CIRCULAR EXTERNA 82 DE 1996 

(Noviembre 15)

Por razones de carácter técnico, en la Circular Externa 055 de 1996 no quedó incluido el numeral 4.1.1 del capítulo I --Evaluación de inversiones de la circular básica contable y financiera (Circ. Externa 100/95), instrucción que fue a adoptada mediante la Circular Externa 023 de 1996, norma esta que se encuentra vigente.

Por lo anteriormente expuesto, adjunto se remiten las páginas 12, 12-1 y 12-2 del capítulo mencionado.

CAPÍTULO I

Evaluación de inversiones

(...) la unidad que calcule la entidad fiduciaria o la sociedad administradora, según el caso, correspondiente al día inmediatamente anterior.

4. Tratamiento contable de las inversiones

4.1. Contabilización de las inversiones negociables. Con el propósito de dar cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 10 del Decreto 2336 de 1995, “por el cual se reglamentan parcialmente los artículos 271 y 272 del estatuto tributario, modificados respectivamente por los artículos 106 y 108 de la Ley 223 del 20 de diciembre de 1995”, para el registro de las inversiones negociables deben emplearse las instrucciones contenidas en la Circular Externa 17 del 15 de marzo de 1995 o en las normas que la modifiquen o adicionen.

4.1.1. El tratamiento contable de la reserva a que hace referencia el Decreto 2336 de 1995 se regirá por las siguientes instrucciones:

Con las utilidades obtenidas en la valoración de las inversiones negociables al cierre del ejercicio contable, que correspondan a ingresos no realizados fiscalmente en los términos del artículo 27 y demás normas concordantes del estatuto tributario, se constituirá una reserva, que se denominará reserva por valoración de inversiones negociables, la cual se afectará cuando se capitalicen tales utilidades o se realice fiscalmente el ingreso.

En el evento que una entidad en un ejercicio contable decida capitalizar las utilidades derivadas de la valoración de las inversiones negociables, no será necesario la constitución de la reserva.

Si el resultado del ejercicio contable arroja pérdidas no se constituirá la reserva a que hace referencia esta circular. En caso que las utilidades por la valoración de las inversiones sean superiores a las utilidades del ejercicio, la reserva se formará a prorrata con las utilidades de cada título.

Las pérdidas resultantes en la valoración de las inversiones negociables no se podrán compensar con las utilidades generadas por igual concepto en un mismo ejercicio, salvo que exista reserva para un determinado título.

Las utilidades por la valoración de inversiones que se obtengan en períodos posteriores se adicionarán a la reserva.

En caso de que se presenten pérdidas en la valoración, éstas se podrán compensar hasta el monto acumulado de la reserva del correspondiente título.

Para efectos de mantener un control pormenorizado del valor de la reserva por valorización de inversiones, se deberá llevar un registro individual por cada título, razón por la cual no se aceptará el sistema de grupos homogéneos o compensaciones de utilidades o pérdidas entre títulos. En todos los casos, el tratamiento de las utilidades, pérdidas, distribución o capitalización de la reserva se hará en forma individual para cada título o inversión.

El valor de la reserva por valoración de inversiones formará parte del patrimonio ajustable por inflación de acuerdo con las instrucciones contenidas en los planes únicos de cuenta.

En todo caso, se deberá constituir la reserva legal en los porcentajes señalados en el artículo 85 del estatuto orgánico del sistema financiero sobre las utilidades obtenidas en el período contable correspondiente.

La constitución, distribución, capitalización o afectación de la reserva por valoración de inversiones negociables, solamente se podrá registrar una vez lo decida la asamblea general de accionistas o junta de socios.

Teniendo en cuenta que el artículo 1º del Decreto 2336 de 1995 establece que la reserva por valoración de inversiones puede afectarse cuando se realice fiscalmente el ingreso, para tal efecto, el artículo 27 del estatuto tributario señala cuándo se entienden realizados los ingresos “Se entienden realizados los ingresos cuando se reciben efectivamente en dinero o en especie, en forma que equivalga legalmente a un pago, o cuando el derecho a exigirlos se extingue por cualquier otro modo legal distinto al pago, como en caso de las compensaciones o confusiones. Por consiguiente, los ingresos recibidos por anticipado, que correspondan a rentas no causadas, sólo se gravan en el año o período gravable en que se causen.

“Se exceptúan de la norma anterior:

“a) Los ingresos obtenidos por los contribuyentes que llevan contabilidad por el sistema de causación. Estos contribuyentes deben denunciar los ingresos causados en el año o período gravable, salvo lo establecido en este estatuto para el caso de negocios con sistemas regulares de ventas a plazos o por instalamentos.

b) Los ingresos por concepto de dividendos, y participaciones de utilidades en sociedades de responsabilidad limitada o asimiladas, se entienden realizados por los respectivos accionistas, socios, comuneros, asociados, suscriptores o similares, cuando les hayan sido abonados en cuenta en calidad de exigibilidades.

c) Los ingresos provenientes de la enajenación de bienes inmuebles, se entienden realizados en la fecha de la escritura pública correspondiente, salvo que el contribuyente opte por acogerse al sistema de ventas a plazos”.

En consecuencia, a fin de mantener un control de los ingresos realizados fiscalmente de las inversiones negociables de renta fija, se deberá registrar en forma mensual en cuentas de orden la causación de los rendimientos que se han pactado contractualmente, como son los intereses y la corrección monetaria. En el caso de las inversiones negociables de renta variable se contabilizarán los dividendos de las acciones abonados en cuenta.

4.1.2. Para efectos del tratamiento contable de las inversiones negociables de renta variable en acciones poseídas a marzo 31 de 1995, las entidades podrán optar por el siguiente procedimiento:

La utilidad o pérdida derivada de la primera valoración, se determinará como la diferencia entre el valor de mercado y el valor registrado a la misma fecha incluyendo los saldos de valorizaciones y provisiones existentes. La utilidad o pérdida se deberá determinar para cada tipo de inversión y tratar en forma individual como se describe a continuación:

Si el resultado de la valoración genera una utilidad, ésta se registrará como superávit por valorizaciones de inversiones negociables de renta variable. Este valor se deberá amortizar en alícuotas mensuales así: 20% en el año 1995, 40% en 1996 y el 40% restante en 1997.

Si el resultado de la primera valoración genera pérdida, ésta se imputará, en primera instancia al superávit por valorización registrado de la correspondiente inversión hasta agotarlo, y a partir de ahí, afectará el estado de resultados a título de pérdida por valoración de inversiones negociables de renta variable.

En las siguientes valoraciones, los efectos se registrarán en el estado de resultados y sólo se podrán imputar contra el superávit por valorizaciones cuando el valor de mercado sea inferior al determinado en la primera valoración.

Las instituciones que se acojan a lo dispuesto en los párrafos anteriores, reflejarán los ajustes correspondientes en los estados financieros del mes de diciembre de 1995 y hasta tanto no se haya amortizado en su totalidad el superávit por valorizaciones, sus efectos deberán revelarse en las notas a los estados financieros.

Para las siguientes valoraciones, respecto de estas inversiones, se continuará utilizando el procedimiento escogido, el cual no podrá ser modificado mientras las inversiones permanezcan en la entidad y deberá aplicarse para todas las inversiones poseídas a marzo 31 de 1995. Las inversiones negociables de renta variable en acciones adquiridas a partir del 1º de abril de 1995, se valorarán y contabilizarán conforme a los parámetros del presente numeral.

Las instituciones que al 14 de septiembre de 1995 hayan celebrado asamblea general de accionistas, en donde se hubiese considerado la distribución de utilidades cuyo resultado incluya el ingreso por valoración de inversiones negociables en acciones, y aquellas que a la misma fecha estén próximas a realizar su asamblea general de accionistas, podrán acordar con la Superintendencia Bancaria el procedimiento a seguir para efectos de aplicar lo acá reglamentado.

Para efectos del tratamiento contable de las inversiones negociables de renta variable en acciones, las entidades que se acojan al procedimiento de valoración descrito en el numeral 3.1.3. Tratándose de la creación de entidades financieras vigiladas por la Superintendencia Bancaria, una vez culminado el primer año de constitución y únicamente durante los dos años siguientes, la diferencia entre el valor de suscripción o de adquisición y el valor mercado, siempre y cuando este último sea inferior, podrá registrarse como una (...).

N. del D.: Esta circular va dirigida a representantes legales y revisores fiscales de las entidades vigiladas.

____________________________