CIRCULAR EXTERNA 67 de 1997 

(Septiembre 30)

Referencia: Modificaciones al Capítulo VI de la Circular Externa Nº 100 de 1995, referente a la gestión de activos y pasivos.

Este despacho ha considerado oportuno modificar los apartes de la norma de gestión de activos y pasivos, relacionados con la obligatoriedad de realizar la evaluación del riesgo de tasa de interés, y con la constitución de provisiones, de conformidad con las atribuciones que le señala el artículo 326, numeral 3º, letras a) y b) del Estatuto Orgánico del Sistema Financiero.

Para facilitar su ubicación, a continuación se relacionan los cambios efectuados:

1. Se modificó el penúltimo inciso del numeral 3.1.

2. Se modificó el numeral 6.5.

3. Se adicionó el segundo inciso del numeral 6.7.

Se adjuntan a la presente las páginas 3 y 6 del Capítulo VI de la Circular Externa Nº 100 de 1995.

3.1.1.5 Para cada período y para cada uno de los rubros activos y pasivos que lo componen, deberán calcularse las respectivas duraciones empleando, cuando sea necesario, las tasas de descuento vigentes en el mercado para el plazo y tipo de operación respectiva de conformidad con las metodologías definidas en la Resolución 200 de 1995.

3.1.1.6 Para los activos y los pasivos clasificados en cada plazo, deberán calcularse las duraciones agregadas mediante la sumatoria de las duraciones individuales ponderadas por su participación respecto del total de los activos y de los pasivos de la banda de tiempo, según corresponda.

3.1.1.7 La duración de la brecha de tasa de interés de cada plazo se determinará como la diferencia entre la duración agregada del activo y la duración agregada del pasivo, multiplicada esta última por la razón existente entre las posiciones pasivas y activas de la respectiva banda de tiempo.

Con el propósito de simplificar el proceso de evaluación del riesgo de tasa de interés, durante los años 1996 y 1997, las entidades vigiladas podrán emplear un método opcional que consiste en utilizar las duraciones promedio que esta Superintendencia publicará oportunamente para las posiciones activas y pasivas clasificadas en cada banda de tiempo. Este mecanismo es totalmente excluyente del definido en el numeral 3.1.1.5 del presente capítulo y una vez adoptado sólo podrá ser sustituido previa autorización de la Superintendencia Bancaria.

3.1.2 Sensibilidad del valor del patrimonio de la entidad ante variaciones en las tasas de interés. Para determinar el impacto que sobre el valor del patrimonio pueden tener los cambios en las tasas de interés, se deberán considerar los siguientes aspectos: la brecha entre las duraciones de los activos y pasivos, el tamaño de la entidad y la magnitud del cambio en las tasas de interés. Para esto se deberán efectuar los siguientes cálculos:

3.1.2.1 Para moneda legal y para cada banda de tiempo, se deberá dividir la duración de la brecha de tasa de interés por la tasa promedio de rentabilidad de los activos en dicha banda adicionada en uno, esta relación se multiplicará por el total de activos de esta banda y a su vez este producto se multiplicará por la variación máxima probable de las tasas de interés nacionales para el respectivo plazo.

3.1.2.2 Para moneda extranjera, se deberá seguir el procedimiento definido en el numeral anterior, considerando para el efecto las tasas de interés internacionales y una variación máxima probable de estas tasas de interés. El resultado obtenido deberá convertirse a moneda legal empleando la tasa de cambio aplicable para reexpresión de estados financieros en moneda extranjera.

3.1.2.3 El valor porcentual en riesgo por variaciones en las tasas de interés de mercado será igual al valor absoluto de la sumatoria de los resultados negativos obtenidos en los numerales 3.1.2.1 y

3.1.2.2 de este capítulo dividida por el valor del patrimonio técnico de la entidad. Este porcentaje deberá ser interpretado como la pérdida potencial susceptible de presentarse por variaciones en las tasas de interés.

Todos los establecimientos de crédito están obligados a realizar la evaluación del riesgo de tasa de interés.

La Superintendencia Bancaria suministrará periódicamente para cada plazo las variaciones máximas probables de las tasas de interés que deberán emplearse en este análisis.

3.2. Constitución de provisiones por exposición significativa al riesgo de tasa de interés. Los establecimientos de crédito constituirán provisiones para la protección de su patrimonio, con cargo al estado de pérdidas y ganancias, cuando presenten un valor porcentual en riesgo por tasa de interés mayor, al menos en una desviación estándar, que el promedio de la distribución de los valores porcentuales en riesgo de las entidades del mismo tipo que estén obligadas a efectuar la evaluación de este riesgo.

La primera evaluación de los riesgos de liquidez, tasa de interés y tasa de cambio deberá realizarse con corte a 30 de septiembre de 1996.

6.3. Disponibilidad de las evaluaciones realizadas. Las evaluaciones de los riesgos de liquidez, tasa de interés y tasa de cambio deberán permanecer a disposición de la Superintendencia Bancaria en la sede principal de la entidad.

6.4. Informe a la asamblea general de accionistas. En las fechas previstas en los estatutos o en la ley para la presentación de los estados financieros a consideración de la asamblea general de accionistas, junto con el informe de la junta directiva y del presidente de la entidad deberá incluirse un estudio sobre los niveles de exposición a los riesgos de liquidez, tasa de interés y tasa de cambio y sobre las políticas de asunción de riesgos establecidas por la junta directiva.

6.5. Constitución de provisiones. La obligación de constituir provisiones de acuerdo con lo establecido en los numerales 3.2 y 4.2 empezará a regir a partir del día primero de enero de 1998.

6.6. Reversión de provisiones. Las provisiones constituidas por los riesgos de tasa de interés y/o de tasa de cambio, podrán reversarse en la medida en que en evaluaciones posteriores se obtengan valores porcentuales en riesgo inferiores a los límites máximos estimados en dicho período para el respectivo riesgo y tipo de intermediario financiero.

En el evento en que en evaluaciones posteriores resulten valores a provisionar menores que las provisiones constituidas en razón de evaluaciones anteriores, la reversión sólo podrá efectuarse hasta por el monto que exceda al nuevo requerido de provisión.

6.7. Vigencia y derogatorias. El presente capítulo rige a partir de la fecha de su publicación, con excepción del numeral 2.3 que regirá a partir del día primero de abril de 1997.

La primera evaluación del riesgo de tasa de interés de los establecimientos de crédito que presenten un total de activos más contingencias deudoras menor a un millón (1.000.000) de salarios mínimos mensuales vigentes, deberá realizarse a partir del día primero de enero de 1998.

7. Explicación de las metodologías para la evaluación y gestión de los riesgos de liquidez, tasa de interés y tasa de cambio.

7.1. Evaluación del riesgo de liquidez. En el proceso de evaluación del riesgo de liquidez se deberán considerar los siguientes aspectos:

7.1.1. La evaluación deberá realizarse de forma separada para moneda legal, moneda extranjera y moneda total.

7.1.2. Los flujos de efectivo de los activos, pasivos y cuentas contingentes deberán incluir los intereses o dividendos que se recaudarán sobre las posiciones actuales en cada uno de los períodos considerados. Para tal fin, deberán emplearse, cuando sea necesario, las metodologías para la determinación de flujos futuros definidas en el capítulo I de esta Circular - que incorpora la Resolución 200 de 1995.

7.1.3. Las posiciones fuera de balance deudoras deberán clasificarse para cada banda de tiempo como posiciones activas y las acreedoras como posiciones pasivas.

7.1.4. Las posiciones activas y pasivas deberán clasificarse de acuerdo con sus vencimientos, contractuales o esperados, en las bandas de tiempo establecidas en el Formato Nº 164 anexo a la presente circular.

7.1.5. Los activos con fecha cierta de vencimiento o maduración contractual se clasificarán según el momento en que se esperan recibir las respectivas amortizaciones, totales o parciales. Los activos con maduración superior a un año deberán clasificarse en la banda de tiempo máxima considerada.

7.1.6. La entidad deberá establecer, mediante análisis estadísticos, la porción permanente del efectivo, así como los flujos que ocurrirán en cada uno de los períodos. En todos los casos deberán tenerse en cuenta las obligaciones del encaje legal, considerando las diferencias que en la fecha de evaluación pueden presentarse entre el saldo del balance y el encaje requerido. Sin embargo, en la medida en que se maduren los pasivos sujetos a encaje se podrá liberar, en la misma banda de tiempo, la porción de encaje correspondiente.

7.1.7. Las inversiones negociables y las no negociables de renta fija se clasificarán por madurez según lo pactado contractualmente o en una fecha anterior si la entidad tiene la intención de realizarlas anticipadamente.

N. del D.: Esta circular va dirigida a representantes legales y revisores fiscales de los establecimientos de crédito.

______________________________