CIRCULAR EXTERNA 34 DE 2006 

(Octubre 9)

Ref.: Determinación, contabilización, amortización y valuación del crédito mercantil adquirido y modificación del capítulo XVII de la Circular Externa 100 de 1995 proferida por la entonces Superintendencia Bancaria.

Este despacho en uso de sus facultades legales y en especial de las que le confieren los literales a y b del numeral 3º del artículo 326 del estatuto orgánico del sistema financiero y el numeral 9º del artículo 11 del Decreto 4327 de 2005, considera necesario instruir a las entidades vigiladas sobre la determinación, contabilización, amortización y valuación del crédito mercantil adquirido, así como modificar las instrucciones actualmente vigentes contenidas en el capítulo XVII de la circular básica contable y financiera (C.E. 100/95) proferida por la entonces Superintendencia Bancaria.

Las principales modificaciones que se introducen a las instrucciones contenidas en el capítulo citado son las siguientes:

a) Se amplía del plazo de amortización para el crédito mercantil adquirido de diez (10) a veinte (20) años.

b) Se modifica el sistema de amortización de lineal a exponencial.

c) Se solicita la valuación anual del crédito mercantil adquirido por parte de un experto con el propósito de que las entidades vigiladas reflejen la realidad económica del mismo.

d) La idoneidad e independencia del experto serán calificadas previamente por la Superintendencia Financiera de Colombia.

e) Se solicita revelar en las notas a los estados financieros los aspectos relevantes del concepto del experto y demás información que se considere necesaria.

f) No se permite el reconocimiento contable del crédito mercantil negativo como tampoco el adquirido entre entidades controlantes y controladas o subordinadas, o entre entidades que tengan un mismo controlante o controlantes en los términos de los artículos 260 y 261 de Código de Comercio, o entre aquellas entidades que conforman un grupo empresarial de acuerdo con lo previsto en los artículos 28 y siguientes de la Ley 222 de 1995.

Hoja 2

g) Se requiere la colaboración del revisor fiscal en los términos del numeral 3º del artículo 207 del Código de Comercio.

h) Se establece la obligación de mantener a disposición de la Superintendencia copia del estudio técnico realizado por el experto y de las evaluaciones anuales.

i) Por último se establece un régimen de transición para las entidades que a la vigencia de la presente circular registren crédito mercantil adquirido.

En virtud de lo anterior, mediante la presente circular se adoptan las siguientes instrucciones:

1. Determinación, contabilización, amortización y valuación del crédito mercantil adquirido.

La determinación, contabilización, amortización y valuación del crédito mercantil adquirido originado en inversiones de capital que de acuerdo con las normas vigentes sean permisibles y conlleven el control en los términos establecidos en los artículos 260 y 261 del Código de Comercio (modificados por los arts. 26 y 27 de la L. 222/95) deberá llevarse a cabo por parte de las entidades vigiladas atendiendo las siguientes instrucciones:

1.1. Definiciones.

a) Crédito mercantil adquirido

Es el exceso del costo de adquisición frente al valor del patrimonio contable de la adquirida.

b) Crédito mercantil negativo

Es todo exceso del valor del patrimonio contable de la adquirida sobre el costo de adquisición.

c) Valor razonable o valor justo

Es el importe por el cual podría ser intercambiado un activo o cancelado un pasivo, entre partes interesadas y debidamente informadas, en una transacción realizada en condiciones de independencia mutua, es decir, el valor razonable de mercado.

d) Unidad generadora de efectivo o línea de negocio

Es el grupo identificable de activos más pequeño que genera entradas de efectivo a favor de la entidad que son, en buena medida, independientes de los flujos de efectivo derivados de otros activos o grupos de activos. En otras palabras, una unidad generadora de efectivo se asimila a la línea de negocio más pequeña que pueda identificarse en cada entidad; por ejemplo, dentro de la cartera de consumo podrían existir varias líneas como tarjeta de crédito, vehículos, libranzas, entre otras.

Hoja 3

e) Pérdida por deterioro del valor

Esta situación se presenta cuando el valor razonable de la línea de negocio es inferior al valor en libros de la misma.

f) Fecha de adquisición

Es la fecha en la cual la adquirente obtiene efectivamente el control sobre la adquirida en los términos de los artículos 260 y 261 del Código de Comercio.

1.2. Crédito mercantil adquirido.

1.2.1. Determinación.

La determinación del valor del crédito mercantil adquirido se hará en el momento en el cual la entidad obtenga efectivamente el control sobre la adquirida. Dicho valor debe ser distribuido en cada una de las líneas de negocio, las cuales deberán ser plenamente identificadas incluso a nivel contable.

En todo caso, no habrá lugar al reconocimiento del crédito mercantil adquirido cuando se trate de adquisiciones entre entidades controlantes y controladas o subordinadas, o entre entidades que tengan un mismo controlante o controlantes en los términos de los artículos 260 y 261 de Código de Comercio, o entre aquellas entidades que conforman un grupo empresarial de acuerdo con lo previsto en el artículo 28 y siguientes de la Ley 222 de 1995.

1.2.2. Identificación y valuación de las líneas de negocio.

Las líneas de negocios sobre las cuales se debe asociar el crédito mercantil adquirido deben estar plenamente determinadas e identificadas dentro de los activos de la entidad adquirida en el momento cero o de adquisición. Las líneas de negocio así determinadas se valorarán a precios de mercado en dicho momento y servirán de referencia para determinar a futuro si hay o no pérdida por deterioro de valor del crédito mercantil adquirido asociado a cada una de ellas.

Así mismo, si dentro de las opciones estratégicas posibles se define continuar operando con el negocio adquirido de manera independiente, las líneas de negocio continuarán identificables y valorables conforme a lo expresado en el párrafo anterior.

Si por el contrario se opta por la fusión, a partir de ese momento la valoración de las mismas líneas de negocio identificadas en el momento cero debe realizarse sobre los activos que resulten de la combinación de los estados financieros de la entidad adquirente y la adquirida respecto de los cuales se esperen beneficios de las sinergias y potencialización de los negocios. Este nuevo valor servirá de referencia para las actualizaciones de las valuaciones posteriores.

No obstante, si dada la particularidad de alguna línea de negocio, es factible continuar con su identificación inicial, esta seguirá valorándose de acuerdo a lo previsto en los dos primeros párrafos de este numeral.

Hoja 4

En cualquiera de los casos anteriores no habrá lugar a cambios o modificaciones posteriores a las líneas de negocio inicialmente determinadas.

En adición a lo anterior, anualmente o con mayor frecuencia, si las circunstancias de mercado así lo indican o, si la Superintendencia Financiera de Colombia así lo exige, tomando como referencia la fecha del momento cero o la de la fusión cuando esto suceda, la entidad debe valuar las líneas de negocio mediante métodos de reconocido valor técnico, valuación que debe ser adelantada por un experto cuya idoneidad e independencia será calificada previamente por esta superintendencia.

En caso en que se determine que las líneas de negocio han presentado pérdida por deterioro de su valor, ésta se debe reconocer inmediatamente en el estado de resultados como una amortización del crédito mercantil asociado a las mismas. Ello significa que en ningún caso se permitirá su diferimiento. De igual manera, si posteriormente la situación se torna contraria, las pérdidas registradas no se podrán revertir, así como tampoco se podrá incrementar el saldo del crédito mercantil adquirido.

Igualmente, si se conoce que alguna de las líneas de negocio ya no generará más beneficios futuros, la entidad debe proceder de inmediato a la amortización del crédito mercantil adquirido asignado a dicha línea de negocio, contra el estado de resultados.

1.2.3. Contabilización y amortización.

El crédito mercantil adquirido debe registrarse como un cargo diferido y se amortizará mensualmente afectando el estado de resultados durante un plazo de veinte (20) años, a menos que voluntariamente la vigilada opte por un período de amortización inferior.

La forma de determinar la amortización anual será de manera exponencial teniendo en cuenta la siguiente formulación:

y = e x/15

Donde:

x= Período de amortización en años (máximo 20 años)

Donde:

Y (%) = Valor y expresado en %

Al aplicar la formulación exponencial para el plazo máximo de 20 años dará el siguiente resultado:

Hoja 5

xyY (%)Porcentaje de amortización acumulado
11,072,47%2,47%
21,142,64%5,11%
31,222,82%7,93%
41,313,01%10,94%
51,403,22%14,16%
61,493,44%17,60%
71,593,68%21,29%
81,703,94%25,22%
91,824,21%29,43%
101,954,50%33,92%
112,084,81%38,73%
122,235,14%43,87%
132,385,49%49,36%
142,545,87%55,23%
152,726,28%61,51%
162,916,71%68,21%
173,117,17%75,38%
183,327,66%83,05%
193,558,19%91,24%
203,798,76%100,00%
 43,32100,00% 

Nota: El porcentaje de amortización a efectuar en cada año deberá dividirse en doce para determinar la alícuota mensual.

Cuando una entidad ya tenga el control y aumente su participación (en el entendido que válidamente registró crédito mercantil adquirido por la operación de adquisición), el crédito mercantil adquirido resultante de la nueva inversión se deberá amortizar en los términos del presente numeral. Igual situación se presenta en los procesos de fusión, en cuyo caso la entidad absorbente deberá continuar amortizando el crédito mercantil adquirido en los términos establecidos en la presente circular.

1.3. Informe del experto.

El informe del experto deberá considerar como mínimo los siguientes aspectos:

• Objetividad. Deberá efectuarse con base en criterios objetivos y datos comprobables.

• Veracidad de las fuentes. La información, índices, precios unitarios, curvas de depreciación o proyecciones que se utilicen deben provenir de fuentes verificables de reconocida profesionalidad.

• Transparencia: Deberá darse claridad respecto de todas las limitaciones y posibles fuentes de error en la metodología, en la información utilizada o en cualquier otro aspecto del trabajo realizado, así como revelarse todos los supuestos que se hayan tenido en cuenta.

Hoja 6

• Integridad y suficiencia: Los documentos que se produzcan como resultado de la valuación realizada deberán contener toda la información que permita a un tercero interesado conocer el valor actualizado del crédito mercantil adquirido y el alcance del concepto emitido, sin necesidad de recurrir a fuentes externas al texto.

Adicionalmente, el informe deberá incluir al menos los siguientes elementos:

• Identificación plena de las líneas de negocio.

• Asignación en cada línea de negocio del monto inicial del crédito mercantil adquirido.

• Criterios que se tuvieron en cuenta para evaluar cada una de las líneas de negocio indicando las metodologías utilizadas.

• Saldo del crédito mercantil adquirido asignado para cada línea de negocio, además de señalar expresamente la relación “precios de mercado” a” valor en libros”, en el momento cero, en la fusión —si la hubiere— y en las valuaciones o actualizaciones anuales posteriores.

1.3.1. Calidades del experto.

El experto que lleve a cabo la valoración deberá ser un profesional independiente sin ningún conflicto de interés con la entidad que contrate sus servicios y tener experiencia acreditada en el tema. En todo caso la idoneidad e independencia de la persona y/o entidad seleccionada serán calificadas previamente por la Superintendencia Financiera, para lo cual las entidades deberán enviar la siguiente información:

• Hoja de vida de la persona y/o entidad que realizará directamente el estudio, precisando sus calidades y experiencia.

• Certificados de estudio y de experiencia laboral y/o profesional.

• Declaración juramentada respecto a que carece de vínculos con el propietario de las líneas de negocio a valuar, su representante legal, socios con participación superior al 10% del capital social, beneficiarios reales o controlantes, o con los acreedores del propietario del activo valuado y que no tiene ningún interés, directo o indirecto, en el resultado del estudio de valoración o en sus posibles utilizaciones.

En todo caso la permanencia de esta persona y/o entidad como valuadores en la entidad vigilada no podrá superar los cinco años.

1.4. Revelación en notas a los estados financieros.

Las entidades vigiladas deben revelar como mínimo la siguiente información:

Hoja 7

• Descripción de la identificación de cada línea de negocio asociada al crédito mercantil adquirido.

• Detalle de la distribución inicial del crédito mercantil adquirido a cada una de las líneas de negocio.

• Método o métodos y estimaciones utilizadas para la valuación de las líneas de negocios.

• El importe de la pérdida por deterioro del valor reconocido por cada línea de negocio.

• Los eventos y circunstancias que han originado el reconocimiento de las pérdidas por deterioro del valor por cada línea de negocio y del crédito mercantil.

• Saldo inicial del crédito mercantil, amortización acumulada y saldo final.

• Aspectos relevantes del concepto del experto.

1.5. Mecanismo prudencial anticíclico.

En caso de que las entidades prevean un posible deterioro futuro de las líneas de negocio asociadas al crédito mercantil adquirido deberán acelerar la amortización del mismo, como una medida anticíclica ante posibles situaciones futuras adversas.

1.6. Crédito mercantil negativo.

Se debe registrar el valor de la negociación como costo de adquisición y en los períodos subsiguientes reflejar el efecto del ajuste de la inversión, teniendo en cuenta las previsiones del numeral 7.3.2 del Capítulo l de la Circular Externa 100 de 1995.

1.7. Otras disposiciones.

1.7.1. Régimen de Transición.

Las entidades que a la fecha de entrada en vigencia de esta circular presenten saldo en la cuenta de crédito mercantil, podrán continuar su amortización aplicando el sistema exponencial a que se refiere el numeral 1.2.3 por el período restante (diferencia entre el plazo de 20 años y el tiempo ya amortizado). Para ello deberán sujetarse a los requisitos establecidos en la presente circular.

1.7.2. Revisor fiscal.

En desarrollo del deber de colaboración indicado en el numeral 3º del artículo 207 del Código de Comercio, el revisor fiscal deberá informar a esta Superintendencia en forma inmediata, los resultados obtenidos de la labor de inspección realizada al crédito mercantil adquirido que podrían afectar en forma material los estados financieros de la adquirente.

1.7.3. Información a la Superintendencia Financiera.

Copia del estudio técnico que sustente el registro inicial del valor del crédito mercantil y de los incrementos en la participación, así como copia del estudio técnico que sustente las evaluaciones anuales deberán quedar a disposición de la Superintendencia Financiera de Colombia.

Hoja 8

2. Vigencias y derogatorias.

La presente circular rige a partir de la fecha de su publicación y modifica en su integridad el capítulo XVII de la Circular Externa 100 de 1995 expedida por la anterior Superintendencia Bancaria.

Se adjuntan las páginas correspondientes.

110000

050100

050300

CAPÍTULO XVII

Determinación, contabilización, amortización y valuación del crédito mercantil adquirido

La determinación, contabilización, amortización y valuación del crédito mercantil adquirido originado en inversiones de capital que de acuerdo con las normas vigentes sean permisibles y conlleven el control en los términos establecidos en los artículos 260 y 261 del Código de Comercio (modificados por los arts. 26 y 27 de la L. 222/95) deberá llevarse a cabo por parte de las entidades vigiladas atendiendo las siguientes instrucciones:

1. Definiciones.

a) Crédito mercantil adquirido

Es el exceso del costo de adquisición frente al valor del patrimonio contable de la adquirida.

b) Crédito mercantil negativo

Es todo exceso del valor del patrimonio contable de la adquirida sobre el costo de adquisición.

c) Valor razonable o valor justo

Es el importe por el cual podría ser intercambiado un activo o cancelado un pasivo, entre partes interesadas y debidamente informadas, en una transacción realizada en condiciones de independencia mutua, es decir, el valor razonable de mercado.

d) Unidad generadora de efectivo o línea de negocio

Es el grupo identificable de activos más pequeño que genera entradas de efectivo a favor de la entidad que son, en buena medida, independientes de los flujos de efectivo derivados de otros activos o grupos de activos. En otras palabras, una unidad generadora de efectivo se asimila a la línea de negocio más pequeña que pueda identificarse en cada entidad; por ejemplo, dentro de la cartera de consumo podrían existir varias líneas como tarjeta de crédito, vehículos, libranzas, entre otras.

e) Pérdida por deterioro del valor

Esta situación se presenta cuando el valor razonable de la línea de negocio es inferior al valor en libros de la misma.

f) Fecha de adquisición

Es la fecha en la cual la adquirente obtiene efectivamente el control sobre la adquirida en los términos de los artículos 260 y 261 del Código de Comercio.

2. Crédito mercantil adquirido.

2.1. Determinación.

La determinación del valor del crédito mercantil adquirido se hará en el momento en el cual la entidad obtenga efectivamente el control sobre la adquirida. Dicho valor debe ser distribuido en cada una de las líneas de negocio, las cuales deberán ser plenamente identificadas incluso a nivel contable.

En todo caso, no habrá lugar al reconocimiento del crédito mercantil adquirido cuando se trate de adquisiciones entre entidades controlantes y controladas o subordinadas, o entre entidades que tengan un mismo controlante o controlantes en los términos de los artículos 260 y 261 de Código de Comercio, o entre aquellas entidades que conforman un grupo empresarial de acuerdo con lo previsto en el artículo 28 y siguientes de la Ley 222 de 1995.

2.2. Identificación y valuación de las líneas de negocio.

Las líneas de negocios sobre las cuales se debe asociar el crédito mercantil adquirido deben estar plenamente determinadas e identificadas dentro de los activos de la entidad adquirida en el momento cero o de adquisición. Las líneas de negocio así determinadas se valoraran a precios de mercado en dicho momento y servirán de referencia para determinar a futuro si hay o no pérdida por deterioro de valor del crédito mercantil adquirido asociado a cada una de ellas.

Así mismo, si dentro de las opciones estratégicas posibles se define continuar operando con el negocio adquirido de manera independiente, las líneas de negocio continuarán identificables y valorables conforme a lo expresado en el párrafo anterior.

Si por el contrario se opta por la fusión, a partir de ese momento la valoración de las mismas líneas de negocio identificadas en el momento cero debe realizarse sobre los activos que resulten de la combinación de los estados financieros de la entidad adquirente y la adquirida respecto de los cuales se esperen beneficios de las sinergias y potencialización de los negocios. Este nuevo valor servirá de referencia para las actualizaciones de las valuaciones posteriores.

No obstante, si dada la particularidad de alguna línea de negocio, es factible continuar con su identificación inicial, esta seguirá valorándose de acuerdo a lo previsto en los dos primeros párrafos de este numeral.

En cualquiera de los casos anteriores no habrá lugar a cambios o modificaciones posteriores a las líneas de negocio inicialmente determinadas.

En adición a lo anterior, anualmente o con mayor frecuencia, si las circunstancias de mercado así lo indican o, si la Superintendencia Financiera de Colombia así lo exige, tomando como referencia la fecha del momento cero o la de la fusión cuando esto suceda, la entidad debe valuar las líneas de negocio mediante métodos de reconocido valor técnico, valuación que debe ser adelantada por un experto cuya idoneidad e independencia será calificada previamente por esta superintendencia.

En caso en que se determine que las líneas de negocio han presentado pérdida por deterioro de su valor, ésta se debe reconocer inmediatamente en el estado de resultados como una amortización del crédito mercantil asociado a las mismas. Ello significa que en ningún caso se permitirá su diferimiento. De igual manera, si posteriormente la situación se torna contraria, las pérdidas registradas no se podrán revertir, así como tampoco se podrá incrementar el saldo del crédito mercantil adquirido.

Igualmente, si se conoce que alguna de las líneas de negocio ya no generará más beneficios futuros, la entidad debe proceder de inmediato a la amortización del crédito mercantil adquirido asignado a dicha línea de negocio, contra el estado de resultados.

2.3. Contabilización y amortización.

El crédito mercantil adquirido debe registrarse como un cargo diferido y se amortizará mensualmente afectando el estado de resultados durante un plazo de veinte (20) años, a menos que voluntariamente la vigilada opte por un período de amortización inferior.

La forma de determinar la amortización anual será de manera exponencial teniendo en cuenta la siguiente formulación:

y = e x/15

Donde:

x= Período de amortización en años (máximo 20 años)

Donde:

Y (%) = Valor y expresado en %

Al aplicar la formulación exponencial para el plazo máximo de 20 años dará el siguiente resultado:

xyY (%)Porcentaje de amortización acumulado
11,072,47%2,47%
21,142,64%5,11%
31,222,82%7,93%
41,313,01%10,94%
51,403,22%14,16%
61,493,44%17,60%
71,593,68%21,29%
81,703,94%25,22%
91,824,21%29,43%
101,954,50%33,92%
112,084,81%38,73%
122,235,14%43,87%
132,385,49%49,36%
142,545,87%55,23%
152,726,28%61,51%
162,916,71%68,21%
173,117,17%75,38%
183,327,66%83,05%
193,558,19%91,24%
203,798,76%100,00%
 43,32100,00% 

Nota: El porcentaje de amortización a efectuar en cada año deberá dividirse en doce para determinar la alícuota mensual.

Cuando una entidad ya tenga el control y aumente su participación (en el entendido que válidamente registró crédito mercantil adquirido por la operación de adquisición), el crédito mercantil adquirido resultante de la nueva inversión se deberá amortizar en los términos del presente numeral. Igual situación se presenta en los procesos de fusión, en cuyo caso la entidad absorbente deberá continuar amortizando el crédito mercantil adquirido en los términos establecidos en el presente capítulo.

3. Informe del experto.

El informe del experto deberá considerar como mínimo los siguientes aspectos:

• Objetividad: Deberá efectuarse con base en criterios objetivos y datos comprobables.

• Veracidad de las fuentes: La información, índices, precios unitarios, curvas de depreciación o proyecciones que se utilicen deben provenir de fuentes verificables de reconocida profesionalidad.

• Transparencia: Deberá darse claridad respecto de todas las limitaciones y posibles fuentes de error en la metodología, en la información utilizada o en cualquier otro aspecto del trabajo realizado, así como revelarse todos los supuestos que se hayan tenido en cuenta.

• Integridad y suficiencia: Los documentos que se produzcan como resultado de la valuación realizada deberán contener toda la información que permita a un tercero interesado conocer el valor actualizado del crédito mercantil adquirido y el alcance del concepto emitido, sin necesidad de recurrir a fuentes externas al texto.

Adicionalmente, el informe deberá incluir al menos los siguientes elementos:

• Identificación plena de las líneas de negocio.

• Asignación en cada línea de negocio del monto inicial del crédito mercantil adquirido.

• Criterios que se tuvieron en cuenta para evaluar cada una de las líneas de negocio indicando las metodologías utilizadas.

• Saldo del crédito mercantil adquirido asignado para cada línea de negocio, además de señalar expresamente la relación “precios de mercado” a” valor en libros”, en el momento cero, en la fusión —si la hubiere— y en las valuaciones o actualizaciones anuales posteriores.

3.1. Calidades del experto.

El experto que lleve a cabo la valoración deberá ser un profesional independiente sin ningún conflicto de interés con la entidad que contrate sus servicios y tener experiencia acreditada en el tema. En todo caso la idoneidad e independencia de la persona y/o entidad seleccionada serán calificadas previamente por la Superintendencia Financiera, para lo cual las entidades deberán enviar la siguiente información:

• Hoja de vida de la persona y/o entidad que realizará directamente el estudio, precisando sus calidades y experiencia.

• Certificados de estudio y de experiencia laboral y/o profesional

• Declaración juramentada respecto a que carece de vínculos con el propietario de las líneas de negocio a valuar, su representante legal, socios con participación superior al 10% del capital social, beneficiarios reales o controlantes, o con los acreedores del propietario del activo valuado y que no tiene ningún interés, directo o indirecto, en el resultado del estudio de valoración o en sus posibles utilizaciones.

En todo caso la permanencia de esta persona y/o entidad como valuadores en la entidad vigilada no podrá superar los cinco años.

4. Revelación en notas a los estados financieros.

Las entidades vigiladas deben revelar como mínimo la siguiente información:

• Descripción de la identificación de cada línea de negocio asociada al crédito mercantil adquirido.

• Detalle de la distribución inicial del crédito mercantil adquirido a cada una de las líneas de negocio.

• Método o métodos y estimaciones utilizadas para la valuación de las líneas de negocios.

• El importe de la pérdida por deterioro del valor reconocido por cada línea de negocio.

• Los eventos y circunstancias que han originado el reconocimiento de las pérdidas por deterioro del valor por cada línea de negocio y del crédito mercantil.

• Saldo inicial del crédito mercantil, amortización acumulada y saldo final.

• Aspectos relevantes del concepto del experto.

5. Mecanismo prudencial anticíclico.

En caso de que las entidades prevean un posible deterioro futuro de las líneas de negocio asociadas al crédito mercantil adquirido deberán acelerar la amortización del mismo, como una medida anticíclica ante posibles situaciones futuras adversas.

6. Crédito mercantil negativo.

Se debe registrar el valor de la negociación como costo de adquisición y en los períodos subsiguientes reflejar el efecto del ajuste de la inversión, teniendo en cuenta las previsiones del numeral 7.3.2 del Capítulo l de la Circular Externa 100 de 1995.

7. Otras disposiciones.

7.1. Régimen de transición.

Las entidades que a la fecha de entrada en vigencia de este capítulo presenten saldo en la cuenta de crédito mercantil, podrán continuar su amortización aplicando el sistema exponencial a que se refiere el numeral 2.3 por el período restante (diferencia entre el plazo de 20 años y el tiempo ya amortizado). Para ello deberán sujetarse a los requisitos establecidos en el presente capítulo.

7.2. Revisor fiscal.

En desarrollo del deber de colaboración indicado en el numeral 3º del artículo 207 del Código de Comercio, el revisor fiscal deberá informar a esta superintendencia en forma inmediata, los resultados obtenidos de la labor de inspección realizada al crédito mercantil adquirido que podrían afectar en forma material los estados financieros de la adquirente.

7.3. Información a la Superintendencia Financiera.

Copia del estudio técnico que sustente el registro inicial del valor del crédito mercantil y de los incrementos en la participación, así como copia del estudio técnico que sustente las evaluaciones anuales deberán quedar a disposición de la Superintendencia Financiera de Colombia.

N. del D.: La presente circular va dirigida a representantes legales y revisores fiscales de las entidades vigiladas.

____________________________________