren los literales a) y b) del numeral 3º del artículo 326 del Estatuto Orgánico del Sistema Financiero, considera necesario modificar el literal c, numeral 4.1.2.1, capítulo XXI de la Circular Externa 100 de 1995, en el sentido de establecer un límite del 60% como nivel permisible de activos que pueden ser calzados con la porción estable de las cuentas corrientes y de ahorro.

Para la aplicación de lo dispuesto en el mencionado literal c, numeral 4.1.2.1, capítulo XXI de la Circular Externa 100 de 1995, modificado mediante la presente circular, se debe tener en cuenta el siguiente régimen de transición:

— Con corte a septiembre de 2004 el porcentaje de activos a ser calzados no podrá ser superior al 80%.

— A partir de enero de 2005 el porcentaje de activos a ser calzados no podrá ser superior al 60%.

La presente circular rige a partir de la fecha de su publicación y modifica el literal c), numeral 4.1.2.1, capítulo XXI de la Circular Externa 100 de 1995. Se anexa la página modificada.

N. del D.: La presente circular externa va dirigida a representantes legales y revisores fiscales de los establecimientos de crédito.

CAPÍTULO XXI-Criterios y procedimientos para la medición de riesgos de mercado

Página 7

4.1.2.1. Metodología para la medición del riesgo de tasa de interés en instrumentos expresados en moneda legal

La medición de riesgo de tasa de interés en moneda legal debe hacerse de acuerdo con los siguientes parámetros:

a) Tratamiento de instrumentos pactados a tasa fija

El cálculo de la duración de los flujos de efectivo de los activos y de los pasivos pactados a tasa fija, debe efectuarse como se describe a continuación:

1. Proyecte los flujos de caja de cada instrumento de acuerdo con lo pactado contractualmente, incluyendo en cada caso las amortizaciones de capital y los rendimientos o los costos.

2. Clasifique según su temporalidad los flujos de caja en las bandas de tiempo definidas en el formato previsto para la medición de riesgo de tasa de interés en moneda legal.

3. Calcule la duración y el valor presente para los flujos de caja clasificados en cada banda de tiempo empleando en cada caso las tasas de descuento vigentes en el mercado para el plazo y el tipo de operación respectivas. El cálculo de la duración de flujos de efectivo pactados a tasa fija clasificados en cada banda de tiempo se realizará de acuerdo con lo definido en el numeral 4.1.1.2.

b) Tratamiento de instrumentos pactados a tasa variable

El cálculo de la duración de los flujos de efectivo de los activos y de los pasivos pactados a tasa variable, debe efectuarse como se describe a continuación:

1. Calcule la duración y el valor presente para los flujos de caja empleando en cada caso las tasas de descuento vigentes en el mercado para el plazo y el tipo de operación respectivas. El cálculo de la duración de flujos de efectivo pactados a tasa variable clasificados en cada banda de tiempo se realizará mediante la aplicación de la metodología presentada en los numerales 4.1.1.3 y 4.1.1.4.

2. Clasifique el instrumento en la banda de tiempo que contenga la duración total calculada de acuerdo con lo establecido en los numerales 4.1.1.3 y 4.1.1.4 (v.g. Si la duración del instrumento es de 2.5 meses, este debe clasificarse en la banda de tiempo “entre 2 y 3 meses”).

c) Cuentas corrientes y de ahorro

Para calcular la duración de los flujos de efectivo de las cuentas corrientes, las cuentas de ahorro y demás pasivos sin fecha contractual de maduración, se debe tener en cuenta que una parte de las cuentas corrientes y de ahorro permanecen relativamente estables en los balances de las entidades independientemente de cambios en las tasas de interés.

Para efectos de determinar la exposición al riesgo de tasa de interés, las entidades deben estimar estadísticamente la porción volátil y la que tiene carácter de permanente. La porción volátil debe clasificarse en la primera banda de tiempo y tener una duración igual a cinco (5) días. Por su parte, la porción estable debe distribuirse en las restantes bandas de tiempo de acuerdo con el análisis estadístico que realice la entidad. La duración de las fracciones clasificadas en cada una de las bandas de tiempo debe ser igual a la duración promedio ponderada de los activos clasificados en cada una de estas.

La porción estable de las cuentas corrientes y de los depósitos de ahorro podrá utilizarse para calzar hasta el 60% de los activos asociados a los factores UVR y/o DTF cuando la duración de los mismos

sea superior a un año y hasta el 100% cuando la duración de los mismos sea inferior a un año. Cuando se trate de calce de activos denominados en UVR, la porción estable de estas cuentas y depósitos debe incluirse tanto en el reporte de riesgo de tasa de interés en UVR (formato 270) como en el reporte de riesgo de precio (formato 271). La parte volátil debe reportarse en el formato 269 en la primera banda de tiempo.

En el caso de calces de activos asociados con el factor DTF, tanto la porción estable como la volátil deben reportarse exclusivamente en el formato 269.

El valor en riesgo de las cuentas corrientes y depósitos de ahorro reportados en la primera banda de tiempo podrá calcularse con la volatilidad de corto plazo.

Para estas estimaciones debe utilizarse un período mínimo de observación de cinco años y un nivel de confianza del 99%. Los análisis estadísticos empleados para estos fines deben estar debidamente documentados y a disposición de esta superintendencia. En caso de que la Superintendencia Bancaria no apruebe los modelos empleados, deben aplicarse los porcentajes que para estos propósitos esta defina.

________________________