CIRCULAR EXTERNA 9 DE 1993 

(Febrero 12)

Tomando en consideración las disposiciones contenidas en la Ley 34 de 1993, en la cual se establecen las condiciones bajo las que se otorgarán por parte de los establecimientos de crédito oficiales, refinanciaciones sobre los créditos concedidos a productores de café, con sujeción a los lineamientos establecidos en el Decreto Reglamentario 233 de 1993, este despacho ha considerado procedente impartir las siguientes instrucciones que deberán ser observadas por las instituciones que en desarrollo de las normas citadas otorguen tales refinanciaciones:

1. Cuando las condiciones en que se convenga la refinanciación se ajusten a los supuestos establecidos en el artículo 12 de la Resolución 2053 de 1989, se aplicará el tratamiento contable que resulte correspondiente con esa situación.

2. De no satisfacerse los supuestos indicados en la norma antes mencionada, siempre que la refinanciación cumpla estrictamente los requisitos fijados en la Ley 34 de 1993 y su Decreto Reglamentario 233 del mismo año, la entidad determinará la categoría de riesgo en que habrá de clasificarse el crédito. No obstante, la clasificación no podrá hacerse a una categoría superior a “B”.

En todo caso, dicha clasificación se realizará previa una evaluación sobre la capacidad de pago del deudor por parte de la respectiva institución financiera.

Una vez refinanciado, de llegar a presentarse una mora superior a dos meses en el pago de la obligación o de un instalamento, sea que corresponda a capital o a intereses, se deberá proceder de inmediato a reclasificar la obligación por lo menos a categoría “C”, aplicando lo dispuesto en el artículo 5º de la Resolución 2053 de 1989, cualquiera que sea la clase de crédito que haya sido objeto de la refinanciación.

3. Los establecimientos de crédito señalados en el artículo 1º del Decreto 233 de 1993, que otorguen las refinanciaciones a que hizo referencia en el numeral precedente, deberán evaluar semestralmente el conjunto de la cartera refinanciada con miras a establecer la necesidad de constituir o aumentar provisiones en función del riesgo sectorial de la misma, de lo cual deberá informarse inmediatamente a la Superintendencia Bancaria.

4. Los establecimientos de crédito deberán efectuar o mantener una provisión sobre la cartera vencida que sea restructurada en condiciones distintas a las previstas en la Resolución 2053 de 1989, equivalente al valor de los intereses que conforme a las reglas de la mencionada disposición haya debido cubrirse para que la restructuración produjera efectos contables conforme a dicha resolución o, por la diferencia, en caso de que se haya efectuado un abono parcial de tales intereses. En todo caso, el valor de la mencionada provisión no será inferior al cincuenta por ciento (50%) de la suma que por concepto de rendimientos se debía haber provisionado o registrado en cuentas de orden hasta la fecha de la restructuración.

Sin perjuicio de lo previsto en el numeral 2º del presente instructivo, la provisión antes indicada deberá mantenerse cuando menos hasta pasado un año de la fecha en que se haya producido la primera amortización de capital o de intereses. En ese momento se evaluará si resulta procedente la reversión de la provisión aludida, bajo el supuesto de que el deudor haya observado estricto cumplimiento en los términos bajo los cuales se convino la refinanciación.

________________________________