CIRCULAR EXTERNA 88 DE 1999 

(Octubre 12)

Asunto: Información sobre operaciones inusuales o sospechosas que pueden estar vinculadas al lavado de activos.

(Nota: Sustituida por la Circular Externa 170 de 2002 de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales).

El lavado de activos o legitimación de capitales, es una conducta delictiva que por sus características adquirió una especial importancia en razón de los efectos que produce en la estructura económica del país.

Por esta razón surgió la necesidad de crear mecanismos tendientes a prevenir, controlar y reprimir todas aquellas conductas que estén destinadas a ocultar o encubrir la naturaleza, origen, movimiento o propiedad de los bienes o servicios obtenidos como producto de actividades delictivas.

En Colombia, la política de comercio exterior destinada a la flexibilización de los procedimientos, la reconceptualización del control aduanero y la desgravación de operaciones, que tenía como fin incrementar el comercio internacional, promover los procesos de reconversión industrial, mejorar la eficiencia de la estructura aduanera nacional y reducir la rentabilidad de prácticas como el contrabando, no produjo los resultados esperados. Por el contrario, la evidencia práctica demostró que actividades como la subfacturación de importaciones, la realización de exportaciones ficticias y el contrabando abierto han sido incentivadas por la necesidad de lavar los recursos provenientes de las actividades ilícitas que vienen lesionando la economía nacional.

El legislador consciente de que la forma más efectiva para combatir la criminalidad organizada, consiste en privarla de los rendimientos económicos obtenidos por sus actividades ilícitas, expidió la Ley 190 de 1995 o estatuto anticorrupción.

El artículo 40 de la citada ley señaló que las autoridades que recibieran información de las personas sometidas a inspección de las superintendencias Bancaria y de Valores, sobre operaciones que puedan ser utilizadas como instrumento para el ocultamiento, manejo, inversión o aprovechamiento de cualquier forma de dinero u otros bienes provenientes de actividades delictivas, o para dar apariencia de legalidad a las actividades delictivas o a las transacciones o fondos vinculados con las mismas, debían informar a la Fiscalía General de la Nación sobre los hechos u operaciones advertidas.

De igual forma esta disposición estableció que el Gobierno Nacional por conducto del Ministerio de Justicia y del Derecho y del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, podía disponer que la información recaudada fuera remitida a la autoridad que el reglamento determinara, con el propósito de centralizarla, sistematizarla, analizarla y establecer mecanismos de control sobre las operaciones realizadas.

A su vez, el artículo 43 del citado estatuto, prescribió que estas obligaciones debían ser igualmente cumplidas por las personas que se dediquen profesionalmente a actividades de comercio exterior.

De otra parte, la Ley 526 expedida el 12 de agosto de 1999, creó la unidad de información y análisis financiero, UIAF, unidad administrativa especial de carácter técnico adscrita al Ministerio de Hacienda y Crédito Público, cuya función principal se enmarca dentro de la intervención del Estado con el fin de detectar, prevenir y luchar contra el lavado de activos en todas las actividades económicas.

De acuerdo con lo establecido en el artículo 9º de la citada ley, la UIAF puede solicitar a cualquier entidad pública la información que considere necesaria para el cumplimiento de sus funciones, para lo cual no es oponible la reserva bancaria, cambiaria o tributaria. Igualmente, en desarrollo de lo previsto en el artículo 10 de la misma norma, las autoridades que ejerzan las funciones de inspección, vigilancia y control, instruirán a sus vigilados sobre las características, periodicidad y controles en relación con la información a recaudar para la UIAF, de acuerdo con los criterios e indicaciones que reciban de ésta en particular.

El sistema de lucha contra el lavado de activos está construido sobre tres tipos de entidades que ejercen vigilancia y control, a saber:

• Las entidades que prestan servicios inherentes o relacionados con operaciones de comercio exterior, en quienes radica el conocimiento del mercado y del cliente, razón por la cual deben ser las más interesadas en protegerse de que puedan ser utilizadas como instrumento para la realización de operaciones de lavado de activos. En la práctica son quienes ponen en marcha los mecanismos de prevención, detección y reporte de las aludidas operaciones.

• Las entidades que ejercen funciones de inspección y control, como la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, encargada de instruir a sus vigilados sobre los mecanismos de control que se deben implementar para prevenir la realización de operaciones de lavado de activos, y de supervisar el cumplimiento de estas obligaciones.

• La unidad de información y análisis financiero encargada de recolectar, sistematizar y analizar la información.

1. Objetivo. Prevenir, detectar y controlar conductas como el lavado de activos o legitimación de capitales, para lo cual se hace necesario que las personas que prestan servicios inherentes o relacionados con las operaciones de comercio exterior, reporten a la unidad de información y análisis financiero las operaciones inusuales o sospechosas que puedan estar vinculadas con el lavado de activos.

Establecer las obligaciones a cargo de las personas o entidades obligadas a efectuar los reportes a la unidad de información y análisis financiero para el control del lavado de activos del Ministerio de Hacienda y Crédito Público y prescribir los formatos que deban utilizarse para el efecto.

2. Responsables. Se encontrarán obligados a reportar a la unidad de información y análisis financiero del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, las operaciones de comercio exterior que sean inusuales o sospechosas y que puedan estar vinculadas al lavado de activos, los depósitos, sociedades de intermediación aduanera, sociedades de certificación internacional, sociedades portuarias, usuarios operadores de zonas francas, empresas transportadoras y empresas de mensajería, casas de cambio.

3. Definiciones

3.1. Lavado de activos. De acuerdo con el artículo 247 A del Código Penal es la conducta por medio de la cual se adquiere, resguarda, invierte, transporta, transforma, custodia o administra bienes que tengan su origen mediato o inmediato en actividades delictivas, o se le dé a los bienes provenientes de dichas actividades apariencia de legalidad o se legalicen; se oculte o encubra la verdadera naturaleza, origen, ubicación, destino, movimiento o derecho sobre tales bienes, o se realice cualquier otro acto para ocultar o encubrir su origen ilícito.

3.2. Operaciones inusuales. Cualquier operación que por su cuantía o características, demuestre racionalmente que se aparta de la actividad económica del usuario derivada de los antecedentes que obran en la administración y de la aplicación de los criterios sobre riesgos o alertas.

3.3. Operaciones sospechosas. Cualquier operación que por su número, cantidad o características pueda conducir razonablemente a concluir que se está ocultando, encubriendo, asegurando, custodiando, invirtiendo, adquiriendo, transformando, transportando cualquier tipo de bienes y servicios provenientes de actividades delictivas, o se está dando apariencia de legalidad a las operaciones o fondos vinculadas con las mismas.

3.4. Alertas .Se entiende por alerta cualquier tipo de información, conducta o actividad que permita detectar la realización de operaciones inusuales o sospechosas que puedan estar vinculadas a operaciones de lavado de activos.

4. Responsabilidad de las personas o entidades que prestan servicios inherentes o relacionados con operaciones de comercio exterior. Las personas o entidades que prestan servicios inherentes o relacionados con operaciones de comercio exterior, se encuentran obligados a establecer medidas de control adecuadas, apropiadas, eficientes y suficientes orientadas a evitar que en la realización de cualquier operación de comercio exterior sean utilizadas como instrumento para ocultar, encubrir, asegurar, custodiar, invertir, adquirir, transformar, transportar cualquier tipo de bienes y servicios provenientes de actividades delictivas, o para dar apariencia de legalidad a las operaciones y fondos vinculados con las mismas.

5. Mecanismos de control

5.1. Conocimiento del cliente. Las personas o entidades que presten servicios inherentes o relacionados con operaciones de comercio exterior se encuentran obligadas a establecer mecanismos de control orientados a seleccionar y conocer a sus clientes, ya sean estos habituales u ocasionales, identificarlos y conocer sus actividades económicas en aras a establecer la coherencia entre éstas y las operaciones de comercio exterior que realizan.

Para tal efecto deberán diseñar y mantener actualizado dentro de sus archivos e información comercial “el formato de identificación del cliente”, el cual contendrá como mínimo la siguiente información:

• Nombres y apellidos o razón social del cliente.

• Número de identificación o identificación tributaria.

• Domicilio y residencia.

• Nombres, apellidos, identificación de los socios y representantes legales.

• Cuando se trate de sociedades anónimas, nombre, identificación y dirección de los representantes legales y miembros de la junta directiva.

• Actividades económicas.

• Capital social registrado.

• Nombre, identificación y dirección de las personas que realizan directamente las operaciones de comercio exterior.

• El origen de los recursos con las cuales se realizan las operaciones de comercio exterior.

• Nombre, identificación y dirección de las personas o entidades beneficiarias de las operaciones de comercio exterior.

Esta información se deberá verificar, soportar y actualizar en forma permanente.

Se excluyen de esta obligación las operaciones que se realicen con las entidades públicas, de carácter nacional, departamental, municipal, los organismos de carácter diplomático y los organismos de carácter internacional.

La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales podrá verificar en cualquier momento el cumplimiento de estas obligaciones.

5.2. Conocimiento del mercado. Las personas o entidades que presten servicios inherentes o relacionados con operaciones de comercio exterior, atendiendo el tipo de servicios que ofrezcan, se encuentran obligadas a establecer mecanismos de control orientados a conocer las características usuales del mercado, con el fin de poder compararlos con las operaciones de comercio exterior que efectúen quienes negocien directa o indirectamente con ellas.

Para tal efecto, deberán diseñar dentro de sus manuales de procedimientos un listado de alertas atendiendo la naturaleza y niveles de riesgo de los servicios que prestan. Estos procedimientos deberán estar a disposición de la autoridad aduanera cuando ésta lo requiera.

5.3. Reporte a la unidad de información y análisis financiero del Ministerio de Hacienda y Crédito Público. El reporte de las operaciones inusuales o sospechosas que puedan estar vinculadas al lavado de activos, deberá realizarse en el formato que para el efecto se prescribe en esta circular.

Mensualmente y dentro de los cinco (5) días hábiles siguientes al vencimiento de cada mes, deberán enviarse en medio magnético los formatos que contengan los reportes del respectivo mes.

No deben anexarse al reporte escritos o documentos.

En caso de que durante un mes no se reporten operaciones inusuales o sospechosas, se deberá comunicar este hecho.

Se prohíbe expresamente que se informe a los usuarios que han sido reportados a la unidad de información y análisis financiero.

No se requiere que las empresas tengan certeza de que se trata de actividades delictivas, o que las operaciones que se realizan provengan de esas actividades, sino que estas sean inusuales o sospechosas, o se encuentren enmarcadas dentro de los criterios de riesgos o alertas establecidos en sus manuales de procedimiento, o razonablemente estimen que las operaciones son irregulares o extrañas.

Por no tratarse de un denuncio penal, no se exige que el reporte sea suscrito por ninguna persona de la empresa.

Para efectos de control, las personas o empresas responsables de suministrar la información, deberán llevar un registro de los reportes que han sido enviados a la unidad de información y análisis financiero.

N. del D.: La presente circular externa va dirigida a depósitos, sociedades de intermediación aduanera, sociedades de certificación internacional, sociedades portuarias, usuarios operadores de zonas francas, empresas transportadoras, empresas de mensajería, casas de cambio.

(Nota: Sustituida por la Circular Externa 170 de 2002 de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales).

_______________________________________