CIRCULAR EXTERNA 27 DE 2006 

(Agosto 8)

(Nota: Derogada por la Circular Externa 9 de 2007 de la Superintendencia Financiera de Colombia)

Ref.:Modificaciones del capítulo vigésimo primero de la Circular Externa 100 de 1995 (Circular Básica Financiera y Contable) de la Superintendencia Bancaria de Colombia y del capítulo tercero de la Circular Externa 7 de 2003 de la Superintendencia de Valores.

En vista de que las instrucciones relacionadas con la gestión de los riesgos de mercado están contenidas en el capítulo vigésimo primero (XXI) de la Circular Externa 100 de 1995 de la Superintendencia Bancaria de Colombia (Circular Básica Financiera y Contable) y en el capítulo tercero de la Circular Externa 7 de 2003 de la Superintendencia de Valores, y que tales instructivos no son armónicos entre sí, este despacho en ejercicio de sus facultades legales, en especial del numeral 9º del artículo 11 del Decreto 4327 de 2005, considera necesario expedir un instructivo único con las siguientes características principales:

a) Homogeniza la metodología de medición de la exposición a riesgos de mercado de los establecimientos de crédito y de las sociedades comisionistas de bolsa de valores.

b) Excluye el libro bancario del cálculo de los requerimientos de capital para los establecimientos de crédito.

c) Establece una aproximación estandarizada la cual se fundamenta en el modelo de valor en riesgo en bloques sugerido por el Comité de Basilea.

d) Adopta los estándares cuantitativos exigidos a los modelos internos que los establecimientos de crédito y las sociedades comisionistas de bolsa de valores pueden presentar a la Superintendencia Financiera de Colombia para no aplicar el modelo estándar en la medición de riesgo de mercado.

e) Mantiene la metodología de medición de riesgos de mercado (Valor en riesgo) para las sociedades fiduciarias, las sociedades administradoras de fondos de pensiones y de cesantía, las entidades aseguradoras y las sociedades de capitalización.

Los cambios realizados a la Circular Básica Financiera y Contable (Circ. 100/95) se encuentran en el archivo anexo a la presente circular. El cambio a la Circular 7 de 2003 de la Superintendencia de Valores se limita a derogar el capítulo tercero de la misma.

Esta circular establece un régimen de transición según el cual los establecimientos de crédito y las sociedades comisionistas de bolsa de valores seguirán aplicando las reglas contenidas en el antiguo capítulo XXI de la Circular Externa 100 de 1995 de la Superintendencia Bancaria de Colombia (Circular Básica Financiera y Contable) y en el capítulo tercero de la Circular Externa 7 de 2003 de la Superintendencia de Valores, respectivamente hasta el 1º de febrero de 2007.

Sin embargo, los establecimientos de crédito y las sociedades comisionistas de bolsa de valores podrán someter a consideración de la Superintendencia Financiera de Colombia modelos internos para la medición de riesgos de mercado con base en las reglas establecidas en el numeral 4.2 del nuevo capítulo XXI de la Circular Básica Financiera y Contable. En dicho caso, la Superintendencia Financiera de Colombia estudiará y decidirá la solicitud con base en lo dispuesto en el mencionado numeral. En el evento en que dichos modelos no sean objetados, los mismos serán aplicables a partir de la fecha de la notificación de la decisión de la Superintendencia Financiera de Colombia.

En todo caso, aquellos establecimientos de crédito y sociedades comisionistas de bolsa de valores quienes para el 1º de febrero de 2007 no hayan presentado un modelo interno para la medición de riesgos de mercado a la Superintendencia Financiera de Colombia, o que habiéndolos presentado, dicha entidad no se haya pronunciado al respecto o los haya objetado, deberán aplicar el modelo estándar para la medición de riesgos de mercado previsto en la presente circular.

La presente circular rige a partir de su publicación, modifica el capítulo XXI de la Circular Externa 100 de 1995 (Circular Básica Financiera y Contable) y deroga todas la normas que le sean contrarias, en especial, el capítulo tercero de la Circular Externa 7 de 2003 de la Superintendencia de Valores.

N. del D.: La presente circular externa va dirigida a representantes legales y revisores fiscales de las entidades sometidas a inspección y vigilancia de la Superintendencia Financiera de Colombia.

CAPÍTULO XXI

Reglas aplicables a la gestión de los riesgos de mercado

Consideraciones generales
1.Sistema de administración de riesgos de mercado (SARM)
2.Alcance por tipo de entidad
3.Elementos que componen un SARM
3.1.Políticas en materia de administración de riesgos de mercado
3.1.1.Exposición y límites
3.1.2.Cubrimiento de los riesgos
3.1.3.Estimación de capital económico
3.2.Procedimientos para la administración de riesgos
3.2.1.Alcance de los procedimientos
3.2.2.Responsabilidades de los órganos de dirección y administración
3.3.Metodología para la medición de los riesgos de mercado
3.3.1.Regla aplicable a los establecimientos de crédito.
3.3.2.Regla aplicable a las sociedades comisionistas de bolsa de valores.
3.3.3.Regla aplicable a las sociedades fiduciarias, sociedades administradoras de fondos de pensiones y de cesantía, entidades aseguradoras y sociedades de capitalización.
3.4.Procedimientos de control del SARM
3.4.1.Control interno
3.4.2.Responsabilidad del revisor fiscal
4.Reglas relativas a la aplicación de modelos para la medición de riesgos de mercado
4.1.Reglas relativas a la medición de riesgos de mercado a través del modelo estándar para establecimientos de crédito y sociedades comisionistas de bolsa
4.1.1.Tratamiento de las posiciones en derivados y otras operaciones
4.1.2.Riesgo de tasa de interés
4.1.3.Riesgo de tasa de cambio
4.1.4.Riesgo de UVR
4.1.5.Riesgo de precio de acciones
4.1.6.Riesgo en inversiones realizadas en carteras colectivas.
4.1.7.Tratamiento de las posiciones en opciones
4.1.8.Cálculo exposición total a riesgos de mercado con el modelo estándar.
4.2.Reglas relativas a la medición de riesgos de mercado a través de modelos internos para establecimientos de crédito y sociedades comisionistas de bolsa.
4.2.1.Reglas relativas a la presentación de modelos internos a la SFC
4.2.2.Estándares cuantitativos
4.2.3.Pruebas de desempeño de los modelos internos
4.2.4.Combinación de los modelos internos y la metodología estándar.
4.2.5.Cálculo exposición total a riesgos de mercado con los modelos internos
4.3.Reglas relativas a la medición de riesgos de mercado aplicables a las sociedades fiduciarias, sociedades administradoras de fondos de pensiones y cesantía, entidades aseguradoras y sociedades de capitalización.
4.3.1.Evaluación del riesgo de tasa de interés
4.3.2.Evaluación del riesgo de tasa de cambio
4.3.3.Evaluación del riesgo de cambios en la cotización de la UVR
4.3.4.Evaluación del riesgo de cambios en el precio de acciones
4.3.5.Variaciones máximas probables
4.3.6.Agregación de los valores en riesgo
4.3.7.Matriz de correlaciones
4.3.8.Volatilidades y correlaciones de los factores de riesgo
5.Reglas relativas a los reportes de información a la Superintendencia Financiera de Colombia
6.Requerimientos especiales de la Superintendencia Financiera de Colombia
7.Glosario
8.Régimen de transición

Consideraciones generales

En el desarrollo de sus operaciones las entidades vigiladas por la Superintendencia Financiera de Colombia (SFC) se exponen a riesgos de mercado. Se entiende como tales la posibilidad de incurrir en pérdidas asociadas a la disminución del valor de sus portafolios o a caídas del valor de los fondos o patrimonios que dichas entidades administran, ocurridos como consecuencia de cambios en el precio de los instrumentos financieros en los cuales se mantienen posiciones dentro o fuera del balance. La materialización de los riesgos de mercado puede llegar a afectar la percepción del mercado sobre la estabilidad y la viabilidad financiera de las entidades vigiladas.

Por las razones expuestas, las entidades vigiladas por la SFC deben adoptar sistemas de administración de riesgos de mercado (SARM), que les permitan identificar, medir, gestionar y controlar eficazmente tales riesgos. Dichos sistemas están compuestos por el conjunto de políticas, procedimientos, metodologías de medición y mecanismos de seguimiento y control interno especiales, los cuales deben permitir a las entidades vigiladas la adopción de decisiones oportunas para la adecuada mitigación del riesgo de mercado. Adicionalmente, cuando ello sea aplicable, el SARM debe permitirle a las entidades determinar el monto de capital adecuado que guarde correspondencia con los niveles de riesgo asumidos.

El presente capítulo contiene los parámetros generales que deben observarse para el diseño, adopción e implementación de tales sistemas así como los deberes de los órganos de dirección, administración y control de las entidades vigiladas en relación con el diseño, implementación y adecuado funcionamiento del sistema.

1. Sistema de administración de riesgos de mercado (SARM).

Para los efectos de lo dispuesto en el artículo 23 de la Ley 222, artículos 72, 152 numeral 3º y 325 numeral 1º literales b) y c) del EOSF, artículo 1º del Decreto 94 de 2000, artículo 8º literal b) del Decreto 1720 de 2001, el artículo 1º del Decreto 2779 del 2001 y los artículos 2.2.1.9 y 2.2.1.12 de la Resolución 400 de 1995 de la Sala General de la Superintendencia de Valores, las entidades vigiladas a que se refiere el presente capítulo deben diseñar y adoptar un sistema de administración de riesgos de mercado (SARM) mediante el cual puedan identificar, medir, cuantificar, monitorear y controlar los riesgos de mercado a que se exponen en el desarrollo de sus operaciones, de acuerdo con las reglas y el alcance establecido en el presente capítulo.

2. Alcance por tipo de entidad.

Para los efectos de lo dispuesto en el presente capítulo, las siguientes entidades están obligadas a diseñar y adoptar un sistema de administración de riesgos de mercado (SARM).

Los establecimientos de crédito y las sociedades comisionistas de bolsas de valores deberán diseñar y adoptar un sistema de administración de riesgos de mercado (SARM) que les permita gestionar adecuadamente sus riesgos y calcular el monto de capital que deben mantener para cubrirlos.

Las sociedades fiduciarias, las sociedades administradoras de fondos de pensiones y de cesantía, las entidades aseguradoras y las sociedades de capitalización deben diseñar y adoptar un sistema de administración de riesgos de mercado (SARM) que les permita gestionar adecuadamente sus riesgos, teniendo en cuenta que deberán hacerlo de forma independiente para el libro de tesorería de la entidad y para los fondos administran.

3. Elementos que componen un SARM.

El SARM que adopten las entidades listadas en el numeral anterior debe contar cuando menos con los siguientes elementos:

Políticas en materia de administración de riesgos de mercado
Procedimientos de gestión de los riesgos de mercado.
Metodología (interna o estándar) de medición de los riesgos de mercado
Procedimientos de control del sistema de administración de los riesgos de mercado

3.1. Políticas en materia de administración de riesgos de mercado.

Las entidades vigiladas deben adoptar formalmente la política o políticas que definan su posición institucional en materia de exposición a los riesgos de mercado, reflejando su nivel de tolerancia de una forma coherente con su estructura financiera y operativa y en función de su estrategia corporativa y sus objetivos estratégicos.

Cualquiera sea la política que se adopte, esta debe reflejar una posición institucional frente a los siguientes aspectos:

3.1.1. Exposición y límites.

La política que se adopte supone una declaración expresa en cuanto a las pautas generales que observará la entidad en materia de niveles de exposición a los riesgos de mercado. La política debe fijar las pautas para la definición de límites frente a pérdidas y a niveles máximos de exposición a los diferentes riesgos.

3.1.2. Cubrimiento de los riesgos.

La política que se adopte debe prever la posición institucional sobre la forma cómo, en función de los niveles de exposición, se planea cubrir o mitigar los riesgos de mercado.

3.1.3. Estimación de capital económico.

La política debe reflejar las pautas generales que observará la entidad para estimar, cuando quiera que así lo exijan las normas legales, los niveles de patrimonio necesarios que permitan absorber pérdidas derivadas de una exposición a los riesgos de mercado, de modo que se proteja adecuadamente el patrimonio.

3.2. Procedimientos para la administración de riesgos.

3.2.1. Alcance de los procedimientos.

El SARM debe contar con procedimientos especiales que sirvan cuando menos para los siguientes fines:

3.2.1.1. Identificar los riesgos de mercado a que se expone la entidad en el desarrollo de su actividad incluidos en su libro de tesorería. En todo caso, cuando sean aplicables, en el proceso de identificación se deben considerar los siguientes riesgos de mercado, en función del tipo de posiciones que pueda asumir la entidad conforme a su objeto social:

• Tasa de interés en moneda legal

• Tasa de interés en moneda extranjera

• Tasa de interés en operaciones pactadas en UVR

• Tipo de cambio

• Valor de la UVR

• Precio de acciones

• Inversiones realizadas en carteras colectivas

3.2.1.2. Medir o cuantificar las pérdidas esperadas derivadas de la exposición a riesgos de mercado.

3.2.1.3. Monitorear permanentemente la evolución de su exposición a los riesgos identificados.

3.2.1.4. Controlar efectivamente el funcionamiento del SARM de modo que se puedan adoptar oportunamente los correctivos necesarios.

Tales procedimientos se deben adoptar mediante manuales, en los cuales deben quedar claramente definidas las funciones y responsabilidades específicas de los diferentes órganos de dirección, administración y control involucrados en la administración de los riesgos de mercado.

3.2.2. Responsabilidades de los órganos de dirección y administración.

En el diseño y adopción de los procedimientos de gestión de riesgos dentro del SARM se deben tener en cuenta los siguientes deberes que en esta materia le corresponden a los órganos de dirección y administración:

3.2.2.1. Junta directiva u órgano equivalente

Los procedimientos que se acojan deben considerar que le corresponde a la junta directiva de la entidad u órgano equivalente, adoptar las siguientes decisiones relativas a la adecuada administración de los riesgos de mercado:

a) Aprobar las políticas de la entidad en materia de administración de riesgos de mercado, las cuales deben reflejar el nivel general de tolerancia o exposición frente a dichos riesgos. Tal política debe ser consistente con su estrategia corporativa y con sus objetivos estratégicos, y coherente con su estructura financiera y operativa. Dichas políticas deben constar por escrito.

b) Aprobar los procedimientos que diseñe la administración de la entidad para la gestión de riesgos de mercado.

c) Designar, dentro de la estructura organizacional de la entidad, el cargo y área responsable de la gestión de riesgos de mercado, señalando las responsabilidades y atribuciones asignadas a los mismos.

d) Garantizar la asignación de recursos físicos, humanos y tecnológicos para el adecuado desarrollo del SARM.

e) Exigir de la administración, reportes periódicos sobre los niveles de exposición a los riesgos de mercado, las implicaciones de los mismos y las actividades relevantes para su mitigación y/o adecuada gestión.

f) Adoptar procedimientos especiales para el control del SARM.

3.2.2.2. Alta gerencia

Los procedimientos que se adopten deben tener en cuenta que le corresponde a la alta gerencia de la entidad el desarrollo de las siguientes tareas:

a) Diseñar los procedimientos a seguir por las áreas y los cargos asignados como responsables de la gestión de riesgos de mercado.

b) Someter a aprobación de la junta directiva los procedimientos a que se refiere el numeral anterior.

c) Adelantar un seguimiento permanente de la labor del área y de los funcionarios encargados de la gestión de riesgos de mercado y mantener debidamente informada a la junta directiva de los resultados en tal sentido.

d) Definir las actuaciones a seguir en caso de sobrepasar o exceder los límites de exposición frente a los riesgos de mercado, así como los planes de contingencia a adoptar respecto de cada escenario extremo y riesgo identificado.

e) Señalar el contenido, características y periodicidad de los informes que los funcionarios y áreas encargadas de la gestión de riesgos de mercado deben rendir, los cuales deben en todo caso evaluar los resultados de las estrategias y demostrar el cumplimiento de los límites.

3.3. Metodología para la medición de los riesgos de mercado.

Según corresponda, las entidades vigiladas deben aplicar metodologías para la medición de los riesgos de mercado, de acuerdo con las reglas que para el efecto se señalan en el presente numeral.

3.3.1. Regla aplicable a los establecimientos de crédito.

Los establecimientos de crédito deben medir los riesgos de mercado que se deriven de sus posiciones en el libro de tesorería. Sin perjuicio de lo anterior, las posiciones incluidas en el libro bancario asociadas a tipo de cambio y a la UVR deberán tratarse de acuerdo con los criterios aquí definidos para la medición del riesgo de mercado.

Los establecimientos de crédito pueden diseñar y aplicar modelos internos para la medición de los riesgos de mercado, siempre que los mismos cumplan con los requisitos mínimos establecidos en el numeral 4.2 del presente capítulo y no hayan sido objetados por la SFC. En los demás eventos, los establecimientos de crédito deben efectuar la respectiva medición mediante la aplicación del modelo estándar de acuerdo con las reglas señaladas en el numeral 4.1 del presente capítulo.

3.3.2. Regla aplicable a las sociedades comisionistas de bolsa de valores.

Las sociedades comisionistas de bolsa de valores deben medir los riesgos de mercado que se deriven de sus operaciones por cuenta propia y de sus operaciones con recursos propios. Para tal efecto pueden diseñar y aplicar modelos internos de acuerdo a lo establecido en el numeral 4.2. En caso contrario estas entidades deben efectuar la medición respectiva mediante la aplicación del modelo estándar de acuerdo con las reglas señaladas en el numeral 4.1 del presente instructivo.

3.3.3. Regla aplicable a las sociedades fiduciarias, sociedades administradoras de fondos de pensiones y de cesantía, entidades aseguradoras y sociedades de capitalización.

Las entidades vigiladas a que se refiere el presente numeral, así como los fondos y fideicomisos que estas administren, deben medir los riesgos de mercado listados en el presente numeral que les apliquen, únicamente respecto del valor en riesgo correspondiente al activo de su libro de tesorería, utilizando para ello, en todos los casos, el modelo estándar, en las condiciones establecidas en el numeral 4.3 del presente capítulo.

Tratándose de fideicomisos administrados por sociedades fiduciarias, se deben aplicar las reglas de medición de riesgos establecidas en el presente numeral salvo que el fideicomitente de manera expresa indique su voluntad de aplicar un modelo de medición distinto o exima de dicha obligación a la entidad.

Con todo, las sociedades fiduciarias deben aplicar de manera obligatoria las reglas de medición de riesgos de mercado del presente numeral, respecto de los siguientes fideicomisos:

3.3.3.1. Fondos comunes de inversión.

3.3.3.2. Fiducia pública (negocios en los que se administren directa o indirectamente recursos públicos).

3.3.3.3. Fondo nacional de pensiones de entidades territoriales (Fonpet, L. 549/99).

3.3.3.4. Fondo de pensiones públicas del nivel nacional (Fopep)

3.3.3.5. Fondos territoriales de pensiones (D.L. 1296/94).

3.3.3.6. Fondo prestacional del sector salud, en lo relacionado con pensiones.

3.3.3.7. Patrimonios autónomos para la administración de pasivos pensionales y reactivación económica de que trata la Ley 550 de 1999.

3.3.3.8. Los recursos a que hace referencia el Decreto 810 de 1998.

3.3.3.9. Los recursos destinados a la garantía y pago de bonos pensionales y cuotas partes de bonos pensionales (D. 1299/94).

3.3.3.10. Fondos de cesantía.

3.3.3.11. Fondo de Solidaridad y Garantía (Fosyga).

3.3.3.12. Fondo de solidaridad pensional.

3.3.3.13. Fondo de riesgos profesionales.

3.3.3.14. Fondos de reservas pensionales administrados por las entidades administradoras del régimen solidario de prima media con prestación definida.

3.3.3.15. Fondos de reservas de la administradora de riesgos profesionales del Instituto de Seguros Sociales.

3.3.3.16. Los recursos a que hace referencia el artículo 54 de la Ley 100 de 1993.

3.3.3.17. Los recursos destinados a la garantía y pago de obligaciones pensionales legales a cargo del Fondo Nacional de Prestaciones Sociales del Magisterio, de las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional y Ecopetrol.

3.3.3.18. Los demás que manejen recursos del sistema de seguridad social.

3.3.3.19. Los demás que señale la SFC.

Se entiende que, en los fondos incluidos en el numeral 3.3.3.18 se encuentran los fondos que manejan recursos del sistema de seguridad social administrados por entidades aseguradoras.

3.4. Procedimientos de control del SARM.

En el diseño del SARM se deben prever procedimientos adecuados de control del riesgo de mercado, de acuerdo con las siguientes reglas:

3.4.1. Control interno.

Los órganos de dirección, administración y control interno de las entidades (junta directiva, comité de auditoría, alta gerencia, auditores internos y en general todas las instancias de gobierno y control interno) deben supervisar cuidadosamente el funcionamiento del SARM. Corresponde a la junta directiva de la entidad de conformidad con el literal e) del numeral 3.2.2.1 del presente capítulo adoptar los procedimientos especiales para el control del mismo.

Para tales efectos, el área encargada del control interno del SARM debe, cuando menos, cumplir con las siguientes funciones específicas:

a) Realizar exámenes periódicos al SARM para verificar su integridad, precisión y razonabilidad y efectuar las recomendaciones que resulten pertinentes a la junta directiva y a la alta gerencia.

b) Velar por la correcta implementación de todas las metodologías y procedimientos, así como por el cumplimiento de todos los límites y controles adoptados por la junta directiva.

c) Velar por el oportuno flujo de información a la junta directiva y a la alta gerencia.

d) Verificar la observancia, por parte de las diferentes áreas de la organización, de los límites, políticas y procedimientos establecidos.

e) Verificar la consistencia y suficiencia de los sistemas de procesamiento de información dedicados al análisis y reporte de los riesgos.

f) Verificar la precisión, consistencia e integridad de los datos y bases de datos empleados para alimentar los sistemas y modelos de medición.

g) Controlar la efectividad de los procesos o flujos de tareas en virtud de los cuales el personal de las unidades de negocios, de operaciones y de gestión de riesgos toman sus respectivas decisiones.

3.4.2. Responsabilidad del revisor fiscal.

En desarrollo de las funciones propias del revisor fiscal, corresponde a este verificar el estricto cumplimiento de lo dispuesto en el presente capítulo, debiendo incluir pronunciamiento expreso sobre el SARM dentro del dictamen que rinda respecto de los estados financieros. Así mismo, en desarrollo de lo dispuesto en el artículo 207, ordinal 3º, del Código de Comercio, el revisor fiscal debe informar de manera oportuna y permanente a la SFC las irregularidades materiales que advierta en la aplicación del presente instructivo.

4. Reglas relativas a la aplicación de modelos para la medición de riesgos de mercado.

4.1. Reglas relativas a la medición de riesgos de mercado a través del modelo estándar para establecimientos de crédito y sociedades comisionistas de bolsa.

Los establecimientos de crédito y sociedades comisionistas de bolsa de valores deben calcular su exposición a los riesgos de mercado utilizando el modelo a que se refiere el presente numeral, en las condiciones aquí indicadas. Empero, las entidades que cuenten con modelos internos no objetados por la SFC deberán utilizarlos de acuerdo con lo establecido en el numeral 4.2 del presente instructivo.

La metodología estandarizada se compone de cinco (5) módulos los cuales se calculan separadamente y son los siguientes:

• Riesgo de tasa de interés.

• Riesgo de tasa de cambio.

• Riesgo de unidad de valor real (UVR).

• Riesgo de precio de acciones.

• Riesgo de inversiones en carteras colectivas.

Para obtener la exposición total a riesgos de mercado los resultados de estos módulos se deben agregar aritméticamente.

Para los módulos de tasa de interés y de acciones, se toman en cuenta únicamente las posiciones del libro de tesorería. En el caso de los módulos de tasa de cambio y de UVR se incluyen también las posiciones del libro bancario.

4.1.1. Tratamiento de las posiciones en derivados y otras operaciones.

La posiciones en instrumentos derivados y en operaciones de repo o reporto, en operaciones simultáneas y en operaciones de transferencia temporal de valores serán tenidas en cuenta para el cálculo de los requerimientos de capital en cada uno de los módulos de acuerdo a las condiciones señaladas a continuación.

4.1.1.1. Posiciones en derivados.

Para su inclusión en los cálculos del cargo de capital del presente numeral, los instrumentos derivados deberán ser convertidos en posiciones de los instrumentos subyacentes correspondientes. Los montos reportados corresponderán al valor de mercado de las posiciones nocionales reportadas. A continuación se presentan instrucciones referentes al tratamiento de algunos instrumentos específicos.

a) Futuros y forwards sobre tasa de interés

Estos instrumentos deberán ser tratados como dos (2) posiciones nocionales en bonos cero cupón.

Cuando la entidad vigilada vende un futuro sobre una tasa de interés o compra un forward sobre tasa de interés, es decir, que se compromete a pagar una tasa de interés durante un período de tiempo en el futuro, esta posición se descompone en:

1. Una posición nocional corta en un bono cero cupón con madurez residual igual al tiempo que resta hasta el inicio del contrato más el período efectivo de pago de la tasa de interés.

2. Una posición nocional larga en un bono cero cupón con madurez residual igual al tiempo que resta hasta el inicio del contrato.

Para el caso contrario (la entidad compra un futuro o vende un FRA), la primera posición nocional descrita es larga y la segunda corta.

b) Futuros, forwards y operaciones a plazo sobre títulos de deuda.

Estos instrumentos deberán ser tratados como dos (2) posiciones nocionales, una en el título subyacente y otra en un bono cero cupón. Cuando la entidad tenga una posición larga en las operaciones de que trata el presente literal (es decir que se compromete a comprar un título a un precio previamente establecido en un punto de tiempo en el futuro), esta posición se descompone en:

1. Una posición nocional larga en el título subyacente.

2. Una posición nocional corta en un bono cero cupón con madurez residual igual al tiempo que resta para el cumplimiento del contrato (el valor nominal de está posición corresponde al precio pactado).

Para el caso contrario (posición corta en el futuro, el forward o la operación a plazo), la primera posición nocional descrita es corta y la segunda larga.

Cuando el título subyacente de la operación esté denominado en una moneda distinta a la legal, la primera posición nocional descrita deberá ser clasificada en la escalera de duraciones modificadas respectiva y adicionalmente deberá ser tenida en cuenta para calcular la exposición al riesgo de tasa de cambio o de UVR según corresponda.

c) Futuros, forwards y operaciones a plazo sobre divisas.

Estos instrumentos deberán ser tratados como dos (2) posiciones nocionales en bonos cero cupón en las monedas aplicables.

1. Una posición nocional larga en un bono cero cupón, denominado en la moneda comprada y con una madurez residual igual al tiempo que resta para el cumplimiento del contrato.

2. Una posición nocional corta en un bono cero cupón, denominado en la moneda vendida y con una madurez residual igual al tiempo que resta para el cumplimiento del contrato.

Estas posiciones deberán ser tenidas en cuenta para calcular la exposición al riesgo de tasa de cambio.

d) Swaps de tasas de interés

Estos instrumentos deberán ser tratados como dos posiciones nocionales en bonos subyacentes con las tasas de interés respectivas. En este sentido la posición se descompone en:

1. Una posición nocional larga en un título pactado a la tasa de interés que recibe la entidad.

2. Una posición nocional corta en un título pactado a la tasa de interés que la entidad paga.

Cuando la tasa de interés del instrumento subyacente sea fija, la madurez residual correspondiente será igual a la duración del contrato. Adicionalmente, se debe tener en cuenta que para el cálculo de la duración de esta posición, no se incluye el flujo correspondiente al nocional de la posición (es decir al pago del principal en la fecha de terminación del contrato).

Para los casos en que la tasa de interés sea variable, la duración del flujo corresponderá a la siguiente fecha de reprecio del instrumento.

En el caso de swaps que involucren posiciones en distintas monedas (cross currency swaps) cada una de las posiciones deberá ser clasificada en la respectiva escalera para el cálculo del riesgo de tasa de interés y adicionalmente deberá ser tenida en cuenta para calcular la exposición al riesgo de tasa de cambio.

e) Futuros, forwards y operaciones a plazo sobre acciones (o índices de acciones)

Estas operaciones deben descomponerse en dos (2) posiciones nocionales, una correspondiente a la acción (o índice de acciones) subyacente y otra correspondiente a un bono cero cupón con madurez residual igual al tiempo remanente para el cumplimiento del contrato.

Cuando la entidad tenga una posición larga en las operaciones de que trata el presente literal (es decir que se compromete a comprar una acción o índice de acciones a un precio previamente establecido en un punto de tiempo en el futuro), esta posición se descompone en:

1. Una posición nocional larga en el título subyacente.

2. Una posición nocional corta en un bono cero cupón con madurez residual igual al tiempo que resta para el cumplimiento del contrato (el valor nominal de esta posición corresponde al precio pactado).

Para el caso contrario (posición corta en el futuro, el forward o la operación a plazo), la primera posición nocional descrita es corta y la segunda larga.

Solo la posición en el bono cero cupón computará en el cálculo de riesgo de tasa de interés. La posición en acciones será incluida en el módulo de riesgo de acciones.

f) Operaciones carrusel

En términos financieros, un carrusel consiste en una secuencia de operaciones de compra y venta de un título a futuro. Por lo anterior, para efectos de la exposición a riesgos de mercado de que trata el presente capítulo, estas operaciones deberán ser tratadas como una serie de operaciones de compra y venta a futuro del título subyacente. Cada una de estas operaciones deberá ser tratada de acuerdo a lo estipulado en el literal b) del presente numeral.

g) Opciones

El tratamiento de estas operaciones será descrito en la sección 4.1.7.

4.1.1.2. Operaciones repos, operaciones simultáneas y operaciones de transferencia temporal de valores.

Las operaciones a que hace referencia el presente subnumeral generan un intercambio de títulos o valores y de dinero entre las partes, con el compromiso de reversarlo al final de la operación.

En las operaciones de reporto o repo y simultáneas, el “Enajenante” le entrega títulos al “Adquirente”, y al hacerlo le transfiere la propiedad de estos. A cambio, el “Adquirente” le entrega dinero al “Enajenante”. De manera análoga, en las operaciones de transferencia temporal de valores el “originador” le entrega títulos o valores al “Receptor” y, al hacerlo, le transfiere la propiedad de estos. A cambio, el “Receptor” le entrega dinero o títulos al “Originador”, en cuyo caso también se transfiere la propiedad.

Dado que en las tres (3) operaciones mencionadas la vocación del título o valor es regresar a manos del “Enajenante”, del “Originador” o del “Receptor”, según sea el caso, la realidad financiera de la operación exige que el riesgo siga en el balance de las entidades que entregaron los títulos o valores al principio de las mismas.

Teniendo en cuenta lo anterior, para efectos del cálculo de la exposición de los riesgos de mercado las posiciones en las operaciones de que trata el presente numeral deben ser tenidas en cuenta de acuerdo a las siguientes instrucciones:

a) Los títulos o valores entregados en desarrollo de las tres (3) operaciones mencionadas deben ser tenidos en cuenta para efectos de los cálculos de los riesgos de mercado del agente que los entregó al principio de la operación, Se exceptúan los títulos o valores obtenidos previamente a través de cualquiera de las operaciones mencionadas.

b) En los casos en los que una entidad actuando como adquirente en una operación repo o en una operación simultánea vende de manera definitiva a través de operaciones de contado los títulos o valores objeto de la operación, la posición corta resultante deberá ser tenida en cuenta para efectos de los cálculos de la exposición a riesgos de mercado de que trata el presente capítulo.

c) Igual tratamiento recibirán las posiciones cortas resultantes en los casos en los cuales cualquiera de las partes involucradas en una transferencia temporal de valores vende de manera definitiva a través de operaciones de contado los títulos o valores que recibió en desarrollo de la operación.

4.1.1.3. Operaciones de compra y venta de fondos interbancarios.

Las operaciones con fondos interbancarios están expuestas a riesgo de crédito pero no a riesgo de mercado. Por lo anterior, estas operaciones no serán tenidas en cuenta para el cálculo de los requerimientos de capital por riesgo de mercado de que trata este instructivo.

A continuación se describen las metodologías para el cálculo de la exposición a los riesgos de mercado en cada uno de los módulos que componen el modelo estándar.

4.1.2. Riesgo de tasa de interés.

Este numeral describe la metodología estandarizada para medir el riesgo de tomar o mantener posiciones, en el libro de tesorería, en instrumentos sensibles a cambios adversos en tasas de interés.

Para efectos de lo estipulado en el presente numeral deben tenerse en cuenta:

1. Las inversiones en títulos de renta fija, bien sean pactados a tasa fija o a tasa variable.

2. Las exposiciones asociadas a instrumentos derivados cuyos subyacentes sean títulos de renta fija o tasas de interés según lo determinado en el numeral 4.1.1.

3. Adicionalmente, cuando corresponda según lo previsto en el numeral 4.1.7, las posiciones delta ponderadas de opciones cuyo subyacente sea una tasa de interés o un título de deuda.

Para efectos de los cálculos a que hace referencia el presente numeral, las entidades deben reportar las exposiciones netas en cada instrumento. En ese sentido, se pueden excluir posiciones calzadas en los siguientes casos:

1. Cuando las posiciones largas y cortas calzadas correspondan a una emisión idéntica, incluyendo las posiciones en subyacentes derivadas de la participación en forwards, futuros y operaciones a plazo.

2. Para las posiciones nocionales asociadas a instrumentos derivados, con excepción de las posiciones nocionales en títulos subyacentes, se podrán excluir las posiciones largas y cortas calzadas cuando:

i) Las posiciones estén en la misma moneda.

ii) La diferencia en tasa de interés sea menor a quince (15) puntos básicos.

iii) Si la madurez residual (o próxima fecha de reprecio) de las posiciones nocionales es menor a un mes y el descalce entre ellas es menor a un (1) día, o,

iv) si la madurez residual (o próxima fecha de reprecio) de las posiciones nocionales está entre un mes y un año y el descalce entre ellas es menor a siete (7) días, o,

v) si la madurez residual (o próxima fecha de reprecio) de las posiciones nocionales es mayor a un año y el descalce entre ellas es menor a treinta (30) días.

No se pueden excluir posiciones calzadas entre distintas emisiones de un mismo emisor, dado que las diferencias en cupones, opciones implícitas o liquidez, entre otros elementos, pueden ocasionar divergencia entre los precios de dichas emisiones en el corto plazo.

4.1.2.1. Medición del riesgo de tasa de interés.

La exposición a riesgo de tasa de interés refleja el riesgo asociado a movimientos adversos en las tasas de interés del mercado. Dicha exposición debe ser medida por las entidades de manera separada para las posiciones en moneda legal, en moneda extranjera y en unidades de valor real (UVR).

4.1.2.1.1. Cálculo de la duración modificada

Las entidades deberán calcular la duración modificada de cada una de las posiciones, incluyendo las nocionales asociadas a los instrumentos derivados, como una aproximación a la sensibilidad de su valor frente a cambios en la tasa de interés. Para dicho cálculo se debe utilizar la siguiente fórmula:

 

Donde:

r :Último rendimiento disponible en la fecha de cálculo (tasa efectiva anual).

Para el cálculo de la duración de los diferentes instrumentos se deben seguir las instrucciones presentadas a continuación:

a) Duración de instrumentos pactados a tasa fija

La duración de un título pactado a tasa fija corresponde al plazo promedio de los flujos asociados a dicho título. Partiendo de los flujos contractuales y de la tasa de rendimiento del título, la duración del instrumento corresponde a:

 

Donde:

Fjj-ésimo flujo de fondos del instrumento, j =1,..., m.
tj:tiempo restante hasta el j-ésimo flujo medido en número de años (número de días/365).
r:Último rendimiento disponible en la fecha de cálculo (tasa efectiva anual).
m:Número de flujos futuros de efectivo asociados al instrumento

La duración deberá ser menor que la madurez contractual del instrumento, salvo en aquellos casos en que el instrumento tiene un único flujo de efectivo que ocurre en la fecha de vencimiento.

b) Duración de instrumentos pactados a tasa variable con y sin margen

Teniendo en cuenta que en la valoración de los instrumentos pactados a tasa variable se tiene en cuenta un margen relacionado con las características del emisor y que, por ende, los flujos de efectivo posteriores a la siguiente fecha de reprecio pueden cambiar de valor ante movimientos en el margen, la duración de estos instrumentos debe ser calculada utilizando la siguiente expresión:

 

Donde:

Fj:j-ésimo flujo de fondos del instrumento, j =1,..., m.
tj:tiempo restante hasta el j-ésimo flujo medido en número de años (número de días/365).
FD:Último factor de descuento disponible en la fecha de cálculo.
m:Número de flujos futuros de efectivo asociados al instrumento.

En la determinación del factor de descuento y de los flujos futuros de efectivo asociados a estos instrumentos se debe tener en cuenta lo estipulado en el capítulo I de la Circular Externa 100 de 1995 (Circular Básica Financiera y Contable) o en el título séptimo de la parte primera de la Resolución 1200 de la Superintendencia de Valores, según sea el caso.

c) Duración de instrumentos pactados en UVR

Para calcular la duración de los instrumentos financieros pactados en unidades de valor real (UVR), los flujos futuros de efectivo deben proyectarse teniendo en cuenta la tasa pactada en UVR. La duración en este caso se calcula siguiendo el procedimiento establecido en el inciso a) del presente numeral.

Cabe aclarar que el cálculo de la duración no se ve afectado por la unidad en que estén denominados los flujos de efectivo al momento de realizarlo.

d) Duración de instrumentos pactados en moneda extranjera

Para calcular la duración de los instrumentos financieros pactados en moneda extranjera, los flujos futuros de efectivo deben proyectarse teniendo en cuenta la tasa pactada en la moneda original. La duración en este caso se calcula siguiendo el procedimiento establecido en los literales a) y b) del presente numeral.

Cabe aclarar que el cálculo de la duración no se ve afectado por la unidad en que estén denominados los flujos de efectivo al momento de realizarlo.

e) Duración de instrumentos con opción de prepagos

En el caso de los títulos que incorporen opción de prepagos, su duración se debe calcular de acuerdo con la expresión mencionada en el literal a), utilizándose como referencia los escenarios de prepago que se emplean para su valoración a precios de mercado, de acuerdo con lo establecido en el capítulo I de la CE 100 de 1995 o en el título séptimo de la parte primera de la Resolución 1200 de la Superintendencia de Valores, según sea el caso.

4.1.2.1.2. Cálculo de los componentes de la exposición a riesgo de tasas de interés

Para calcular la exposición al riesgo de tasa de interés deben seguirse los siguientes pasos:

a) Cálculo de las sensibilidades

1. La sensibilidad neta de las posiciones en cada instrumento frente a cambios en la tasa de interés, debe calcularse multiplicando la posición neta en dicho instrumento por su duración modificada y por el cambio asumido en la tasa de interés para la banda y moneda correspondientes según lo

registrado en la tabla 1. Para las escaleras de moneda extranjera y unidad de valor real (UVR), las posiciones netas deben ser expresadas en términos de moneda legal, de forma tal que las sensibilidades obtenidas estén denominadas en una única moneda.

2. Dichas sensibilidades netas se clasifican en las escaleras de bandas correspondientes a la moneda de denominación del instrumento. Para cada una de estas escaleras se calcula separadamente la exposición a riesgo de tasa de interés por lo que los procedimientos referidos en los numerales siguientes deben ser llevados a cabo de manera independiente sin realizar ajustes entre sensibilidades de posiciones denominadas en unidades diferentes.

3. Se calcula la sensibilidad neta de cada banda como la diferencia entre la suma de las sensibilidades de las posiciones largas y la suma de las sensibilidades de las posiciones cortas clasificadas en la banda en cuestión.

4. Se calcula la sensibilidad neta de cada una de las tres (3) zonas definidas en la tabla 1, como la diferencia entre la suma de las sensibilidades netas positivas y el valor absoluto de la suma de las sensibilidades netas negativas correspondientes a las bandas pertenecientes a dicha zona según lo calculado en el numeral 3º del presente literal.

5. Si las sensibilidades netas de las zonas 1 y 2, calculadas de acuerdo a lo estipulado en el numeral 4º tienen signos contrarios se pueden compensar.

6. Si las sensibilidades netas de las zonas 1 y 2 son del mismo signo, y la sensibilidad neta de la zona 3 es de signo contrario, las sensibilidades netas de las zonas 2 y 3 se pueden compensar.

b) Ajustes entre bandas y zonas

Dado que las posiciones al interior de cada banda, entre bandas y entre zonas no son homogéneas, se debe realizar el siguiente ajuste de las sensibilidades calculadas en el literal anterior, con base en los parámetros establecidos en la tabla 1.

1. El monto compensado al interior de cada banda (equivalente a la menor entre la suma de las sensibilidades de las posiciones largas y la suma de las sensibilidades de las posiciones cortas) es multiplicado por el factor de ajuste vertical indicado en la tabla 1 (

), para obtener el cargo por ajuste de sensibilidades al interior de una banda.

2. El monto compensado entre bandas de la misma zona es multiplicado por el factor de ajuste horizontal correspondiente a cada zona

, para obtener el cargo por ajuste de sensibilidades al interior de una zona.

3. El cargo por ajuste de sensibilidades entre las zonas 1 y 2 se calcula como el producto entre el monto compensado (equivalente al menor valor absoluto de las sensibilidades netas) y el factor de ajuste horizontal

.

4. El cargo por ajuste de sensibilidades entre las zonas 2 y 3 se calcula como el producto entre el monto compensado y el factor de ajuste horizontal

.

5. El cargo por ajuste descrito en el numeral anterior también debe ser utilizado cuando, habiendo realizado el procedimiento descrito en el numeral 3º, la sensibilidad neta no compensada corresponda a la zona 2 (esto ocurre cuando el valor absoluto de la sensibilidad neta de esta zona es superior al valor absoluto de la sensibilidad neta de la zona 1) y tenga signo contrario a la sensibilidad neta de la zona 3.

6. En los casos en que habiendo realizado el ajuste descrito en el numeral 3º, la sensibilidad neta no compensada corresponda a la zona 1 (esto ocurre cuando el valor absoluto de la sensibilidad neta de esta zona es superior al valor absoluto de la sensibilidad neta de la zona 2) y tenga signo contrario a la sensibilidad neta de la zona 3, estas se podrán compensar. El cargo por el ajuste de dichas sensibilidades se calcula como el producto entre el monto compensado y el factor de ajuste horizontal

.

7. El cargo por ajuste descrito en el numeral anterior también debe aplicarse en los casos en que, habiendo realizado el procedimiento descrito en el numeral 4º, la sensibilidad neta no compensada corresponda a la zona 3 (esto ocurre cuando el valor absoluto de la sensibilidad neta de esta zona es superior al valor absoluto de la sensibilidad neta de la zona 2) y tenga signo contrario a la sensibilidad neta de la zona 1.

8. Luego de realizar, según corresponda, los ajustes descritos en los literales anteriores se obtiene la sensibilidad neta del portafolio que agrupa las sensibilidades que no se pudieron compensar.

c) Cálculo del riesgo de tasa de interés para cada escalera de bandas

Teniendo en cuenta los procedimientos descritos, el riesgo de tasa de interés para cada una de las escaleras de bandas corresponde a la sumatoria de:

1. El cargo por ajuste vertical de cada una de las bandas descrito en el literal b.1.

2. El cargo por ajuste al interior de las zonas descrito en el literal b.2.

3. El cargo por ajuste entre las zonas 1 y 2 descrito en el literal b.3.

4. El cargo por ajuste entre las zonas 2 y 3 descrito en los literales b.4 y b.5.

5. El cargo por ajuste entre las zonas 1 y 3 descrito en los literales b.6 y b.7.

6. La posición neta ponderada del portafolio descrita en el literal b.8.

Tabla 1

Bandas, choques de tasas de interés y factores de ajuste vertical y horizontal

Riesgo general de tasa de interés

ZonaBandaDuración modificadaCambios en tasas de interés (pbs)Factor de ajuste verticalFactores de ajuste horizontal
Límite inferiorLímite superiorMoneda legalUVRMoneda extranjera
= 5%
Dentro de la zonaEntre zonas adyacentesEntre zonas 1 y 3
Zona 1100.08221221100
= 40%




= 40%



= 40%
= 100%
20.080.25221221100
30.250.5221221100
40.51221221100
Zona 2511.920620890
= 30%
61.92.819019580
72.83.617518275
Zona 383.64.315916875
= 30%
94.35.714415570
105.77.312814265
117.39.311814260
129.310.611814260
1310.61211814260
14122011814260
1520 11814260

Los factores en la tabla 1 serán revisados por la SFC y podrán ser modificados cuando los niveles establecidos no reflejen apropiadamente la sensibilidad de las posiciones expuestas al riesgo de tasa de interés.

4.1.2.2. Determinación exposición total.

Para el cálculo de la exposición al riesgo de tasa de interés deben sumarse los valores correspondientes al riesgo para cada escalera de bandas, calculados según lo descrito en el subnumeral 4.1.2.1. Adicionalmente deben añadirse cuando correspondan los siguientes cargos asociados a las posiciones en opciones:

a) Para las entidades elegibles para el tratamiento simplificado de opciones descrito en el numeral 4.1.7.1, la exposición resultante de las posiciones en opciones cuyos subyacentes sean tasas de interés o títulos de deuda, o

b) Para las entidades que deban aplicar la metodología intermedia descrita en el numeral 4.1.7.2, los cargos correspondientes a los riesgos Gamma y Vega de dichas opciones.

4.1.3. Riesgo de tasa de cambio.

Esta sección muestra la metodología para calcular el requerimiento mínimo de capital necesario para cubrir los riesgos asociados a tomar o mantener posiciones denominadas en monedas extranjeras, tanto en el libro de tesorería como en el bancario.

Para calcular la posición neta en cada moneda deben sumarse las siguientes posiciones:

a) La posición neta de las operaciones spot de la entidad, calculada como la diferencia entre los activos y los pasivos, incluyendo en ambos casos los intereses causados, denominados en la moneda en cuestión.

b) La posición neta de las operaciones forward de la entidad, calculada como la diferencia entre las posiciones largas en forwards, futuros y operaciones a plazo sobre la moneda en cuestión, y las posiciones cortas en dichos instrumentos.

c) La posición neta de las operaciones en derivados de la entidad cuyo subyacente no sea una divisa pero si un título o una tasa de interés denominados en dicha moneda. Para calcular esta posición deberá calcularse la diferencia entre las posiciones nocionales largas y las posiciones nocionales cortas determinadas de acuerdo a lo previsto en el numeral 4.1.1.

d) Adicionalmente, cuando corresponda según lo previsto en el numeral 4.1.7., las posiciones delta ponderadas de opciones en monedas.

Una vez obtenida la posición neta de cada moneda, su equivalente en moneda legal se calcula multiplicando tal posición por la tasa de cambio representativa del mercado (TCRM) calculada en la fecha de la evaluación.

Para el cálculo de la exposición al riesgo de tasa de cambio, las entidades vigiladas deben calcular la sensibilidad neta en cada moneda como el producto de la posición neta y el factor de sensibilidad correspondiente definido en la tabla 2. Esta sensibilidad tendrá un valor positivo cuando la posición neta en una moneda sea larga y negativo cuando la posición neta sea corta.

La exposición al riesgo de tasa de cambio se calcula entonces como la suma de los siguientes componentes:

a) El mayor valor entre la suma de las sensibilidades netas positivas y el valor absoluto de la suma de las sensibilidades netas negativas.

b) Para las entidades elegibles para la aproximación simplificada de tratamiento de opciones descrita en 4.1.7.1, la exposición resultante de las posiciones en opciones sobre monedas, o

c) Para las entidades que deban aplicar la metodología intermedia descrita en el numeral 4.1.7.2, los cargos correspondientes a los riesgos Gamma y Vega de dichas opciones.

4.1.4. Riesgo de UVR.

Esta sección muestra la metodología para calcular los riesgos asociados a tomar o mantener posiciones denominadas en UVR, tanto en el libro de tesorería como en el bancario. Para tal fin se calcula la posición neta de la entidad en UVR, como la diferencia entre los activos y los pasivos denominados en dicha unidad.

La exposición al riesgo de cambio en el valor de la UVR resulta de multiplicar la posición neta expresada en moneda legal por el factor definido en la tabla 2.

4.1.5. Riesgo de precio de acciones.

Esta sección muestra la metodología para calcular los riesgos asociados a tomar o mantener posiciones en acciones en el libro de tesorería.

Para efectos de lo estipulado en el presente numeral deben tenerse en cuenta:

a) Las inversiones en títulos participativos incluidas en el libro de tesorería.

b) Para el caso de los establecimientos de crédito, en concordancia con lo establecido en el literal b) del artículo 7º del Decreto 1720 de 2001, las inversiones en títulos participativos de baja o mínima bursatilidad computan por su valor neto de provisiones ajustado por el cincuenta por ciento (50 %) de sus valorizaciones y/o el 100% de sus desvalorizaciones, según corresponda.

c) En el mismo sentido, las inversiones disponibles para la venta en títulos participativos de alta o media bursatilidad, computan por su valor a precios de mercado, ajustado por el cincuenta por ciento (50 %) de las ganancias o pérdidas no realizadas asociadas a tales inversiones.

d) Las inversiones no contempladas en los literales b) y c) computan por su valor de acuerdo a las normas de valoración aplicables según lo dispuesto por las SFC.

e) Las posiciones en derivados cuyo subyacente sean acciones, tales como futuros y forwards sobre acciones individuales o índices de acciones. También deberán contemplarse las operaciones a plazo realizadas en las bolsas de valores.

f) Adicionalmente deben ser tenidas en cuenta las posiciones delta ponderadas de las opciones sobre acciones, siempre que la metodología aplicada por las entidades sea la descrita en el numeral 4.1.7.2.

Sin perjuicio de lo anterior, las siguientes inversiones deben excluirse del cálculo de la exposición al riesgo de cambio de precio en acciones:

a) Para el caso de establecimientos de crédito, las inversiones de que tratan los literales d) y e) del artículo 6º del Decreto 1720 de 2001 toda vez que ya han sido deducidas del patrimonio básico de la entidad.

b) Las inversiones en títulos participativos efectuadas en entidades sometidas al control y vigilancia de la SFC, cuando se trate de entidades con respecto a las cuales haya lugar a consolidación.

c) En el mismo sentido, para el caso de las comisionistas de bolsa, las inversiones de que trata el numeral 1º del artículo 2.2.1.5 de la Resolución 400 de 1995 expedida por la Sala General de la Superintendencia de Valores no deben tenerse en cuenta para el cálculo del cargo de capital a que hace referencia el presente numeral toda vez que ya han sido deducidas del capital primario de la entidad.

d) Las inversiones constituidas dentro de procesos de reestructuración realizados de acuerdo con la Ley 550 de 1999. Así mismo, no deben considerarse las acciones recibidas como dación en pago mientras permanezcan clasificadas como tales.

4.1.5.1. Cálculo del riesgo de precio de acciones

El cálculo de riesgo de precio de acciones busca capturar el riesgo asociado a movimientos adversos en el mercado accionario y corresponde a la suma de las posiciones netas ponderadas en cada acción. Con el fin de tener en cuenta las distintas sensibilidades de los precios de acciones particulares a movimientos en el índice del mercado, la posición neta ponderada de cada acción corresponde al producto de tres componentes:

a) La posición neta en cada acción.

b) El factor de sensibilidad al riesgo general de acciones definido en la tabla 2, que refleja la volatilidad del índice general de la bolsa de Colombia (IGBC).

Para los casos en que la entidad tenga posiciones en más de un mercado accionario, el componente de riesgo general debe ser calculado separadamente para cada mercado. Para mercados de acciones distintos a la Bolsa de Valores de Colombia, el factor de riesgo aplicable debe ser calculado por la entidad como el percentil uno (1) de las variaciones observadas, para un horizonte de tenencia de diez (10) días hábiles, en el índice representativo de dicho mercado. Para esta estimación la entidad debe utilizar un período correspondiente a los últimos cinco (5) años de historia, y deberá ser actualizado de forma que la última observación utilizada en el cálculo se encuentre en los tres meses anteriores a la fecha del cálculo de la exposición a los riesgos de mercado a que hace referencia el presente numeral.

4.1.5.2. Determinación exposición total

Para el cálculo de la exposición al riesgo de precio de acciones deben sumarse los valores correspondientes al riesgo para cada mercado de acciones en que participe la entidad de acuerdo a lo estipulado en el subnumeral 4.1.5.1. Adicionalmente deben añadirse, cuando correspondan, los siguientes cargos correspondientes a las posiciones en opciones:

a) Para las entidades elegibles para la aproximación simplificada de tratamiento de opciones descrita en 4.1.7.1, la exposición resultante de las posiciones en opciones sobre acciones, o

b) Para las entidades que deban aplicar la metodología intermedia descrita en el numeral 4.1.7.2, los cargos correspondientes a los riesgos Gamma y Vega de dichas opciones.

Tabla 2

Factores de sensibilidad para el cálculo de riesgos de tasa de cambio, de UVR y de precio de acciones

MonedaFactor de sensibilidad
Dólar de Estados Unidos4.4%
Euro6%
Otras monedas8%
UVR0.77%
Riesgo general precio de acciones14.7%

Los factores consignados en la tabla 2 serán revisados por la SFC y podrán ser modificados si esta considera que los niveles establecidos no reflejan apropiadamente la sensibilidad de las posiciones expuestas a los riesgos allí contemplados.

4.1.6. Riesgo en inversiones realizadas en carteras colectivas.

Para las inversiones en fondos comunes de inversión, fondos de valores y fondos de inversión la exposición a riesgos de mercado de las entidades es calculada como el producto entre el factor de riesgo aplicable a dicho fondo y la posición invertida en él. El factor de riesgo aplicable corresponde a:

a) Cuando la sociedad administradora de la cartera colectiva esté supervisada por la SFC, y reporte la exposición a riesgos de mercado del fondo calculada de acuerdo a las disposiciones impartidas en el numeral 4.1 del presente capítulo, el factor de riesgo de dicho fondo corresponde a la razón entre esta exposición y el valor del portafolio a la respectiva fecha.

b) En caso contrario, el factor de riesgo aplicable es igual a un catorce punto siete por ciento (14.7%), equivalente al cargo asociado a las posiciones más riesgosas contempladas en el modelo estándar (acciones).

4.1.7. Tratamiento de las posiciones en opciones.

Las entidades vigiladas deben seguir una de las dos aproximaciones que se describen a continuación para incorporar sus posiciones en opciones en el cálculo de los requerimientos de capital por riesgos de mercado.

Para los casos en que la entidad tenga registradas solamente posiciones largas en opciones, puede utilizar la aproximación simplificada descrita en el numeral 4.1.7.1. Aquellas entidades que posean posiciones cortas en opciones deben utilizar la aproximación intermedia descrita en el numeral 4.1.7.2.

4.1.7.1. Aproximación simplificada.

En la aproximación simplificada, la exposición a los riesgos de mercado corresponde a la suma de las exposiciones individuales calculadas como el menor valor entre:

a) El producto entre el valor razonable (“fair value”) del instrumento subyacente y el factor de sensibilidad relevante (tablas 1 y 2 ).

b) El valor de mercado de la opción, de acuerdo con la metodología especificada en el capítulo XVIII.

El resultado del cálculo anterior debe ser sumado al módulo correspondiente (4.1.2 a 4.1.6).

4.1.7.2. Aproximación intermedia.

En la aproximación intermedia el cargo de capital asociado a las posiciones en opciones es calculado a partir de los factores de sensibilidad (“Griegas”) delta, gamma y vega de acuerdo a lo estipulado en los siguientes incisos:

a) Posición delta ponderada

Bajo está aproximación la posición delta ponderada de las opciones está sujeta a los requerimientos de capital descritos en los numerales 4.1.2 a 4.1.6 dependiendo de los cargos aplicables al subyacente de la opción.

b) Riesgo Gamma

Para cada opción, un impacto gamma deberá ser calculado como:

 

Donde:

VS:Variación del valor del subyacente
Gamma:Cambio del factor delta ante un cambio de una unidad en el valor del subyacente.

La variación en el valor del subyacente corresponde al factor de sensibilidad de la banda correspondiente en la tabla 1 cuando el subyacente sea un título de deuda o una tasa de interés. Para las opciones en acciones, la variación en el valor del subyacente es el factor de ponderación correspondiente según lo estipulado en 4.1.5. Para las posiciones en moneda extranjera o divisas, el cambio en el valor del subyacente es el estipulado en la tabla 2 según corresponda.

Posteriormente, las posiciones en opciones se agruparán según el instrumento subyacente, como se explica a continuación:

1. Por banda en las escaleras de duración modificada en el caso de opciones con subyacentes expuestos a riesgo de tasa de interés.

2. Por mercado nacional en el caso de opciones con subyacentes expuestos a riesgo de cambios en el precio de acciones.

3. Por moneda en el caso de opciones con subyacentes expuestos a riesgo de tasa de cambio.

Para cada grupo se calcula un impacto gamma neto, como la suma de los impactos gamma de todas las posiciones en la agrupación. Para el cálculo de los requerimientos de capital solamente se tienen en cuenta, en valor absoluto, los impactos gamma netos negativos.

c) Riesgo Vega

El riesgo vega refleja la sensibilidad del valor de las posiciones en opciones con respecto a cambios en la volatilidad del valor del instrumento subyacente. El cargo de capital correspondiente a este tipo de riesgo es calculado como la suma de los impactos vega de cada opción.

Estos impactos se calculan aplicando a la volatilidad del valor subyacente asociado un cambio de 25% positivo o negativo según sea la posición (corta o larga), sobre el factor vega correspondiente.

El factor vega correspondiente mide el cambio del valor de la opción ante un cambio unitario en la volatilidad del valor del instrumento subyacente.

Para el cálculo de los factores de sensibilidad delta, gamma y vega, así como de las volatilidades de los subyacentes que se utilicen en el cálculo del riesgo vega, las instituciones financieras deben aplicar metodologías concordantes con los modelos para la valoración de dichos instrumentos, de acuerdo a lo estipulado en el capítulo XVIII de la presente circular.

4.1.8. Cálculo exposición total a los riesgos de mercado con el modelo estándar.

Con el fin de calcular la exposición total a los riesgos de mercado, las entidades a que hace referencia el presente numeral deben sumar las exposiciones obtenidas para cada uno de los módulos de la metodología estandarizada, de acuerdo a lo descrito en los subnumerales 4.1.2 a 4.1.6.

El monto obtenido siguiendo este procedimiento, corresponde a los riesgos de mercado aplicables al cálculo de la relación de solvencia de los establecimientos de crédito de acuerdo a lo estipulado en el artículo 2º del Decreto 1720 de 2001. De forma análoga, el valor obtenido computa en la relación de solvencia de las sociedades comisionistas de bolsa de valores de acuerdo a lo estipulado en el artículo 2.2.1.2 de la Resolución 400 de 1995, en su versión modificada por la Resolución 513 de 2003 de la Sala General de la Superintendencia de Valores.

4.2. Reglas relativas a la medición de riesgos de mercado a través de modelos internos para establecimientos de crédito y sociedades comisionistas de bolsa.

Los establecimientos de crédito y las sociedades comisionistas de bolsa quienes de acuerdo con lo señalado en el presente capítulo puedan adoptar modelos internos para la medición de los riesgos de mercado, deben tener en cuenta en su diseño los parámetros mínimos establecidos en el presente numeral y someterlos a revisión previa de la SFC, de acuerdo con lo establecido en el numeral 4.2.2 del presente capítulo.

En todo caso, hasta tanto no cuenten con modelos internos no objetados por la SFC, tales entidades deben utilizar el modelo estándar para la medición de sus exposiciones a los riesgos de mercado.

Sin perjuicio de lo anterior, todas las entidades a que se refiere este numeral deben estar en capacidad de reportar el valor que resultaría de calcular la exposición a riesgos de mercado utilizando la metodología estandarizada.

4.2.1. Reglas relativas a la presentación de modelos internos a la Superintendencia Financiera de Colombia.

Para poder someter sus modelos internos a consideración de esta superintendencia las entidades deberán haber solicitado y obtenido de la SFC la no objeción sobre la observancia de las reglas del capítulo XX de la presente circular, así como las contempladas en el numeral 3º del presente capítulo.

Las sociedades comisionistas de bolsa de valores y otras entidades quienes se encontraban sometidas a inspección y vigilancia de la Superintendencia de Valores, deberán cumplir con las instrucciones previstas en el capítulo XX de la Circular Externa 100 de 1995 (Circular Básica Financiera y Contable), la cual les será aplicable en dicho evento para poder cumplir con la condición prevista en el presente numeral.

Una vez obtenida la no objeción a que hace referencia el inciso anterior, la entidad podrá someter a revisión de la SFC su modelo interno. La solicitud de revisión que se remita a la SFC debe estar acompañada de los siguientes documentos:

a) Una descripción detallada y específica de los modelos de valoración empleados para cada instrumento, con las fórmulas matemáticas empleadas en cada caso y de un ejemplo numérico. Así mismo, deben describirse los cambios o adaptaciones que la entidad haya realizado a las metodologías comúnmente empleadas por el mercado.

b) Una descripción del modelo empleado para la medición de riesgos, de su base teórica, de los parámetros empleados y de la forma en que el modelo agrega los diferentes riesgos.

c) Las series de datos de los valores en riesgo estimados y de los realmente observados para cada factor de riesgo.

d) Los resultados de las pruebas de desempeño (back testing) realizadas durante los últimos seis (6) meses.

e) Información detallada de las personas encargadas de la medición y control de riesgos y de su posición dentro de la organización, incluyendo su formación académica y su experiencia profesional.

f) Una descripción detallada de la estructura de límites y de su estado de utilización durante el último año.

g) Una descripción de los cambios importantes que a nivel estratégico o estructural se hayan presentado en los dos años anteriores y de aquellos que se planea introducir durante el año siguiente a la solicitud.

En caso de no ser posible reportar la información mencionada en el literal d) o cuando la SFC lo considere necesario, se efectuará un seguimiento a las pruebas de desempeño por un período de seis (6) meses, durante los cuales el modelo no podrá ser utilizado para el cálculo de los requerimientos de capital correspondientes a la exposición de riesgo de mercado.

4.2.2. Estándares cuantitativos.

Cualquiera sea el modelo que se adopte, el mismo debe cumplir con los siguientes estándares de tipo cuantitativo:

a) El modelo debe capturar los principales factores de riesgo a que se encuentre expuesta la entidad y considerar cuando menos los factores de riesgo contemplados en el modelo estándar.

b) El valor en riesgo debe ser calculado diariamente.

c) Para calcular el valor en riesgo debe utilizarse un intervalo de confianza de noventa y nueve por ciento (99%) de un extremo de la distribución.

d) El modelo debe emplear un cambio en los precios para un período de diez (10) días hábiles de negociación (trading); es decir, el período de tenencia a emplear por los modelos será de mínimo diez (10) días. Se pueden utilizar valores en riesgo calculados para un período de tenencia menor a diez (10) días, debiendo en todo caso escalarlos por la raíz cuadrada del múltiplo correspondiente.

e) Para la estimación de los parámetros estadísticos empleados por los modelos se debe considerar un período de observación efectivo de por lo menos un (1) año. Para los casos en que la periodicidad de las series no sea diaria, se deben considerar por lo menos doscientos cincuenta (250) observaciones.

f) Para la estimación del valor en riesgo se pueden adoptar tanto enfoques paramétricos como no paramétricos (Simulaciones históricas, simulaciones de Monte Carlo, etc.)

g) Las bases de datos requeridas para la estimación deben estar permanentemente actualizadas. (por lo menos una vez cada tres meses).

h) Los modelos utilizados deben capturar adecuadamente los riesgos de mercado de posiciones en opciones teniendo en cuenta lo siguiente:

1. Deben capturar las características no lineales del precio de las posiciones.

2. Deben capturar la sensibilidad de estas posiciones a la volatilidad del valor del instrumento subyacente.

3. Los choques contemplados debe tener un horizonte mínimo de (diez) 10 días.

i) El modelo debe estar en capacidad de efectuar mediciones que contemplen escenarios extremos (stress testing) en los diferentes factores de riesgo. Así mismo, cuando se presenten cambios estructurales en el mercado que no estén reflejados adecuadamente en las series históricas empleadas, el modelo debe contemplar estos movimientos en los factores de riesgo.

j) En el caso del riesgo de precio de acciones de baja o ninguna bursatilidad o no inscritas en una bolsa de valores, el modelo debe emplear escenarios de stress debidamente documentados y basados en análisis propios de la entidad.

k) El modelo puede contemplar correlaciones entre los diferentes factores de riesgo y entre las principales categorías de riesgos (v.g. tasa de interés y tasa de cambio) siempre y cuando la metodología de estimación sea técnicamente consistente y las pruebas de desempeño (back-testing) corroboren los resultados obtenidos.

4.2.3. Pruebas de desempeño de los modelos internos.

Las pruebas de desempeño (back testing) de los modelos internos, que se señalan a continuación, tienen como propósito determinar la consistencia, precisión y confiabilidad de los valores en riesgo estimados, mediante la comparación de estos con las ganancias o pérdidas efectivamente realizadas.

Con base en los resultados que arrojen las pruebas de desempeño sobre la precisión y consistencia de los modelos internos de medición de riesgos la SFC podrá aumentar el factor multiplicativo usado para calcular el requerimiento de capital con un factor de ajuste que corrija las debilidades encontradas, de modo que los resultados reflejen razonablemente el valor en riesgo de las entidades.

Las metodologías empleadas para la realización de las pruebas de desempeño así como los resultados de las mismas deben estar completamente documentadas y a disposición de la SFC.

4.2.3.1. Pruebas sucias.

Comparan los valores en riesgo estimados para el día T+1 usando el portafolio final del día T contra las pérdidas y ganancias efectivamente obtenidas al finalizar el día T+1. Se denominan pruebas sucias porque comparan dos valores derivados de portafolios diferentes.

4.2.3.2. Pruebas limpias.

Comparan los valores en riesgo estimados para el día T+1 usando el portafolio final del día T contra las pérdidas y ganancias que se hubieran presentado en el día T+1 de haber mantenido el mismo portafolio final del día T. Estas pruebas eliminan el efecto de las actividades de negociación ocurridas durante el día.

4.2.3.3. Periodicidad.

Las entidades vigiladas, según corresponda, deben estar en capacidad de efectuar pruebas sucias con una periodicidad diaria y pruebas limpias con una periodicidad semanal.

4.2.4. Combinación de los modelos internos y la metodología estándar.

Las entidades podrán utilizar una combinación entre sus modelos internos y la metodología estándar para medir su exposición a riesgo de mercado. Para lo anterior, deberán tener en cuenta las siguientes consideraciones:

a) Solo una de estas aproximaciones metodológicas podrá ser utilizada para cada uno de los módulos contemplados en el numeral 4.1.

b) Las entidades deberán surtir el procedimiento descrito en el caso de la implementación de un modelo interno.

c) Todos los módulos deberán ser cubiertos por una u otra aproximación.

d) No se podrán realizar correlaciones entre los módulos calculados bajo la aproximación estándar y aquellos calculados con la aproximación de los modelos internos.

4.2.5. Cálculo exposición total a los riesgos de mercado con los modelos internos.

El valor en riesgo calculado diariamente por la entidad corresponderá a:

a) Si el modelo interno utilizado cubre, como mínimo, la totalidad de los módulos contemplados en el modelo estándar, el valor en riesgo corresponderá al monto obtenido de la estimación del modelo interno.

b) Si se utiliza una combinación de los modelos internos y la metodología estándar, el valor en riesgo corresponderá a la suma del monto obtenido de la estimación del modelo interno y los cargos correspondientes a los módulos cubiertos con la metodología estándar.

Sin perjuicio de lo anterior, para efectos del cálculo de la relación de solvencia de acuerdo a lo estipulado en el artículo 2º del Decreto 720 de 2001 o en el artículo 2.2.1.2 de la Resolución 400 de 1995, en su versión modificada por la Resolución 513 de 2003 de la Sala General de la Superintendencia de Valores, según corresponda la entidad utilizará el mayor valor entre:

a) El valor en riesgo calculado para el día anterior.

b) El promedio de los valores en riesgo calculados para los sesenta días hábiles anteriores. Para efectos del cálculo de este promedio, el valor en riesgo correspondiente a los módulos estimados a través de modelos internos deberá ser ajustado por el factor multiplicativo correspondiente.

El factor multiplicativo es igual a tres (3). En todo caso la SFC podrá aumentar dicho factor hasta un máximo de cuatro (4) de acuerdo a la evaluación que haga de la calidad de la gestión de riesgos financieros y de los resultados obtenidos de las pruebas de desempeño del modelo interno aplicado por la entidad.

El aumento en el factor multiplicativo es función del resultado de las pruebas de desempeño del modelo durante los últimos doscientos cincuenta (250) días hábiles (un año de observaciones):

Tabla 3

Ajuste en el factor multiplicativo para modelos internos

ZonaNúmero de excepcionesIncremento en el factor multiplicativo
Verde0 a 40
Amarilla50.40
60.50
70.65
80.75
90.85
Roja10 ó más1

El número de excepciones corresponde al número de días en los que la pérdida observada fue mayor a la pérdida estimada por el respectivo modelo.

Sin perjuicio de lo anterior, la SFC podrá exigir ajustes en el factor multiplicativo diferentes a los estipulados en la tabla 3 dependiendo de la evaluación general del sistema de administración de riesgos de mercado de la entidad.

El capital de las entidades autorizadas a utilizar modelos internos debe ser suficiente para satisfacer la relación de solvencia de forma diaria aun si los reportes de información tienen otra periodicidad.

4.3. Reglas relativas a la medición de riesgos de mercado aplicables a las sociedades fiduciarias, sociedades administradoras de fondos de pensiones y cesantía, entidades aseguradoras y sociedades de capitalización.

Las sociedades fiduciarias, sociedades administradoras de fondos de pensiones y cesantía, entidades aseguradoras y sociedades de capitalización deben realizar la medición de su exposición a riesgos de mercado utilizando el modelo a que se refiere el presente numeral, en las condiciones aquí indicadas.

En todo caso, las entidades a las que se refiere el presente numeral, deberán medir de forma independiente la exposición a riesgos de mercado para las posiciones de cada uno de los portafolios administrados de acuerdo con lo estipulado en el numeral 3.3.3.

4.3.1. Evaluación del riesgo de tasa de interés.

La metodología de medición de riesgo de tasa de interés que se describe a continuación tiene como propósito determinar el efecto de los cambios en la tasa de interés ya sea sobre el valor del capital o sobre el valor de los portafolios de inversión propios o ajenos, fondos o patrimonios autónomos que administran las entidades vigiladas de acuerdo con su objeto social.

Para tal fin, se utiliza el concepto de duración y se emplea un sistema de bandas de tiempo que permite considerar cambios no paralelos en la estructura a término de las tasas de interés.

Las entidades deben medir su exposición de manera separada para las posiciones en moneda legal, moneda extranjera y en unidades de valor real (UVR).

La medición del riesgo de tasa de interés para las posiciones denominadas en moneda extranjera debe efectuarse únicamente cuando los activos en moneda extranjera más la sumatoria de los derechos en operaciones en instrumentos derivados en moneda extranjera representen más de un tres por ciento (3%) del total de los activos, o cuando los pasivos en moneda extranjera más la sumatoria de las obligaciones en operaciones en instrumentos derivados en moneda extranjera representen más de un tres por ciento (3%) del total de los activos.

La evaluación del riesgo de tasa de interés para las posiciones expresadas en UVR debe realizarse únicamente cuando las posiciones en activos o pasivos denominadas en UVR representen más del tres por ciento (3%) del total de los activos.

4.3.1.1. Metodología para la medición del riesgo de tasa de interés

La medición del riesgo de tasa de interés se efectúa a través del método de duración, según se indicó en el numeral 4.1. Esta metodología permite determinar la sensibilidad de los flujos de un instrumento financiero de renta fija a diferentes escenarios de tasa de interés.

4.3.1.1.1. Aplicación del método de duración

Para efectos de la evaluación del riesgo de tasa de interés, se deberá utilizar el método de duración siguiendo los lineamientos y condiciones explicadas anteriormente en el numeral 4.1.2.1.1.

4.3.1.1.2. Cálculo del valor en riesgo (VeR) de los instrumentos definidos anteriormente

Con base en las duraciones individuales para las posiciones activas o pasivas atadas a tasas fijas o variables, se deben calcular los valores en riesgo correspondientes. Para cada posición, se debe calcular el valor en riesgo definido como el cambio en el valor del instrumento como respuesta a cambios de la tasa de interés:

 

Donde:

:
Cambio en el valor de la posición i
DURi :Duración de la posición i
:
Variación máxima probable en la tasa de interés (expresada en términos absolutos)
Y:Rentabilidad o costo de mercado de la posición i (tasa efectiva anual)
VPi:Valor presente de los flujos de la posición i

En el caso de instrumentos pactados en UVR y en moneda extranjera, se debe seguir el mismo procedimiento descrito anteriormente con la diferencia de que el cálculo del valor en riesgo se debe calcular en UVR y moneda extranjera respectivamente y los resultados obtenidos se convertirán a moneda legal utilizando el valor de la unidad o el tipo de cambio de la moneda en el día de la evaluación.

4.3.1.1.3. Reglas especiales de medición del riesgo de tasa de interés respecto de forwards y swaps.

a) Evaluación del riesgo de tasa de interés en forwards sobre tasas de interés (fra)

Un contrato forward de tasa de interés asegura una tasa de interés para un período específico de tiempo en una fecha futura determinada. De esta manera, una posición larga en un contrato forward para asegurar una tasa de interés de un plazo de seis meses dentro de seis meses (forward 6x12) es equivalente a una posición corta sobre una tasa de interés de corto plazo (vg. préstamo de efectivo por seis meses) para invertir su equivalente en una tasa de interés de largo plazo (vg. invertir por doce (12) meses). Así mismo, una posición corta en el mismo contrato es equivalente a una posición corta sobre tasa de interés de largo plazo (vg. préstamo de efectivo por doce (12) meses) y una posición larga de tasa de interés de corto plazo (vg. invertir por seis (6) meses).

En estos casos, la evaluación del riesgo de tasa de interés se debe efectuar sobre las dos posiciones (tasas de interés de corto y largo plazo) como se describe a continuación:

• Se deben clasificar cada una de las dos posiciones en la banda de tiempo correspondiente en el renglón previsto para las posiciones largas o cortas. La posición larga debe tener signo positivo y la posición corta signo negativo.

• Se debe calcular el valor presente y la duración de las dos posiciones de acuerdo con lo definido en el literal 4.1.2.1.1.

• Se debe calcular el valor en riesgo de cada posición teniendo en cuenta las variaciones máximas probables correspondientes de acuerdo con lo definido en el numeral 4.3.1.1.2.

b) Evaluación del riesgo de tasa de interés en forwards sobre títulos

Un contrato forward sobre títulos asegura un precio, bien sea de compra o de venta, para adquirir o vender un título en una fecha futura determinada. Una posición larga en un contrato forward sobre un título (compra futura de un título), es equivalente a una posición corta en un título de descuento con un plazo igual al tiempo remanente hasta el cumplimiento del contrato con un valor nominal igual al precio de compra pactado, y una posición larga en el título subyacente.

Por otra parte, una posición corta en un contrato forward (venta futura de un título) es equivalente a una posición larga en un título con plazo igual al tiempo remanente hasta el cumplimiento del contrato con un valor nominal igual al precio pactado y una posición corta en el título objeto del contrato.

En ambos casos se debe definir el tratamiento que tendrán los cupones que pague el título subyacente antes de la fecha de vencimiento del contrato.

En estos casos, la evaluación del riesgo de tasa de interés se debe efectuar sobre las dos posiciones como se describe a continuación:

• Se deben clasificar los flujos de caja asociados con cada una de las posiciones en las bandas de tiempo correspondientes y en los renglones previstos para las posiciones largas o cortas. La posición larga debe tener signo positivo y la posición corta signo negativo.

• Se debe calcular el valor presente y la duración de las posiciones clasificadas en cada banda de tiempo de acuerdo con lo definido en el literal 4.1.2.1.1.

• Calcule el valor en riesgo de cada posición para cada banda de tiempo teniendo en cuenta las variaciones máximas probables correspondientes de acuerdo con lo definido en el numeral 4.3.5.

c) Evaluación del riesgo de tasa de interés en swaps de tasa de interés (irs)

Los swaps de tasas de interés se deben tratar como una combinación de instrumentos pactados a tasa variable y fija. De esta manera, una posición larga en un swap de tasas de interés es equivalente a una posición corta en un bono pactado a tasa fija y una posición larga en un bono pactado a tasa variable. Igualmente, una posición corta en un swap de tasas de interés es equivalente a una posición larga en un bono pactado a tasa fija y una posición corta en un bono pactado a tasa variable. En este caso, el valor de los bonos es igual al valor nominal del contrato.

En estos casos, la evaluación del riesgo de tasa de interés se debe realizar por separado para las dos fracciones del swap, siguiendo la metodología definida para el cálculo de riesgo para posiciones en instrumentos pactados a tasas fijas y tasas variables respectivamente.

La evaluación del riesgo de tasa de interés se debe efectuar sobre las dos (2) posiciones tal y como se describe a continuación:

• Se deben clasificar los flujos de caja asociados con el instrumento de tasa fija en las bandas de tiempo correspondientes y en los renglones previstos para las posiciones largas o cortas y calcular su valor presente y duración. La posición larga deberá tener signo positivo y la posición corta signo negativo.

• Se debe calcular la duración y el valor presente del instrumento pactado a tasa variable según lo definido en el literal a) del presente numeral y se debe clasificar en la banda de tiempo contentiva de la duración estimada.

• Se debe calcular el valor en riesgo de cada posición para cada banda de tiempo teniendo en cuenta las variaciones máximas probables correspondientes de acuerdo con lo definido en el numeral 4.3.5.

4.3.2. Evaluación del riesgo de tasa de cambio.

4.3.2.1. Regla general.

La medición del riesgo de tasa de cambio debe efectuarse siguiendo los pasos que se describen a continuación y utilizando el formato previsto para este propósito:

• Se debe establecer la posición neta en cada divisa, entendida esta como la diferencia entre la suma de las posiciones activas y la suma de las posiciones pasivas denominadas o indexadas a cada divisa. Los derechos originados en contingencias deudoras se deben considerar como posiciones activas y las obligaciones originadas en contingencias acreedoras como posiciones pasivas.

Los contratos forward de compra de divisas se deben considerar como posiciones activas y los contratos forward de venta de divisas como posiciones pasivas.

En el caso de opciones sobre divisas, la posición equivalente en cada divisa debe ser igual al delta de la opción multiplicado por el valor nominal del contrato. Las posiciones largas en opciones de compra (compra de un call) y las posiciones cortas en opciones de venta (venta de un put) sobre divisas se deben considerar como operaciones activas y las posiciones largas en opciones de venta (compra de un put) y las posiciones cortas en opciones de compra (venta de un call) sobre divisas se deben considerar como operaciones pasivas.

De esta manera, la posición neta en cada divisa se debe calcular como:

 

Donde:

PNj:Posición neta en la divisa j, donde j=1,..., m
PAj:Posición activa, incluyendo contingencias deudoras, en la divisa j.
FCj:Nominal de los contratos forward de compra de divisas, en la divisa j.
:
Valor equivalente de las posiciones largas en opciones de compra (largo call) y de las posiciones cortas en opciones de venta (corto put) en la divisa j. El valor equivalente será igual al delta de las opciones multiplicado por el valor nominal de los contratos.
PPj:Posición pasiva, incluyendo contingencias acreedoras, en la divisa j.
FVj:Nominal de los contratos forward de venta de divisas, en la divisa j
:
Valor equivalente de las posiciones largas en opciones de venta (largo put) y de las posiciones cortas en opciones de compra (corto call) en la divisa j. El valor equivalente será igual al delta de las opciones multiplicado por el valor nominal de los contratos.
m:Número de divisas.

• Se deben convertir a moneda legal cada una de las posiciones netas calculadas utilizando las tasas de cambio vigentes para las respectivas monedas, de la siguiente manera:

 

Donde:

PNLj:Valor en moneda legal de la posición neta j.
PNj:Posición neta en la divisa j.
Ej:Tasa de cambio para la divisa j.

• Se deben estimar las máximas pérdidas probables derivadas de variaciones en las tasas de cambio de cada divisa, mediante la multiplicación de cada posición neta expresada en moneda legal por la variación máxima probable en la tasa de cambio correspondiente, de la siguiente manera:

 

Donde:

:
Cambio en el valor de la posición neta en la divisa j.
PNLj:Valor en moneda legal de la posición neta en la divisa j.
:
Variación máxima probable en la tasa de cambio de la divisa j

La evaluación del riesgo de tasa de cambio para cada divisa debe efectuarse únicamente cuando las posiciones activas o las posiciones pasivas en la respectiva divisa sean superiores al tres por ciento (3%) de los activos totales de la entidad. Para efectos de determinar las posiciones activas y pasivas deben considerarse los contratos forward y los valores equivalentes de las opciones.

4.3.2.2. Regla especial aplicable a la evaluación del riesgo en forwards sobre divisas

Una posición larga en un contrato forward sobre divisas (compra futura de divisas) es equivalente a un portafolio compuesto por una posición larga en la divisa objeto del contrato, una inversión en moneda extranjera y un préstamo en moneda local. Por otra parte, una posición corta en un contrato forward (venta futura de divisas) es equivalente a un portafolio compuesto por una posición corta en la divisa objeto del contrato, una inversión en moneda local y un préstamo en moneda extranjera.

Por lo tanto, este tipo de contratos está afectado por tres factores de riesgo: el tipo de cambio de la divisa, la tasa de interés extranjera y la tasa de interés doméstica.

La medición del riesgo de mercado de estos instrumentos se realizará mediante el siguiente procedimiento:

• Se debe calcular el valor presente y la duración de las posiciones sujetas a riesgo de tasa de interés en moneda legal y clasificarlos en la unidad de captura y banda de tiempo correspondientes en el formato previsto para la medición de riesgo de tasa de interés en moneda legal.

• Se debe calcular el valor presente y la duración de las posiciones sujetas a riesgo de tasa de interés en moneda extranjera y clasifíquelos en la unidad de captura y banda de tiempo correspondientes en el formato previsto para la medición de riesgo de tasa de interés en moneda extranjera.

• Se debe clasificar la posición en moneda extranjera (nominal del contrato) en el formato para la evaluación del riesgo de tasa de cambio en las columnas definidas según se trate de contratos de compra o venta de divisas.

• Para cada caso se deben determinar los valores en riesgo de cada posición aplicando los procedimientos definidos en los literales a) y b) del numeral 4.3.1.1.3, y en el numeral 4.3.2.

4.3.3. Evaluación del riesgo de cambios en la cotización de la UVR.

El valor en riesgo por cambios en la cotización de la UVR de los activos y pasivos denominados en esta unidad debe determinarse de la siguiente manera.

• Se debe establecer la posición neta de la entidad en UVR como la diferencia entre los activos y pasivos denominados en esta unidad.

• Se debe convertir a moneda legal la posición neta en UVR empleando el valor de la unidad vigente en la fecha de evaluación.

• Se debe estimar el valor en riesgo mediante la multiplicación de la posición neta expresada en moneda legal por la variación máxima probable en el valor de la UVR.

4.3.4. Evaluación del riesgo de cambios en el precio de acciones.

El valor en riesgo por cambios en el precio de las acciones de media y alta bursatilidad en las cuales la entidad mantenga posiciones se determinará mediante la aplicación de la variación máxima probable al valor en libros de las respectivas posiciones. La variación máxima aplicada corresponderá a la volatilidad del índice de precios de la Bolsa de Colombia estimada por la SFC.

De esta manera, el valor en riesgo para las posiciones en acciones de media y alta bursatilidad será igual a:

 

Donde:

VeR AccionesB:Valor en riesgo por variación en el precio de acciones de acciones de media y alta bursatilidad.
Pos AccionesB:Valor en libros de las posiciones en acciones de media y alta bursatilidad que mantenga la entidad.
:
Variación máxima probable en los precios de acciones.

Para las demás posiciones en acciones, baja o ninguna bursatilidad o no inscritas en bolsa, los valores en riesgo de precio se estimarán de la siguiente manera:

 

Donde:

VeR accionesNB:Valor en riesgo por variación en el precio de acciones de baja o ninguna bursatilidad o de no inscritas en bolsa.
Pos accionesNB:Valor en libros de las posiciones en acciones de baja o ninguna bursatilidad o de no inscritas en bolsa.
:
Variación máxima probable en los precios de las acciones.

4.3.5. Variaciones máximas probables.

Para el adecuado funcionamiento del Searm la SFC realiza estudios estadísticos para determinar la distribución estadística y las variaciones máximas probables de los factores de riesgo que se deben utilizar en el modelo estándar. Estas variaciones son suministradas periódicamente por la SFC.

Sin embargo, las variaciones máximas probables a emplear tanto en el modelo estándar como en los modelos internos pueden corresponder a escenarios extremos (stress-testing) que incorporen cambios en las condiciones de mercado que no estén reflejados adecuadamente en las series históricas de datos.

4.3.5.1. Variaciones máximas probables de las tasas de interés en moneda legal y moneda extranjera; y volatilidades en tipos de cambio y otros factores de riesgo

La SFC ha identificado quince (15) factores de riesgo que deben ser utilizados en la estimación del VeR de las entidades financieras. Un factor de riesgo es una variable del mercado con características particulares que la diferencian de otras, cuya variación genera un cambio en el valor de mercado de un instrumento financiero.

En las tablas 4.a y 4.b, se relacionan los factores de riesgo que afectan las posiciones activas y pasivas del libro bancario y de tesorería, discriminando para cada factor el período de estudio (muestra), la fuente de la información y el procedimiento mediante el cual se estimó la variación máxima probable o volatilidad de estos, tanto para diez (10) días como para un año, junto con sus respectivos valores.

Tabla 4.a

Código del factor FFactorPeríodo de estudioFuenteProcedimientoVariación 10 díasVariación 1 año
1DTF1984-2003BRMontecarlo30126
2Tasa de repos1999-2003SBCMontecarlo250 
3Tasa interbancaria1999-2003SBCMontecarlo135 
4Tasa real2000-2003SBCMontecarlo 12.4
5Libor1998-2003BRLognormal6.8641.18
6Tasa crédito consumo1999-2003SBCMontecarlo222 
7Money Market USD1999-2003FLARLognormal12 
8Tasa de TES1999-2003BVCMontecarlo150250

Tabla 4.b

Código del Factor FFactorPeríodo de estudioFuenteProcedimientoVolatilidad 10 díasVolatilidad 1 año
9UVR1993-2003BRMontecarlo 3.9%
10TRM1998-2003SBCMontecarlo2.63% 
11Euro2000-2003BRLognormal5.45% 
12Yen1998-2003BRLognormal5.18% 
13IGBC1994-2003BVCLognormal6%9%
14Rentabilidad-FCO2000 -2003SBCGARCH (1.1)12.06% 
15DJIA1998-2003Yahoo financeGARCH (1.1)3.70% 

SBC:Superintendencia Bancaria de Colombia
B.R.:Banco República
IGBC:Índice general de la bolsa de Colombia
FLAR:Fondo Latino Americano de Reserva
BVC:Bolsa de Valores de Colombia
FCO:Fondo común ordinario
DJIA:Dow Jones industrial average

Las variaciones máximas probables de las tasas de interés se expresan en términos de puntos básicos. Las volatilidades de los tipos de cambio y otros índices se expresan en términos porcentuales.

Con el propósito de establecer el procedimiento de estimación del riesgo total de la entidad, es necesario definir el factor de riesgo que afecta cada una de las posiciones reportadas en los formatos 269, 270 y 271. Para tal fin el instructivo de los formatos 269, 270 y 271 contiene los factores de riesgo que afectan cada una de las posiciones. Las variaciones máximas probables y las volatilidades descritas en las tablas 1.a y 1.b deben aplicarse conforme a lo establecido en el instructivo de los formatos 269, 270 y 271, para obtener el valor en riesgo (VeR) de que trata el numeral 4.3.1.1.2 del presente capítulo.

Las variaciones máximas probables para los factores de riesgo 2, 8 y 13 en 10 días y las volatilidades para los factores de riesgo 8, 9 y 13 en 1 año han sido subestimadas con respecto a los valores reales calculados por la Superintendencia Bancaria de Colombia y presentados en el instructivo de los formatos 269, 270 y 271 variaciones máximas probables y volatilidades reales para los factores de riesgo de los formatos 269, 270 y 271. Los valores de las tablas 1.a y 1.b se ajustarán paulatinamente hacia sus valores reales. Lo anterior, con el ánimo de dar gradualidad a la aplicación de los requisitos de capital expuestos en el Decreto 1720 de 2001.

4.3.6. Agregación de los valores en riesgo.

El modelo estándar establecido por la SFC para la medición del riesgo de mercado es un modelo de factores. En este tipo de modelos, si el comportamiento de cada factor de riesgo no depende de los otros factores de riesgo (cero correlación), los valores en riesgo elevados al cuadrado para cada factor se pueden sumar aritméticamente, y el valor en riesgo corresponderá a la raíz cuadrada de esta suma. En el caso contrario, y específicamente en el modelo estándar definido por la SFC, es necesario agregar los valores en riesgo de cada factor a través de la metodología que se describe en el presente numeral.

El método de agregación consiste en sumar los valores en riesgo originados por cada uno de los factores de riesgo de las tablas 1.a y 1.b del presente capítulo, teniendo en cuenta la correlación que existe entre estos. Para ello, a continuación se explica el procedimiento a seguir para la agregación del VeR de cada factor de riesgo, la obtención de las correlaciones entre los factores de riesgo y la suma de los valores en riesgo teniendo en cuenta dichas correlaciones.

En general, el método de agregación se puede resumir en 2 pasos:

• Suma aritméticamente los VeR que se originen por un mismo factor de riesgo.

• Agregación de los VeR haciendo uso de la matriz de correlaciones.

4.3.6.1. Suma aritmética de los VeR de cada factor de riesgo (suma de los valores en riesgo de un mismo factor de riesgo).

• Riesgo de tasa de interés moneda legal y moneda extranjera (Formato 329).

Se debe obtener un VeR por cada uno de los renglones del formato 329, sumando para cada uno de los renglones, los VeR reportados en la última columna de cada banda de tiempo.

(1) 

Donde:

n:Número de bandas de tiempo del formato.
r:Renglón del Formato 329 en el cual se está haciendo la sumatoria.
:
Valor en riesgo del renglón r correspondiente a la banda de tiempo i.
:
Corresponde al valor en riesgo total del renglón r, es decir, la sumatoria aritmética de los valores en riesgo de las bandas del renglón r (
).

Al culminar este paso se debe tener un valor en riesgo para cada uno de los renglones del formato.

• Riesgo de tasa de interés unidades de valor real (Formato 330).

En este formato no se reporta información por bandas de tiempo, es decir, se reporta un solo VeR por cada renglón. Por lo tanto, el valor en riesgo de cada renglón es el que se reportó en la última columna del formato 330.

• Riesgo de precio (Formato 331).

En este formato no se reporta información por bandas de tiempo, es decir, se reporta un solo VeR por cada renglón. Por lo tanto, el valor en riesgo de cada renglón es el que se reportó en la última columna del Formato 331.

Al culminar este paso se debe tener un valor en riesgo para cada uno de los renglones de los formatos 329, 330 y 331.

• Agregación por cada factor de riesgo.

Una vez calculados los valores en riesgo por cada renglón (VeR r ) según la metodología en el presente numeral, se procede a sumar en forma separada los VeR r tanto del activo, como del pasivo y de los derivados y forwards generados por el mismo factor de riesgo de conformidad con el instructivo de los formatos 329, 330 y 331. Finalmente a la sumatoria de VeR del activo se le resta la sumatoria de VeR del pasivo y se le agrega la sumatoria de VeR r de los derivados y forward, obteniendo el valor en riesgo por el factor de riesgo en cuestión. Analíticamente, este conjunto de operaciones se puede describir de la siguiente manera:

(2) 

Donde:

:
Suma de los valores en riesgo originados por el factor de riesgo f del activo.
:
Suma de los valores en riesgo originados por el factor de riesgo f del pasivo.
:
Suma de los valores en riesgo originados por el factor de riesgo f de los derivados de tasa de interés y contratos forward sobre divisa.
:
Valor en riesgo total originado por el factor f.
f::Factor de riesgo

De esta manera se obtiene un valor en riesgo para cada factor de riesgo f (

).

4.3.6.2. Método de agregación (suma de los valores en riesgo de los diferentes factores de riesgo).

Un portafolio está compuesto por posiciones activas y pasivas que son afectadas por factores de riesgo. Estas posiciones tienen un valor en riesgo que depende de la volatilidad de los factores de riesgo que las afectan.

En teoría, los portafolios están construidos de tal manera, que la relación entre los instrumentos que lo componen hacen que el riesgo agregado del portafolio sea menor que la suma de los riesgos individuales. Esto se conoce como diversificación del portafolio.

Por lo anterior, la contribución de cada posición al riesgo del portafolio depende de la relación entre los diferentes factores de riesgo que lo componen.

Esta relación entre factores de riesgo puede ser medida a través del coeficiente de correlación

el cual refleja la dirección y magnitud de los movimientos de una variable con relación a otra.

El coeficiente de correlación

se encuentra entre -1 y 1. Cuando es igual a 0 se puede decir que los factores son independientes. Si toma un valor positivo los factores de riesgo tienden a moverse en la misma dirección. Si
toma un valor negativo los factores de riesgo tienden a moverse en direcciones opuestas.

Las correlaciones ayudan a diversificar el riesgo de un portafolio. Por esto se da el nombre de valor en riesgo “diversificado” a aquel que se calcula utilizando las correlaciones entre los factores de riesgo.

La correlación entre dos factores de riesgo k y l se calcula como:

(3) 

Donde:

:
Coeficiente de correlación entre los factores de riesgo k y l.
:
Covarianza entre el factor de riesgo k y el factor de riesgo l.
:
Desviación estándar del factor de riesgo k.
:
Desviación estándar del factor de riesgo l.

La covarianza puede estimarse a partir de las muestras de los factores de riesgo k y l como:

(4)

Donde:

:
Covarianza entre el factor de riesgo k y el factor de riesgo l.
:
Ocurrencia del factor de riesgo k.
:
Ocurrencia del factor de riesgo l.
:
Media muestral del factor de riesgo k.
:
Media muestral del factor de riesgo l.

La desviación de un factor se puede estimar a partir de la muestra del factor así:

(5) 

Donde:

:
Desviación del factor de riesgo k

T:Tamaño de la muestra.
:
Ocurrencia del factor de riesgo k.
:
Media muestral del factor de riesgo k.

Una vez determinada la correlación entre los diferentes factores de riesgo que componen el portafolio, se puede proceder a calcular el VeR diversificado.

El valor en riesgo de un portafolio puede estimarse como:

(6) 

Donde:

n:Número de factores de riesgo.
:
Valor en riesgo del factor de riesgo i.
:
Correlación entre el factor de riesgo i y el factor de riesgo j.
:
Valor en riesgo del portafolio que equivale a

Esta suma no solo contiene los valores en riesgo individuales (los cuales están representados en el primer sumando A de la ecuación 6) sino también todos los distintos productos cruzados (representados por el segundo término B de la ecuación 6).

Este cálculo puede representarse de manera mas abreviada usando notación vectorial. Para esto asumimos que los valores en riesgo de cada factor están organizados de la siguiente manera:

(7) 

Este es el vector de valores en riesgo (de dimensión n x 1) cuyos elementos representan cada uno de los valores en riesgo originados en los factores de riesgo definidos en la tabla 4. El vector transpuesto de valores riesgo (de dimensión 1 x n) equivale a un renglón con estos mismos valores.

(8)

De igual manera, la correlación entre los diferentes factores de riesgo se puede representar utilizando notación matricial. Para esto se organizan, en una matriz, las correlaciones entre los factores de riesgo tal como se muestra a continuación:

(9) 

Donde:

n :Número de factores de riesgo.
:
Factor de riesgo i.
:
Correlación entre el factor de riesgo i y el factor de riesgo j.

A continuación se expresa el valor en riesgo de la entidad como la multiplicación del vector transpuesto de valores en riesgo multiplicado por la matriz de correlaciones (una matriz de n x n) y esto multiplicado de nuevo por el vector de valores en riesgo.

(10)

Donde:

:
Vector de valores en riesgo transpuesto.
MC:Matriz de correlaciones
:
Valor en riesgo del portafolio que equivale a
.

Esto se puede expresar de la siguiente manera:

(11)

Donde:

n:Número de factores de riesgo.
:
Valor en riesgo correspondiente al factor f .
:
Correlaciones entre los factores de riesgo i y j.
:
Valor en riesgo del portafolio.

Así por ejemplo, si se tiene un portafolio cuyo valor solo depende de 3 factores de riesgo k, l y m, el valor en riesgo del portafolio se obtiene de la siguiente manera:

(12) 

Suponiendo que:

• Valor en riesgo por el factor de riesgo k (VeRk) es de $ 2.000.000

• Valor en riesgo por el factor de riesgo l (VeRl) es de $ 1.000.000

• Valor en riesgo por el factor de riesgo m (VeRm) es de $ 1.500.000

• Que la correlación entre los factores de riesgo k y l es de 1

• Que la correlación entre los factores de riesgo k y m es de 1

• Que la correlación entre los factores de riesgo l y m es de 1

 

En este caso, cuando las correlaciones entre los tres factores de riesgo es 1, es decir, que los factores tienden a moverse en la misma dirección, el valor en riesgo del portafolio equivale a la suma aritmética de los valores en riesgo de cada uno de los factores de riesgo.

Cuando las correlaciones entre los factores de riesgo no son exactamente 1 el valor en riesgo del portafolio no es igual a la suma aritmética de los valores en riesgo de cada uno de los factores que lo componen.

Por ejemplo, si se supone que:

• Valor en riesgo por el factor de riesgo k (VeR k ) es de $ 2.000.000

• Valor en riesgo por el factor de riesgo l (VeR l ) es de $ 1.000.000

• Valor en riesgo por el factor de riesgo m (VeR m ) es de $ 1.500.000

• Que la correlación entre los factores de riesgo k y l es de 0.5

• Que la correlación entre los factores de riesgo k y m es de -0.5

• Que la correlación entre los factores de riesgo l y m es de 0.1

 

 

En este caso, los valores se compensan a causa de las correlaciones, por lo tanto, el valor en riesgo del portafolio es menor que la suma aritmética de los valores en riesgo de cada uno de los factores de riesgo.

4.3.7. Matriz de correlaciones.

A continuación se da a conocer la matriz de correlaciones semidefinida positiva (1) entre los 15 factores de riesgo enumerados en las tablas 4.a y 4.b del presente capítulo.

Tabla 5

Factores de riesgo

 Matriz de correlaciones
DTFReposInterRealLiborConsMMTESUVRTRMEuroYenIGBCRFONDDJIA
DTF1.0000.9250.9480.8040.8420.9540.8440.6780.838-0.493-0.765-0.744-0.8620.8700.672
Repos0.9251.0000.9730.6120.8450.9610.8430.6470.860-0.270-0.579-0.555-0.8600.7760.566
Inter0.9480.9731.0000.6270.8570.9620.8580.6540.898-0.259-0.579-0.550-0.8320.7800.616
Real0.8040.6120.6271.0000.6130.6760.6170.4990.424-0.781-0.915-0.884-0.7120.7720.755
LIbor0.8420.8450.8570.6131.0000.8840.9990.6620.702-0.110-0.476-0.415-0.8740.6340.627
Cons0.9540.9610.9620.6760.8841.0000.8870.6440.871-0.285-0.624-0.592-0.8710.7960.612
MM0.8440.8430.8580.6170.9990.8871.0000.6540.706-0.112-0.478-0.413-0.8740.6310.634
TES0.6780.6470.6540.4990.6620.6440.6541.0000.573-0.272-0.519-0.503-0.6500.4930.385
UVR0.8380.8600.8980.4240.7020.8710.7060.5731.000-0.105-0.389-0.368-0.6940.6650.371
TRM-0.493-0.270-0.259-0.781-0.110-0.285-0.112-0.272-0.1051.0000.8770.8980.340-0.606-0.486
Euro-0.765-0.579-0.579-0.915-0.476-0.624-0.478-0.519-0.3890.8771.0000.9780.585-0.718-0.730
Yen-0.744-0.555-0.550-0.884-0.415-0.592-0.413-0.503-0.3680.8980.9781.0000.571-0.732-0.630
IGBC-0.862-0.860-0.832-0.712-0.874-0.871-0.874-0.650-0.6940.3400.5850.5711.000-0.718-0.523
RFOND0.8700.7760.7800.7720.6340.7960.6310.4930.665-0.606-0.718-0.732-0.7181.0000.501
DJIA0.6720.5660.6160.7550.6270.6120.6340.3850.371-0.486-0.730-0.630-0.5230.5011.000

4.3.8. Volatilidades y correlaciones de los factores de riesgo.

Las variaciones máximas probables, las volatilidades y las correlaciones de los distintos factores de riesgo se ajustarán cuando menos trimestralmente recogiendo los cambios estructurales en la dinámica del mercado.

5. Reglas relativas a los reportes de información a la SFC.

Los resultados de la medición de riesgos de mercado deben reportarse a la SFC con la periodicidad establecida en los formatos previstos para este propósito.

En el caso de existir alguna posición reportada, cuyo factor de riesgo natural no este incluido entre los quince (15) factores de riesgo señalados por la SFC, las entidades vigiladas deben especificar dicho factor de riesgo con sus correspondientes volatilidades o variaciones máximas probables y correlaciones en un reporte a convenir con esta superintendencia. La agregación de este nuevo factor en riesgo se debe realizar usando el procedimiento descrito en este capítulo.

6. Requerimientos especiales de la Superintendencia Financiera de Colombia.

La SFC podrá requerir a los establecimientos de crédito y a las sociedades comisionistas de bolsa de valores, quienes estén aplicando válidamente el modelo interno para la medición de riesgos de mercado, para que utilicen el modelo estándar para el cálculo de los riesgos de mercado, en los siguientes casos:

a) Cuando el modelo interno para la medición de riesgos de mercado no cumpla con las condiciones estipuladas en el numeral 4.2 de la presente circular;

b) Cuando el desempeño del modelo no permita una adecuada medición de los riesgos de mercado a los que se expone la respectiva entidad.

7. Glosario.

7.1. Libro de tesorería. Corresponde al conjunto de posiciones que la entidad mantiene con el objetivo de beneficiarse en el corto plazo de fluctuaciones del precio (inversiones negociables). Adicionalmente, para efectos de la medición de riesgos de mercado, también serán parte del libro de tesorería de las entidades a las que aplica esta norma, las inversiones disponibles para la venta en tanto estas son valoradas de manera análoga a las inversiones negociables disponibles para la venta y por ende son sensibles a fluctuaciones en las variables de mercado.

En este sentido, el libro de tesorería cobija la totalidad de las inversiones negociables y de las inversiones disponibles para la venta. Sin perjuicio de lo anterior, para el cálculo de los componentes de la exposición a riesgos de mercado de que trata el presente capítulo se podrán excluir las posiciones explícitamente contempladas en el cuerpo del numeral 4.1.

Sin perjuicio de lo anterior, para el caso de las sociedades fiduciarias todas las inversiones pertenecientes a los patrimonios autónomos o fondos que administran se considerarán como parte del libro de tesorería. Esta regla también aplica a los fondos de pensiones y de cesantía.

Así mismo, para el caso de las entidades aseguradoras y las sociedades de capitalización, solo las inversiones pertenecientes a las reservas técnicas se consideran parte del libro de tesorería.

7.2. Libro bancario: Corresponde al conjunto de posiciones en instrumentos financieros que mantiene la entidad en desarrollo de su actividad de intermediación financiera y prestación de servicios financieros.

Hacen parte del libro bancario posiciones tales como: la operación de captación de las entidades a través de cuentas corrientes y de ahorro, depósitos a término, bonos, etc.; la cartera de créditos; la constitución de avales y garantías; y, en general, cualquier operación autorizada que no esté clasificada como operación de tesorería, de acuerdo con lo definido en el numeral 7.1.

No obstante lo anterior, las entidades pueden elegir sí clasifican una posición en el libro de tesorería o en el libro bancario, cuando esta sea el resultado de una estrategia de negocio o de cobertura de la entidad que esté identificada y aprobada previamente por la junta directiva.

8. Régimen de transición.

Los establecimientos de crédito y las sociedades comisionistas de bolsa seguirán aplicando las reglas contenidas en el capítulo XXI de la Circular Externa 100 de 1995 de la Superintendencia Bancaria de Colombia (Circular Básica Financiera y Contable) y la Circular Externa 7 de 2003 de la Superintendencia de Valores, respectivamente hasta el primero (1º) de febrero de 2007.

Sin embargo, los establecimientos de crédito y las sociedades comisionistas de bolsa podrán someter a consideración de la SFC modelos internos para la medición de riesgos de mercado con base en las reglas establecidas en el numeral 4.2 del presente capítulo. En dicho caso, la SFC estudiará y decidirá la solicitud con base en lo dispuesto en el mencionado numeral. En el evento en que dichos modelos no sean objetados los mismos serán utilizados a partir de la fecha de la notificación de la decisión de la SFC.

(Nota: Derogada por la Circular Externa 9 de 2007 de la Superintendencia Financiera de Colombia)

____________________________________