Comentarios al Decreto 514 del 2010. Revalorización del patrimonio

Revista Nº 159 Mayo-Jun. 2010

Carlos Giovanni Rodríguez Vásquez 

Contador tributarista  

El artículo 1º de la Ley 1370 del 2009, estableció que los contribuyentes pueden imputar el impuesto al patrimonio contra la cuenta de revalorización del patrimonio, sin afectar los resultados del ejercicio. Este registro contable en opinión de algunos doctrinantes, no es aplicable por expresa prohibición del artículo 4º de la Ley 1314 del 2009, que establece que las disposiciones tributarias únicamente producen efectos fiscales.

Con el Decreto 514 del 2010, el Gobierno Nacional modificó de manera transitoria las normas de contabilidad (D. 2649/93, art. 78) estableciendo que los contribuyentes del impuesto al patrimonio del 2011, creado con la Ley 1370 del 2009, podrán imputar anualmente contra la cuenta de revalorización al patrimonio, el valor de las cuotas exigibles en el respectivo período, y que cuando dicha cuenta no registre saldo, o sea insuficiente anualmente, se podrán afectar las cuentas de resultado, lo anterior, sin perjuicio de las revelaciones a que haya lugar en notas a los estados financieros.

Con la expedición de este decreto, se pretende dar cumplimiento a lo dispuesto en la Ley 1340 del 2009, por la cual se regulan los principios y normas de contabilidad, de información financiera y de aseguramiento de información aceptados en Colombia, pero con una disposición que es abiertamente contraria a la técnica contable, al pretender disfrazar un gasto, afectando la cuenta de revalorización al patrimonio y el desconocimiento de un pasivo real que nace al momento de la causación del impuesto al patrimonio en el año gravable 2011.

De acuerdo con lo anterior, queda a juicio de cada ente económico, decidir el tratamiento contable del impuesto al patrimonio del año gravable 2011, ya que la norma utiliza la expresión “podrán”.