CIRCULAR EXTERNA 4 DE ENERO 4 DE 1993

 

CIRCULAR EXTERNA 4 DE 1993 

(Enero 4)

Mediante el Decreto 2016 de 1992, en sus artículos 7º y 8º, se estableció el marco legal dentro del cual las sociedades comisionistas y bolsas de valores, podrán realizar en adelante sus inversiones y sus operaciones de endeudamiento con terceros.

(Nota: Incorporada en la Circular Externa 29 de 2014 de la Superintendencia Financiera de Colombia)

Sobre el particular este despacho se permite impartir las siguientes instrucciones:

1. Inversiones. Sin perjuicio de las disposiciones legales especiales, las reglas establecidas en el artículo 7º del Decreto 2016 de 1992, pueden resumirse así:

— Las únicas inversiones que pueden ser realizadas son aquellas que guarden relación directa con el objeto social.

— Cuando se trate de bienes inmuebles la inversión será procedente cuando tenga como finalidad la utilización del bien, objeto de inversión, para el funcionamiento de la entidad.

— Sólo requerirán de la autorización de la Superintendencia de Valores aquellas inversiones de capital que se pretendan realizar en otras sociedades o entidades.

Por lo expuesto, es claro que inversiones que se tengan en inmuebles que no sean utilizados por la sociedad para el desarrollo de su objeto, vehículos que no sean efectivamente utilizados o necesarios y otros bienes de similar naturaleza, deben, de acuerdo al primer principio, ser desmontadas de inmediato. Ahora bien, considerando que se trata de inversiones que no guardan relación con el objeto social, es claro que no pueden computar como capital mínimo de las respectivas sociedades. Para estos efectos, se deberán realizar las respectivas capitalizaciones a más tardar durante el mes de abril del año en curso. Cuando las inversiones se pretendan desmontar a través de ventas a plazo con los accionistas, se requerirá de la previa autorización de la Superintendencia de Valores.

No obstante lo anterior, previa solicitud motivada, este despacho podrá conceder plazos especiales para la enajenación de tales inversiones, cuando se dé cumplimiento a las capitalizaciones previstas en el inciso anterior.

De otra parte, este despacho ha observado que algunas sociedades vienen realizando en forma habitual préstamos a los socios o a terceros a pesar de que dichas operaciones por regla general no guardan relación directa con su objeto social en los términos en los que actualmente se convienen, excepción de los préstamos a empleados para salud, educación o vivienda, en la medida en que se conceden a plazos representativos y por cuantías significativas, que no reflejan su naturaleza ocasional de dar un manejo óptimo a un exceso coyuntural de tesorería, sino el de realizar inversiones permanentes bajo esta modalidad. De esta forma, se estima que tales operaciones sólo podrán realizarse con accionistas, caso en el cual no se podrán acordar plazos superiores a un mes sin que proceda la prórroga o un nuevo crédito al mismo deudor durante los cuatro meses siguientes y no se comprometan sumas superiores al 10% del capital pagado y reservas de la sociedad, excluido el costo de adquisición del puesto en bolsa y sin que en todo caso las acreencias frente a la totalidad de los accionistas pueda exceder del 30% de la suma expresada cualquiera sea el concepto del préstamo. De esta forma, se deberán abstener de concertar renovaciones, refinanciaciones o cualquier otra modalidad de crédito que implique una prórroga o cambio en las condiciones financieras de la obligación. Finalmente, no deben olvidarse los distintos productos financieros de corto plazo, que, para suplir las necesidades de manejo de liquidez de las sociedades comisionistas, ofrece el sistema financiero.

2. Endeudamiento de sociedades comisionistas.

Sin perjuicio de las disposiciones legales especiales, las reglas establecidas en el artículo 8º del Decreto 2016 de 1992, pueden resumirse así:

— Sólo se pueden adquirir pasivos a través de créditos otorgados por entidades sometidas a la inspección y vigilancia de la Superintendencia Bancaria, mediante compras a plazo autorizadas a la sociedad de acuerdo con su régimen legal y mediante la emisión de bonos obligatoriamente convertibles en acciones, sin perjuicio de la facultad de la Superintendencia de Valores para determinar la idoneidad de los nuevos accionistas.

— Sólo se puede configurar, en principio, el endeudamiento con los accionistas, cuando sobre tales acreencias exista compromiso expreso de capitalización dentro del año siguiente a su otorgamiento.

— Finalmente, la Superintendencia de Valores podrá autorizar otras modalidades diferentes de endeudamiento con terceros o con los accionistas, para lo cual será necesario contar con la respectiva autorización.

De esta forma, para el evento en que existan fuentes de crédito diferentes a las mencionadas por el artículo 8º ibídem, las sociedades deberán abstenerse de concertar prórrogas, refinanciaciones o cualquier otra modalidad de concesión de crédito que busque prorrogar su vencimiento final. Para estos efectos, se deberá informar a la Superintendencia, a más tardar el día 28 enero de 1993, las condiciones de aquellas operaciones que no se sujeten a lo aquí dispuesto.

(Nota: Incorporada en la Circular Externa 29 de 2014 de la Superintendencia Financiera de Colombia)

_________________________