CIRCULAR EXTERNA 7 DE 2002

 

CIRCULAR EXTERNA 7 DE 2002 

(Enero 31)

Ref.: Modificación al capítulo XXI de la Circular Básica Contable y Financiera.

De conformidad con lo establecido en las circulares externas 42 de 2001 y 3 de 2002, este despacho en uso de las facultades legales y en especial de las que le confieren los literales a) y b) del numeral 3º del artículo 326 del estatuto orgánico del sistema financiero, ha considerado oportuno hacer algunas modificaciones y aclaraciones al capítulo XXI de la Circular Básica Contable y Financiera.

1. Las variaciones máximas probables y las tasas de interés utilizadas en el cálculo del valor en riesgo se refieren a variaciones y tasas mensuales, toda vez que la duración de las posiciones activas y pasivas han sido calculadas en número de meses.

2. Se utilizará una volatilidad de 3.9% para el factor de riesgo UVR (factor 9) a 1 año.

3. El cálculo del valor en riesgo de precio de las posiciones en acciones de baja o ninguna bursatilidad, o de las no inscritas en bolsa, se estimará de la siguiente manera:

 

Donde:

Valor en riesgo por variación en el precio de acciones de baja o ninguna bursatilidad o de no inscritas en bolsa.
Valor en libros de las posiciones en acciones de baja o ninguna bursatilidad o de no inscritas en bolsa.
Variación máxima probable en los precios de las acciones.
4. Las inversiones de que tratan los literales d) y e) del artículo 6º del Decreto 1720 de 2001 no deben tenerse en cuenta para el cálculo del valor en riesgo toda vez que ya han sido deducidas del patrimonio básico de la entidad.

5. Para la estimación del valor en riesgo de las inversiones no negociables —Renta variable y permanentes— se tomará el valor neto de provisiones de las mismas ajustado por el 50 % de sus valorizaciones o desvalorizaciones, según corresponda. Esto, en concordancia con lo establecido en el literal b) del artículo 7º del Decreto 1720 de 2001.

6. Las inversiones de capital en entidades financieras, aseguradoras y previsionales, bien sean nacionales o extranjeras, se considerarán como acciones bursátiles.

7. La porción estable de las cuentas corrientes y de los depósitos de ahorro podrá utilizarse para calzar los activos asociados a los factores UVR y/o DTF. Cuando se trate de calce de activos denominados en UVR, la porción estable de estas cuentas y depósitos deberá incluirse tanto en el reporte de riesgo de tasa de interés en UVR (formato 270) como en el reporte de riesgo de precio (formato 271). La parte volátil deberá estar reportada en el formato 269 en la primera banda de tiempo.

En el caso de calces de activos asociados con el factor DTF, tanto la porción estable como la volátil deberán reportarse exclusivamente en el formato 269.

8. El valor en riesgo de las cuentas corrientes y depósitos de ahorro reportados en la primera banda de tiempo podrá calcularse con la volatilidad de corto plazo.

9. Como consecuencia de la expedición de la Circular Externa 3 de 2002, se habilitan algunas de las celdas de los formatos 269, 270 y 271 tal como aparece en las proformas F.0000-75, F.0000-76 y F.0000-77. Esta información debe reportarse a partir de enero de 2002.

10. Una vez determinado el valor total de la exposición a riesgos de mercado (VeR) estimado conforme a las metodologías establecidas por la Superintendencia Bancaria, las entidades lo incorporarán al cálculo de la relación de solvencia de la siguiente manera:

AñoPorcentaje de aplicación
200260%
200380%
2004 en adelante100%
Igual tratamiento se dará al valor en riesgo que surja de los modelos internos aprobados por la Superintendencia Bancaria.

11. Se anexan las páginas y formatos modificados.

La presente circular rige a partir de la fecha de su publicación. Modifica en lo pertinente la Circular Externa 100 de 1995.

N. del D.: Esta circular externa va dirigida a representantes legales y revisores fiscales de los establecimientos de crédito.

CAPÍTULO XXI

Criterios y procedimientos para la medición de riesgos de mercado

Página 4

La medición del riesgo de tasa de interés para las posiciones denominadas en moneda extranjera deberá efectuarse únicamente cuando los activos en moneda extranjera más la sumatoria de los derechos en operaciones en instrumentos derivados en moneda extranjera representen más de un 3% del total de los activos, o cuando los pasivos en moneda extranjera más la sumatoria de las obligaciones en operaciones en instrumentos derivados en moneda extranjera representen más de un 3% del total de los activos.

Similarmente, la evaluación del riesgo de tasa de interés para las posiciones expresadas en UVR debe realizarse únicamente cuando las posiciones en activos o pasivos denominadas en UVR representen más del 3% del total de los activos.

4.1.1. Consideraciones metodológicas.

Para la evaluación del riesgo de tasa de interés se seguirá la metodología de duración. Esta metodología permite determinar la sensibilidad de los flujos de un instrumento financiero de renta fija a diferentes escenarios de tasa de interés. Teniendo en cuenta las características del balance de una entidad, se aplican diferentes consideraciones para el cálculo de duración de instrumentos según éstos sean pactados a tasa fija o tasa variable, y/o en moneda legal, extranjera o en UVR.

4.1.1.1. Duración.

La duración permite cuantificar la sensibilidad del precio de un instrumento financiero de renta fija a cambios en las tasas de interés y se define como:

 

FjFlujo de fondos al final del período j, j =1 ,..., n.
TjNúmero de períodos entre el momento del cálculo y el vencimiento del flujo j.
IjTasa de descuento para el plazo j.
NNúmero de flujos de fondos futuros pendientes.
VPNValor presente neto, definido como:

Del concepto de duración se pueden derivar, entre otras, las siguientes afirmaciones:

a) La duración está expresada en unidades de tiempo (días, meses, años, etc.);

b) La duración siempre es menor que la madurez contractual con excepción de los instrumentos que tienen un solo flujo. Si el activo o el pasivo tiene un único flujo de efectivo a ocurrir en la fecha de vencimiento, éste se define como un instrumento cero cupón, en cuyo caso su duración será igual al plazo que reste hasta su vencimiento, y

c) La duración de las posiciones activas y pasivas de que trata el presente capítulo deben ser calculadas en número de meses.

Para el calculo de la duración, los flujos de caja deben proyectarse según lo pactado contractualmente y descontarse utilizando las tasas vigentes en el mercado para operaciones de similares características, plazo y riesgo.

4.1.1.2. Duración de un instrumento pactado a tasa fija. La duración de un instrumento pactado a tasa fija se calcula mediante la aplicación directa de la formula de duración definida en el numeral 4.1.1.1.

4.1.1.3. Duración de un instrumento pactado a tasa variable sin margen. La duración de un instrumento pactado a tasa variable sin margen es equivalente al número de períodos remanentes hasta la siguiente revisión de la tasa, o fecha de repreciación del instrumento.

Se entiende por fecha de repreciación el momento en el cual se revisa la tasa de interés, según lo pactado contractualmente, para ajustarla a las condiciones vigente en el mercado. Por ejemplo, un instrumento pactado a tasa variable cuya fecha de representación está a 10 días de distancia, tiene una duración de diez (10) días.

Página 7

4.1.2.1. Metodología para la medición del riesgo de tasa de interés en instrumentos expresados en moneda legal.

La medición de riesgo de tasa de interés en moneda legal deberá hacerse de acuerdo con los siguientes parámetros:

a) Tratamiento de instrumentos pactados a tasa fija.

El cálculo de la duración de los flujos de efectivo de los activos y de los pasivos pactados a tasa fija, deberá efectuarse como se describe a continuación:

1. Proyecte los flujos de caja de cada instrumento de acuerdo con lo pactado contractualmente, incluyendo en cada caso las amortizaciones de capital y los rendimientos o los costos.

2. Clasifique según su temporalidad los flujos de caja en las bandas de tiempo definidas en el formato previsto para la medición de riesgo de tasa de interés en moneda legal.

3. Calcule la duración y el valor presente para los flujos de caja clasificados en cada banda de tiempo empleando en cada caso las tasas de descuento vigentes en el mercado para el plazo y el tipo de operación respectivas. El cálculo de la duración de flujos de efectivo pactados a tasa fija clasificados en cada banda de tiempo se realizará de acuerdo con lo definido en el numeral 4.1.1.2;

b) Tratamiento de instrumentos pactados a tasa variable. El cálculo de la duración de los flujos de efectivo de los activos y de los pasivos pactados a tasa variable, deberá efectuarse como se describe a continuación:

1. Calcule la duración y el valor presente para los flujos de caja empleando en cada caso las tasas de descuento vigentes en el mercado para el plazo y el tipo de operación respectivas. El cálculo de la duración de flujos de efectivo pactados a tasa variable clasificados en cada banda de tiempo se realizará mediante la aplicación de la metodología presentada en los numerales 4.1.1.3 y 4.1.1.4.

2. Clasifique el instrumento en la banda de tiempo que contenga la duración total calculada de acuerdo con lo establecido en los numerales 4.1.1.3 y 4.1.1.4 (vr. gr. si la duración del instrumento es de 2.5 meses, éste deberá clasificarse en la banda de tiempo “entre 2 y 3 meses”);

c) Cuentas corrientes y de ahorro.

Para calcular la duración de los flujos de efectivo de las cuentas corrientes, las cuentas de ahorro y demás pasivos sin fecha contractual de maduración, se deberá tener en cuenta que una parte de las cuentas corrientes y de ahorro permanecen relativamente estables en los balances de las entidades independientemente de cambios en las tasas de interés.

Para efectos de determinar la exposición al riesgo de tasa de interés, las entidades deberán estimar estadísticamente la porción volátil y la que tiene carácter de permanente. La porción volátil deberá clasificarse en la primera banda de tiempo y tendrá una duración igual a cinco (5) días. Por su parte, la porción estable deberá distribuirse en las restantes bandas de tiempo de acuerdo con el análisis estadístico que realice la entidad. La duración de las fracciones clasificadas en cada una de las bandas de tiempo será igual a la duración promedio ponderada de los activos clasificados en cada una de éstas.

La porción estable de las cuentas corrientes y de los depósitos de ahorro podrá utilizarse para calzar los activos asociados a los factores UVR y/o DTF. Cuando se trate de calce de activos denominados en UVR, la porción estable de estas cuentas y depósitos deberá incluirse tanto en el reporte de riesgo de tasa de interés en UVR (formato 270) como en el reporte de riesgo de precio (formato 271). La parte volátil deberá estar reportada en el formato 269 en la primera banda de tiempo.

En el caso de calces de activos asociados con el factor DTF, tanto la porción estable como la volátil deberán reportarse exclusivamente en el formato 269.

El valor en riesgo de las cuentas corrientes y depósitos de ahorro reportados en la primera banda de tiempo podrá calcularse con la volatilidad de corto plazo.

Para estas estimaciones deberá utilizarse un período mínimo de observación de cinco años y un nivel de confianza del 99%. Los análisis estadísticos empleados para estos fines deberán estar debidamente documentados y a disposición de esta Superintendencia. En caso de que la Superintendencia Bancaria no apruebe los modelos empleados, deberán aplicarse los porcentajes que para estos propósitos ésta defina;

Página 8

d) Cálculo del valor en riesgo (VeR) por tasa de interés. Una vez calculadas las duraciones y los valores presentes para los instrumentos pactados a tasa fija y tasa variable, para cada posición en cada una de las bandas de tiempo, se calculará el valor en riesgo (VeR) por tasa de interés.

De esta manera, con base en las duraciones promedio ponderadas de las posiciones individuales activas o pasivas clasificadas en cada banda de tiempo, se calculará el valor en riesgo definido como el cambio en el valor del instrumento como respuesta a cambios de la tasa de interés:

 

Donde:

Cambio en el valor de la posición i para la banda k.
Duración de la posición i para la banda k.
Variación máxima probable en las tasas de interés para el plazo k.
Rentabilidad de la posición i de la banda k.
Valor presente de los flujos de la posición i en la banda de tiempo k.
Las variaciones máximas probables y las tasas de interés utilizadas en el cálculo del valor en riesgo se refieren a variaciones y tasas mensuales, toda vez que la duración de las posiciones activas y pasivas han sido calculadas en número de meses.

Una vez definidos los valores en riesgo para cada posición, se calculará el valor en riesgo neto para cada banda de tiempo como la sumatoria de los valores en riesgo de los activos, menos la sumatoria de valores en riesgo de los pasivos.

 

Donde:

Valor en riesgo total del patrimonio ante cambios de tasa de interés, para la banda t.
Sumatoria de los valores en riesgo de las i posiciones individuales de los activos de la banda t.
Sumatoria del valor en riesgo de las k posiciones individuales de los pasivos de la banda t.
4.1.2.2. Metodología para la medición del riesgo de tasa de interés en instrumentos expresados en moneda extranjera. La medición del riesgo de tasa de interés de las posiciones activas y pasivas denominadas en moneda extranjera se hará siguiendo el mismo procedimiento definido para la medición del riesgo de tasa de interés en moneda legal pero empleando el formato definido para tal fin.

No obstante lo anterior, se deberán tener en cuenta las siguientes consideraciones:

Página 8-1

1. Convierta el saldo en pesos de los instrumentos denominados en moneda extranjera a dólares utilizando la tasa de cambio vigente en la fecha de evaluación.

2. Proyecte los flujos de caja de los activos y los pasivos denominados en moneda extranjera de acuerdo con lo estipulado contractualmente, incluyendo en cada caso las amortizaciones de capital y los rendimientos y/o los costos.

3. Calcule la duración de los flujos proyectados empleando, en cada caso, las tasas de descuento vigentes en el mercado para el plazo y el tipo de operación respectivas. El cálculo de las duraciones deberá efectuarse de acuerdo con lo definido en el numeral 4.1.2.1 pero teniendo en cuenta que los flujos están proyectados en dólares.

4. Estime el valor en riesgo de cada posición de la misma forma en que se efectúo ese cálculo para los activos y pasivos en moneda legal.

5. Calcule el valor en riesgo para cada banda de tiempo como la sumatoria de valores en riesgo de las posiciones activas, a cuyo monto se le deducirá el total de los valores en riesgo de las posiciones pasivas.

6. Convierta a moneda legal los valores en riesgo calculados anteriormente empleando la tasa de cambio vigente en la fecha de evaluación.

Página 13

4.5. Riesgo de precio en acciones.

El valor en riesgo por cambios en el precio de las acciones de media y alta bursatilidad en las cuales la entidad mantenga posiciones se determinará mediante la aplicación de la variación máxima probable al valor en libros de las respectivas posiciones. La variación máxima aplicada corresponderá a la volatilidad del índice de precios de la Bolsa de Colombia estimada por la Superintendencia Bancaria.

De esta manera, el valor en riesgo para las posiciones en acciones de media y alta bursatilidad será igual a:

 

Donde:

Valor en riesgo por variación en el precio de acciones de acciones de media y alta bursatilidad.
Valor en libros de las posiciones en acciones de media y alta bursatilidad que mantenga la entidad.
Variación máxima probable en los precios de acciones.
Para las demás posiciones en acciones, baja o ninguna bursatilidad o no inscritas en bolsa, los valores en riesgo de precio se estimarán de la siguiente manera:

Donde:

Valor en riesgo por variación en el precio de acciones de baja o ninguna bursatilidad o de no inscritas en bolsa.
Valor en libros de las posiciones en acciones de baja o ninguna bursatilidad o de no inscritas en bolsa.
Variación máxima probable en los precios de las acciones.
Las inversiones de que tratan los literales d) y e) del artículo 6º del Decreto 1720 de 2001 no deben tenerse en cuenta para el cálculo del valor en riesgo toda vez que ya han sido deducidas del patrimonio básico de la entidad.

Para la estimación del valor en riesgo de las inversiones no negociables —Renta variable y permanentes— se tomará el valor neto de provisiones de las mismas ajustado por el 50% de sus valorizaciones o desvalorizaciones, según corresponda. Esto, en concordancia con lo establecido en el literal b) del artículo 7º del Decreto 1720 de 2001.

Las inversiones de capital en entidades financieras, aseguradoras y previsionales, bien sean nacionales o extranjeras, se considerarán como acciones bursátiles.

Para la evaluación del riesgo de precio de acciones no deberán tenerse en cuenta las inversiones constituidas dentro de procesos de reestructuración realizados de acuerdo con la Ley 550 de 1999. Así mismo, no deberán considerarse las acciones recibidas como dación en pago mientras permanezcan clasificadas como tales.

5. Desempeño de los modelos internos de medición de riesgos.

Las pruebas de desempeño (back testing) de los modelos internos tienen como propósito el determinar la consistencia, precisión y confiabilidad de los valores en riesgo estimados, mediante la comparación de éstos con las ganancias o pérdidas efectivamente realizadas. Para este propósito existen dos tipos de pruebas de desempeño:

Página 14

Pruebas sucias: Comparan los valores en riesgo estimados para el día T + 1 usando el portafolio final del día T contra las pérdidas y ganancias efectivamente obtenidas al finalizar el día T + 1. Se denominan pruebas sucias porque comparan dos valores derivados de portafolios diferentes.

Pruebas limpias: Comparan los valores en riesgo estimados para el día T + 1 usando el portafolio final del día T contra las pérdidas y ganancias que se hubieran presentado en el día T + 1 de haber mantenido el mismo portafolio final del día T. Es decir, estas pruebas eliminan el efecto de las actividades de negociación ocurridas durante el día.

Las entidades que empleen modelos internos para la medición de los riesgos de mercado deberán estar en capacidad de efectuar pruebas de desempeño tanto limpias como sucias de la siguiente manera:

1. Sobre el libro de tesorería deberán hacerse pruebas sucias con una periodicidad diaria y pruebas limpias con una periodicidad semanal.

2. Para el libro de bancario las pruebas limpias y sucias deberá efectuarse cuando menos quincenalmente.

Por otra parte, con base en los resultados que arrojen las pruebas de desempeño sobre la precisión y consistencia de los modelos internos de medición de riesgos, esta superintendencia podrá multiplicar los valores en riesgo obtenidos por un factor de ajuste que corrija las debilidades encontradas, de modo que los resultados reflejen el verdadero valor en riesgo de las entidades.

Las metodologías empleadas para la realización de las pruebas de desempeño así como los resultados de las mismas deberán estar completamente documentadas y a disposición de la Superintendencia Bancaria.

6. Combinación de modelos internos y el modelo estándar.

Los modelos internos empleados por las entidades para la medición de su exposición a los riesgos de mercado deberán contemplar todas las categorías de riesgo. Es decir, estos modelos deberán estar en capacidad de medir la exposición de la entidad a los riesgos de tasa de interés, tipo de cambio y precio de acciones, entre otros.

Sin embargo, las entidades que no presenten exposiciones significativas a alguna de estas categorías podrán combinar los modelos internos y partes del modelo estándar según aplique.

De igual forma, las entidades que solamente cuenten con modelos internos de medición de riesgos para el libro de tesorería, deberán utilizar el modelo estándar para la medición del riesgo de mercado del libro bancario.

Por otra parte, el cambio de un modelo interno hacia el modelo estándar o viceversa solamente podrá efectuarse previa aprobación o instrucción de la Superintendencia Bancaria y el nuevo modelo adoptado tendrá que emplearse por lo menos durante un período de un año.

7. Aprobación de los modelos internos.

Las entidades que deseen aplicar sus modelos internos para la medición de riesgos de mercado deberán realizar la solicitud correspondiente a la Superintendencia Bancaria.

Esta solicitud deberá estar acompañada de documentos que permitan analizar la idoneidad y consistencia tanto del proceso de gestión como del modelo de medición de riesgos. De igual forma, en la solicitud la entidad deberá hacer un análisis del cumplimiento de los requisitos cualitativos y cuantitativos establecidos en el numeral tercero de este capítulo.

En particular, la solicitud de aprobación deberá contener una descripción completa de las actividades de la entidad y de sus principales estrategias de negocio. Así mismo, deberá informar los cambios importantes que a nivel estratégico o estructural se hayan presentado en los dos años anteriores y los cambios que se planea se presenten durante el año siguiente a la solicitud.

La solicitud deberá contener:

1. Una descripción detallada y específica de los modelos de valoración empleados para cada instrumento, acompañada de las fórmulas matemáticas empleadas en cada caso y de un ejemplo numérico. Así mismo, deberán describirse los cambios o adaptaciones que la entidad haya realizado a las metodologías comúnmente empleadas por el mercado.

Página 15

2. Una descripción del modelo empleado para la medición de riesgos, de su base teórica, de los parámetros empleados y de la forma en que el modelo agrega los diferentes riesgos.

3. Una descripción de las pruebas de desempeño aplicadas para verificar la calidad de los resultados arrojados por el modelo y de cómo estas pruebas cumplen con lo establecido en el numeral quinto de este capítulo.

4. Las series de datos de los valores en riesgo estimados y de los realmente observados para cada factor de riesgo.

5. Información detallada de las personas encargadas de la medición y control de riesgos y de su posición dentro de la organización, incluyendo su formación académica y su experiencia profesional.

6. Una descripción detallada de la estructura de límites y de su estado de utilización durante el último año.

Cuando a criterio de esta superintendencia la información provista no sea suficiente, no se aprobará el modelo interno.

8. Variaciones máximas probables.

La Superintendencia Bancaria realizará estudios estadísticos para determinar la distribución estadística y las variaciones máximas probables de los factores de riesgo que se utilizarán en el modelo estándar. Estas variaciones serán suministradas periódicamente por la Superintendencia Bancaria.

Sin embargo, las variaciones máximas probables a emplear tanto en el modelo estándar como en los modelos internos podrán corresponder a escenarios extremos (stress-testing) que incorporen cambios en las condiciones de mercado que no estén reflejados adecuadamente en las series históricas de datos.

9. Frecuencia de medición y disponibilidad de información.

La evaluación y reporte de los riesgos de mercado mediante el modelo estándar deberá hacerse como mínimo de manera mensual. Sin embargo, dependiendo de la naturaleza, volumen y complejidad de las operaciones de cada entidad, esta medición podrá requerirse con una mayor frecuencia.

Las entidades deberán mantener en todo momento a disposición de esta superintendencia la información empleada en el cálculo de los valores en riesgo. Esta información deberá tener un grado de discriminación y detalle mayor al presentado en los formatos que se establecen para efectos de reporte a la Superintendencia Bancaria.

10. Reporte de información a la Superintendencia Bancaria.

Los resultados de la medición de riesgos de mercado deberán reportarse a la Superintendencia Bancaria con una periodicidad mensual en los formatos previstos para este propósito.

11. Variaciones máximas probables de las tasas de interés en moneda legal y moneda extranjera; y volatilidades en tipos de cambio y otros factores de riesgo.

La Superintendencia Bancaria ha identificado 13 factores de riesgo que deben ser utilizados en la estimación del VeR de las entidades financieras. Un factor de riesgo es una variable del mercado con características particulares que la diferencian de otras, cuya variación genera un cambio en el valor de mercado de un instrumento financiero.

En las tablas 1.a y 1.b, se relacionan los factores de riesgo que afectan las posiciones activas y pasivas del balance de una entidad financiera, discriminando para cada uno de ellos el período de estudio (muestra), la fuente de la información y el procedimiento mediante el cual se estimó la variación máxima probable o volatilidad de éstos, tanto para 10 días como para un año, junto con sus respectivos valores.

Página 16

Tabla 1.a

icon
ver tabla
Código del Factor FFactorPeríodo de estudioFuenteProcedimientoVariación 10 díasVariación 1 año
1DTF1984-2001B.RMontecarlo56200
2Tasa de repos1999-2001S.BMontecarlo200 
3Tasa interbancaria1999-2001S.BMontecarlo140 
4Tasa real2000-2001S.BMontecarlo 13
5Libor1998-2001B.RLognormal1679
6Tasa crédito consumo1999-2001S.BMontecarlo200 
7Money market USD1999-2001ReutersLognormal60 
8Tasa de TES1999-2001S.B.Lognormal100200
Tabla 1.b

icon
ver tabla
Código del Factor FFactorPeríodo de estudioFuenteProcedimientoVolatilidad 10 díasVolatilidad 1 año
9UVR1993-2001B.RMontecarlo 3.9%
10TRM1998-2001S.BMontecarlo3.22% 
11EURO2000-2001B.RLognormal6.24% 
12YEN1998-2001B.RLognormal2.01% 
13IBC1994-2001A.BLognormal5%8%
S.B.:Superintendencia Bancaria
B.R.:Banco República
A.B.:Asociación Bancaria
IBC.:Índice de la Bolsa de Colombia
Las variaciones máximas probables de las tasas de interés se expresan en términos de puntos básicos. Las volatilidades de los tipos de cambio y otros índices se expresan en términos porcentuales.

Para propósitos de establecer el procedimiento de estimación del riesgo total de la entidad, es necesario definir el factor de riesgo que afecta cada una de las posiciones reportadas en los formatos 269, 270 y 271. Para tal fin esta superintendencia presenta en el anexo 1 “Factores de riesgo para los formatos 269, 270 y 271”, los factores de riesgo que afectan cada una de las posiciones en los formatos antes definidos. Las variaciones máximas probables y las volatilidades descritas en las tablas 1.a y 1.b del presente numeral deben aplicarse conforme a lo establecido en el anexo 1 “Factores de riesgo para los formatos 269, 270 y 271”, para obtener el valor en riesgo (VeR) de que trata el numeral 4.1.1.7 del presente capítulo.

Las variaciones máximas probables para los factores de riesgo 1, 8 y 9 en 1 año, 2, 6 y 8 en 10 días y la volatilidad para el factor 13 en 10 días y 1 año han sido subestimadas con respecto a los valores reales calculados por esta superintendencia y presentados en el anexo 2 “Variaciones máximas probables y volatilidades reales para los factores de riesgo de los formatos 269, 270 y 271". Los valores de las tablas 1.a y 1.b se ajustarán paulatinamente hacia sus valores reales. Lo anterior, con el ánimo de dar gradualidad a la aplicación de los requisitos de capital expuestos en el Decreto 1720 de 2001.

12. Método de agregación.

El modelo estándar establecido por esta superintendencia para la medición del riesgo de mercado es un modelo de factores, con 13 factores de riesgo (tablas 1.a y 1.b). En este tipo de modelos, si el comportamiento de cada factor de riesgo no depende de los otros factores de riesgo (cero correlación), los valores en riesgo elevados al cuadrado para cada factor se pueden sumar aritméticamente, y el valor en riesgo corresponderá a la raíz cuadrada de esta suma. En el caso contrario, y específicamente en el modelo estándar definido por esta superintendencia, es necesario agregar los valores en riesgo de cada factor a través de la metodología que se describe a continuación.

El método de agregación consiste en sumar los valores en riesgo originados por cada uno de los factores de riesgo de las tablas 1.a y 1.b, teniendo en cuenta la correlación que existe entre éstos. Para ello, a continuación se explica el procedimiento a seguir para la agregación del VeR de cada factor de riesgo, la obtención de las correlaciones entre los factores de riesgo y la suma de los valores en riesgo teniendo en cuenta dichas correlaciones.

Página 17

En general, el método de agregación se puede resumir en 2 pasos:

• Suma aritméticamente los VeR que se originen por un mismo factor de riesgo.

• Agregación de los VeR haciendo uso de la matriz de correlaciones.

12.1. Suma aritmética de los VeR de cada factor de riesgo (suma de los valores en riesgo de un mismo factor de riesgo).

12.1.1. Riesgo de tasa de interés moneda legal y moneda extranjera (formato 269): Se debe obtener un VeR por cada uno de los renglones del formato 269, sumando para cada uno de los renglones, los VeR reportados en la última columna de cada banda de tiempo.

(1)

Donde:

n:Número de bandas de tiempo del formato.
r:Renglón del formato 269 en el cual se está haciendo la sumatoria.
Valor en riesgo del renglón r correspondiente a la banda de tiempo i.
Corresponde al valor en riesgo total del renglón r, es decir, la sumatoria aritmética de los valores en riesgo de las bandas del renglón r
.
NOTA: Los formatos: 269 “Evaluación del riesgo de tasa de interés moneda legal extranjera”; 270 “Evaluación del riesgo de tasa de interés-Unidades de valor real”; y 271 “Evaluación del riesgo de precio”, pueden ser consultados en las oficinas de la Superintendencia Bancaria.

_______________________