CIRCULAR EXTERNA 73 DE 1996 

(Octubre 21)

Este despacho se permite impartir las instrucciones que adelante se señalan respecto a la forma de determinar, contabilizar y amortizar el crédito mercantil originado en inversiones de capital que de acuerdo con las normas vigentes sean permisibles y conlleven el control en los términos establecidos en los artículos 260 y 261 del Código de Comercio, entre otras normas, así:

1. La diferencia entre el costo de adquisición de la inversión y el valor en libros de los activos netos (patrimonio) adquiridos se reconocerá a título de “crédito mercantil” como un cargo diferido (código 192080) o abono diferido (código 272080) según corresponda. Su determinación se hará en el momento en el cual la entidad adquiera el control.

2. El crédito mercantil se amortizará en alícuotas mensuales afectando el estado de resultados (código 429580 ó 512080) durante el tiempo en que razonablemente se espere obtener los beneficios futuros. En todo caso el término no podrá exceder de diez (10) años.

3. El registro del crédito mercantil solamente podrá diferirse en un plazo máximo de tres (3) años cuando la sociedad receptora de la inversión se encuentre en algunas de las siguientes situaciones:

3.1. Que no esté cumpliendo con los niveles adecuados de patrimonio o las normas de solvencia aplicables.

3.2. Cuando la sociedad presente pérdidas recurrentes, deficiencias del capital de trabajo, flujos de efectivo negativos, indicios de dificultades financieras serias (incumplimiento de obligaciones, obstáculos en la consecución de recursos, refinanciaciones, venta de activos importantes) entre otras, que afecten o puedan llegar a afectar su situación patrimonial.

3.3. Cuando la sociedad haya reducido su patrimonio neto por debajo del 50% del capital suscrito o se encuentre en alguna de las causales de disolución previstas en la ley, al momento de realizar la inversión.

4. Cuando una entidad incremente su participación y ello implique adquirir el control, podrá diferir la sumatoria de las diferencias entre el valor en libros de los activos netos adquiridos y el costo de la adquisición de cada una de las inversiones. Su resultado tendrá el tratamiento descrito en el numeral 2º, siempre y cuando los incrementos se realicen en un término no superior a un año, contado a partir de la última inversión que configure el control. De no cumplirse esta condición, la amortización sólo procederá en relación con el crédito mercantil que se origine en el último año.

5. Cuando una entidad ya tenga el control y aumente su participación, el crédito mercantil resultante de la nueva inversión se podrá amortizar en los términos del numeral 2º precitado.

6. Registrada la inversión, en los términos de este instructivo, se deberá valorar de acuerdo con los parámetros definidos en el capítulo primero “valoración de inversiones” de la Circular Externa 100 de 1995.

Por lo anterior, adiciónase el capítulo XVII denominado “Crédito mercantil” en la Circular Externa 100 de 1995 (1).

N. del D.: Dirigida a representantes legales y revisores fiscales de las entidades vigiladas por la Superintendencia Bancaria.

_________________________________