CIRCULAR EXTERNA 44 DE 1991 

(Julio 26)

(Nota: Derogada por la Circular Externa 32 de 1993 numeral 7 de la Superintendencia Bancaria)

La Superintendencia Bancaria ha tenido oportunidad de evaluar el cumplimiento del proceso de adecuación de las pólizas y tarifas a las directrices de la Ley 45 de 1990, efectuado por las entidades aseguradoras, y de ponderar el procedimiento adoptado en la Circular Externa 15 del corriente año. A partir de ello ha estimado conveniente introducir algunas modificaciones a la aludida circular, con el propósito de afianzar los principios legales que informan la actividad aseguradora en Colombia.

De acuerdo con lo anterior se imparten las siguientes instrucciones:

1. Evaluación de las tarifas por parte de la Superintendencia Bancaria

En lo sucesivo esta entidad evaluara el cumplimiento de los principios técnicos y estadísticos que deben observarse en la determinación de las tarifas, a través de las visitas de inspección que realiza permanentemente a las entidades del sector, asi como mediante la ponderación de los resultados técnicos de los diferentes ramos.

Con dicha perspectiva a partir de la vigencia de la presente circular las entidades aseguradoras mantendrán a disposición de este organismo las tarifas debidamente clasificadas por ramos, junto con los elementos documentales y soportes estadísticos correspondientes.

(Nota: Derogada por la Circular Externa 32 de 1993 numeral 7 de la Superintendencia Bancaria)

2. Presentación de pólizas

Las pólizas deben remitirse a la Superintendencia Bancaria en los modelos definitivos, debidamente impresas, en la misma forma como serán ofrecidas dentro del público.

En todo caso, el recibo de las pólizas en la Superintendencia Bancaria debe preceder a su comercialización u ofrecimiento.

2.1. Requisitos de las pólizas y de sus anexos. Las pólizas deberán ajustarse a las siguientes exigencias:

2.2. Carátula de la póliza. En la carátula de la póliza deberán figurar:

a) Las condiciones particulares previstas en el artículo 1047 del Código de Comercio;

b) En caracteres destacados se consignara el contenido del primer inciso del artículo 82 de la Ley 45 de 1990. Para este efecto resulta pertinente el empleo de los caracteres en tamaños similares a los utilizados para los amparos básicos y las exclusiones del seguro obligatorio de accidentes de tránsito, consignados en la Resolución 2090 de 1991, y

c) La estipulación a que alude la Carta Circular 064 de 1990.

2.3. Primera página de la póliza. En esta página deben figurar, en caracteres destacados, según los mismos lineamientos atrás señalados, y en términos claros y concisos que proporcionen al tomador la información precisa sobre el verdadero alcance de la cobertura contratada, los amparos básicos y todas y cada una de las exclusiones que se estipulen. Por ningún motivo se podrá consignar en las páginas interiores o en cláusulas posteriores cualquier exclusión adicional que no se halle prevista en la primera condición aqui regulada.

2.4. Condiciones del contrato. Las demás condiciones del contrato se redactarán de forma tal que tomadores y asegurados puedan comprender e identificar fácilmente las definiciones de los riesgos amparados y las obligaciones emanadas del negocio celebrado. Tal como lo establece el artículo 44 de la Ley 45 de 1990, el contenido de las pólizas debe ceñirse a las normas que regulan el contrato de seguro , a la citada ley y a las demás disposiciones imperativas que resulten aplicables, so pena de ineficacia de la estipulación respectiva, es decir, que no produzca efecto sin necesidad de declaración judicial.

(Nota: Derogada por la Circular Externa 32 de 1993 numeral 7 de la Superintendencia Bancaria)

3. Requisitos técnicos y estadísticos

En los estudios técnicos y estadísticos que sustenten las tarifas deberán observarse los principios a que se refiere el artículo 45 de la Ley 45 de 1990, así:

3.1. Equidad. La entidad aseguradora debera observar que prima y riesgo presenten una correlación positiva, sin que injustificadamente resulte gravosa para el tomador.

3.2. Suficiencia. Es necesario que la tarifa cubra razonablemente la tasa de riesgo y los costos propios de la operación, tales como los de adquisición, los administrativos y la posible utilidad.

3.3. Homogeneidad. Los elementos de la muestra objeto de estudio deben tener características comunes en los órdenes cualitativo y cuantitativo. Además, su escogencia debe cumplir los supuestos de aleatoriedad e independencia, determinantes de la calidad de los resultados obtenidos.

3.4. Representatividad. El tamaño de la muestra debe corresponder a un número de elementos de la población objetivo que garantice un nivel de significación razonable y cubra un período adecuado, de manera que el cálculo de los estimadores presente un bajo nivel de error.

3.5. Riesgos especiales o novedosos. En los términos del numeral 3º del artículo 45 de la Ley 45 de 1990, solamente tratándose de riesgos especiales o de carácter novedoso respecto de los cuales no resulte viable obtener la información necesaria para efectuar el estudio estadístico pertinente, podrá prescindirse de sustentar la tarifa con las exigencias enunciadas. En tales eventos resultará necesario acreditar el respaldo de un reasegurador de reconocida solvencia técnica y financiera.

(Nota: Derogada por la Circular Externa 32 de 1993 numeral 7 de la Superintendencia Bancaria)

4. Autorización previa

De conformidad con el artículo 47 de la Ley 45 de 1990, la aprobación previa de la Superintendencia Bancaria para pólizas y tarifas solamente será necesaria cuando se trate de la autorización inicial a una entidad aseguradora o de la correspondiente para la explotación de un nuevo ramo. En las solicitudes de autorización para la operación de ramos, debera presentarse un estudio que sustente la apertura de los mismos.

(Nota: Derogada por la Circular Externa 32 de 1993 numeral 7 de la Superintendencia Bancaria)

5. Vigencia y derogatorias

La presente circular rige a partir de su publicación en el Boletín del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, sección Superintendencia Bancaria, y deroga lo dispuesto en los numerales 1.1., 1.2, 1.3, 4. y 6 de la Circular 15 de 1991 y todas las demás instrucciones que resulten contrarias.

(Nota: Derogada por la Circular Externa 32 de 1993 numeral 7 de la Superintendencia Bancaria)

_____________________________