Concepto 419 de enero 23 de 1992 

SALA DE CONSULTA Y SERVICIO CIVIL

INHABILIDADES DE CONGRESISTAS

PARA SER ELEGIDOS EN OTROS CARGOS PÚBLICOS

Consejero Ponente:

Dr. Jaime Betancur Cuartas

Ref: Régimen de inhabilidades. Si las personas que fueron elegidas congresistas, miembros de corporaciones públicas (diputados y concejales), jefes de entidades territoriales (gobernadores y alcaldes) están inhabilitados para aspirar a otro cargo o corporación, así presenten renuncia (art. 179, numeral 8°). Radicación N° 419.

Santafé de Bogotá, D. C., veintitrés de enero de mil novecientos noventa y dos.

El Ministro de Gobierno formula a la Sala la siguiente consulta:

“a) En el concepto radicado bajo el número 395 de fecha 25 de julio de 1991, emanado de esa H. Sala, en el aparte 3 se establece: “... 3. En este orden de ideas se tiene que los diputados y concejales que fueron elegidos para el período 1990-1992, estaría incursos en la inhabilidad prevista en el numeral 8° del artículo 179 de la Constitución, para ser elegidos congresistas, porque sus períodos coincidirían parcialmente con el de éstos.

“Sin embargo, como la Constitución no estableció los regímenes de inhabilidades e incompatibilidades de los diputados y concejales, sino que dicha atribución la defirió a la ley, no existe, dentro del ordenamiento jurídico vigente prohibición para que los diputados y concejales puedan renunciar a sus cargos y una vez aceptadas las renuncias, aspiren a ser elegidos congresistas (arts. 299 y 312)”.

De acuerdo al aparte transcrito, los diputados y concejales elegidos para el período (1990-1992), pueden presentar renuncia de sus cargos y una vez aceptadas éstas, aspirar válidamente a ser elegidos congresistas.

b) En el mismo concepto aparte 5, literal a) se anota:

“... a. El transcrito numeral 8° del artículo 179 de la Constitución, que establece una inhabilidad para ser elegido congresista y a la vez miembro de otras corporaciones, hace parte de la normatividad permanente de la Carta Constitucional, que entró a regir el 7 de julio de 1991 y que por lo mismo es de aplicación inmediata. Hay una prohibición de elegibilidad concurrente como miembro de varias corporaciones para el futuro, a diferencia del orden jurídico anterior que permitía esa concurrencia”.

De acuerdo con este aparte la prohibición de ilegibilidad concurrente para más de una corporación o cargo público, rige para el futuro.

Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, se consulta:

a) ¿La renuncia debidamente aceptada de quienes fueron electos como miembros del Congreso el pasado 27 de octubre, los habilita para aspirar a ser elegidos diputados, concejales y alcaldes, es decir, que la renuncia interrumpe o termina con la coincidencia de los períodos a que hace referencia la Constitución en su artículo 179 numeral 8°?

b) ¿Una vez elegidos los congresistas y demás miembros de las corporaciones públicas (diputados y concejales) como los jefes de entidades territoriales (gobernadores y alcaldes), en aplicación del artículo 179, numeral 8° ya citado, están inhabilitados, así presenten renuncia y la misma se les haya aceptado, para aspirar a otro cargo o corporación, en razón a que coinciden parcialmente los períodos de las corporaciones y los cargos para los cuales fueron electos, con los nuevos a los que aspiran?

c) ¿La coincidencia de los períodos, así sea parcialmente, a que hace alusión el artículo 179, numeral 8° de la Constitución, se predica de las corporaciones y cargos, o, de las personas elegidas?”.

La Sala considera y responde

1. El artículo 179, numeral 8°, de la Constitución Nacional prescribe que “nadie podrá ser elegido para más de una corporación o cargo público, ni para una corporación y un cargo público, si los respectivos períodos coinciden en el tiempo, así sea parcialmente”, de manera que es muy claro que un congresista en el ejercicio del cargo no puede aspirar a ser elegido diputado, concejal o alcalde.

2. De otra parte, el artículo 180 de la Carta Política establece las incompatibilidades de los congresistas, dentro de las cuales, el numeral 1°, prescribe que dichos servidores no podrán “desempeñar cargo público o privado”, prohibición que según el artículo 181 ibídem, tendrá vigencia durante el período constitucional respectivo. En caso de renuncia, dispone el mismo artículo, se mantendrán las incompatibilidades “durante el año siguiente a su aceptación, si el lapso que faltare para el vencimiento del período fuere superior” .

3. De este modo, la prohibición de desempeñar un cargo o empleo público que es una incompatibilidad para el congresista que ejerce como tal, se convierte en inhabilidad para aquel que renuncie a su investidura, hasta por un año después de su aceptación, si el lapso que faltare para el vencimiento del período fuere superior; de manera que a pesar de que un congresista, elegido el 27 de octubre de 1991, renuncie en este momento a su cargo, no puede aspirar a ser elegido o nombrado en ningún otro cargo o empleo público o privado durante el año siguiente a la aceptación de la misma.

4. En este orden de ideas se tiene que como los destinos de diputados y concejales son cargos públicos, y los de alcaldes son empleos públicos, los congresistas están incursos en la prohibición prevista en el artículo 180, numeral 1° de la Constitución Nacional para desempeñarlos, aún durante el año siguiente a la aceptación de su renuncia como senador o representante, si el tiempo que faltare para el vencimiento del período fuere superior por expresa disposición del artículo 181 ibídem.

Con fundamento en las anteriores consideraciones la Sala absuelve los interrogantes del señor Ministro de Gobierno:

1. La renuncia debidamente aceptada de los miembros del Congreso elegidos el 27 de octubre de 1991, por sí misma, no los habilita para aspirar a ser candidatos a diputados, concejales y alcaldes, porque aunque se interrumpe la coincidencia de los períodos de estos cargos con los de congresistas, subsiste la prohibición prevista en el artículo 180, numeral 1°, de la Carta Política, de desempeñar cualquier otro cargo o empleo público o privado, durante el año siguiente a su aceptación. si el lapso que faltare para el vencimiento del período fuere superior, de conformidad con lo ordenado en el artículo 181 ibídem.

2. Una vez elegidos, los congresistas, diputados, concejales, gobernadores y alcaldes están inhabilitados para aspirar a otro cargo o corporación, mientras ejerzan efectivamente el cargo, porque la Constitución prohibe que una misma persona desempeñe dos cargos en forma concurrente; sin embargo, si renuncian a la correspondiente investidura y no existe ninguna otra inhabilidad (como el caso planteado de los congresistas), pueden aspirar a la nueva elección. Mientras no exista la ley que desarrolle el desempeño de funciones públicas en las entidades territoriales, de conformidad con el artículo 29, la renuncia debe ocurrir antes de la inscripción de la correspondiente candidatura.

3. La coincidencia de los períodos, a que se refiere el artículo 179, numeral 8°, de la Constitución hace relación a dos aspectos: uno objetivo y otro subjetivo, que tienen que ver, el primero con los cargos y el segundo con las personas, es decir, que la nueva Constitución prohibe que una misma persona ocupe varios cargos al mismo tiempo, así el período de un cargo termine antes que el período del otro cargo; de suerte que lo importante de la prohibición es evitar que se acumule poder y autoridad en una sola persona.

En los anteriores términos se da respuesta a la consulta formulada por el Ministro de Gobierno.

Jaime Betancur Cuartas, Presidente de la Sala-- Javier Henao Hidrón-- Humberto Mora Osejo-- Jaime Paredes Tamayo.

Elizabeth Castro Reyes, Secretaria de la Sala.

_______________________________________________