Concepto 1509 de julio 24 de 2003

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE CONSULTA Y SERVICIO CIVIL

Consejero Ponente: Jorge Murgueitio Cabrera

Radicación número: 1509

Actor: Ministro de Comunicaciones

Referencia: Inravisión. Costo de producción de las transmisiones de las sesiones del Congreso por el canal de interés público - Señal Colombia.

Bogotá, D.C., veinticuatro de julio de dos mil tres.

La señora Ministra de Comunicaciones, doctora Martha Elena Pinto de De Hart, formula a la Sala una consulta acerca de la entidad que debe asumir el costo de producción de las transmisiones de las sesiones del Congreso de la República, a través del canal de interés público - Señal Colombia, teniendo en cuenta que en ocasión anterior, la Sala, por medio del Concepto No. 1479 del 29 de enero del presente año, se pronunció en el sentido de que, conforme a las leyes 182 de 1995 y 335 de 1996, referentes a la prestación del servicio público de televisión, y la ley 5ª de 1992, orgánica del reglamento del Congreso, no existe obligación legal a cargo del Senado de la República y la Cámara de Representantes, de pagar al Instituto Nacional de Radio y Televisión, Inravisión, el valor de los servicios de transmisión de sus sesiones por dicho canal.

Explica la señora Ministra que “para efectos de la elaboración del producto final a presentar en materia de televisión, resulta necesario llevar a cabo diversas etapas que se encuentran relacionadas entre sí, cuales son la programación, producción, realización, transmisión, emisión y explotación del mismo” y que “dichas fases son diferentes una de la otra, en la medida en que cada una involucra un proceso particular que, una vez desarrollado en su totalidad, permite el inicio del siguiente”.

Añade que las tres primeras etapas son procedimientos previos a las tres segundas y que, en el caso de las transmisiones de las sesiones del Congreso, Inravisiön desarrolla todo el proceso.

Finaliza diciendo que la Sala en el mencionado Concepto, se refirió a la etapa de transmisión, mas no a la de producción, razón por la cual solicita su pronunciamiento sobre el siguiente interrogante:

“A qué entidad pública, ya sea el Congreso de la República o la Comisión Nacional de Televisión, le corresponde asumir el costo de la etapa de producción de las sesiones de dicho cuerpo colegiado, desarrollada en su totalidad por el Instituto Nacional de Radio y Televisión - Inravisión?”.

Consideraciones

Los costos de producción de las transmisiones de sesiones del Congreso de la República.

En primer lugar, conviene señalar que la Sala en el Concepto No. 1.479 del 29 de enero del año en curso, se pronunció sobre los servicios prestados por Inravisión por las transmisiones de las sesiones del Congreso de la República a través del canal de interés público –Señal Colombia, sin entrar a hacer distinciones acerca de las diferentes etapas que comprenden tales transmisiones, o más exactamente, la elaboración de un producto final televisivo, por cuanto este punto no se planteó como objeto propio de la consulta sino que ésta se refería a esas transmisiones de un modo general.

Ahora bien, en esta oportunidad la consulta hace mención de seis etapas que deben seguirse para lograr un producto final a ser presentado en televisión, las cuales son la programación, la producción, la realización, la transmisión, la emisión y la explotación del producto y se inquiere específicamente acerca de la entidad que debe asumir los costos de producción de las transmisiones de los debates del Congreso.

Respecto de los costos de producción, se observa en el Acuerdo No. 02 del 1° de marzo de 2000 de la Junta Administradora de Inravisión, por el cual se fijan las tarifas(1) para la prestación de los servicios de este Instituto, que en el artículo 4°, se establecen las de los servicios de producción, postproducción, escenografía, utilería y maquillaje.

La mencionada norma trae una extensa enumeración de servicios, los cuales se agrupan en los siguientes grandes ítems: servicio de estudios, alquiler de equipos en estudio, servicio telefónico, personal de producción, iluminación, servicios de escenografía, utilería y maquillaje, cabinas de edición, visualización, cintas y copias, servicios remotos, sistemas de transmisión, y servicios especiales en dólares para empresas extranjeras.

Cada servicio especifica sus componentes técnicos y el tiempo respectivo para efectos de la valoración de la operación de los equipos y el personal empleado.

Cabe destacar, por relacionarse con las transmisiones en directo desde el Congreso, los servicios remotos (ítem 4.10), los cuales se refieren a los “equipos alquilados fuera de las instalaciones de Inravisión” y señalan las distintas unidades móviles, con descripción de todo el equipamiento e indicación del número de integrantes del personal técnico que se requiere para operar cada una de ellas.

Interesa analizar ahora si las normas referentes a las mencionadas transmisiones distinguen esos costos o hacen alguna precisión sobre el particular.

La no distinción normativa en cuanto a los servicios relativos a las transmisiones de las sesiones del Congreso.

Revisadas las normas analizadas en el Concepto No. 1.479 de este año, relacionadas con las transmisiones de las sesiones del Congreso, vale decir, los artículos 88 de la ley 5ª de 1992 (habla del “acceso gratuito –de las cámaras legislativas- al servicio de televisión abierta”), 32 de la ley 182 de 1995 (dice “podrán utilizar...el canal de interés público”, y su parágrafo señala “solicitará...la transmisión del mismo -el debate-, a través de la cadena de interés público”), 19 de la ley 335 de 1996 (cuyo parágrafo dispone “Señal Colombia o el canal de interés público continuará transmitiendo las sesiones“) y 3° del Acuerdo No. 004 de 2002 de la Junta Directiva de la CNTV (señala “continuarán transmitiéndose”), se encuentra que ellas no hacen distinción en cuanto a los servicios que se requieren o las etapas técnicas necesarias para desarrollar las transmisiones de las sesiones del Congreso de la República por el canal de interés público –Señal Colombia, de tal suerte que si las normas no hacen ninguna distinción en torno al proceso de elaboración de este producto televisivo consistente en las transmisiones de las sesiones parlamentarias, el intérprete tampoco puede hacerla y en consecuencia, se debe entender que, para efectos legales, las distintas fases o etapas de tal producto se hallan comprendidas dentro de la expresión “transmisión” o el verbo “transmitir” que emplean las aludidas disposiciones.

Realmente las diferentes etapas que deben llevarse a cabo para conseguir el producto final, si bien tienen toda su importancia desde los puntos de vista técnico y económico, no tienen una connotación directa en las citadas normas, en la medida en que éstas aluden solamente a la transmisión de las sesiones, como una expresión omnicomprensiva del proceso de presentar en los hogares colombianos las sesiones del Congreso por el canal de interés público.

Estas normas no hacen diferenciaciones de fases técnicas televisivas sino que toman la palabra “transmisión” como el conjunto de labores y operaciones indispensables para entregar el producto, esto es, llevar la imagen en directo de los debates legislativos a los colombianos y por consiguiente, en el tema específicamente tratado, se deben entender incorporadas dentro de los servicios de transmisión.

En consecuencia, lo expresado en el mencionado Concepto sobre la inexistencia de obligación legal para el Senado de la República y la Cámara de Representantes de pagar a Inravisión el valor de los servicios de transmisión de sus sesiones por el canal de interés público -Señal Colombia, se refiere también a los servicios de producción de tales transmisiones, dado que éstos se deben entender comprendidos dentro de aquellos.

Ahora bien, la Sala desea insistir en el hecho de que la Comisión Nacional de Televisión tiene un papel importantísimo en la cobertura de los costos de los servicios de transmisión (y por inclusión, de los de producción) de las sesiones del Congreso de la República, vía transferencias.

Las transferencias de la Comisión Nacional de Televisión a Inravisión.

Tal como lo expresó la Sala en el Concepto No. 1.180 del 25 de marzo de 1999 y lo ratificó en el número 1.479 del 29 de enero del presente año, la Comisión Nacional de Televisión tiene la obligación de transferir a Inravisión los recursos suficientes para su operación.

En efecto, los incisos tercero a sexto del artículo 62 de la ley 182 de 1995, modificado por el artículo 16 de la Ley 335 de 1996, disponen lo siguiente:

“El patrimonio de Inravisión estará constituido entre otros por aquél que en la actualidad le corresponde por los aportes del presupuesto nacional y por las transferencias que le otorgue la Comisión Nacional de Televisión.

Dichas transferencias se harán de manera periódica cada cuarenta y cinco (45) días y en ningún caso podrán ser inferiores en pesos constantes a lo transferido en el período inmediatamente anterior.

En cuanto a los recursos provenientes de las tasas, tarifas y derechos producto de los contratos de concesión de espacios de televisión, así como los recursos que ella perciba por contratos y concesiones especiales previstos en esta ley, la Comisión Nacional de Televisión transferirá a Inravisión la cantidad necesaria y suficiente para que dicho operador pueda cumplir y desarrollar cabalmente su objeto.

Trimestralmente la CNTV enviará a las honorables Comisiones Sextas de Senado y Cámara de Representantes una relación pormenorizada de las transferencias. Si las honorables Comisiones encontrasen que las transferencias materia de este artículo no fuesen suficientes, procederá a ejercer sobre la Comisión Nacional de Televisión el respectivo control político” (destaca la Sala con negrilla).

Como se advierte de estas normas, la obligación es clara a cargo de la Comisión Nacional de Televisión: debe transferirle a Inravisión los recursos económicos necesarios y suficientes para que éste pueda cumplir adecuadamente su objeto, dentro del cual se encuentra el compromiso de transmitir las sesiones del Congreso por Señal Colombia, y de esta manera, la Comisión viene a cubrir el correspondiente valor de los servicios de transmisión, incluidos los de producción.

En consecuencia, se observa que si bien no existe una norma que directamente establezca la obligación para la CNTV de asumir los costos de producción y transmisión de las sesiones del Congreso, sí hay una, el inciso quinto del artículo 62 de la ley 182 de 1995, modificado por el artículo 16 de la ley 335 de 1996, que de manera indirecta le asigna tal obligación, al ordenarle que debe transferir a Inravisión la suma necesaria y suficiente para cumplir su objeto, con una parte de la cual éste puede sufragar tales costos.

En esta forma, se preserva el carácter de empresa industrial y comercial del Estado, de Inravisión, al ser compensados los costos en que incurre por la producción y la transmisión de las sesiones del Congreso nacional por el canal de interés público, con las transferencias que le debe entregar la Comisión Nacional de Televisión.

La Sala responde

Corresponde a la Comisión Nacional de Televisión transferir al Instituto Nacional de Radio y Televisión -Inravisión los recursos económicos necesarios y suficientes para que éste cumpla a cabalidad su objeto, y por esta vía, cubrir el valor de los servicios de producción y transmisión que presta el Instituto, con ocasión de las transmisiones de las sesiones del Congreso de la República por el canal de interés público - Señal Colombia.

Transcríbase a la señora Ministra de Comunicaciones. Igualmente, envíese copia a la Secretaría Jurídica de la Presidencia de la República.

Magistrados: Susana Montes de Echeverri —Jorge Murgueitio Cabrera-—Flavio Augusto Rodríguez Arce —Augusto Trejos Jaramillo

Elizabeth Castro Reyes, Secretaria de la Sala

1 Reajustables anualmente con base en el IPC, según el artículo 17.