Concepto 29043 de octubre 27 de 2008 

•CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN PENAL

EXTRADICIÓN DE NACIONALES COLOMBIANOS

No procede cuando los delitos fueron ejecutados exclusivamente en territorio colombiano.

EXTRACTOS: «Como ha quedado señalado en precedencia, se encuentran parcialmente establecidos los presupuestos referidos en el artículo 502 de la Ley 906 de 2004 para rendir concepto favorable a la solicitud de extradición elevada por el Gobierno de los Estados Unidos de América a través de su embajada del ciudadano colombiano Álvaro García Giraldo; sin embargo, ello no es posible, puesto que no se cumple con la exigencia constitucional prevista en el artículo 35 modificado por el Acto Legislativo 1 del 17 de enero de 1997, que prevé:

“La extradición se podrá solicitar, conceder u ofrecer de acuerdo con los tratados públicos y, en su defecto, con la ley.

Además, la extradición de los colombianos por nacimiento se concederá por delitos cometidos en el exterior, considerados como tales en la legislación penal colombiana. La ley reglamentará la materia (énfasis agregado).

La extradición no procederá por delitos políticos.

No procederá la extradición cuando se trate de hechos cometidos con anterioridad a la promulgación de la presente norma”.

Advierte la Sala, en consecuencia, que el precepto constitucional condiciona la extradición de nacionales colombianos por nacimiento a que los delitos imputados hayan sido cometidos en el exterior, disposición que tiene correspondencia con lo dispuesto en el artículo 490 de la Ley 906 de 2004, es decir, que para la emisión del concepto esta corporación debe examinar si los hechos por los cuales se solicita la extradición del ciudadano colombiano por nacimiento, fueron cometidos en el extranjero.

Desde esa perspectiva, es evidente, que el comportamiento delictivo imputado a García Giraldo por la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia, fue ideado, preparado, ejecutado y consumado dentro del territorio colombiano.

En efecto, la nota verbal 87 de 11 de enero de 2008, mediante la cual se formalizó la solicitud de extradición, puntualiza que,

“Los hechos del caso indican que el 13 de agosto de 2004, José Yesid Ceballos, ciudadano de los Estados Unidos, fue secuestrado apuntándole con un arma por miembros del ejército de liberación nacional (ELN), un grupo que ha sido denominado por el Departamento de Estado como una organización terrorista. El ELN tuvo secuestrado al señor Ceballos en la selva, encadenado a un árbol, por casi cuatro meses. El ELN en repetidas ocasiones solicitó el pago de rescate a la familia de Ceballos. El 8 de diciembre de 2004, la familia Ceballos pagó al ELN una suma de rescate de $ 24.500.000 pesos colombianos ($ 11.000 dólares de los Estados Unidos) y, posteriormente, el ELN liberó al señor Ceballos”.

No se afirma que la conducta punible hubiere rebasado las fronteras colombianas.

Además, en la síntesis de los hechos contenidos en la acusación 7-290 dictada el 26 de octubre de 2007 dictada en la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia, contra Álvaro García Giraldo, se hace referencia al carácter armado y violento de la organización insurgente a que dice pertenecer el requerido en Colombia, denominada,

“El ejército de liberación nacional (“ELN”) que en inglés se traduce como “Nacional Liberación Army”, es una organización de guerrilla armada y violenta en la República de Colombia. El ELN es encarecidamente anti-norteamericano y toma como objetivo a ciudadanos norteamericanos. El ELN participa en actividades terroristas, a incluir asesinatos, (sic) toma de rehenes y destrucción violenta de bienes. El ELN es una organización terrorista extranjera y ha sido definida como tal de conformidad con el título 8 del Código Federal de los Estados Unidos, sección 1189, por el Secretario de Estado de los Estados Unidos, inicialmente el 8 de octubre de 1997 y posteriormente redefinida el 8 de octubre de 1999, el 5 de octubre de 2001, el 2 de octubre de 2003 y el 4 de octubre de 2005.

2. El ELN está dividido entre 7 “frentes de guerra”... El liderazgo del ELN refrenda el secuestro como una técnica principal en extorsionar sus exigencias a la República de Colombia y recaudar fondos para su insurgencia guerrillera”.

Acerca del lugar donde fue cometido el secuestro, precisa la mencionada acusación que,

“3. La conducta que se alega en esta acusación formal ocurrió fuera de la jurisdicción de algún estado o distrito en particular; es decir, dentro de la República de Colombia (...).

(3) La víctima

(...) cuando ocurrieron los delitos que aquí se alegan, José Yesid Ceballos tenía 71 años de edad, era jubilado de su trabajo en los Estados Unidos y residía en la zona de Circasia, Quindío, Colombia”.

Así mismo, refiere la acusación que,

“(8) En la noche del 13 de agosto de 2004 o alrededor de esa fecha, José Yesid Ceballos fue secuestrado como rehén en la zona rural del municipio de Salento (cerca de su casa en Circasia, Colombia), cuando volvía a su casa en un taxi. Cuatro hombres enmascarados y armados obligaron al taxi a pararse y se apropiaron del vehículo. Cuando el vehículo se estropeó unas cuantas millas después, los secuestradores sacaron a José Yesid Ceballos del vehículo a la fuerza, y le ordenaron que siga el camino a pie”.

De lo anterior se puede concluir inequívocamente que los hechos en que se fundamenta la acusación 7-290, del 26 de octubre de 2007 dictada en la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia, tuvieron ocurrencia en territorio colombiano, sin que la información suministrada por el país requirente indique que Álvaro García Giraldo tenía contactos con personas pertenecientes a la organización armada denomina ejército de liberación nacional ELN, desde el exterior.

En este orden de ideas al no existir en la solicitud de extradición y la documentación anexa, elemento de juicio que relacione a García Giraldo y miembros de la organización armada al margen de la ley del ELN en el exterior, no se cumple el precepto normativo superior previsto en el artículo 35 de la Carta Política consistente en que el delito por el que se solicita al requerido “haya sido cometido en el exterior”, así sea parcialmente, como lo tiene establecido esta corporación,

“Repárese que la norma constitucional se refiere sin matizaciones a “delitos cometidos en el exterior”, de modo que la realización puede ser total o parcialmente cumplida fuera de los límites territoriales patrios…” (3) .

Los comportamientos aquí imputados por haber sido realizados totalmente dentro de los límites territoriales patrios, en acatamiento a lo dispuesto por el artículo 14 del Código Penal, que consagra el principio de la territorialidad, constituye un privilegio para la aplicación de la ley colombiana a quien la infrinja en territorio nacional.

De esta manera, es evidente, que los delitos por los que se reclama en extradición al ciudadano colombiano Álvaro García Giraldo desde su ideación hasta su consumación fueron ejecutados exclusivamente en territorio colombiano, circunstancia que, como lo ha sostenido la Sala, le impide conceptuar favorablemente a la entrega así concurran los requisitos legales, por estar ausente la exigencia del artículo 35 superior y 490 de la Ley 906 de 2004, relativa a que los hechos se hayan cometido en el exterior (4) .

4. Conclusión final:

A mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal, emite concepto DESFAVORABLE a la solicitud de extradición del ciudadano colombiano Álvaro García Giraldo, identificado con la cédula de ciudadanía 1.104.696.915 del Líbano (Tolima), formulada vía diplomática por el Gobierno de los Estados Unidos de América, en relación con los cargos penales de concierto para cometer el delito de toma de rehenes (secuestro) (cargo uno) y toma de rehenes (secuestro), y ayuda y facilitación de dicho acto punible (cargo dos) a que se contrae la solicitud, contenidos en la acusación 7-290, dictada el 26 de octubre de 2007 en la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia contra el mencionado Álvaro García Giraldo».

(Concepto de 27 de octubre de 2008. Radicación 29043. Magistrado Ponente: Dr. Yesid Ramírez Bastidas).

(3) Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal, auto del 25 de abril de 2001, radicado 16.708.

(4) Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal, concepto de fecha 27 de marzo de 2007, radicado 24878.

________________________________