Concepto 483 de diciembre 14 de 1992 

SALA DE CONSULTA Y SERVICIO CIVIL

CONCEJALES Y DIPUTADOS

INHABILIDADES ELECTORALES

Magistrado Ponente:

Dr. Jaime Betancur Cuartas

Ref.: Inhabilidades de concejales y diputados que aspiren a cargos de elección popular. Radicación 483.

Santafé de Bogotá, D. C., diciembre catorce de mil novecientos noventa y dos.

El señor Ministro de Gobierno, Humberto de la Calle Lombana formula a la Sala la siguiente consulta:

“El Ministro de Gobierno desea conocer el concepto de esa Honorable Sala, relacionado con los concejales que vienen ejerciendo sus cargos y aspiran a ser elegidos congresistas, gobernadores, diputados o alcaldes.

El Consejo de Estado, a través de su Sala de Consulta y Servicio Civil, en concepto emitido el 25 de julio de 1991, respondió a una consulta hecha por este ministerio, en relación con los concejales y diputados que venían ejerciendo sus cargos correspondientes al período 1990-1992 y que aspiraban a ser elegidos congresistas, cuyo aparte se transcribe:

“En conclusión la Sala considera que, de conformidad con el numeral 8o del artículo 179 y con el artículo transitorio 2o de la Constitución, y sin perjuicio de las demás inhabilidades e incompatibilidades previstas por la misma Constitución y la ley, los diputados y concejales que ostentan dicha investidura, pueden aspirar a ser elegidos congresistas en las elecciones convocadas para el 27 de octubre de 1991, siempre que renuncien a su investidura, y haya sido aceptada la renuncia antes de la fecha de la correspondiente inscripción de candidaturas para congresistas”.

No obstante lo anterior, un gran número de los concejales del país tiene interés en conocer con mayor precisión, las inhabilidades que puedan tener para aspirar en las próximas elecciones a diferentes cargos, razón por la cual se consulta:

Los concejales elegidos para el período 1992-1994, que aspiren a congresistas, gobernadores, diputados o alcaldes, ¿con qué anticipación deben presentar su renuncia y la misma serles admitida?

Las inhabilidades para los diputados se encontraban establecidas en el artículo 108 de la anterior Constitución, luego los elegidos para el período 1992-1944, que aspiren a congresistas, gobernadores o alcaldes, ¿con qué anticipación deben presentar su renuncia y la misma serles admitida?’’.

La Sala considera

1. La Carta Política expedida en 1991, defirió a la ley la determinación de las inhabilidades e incompatibilidades de los concejales, disposiciones que aún no han sido expedidas por el Congreso de la República.

2. Sin embargo, para establecer si los concejales elegidos para el período 1992-1994 pueden aspirar a ser elegidos congresistas, gobernadores, diputados o alcaldes, es necesario analizar las inhabilidades para ejercer cada uno de estos cargos públicos.

El numeral 8o del artículo 179 de la Constitución Política dispone: “8. Nadie podrá ser elegido para más de una corporación o cargo, si los respectivos períodos coinciden en el tiempo, así sea parcialmente”.

Se aprecia a simple vista, cómo la norma se encuentra mal ubicada, en el cuerpo del articulado constitucional; en efecto, la prohibición que se contempla en ella se aplica a todo ciudadano colombiano, sin distinción alguna, que aspire a ser miembro de corporaciones públicas. Y no sólo a los congresistas (tema del cual se ocupa el capítulo VI, título IV de la Carta); vale decir, que todo ciudadano que aspire a ser senador, representante a la Cámara, diputado a la asamblea, concejal o en general a toda corporación o cargo público con período fijo determinado por la constitución o por la ley no puede hallarse dentro de ninguna de las situaciones previstas por el numeral 8o del artículo 179 de la Constitución. Por consiguiente:

—La norma, como está redactada, comprende a todo ciudadano colombiano, sin distinción.

—Consagra una prohibición de carácter constitucional para ser “elegido” en corporaciones públicas. El acto electoral es de naturaleza compleja por cuanto comprende la inscripción y la elección.

—La prohibición se concreta a ser elegido para dos o más corporaciones, para un cargo y una corporación o para dos cargos simultáneamente, pero en todo caso se refiere a cargos que tengan período fijo.

—La prohibición no contempla el caso de reelección para miembros de corporaciones públicas que aspiren a ello, motivo por el cual no es aplicable para esta eventualidad.

Por lo demás de acuerdo a las normas constitucionales vigentes se tiene que el período de los actuales diputados y concejales termina el 31 de diciembre de 1994 (art. 19, transitorio de la Constitución); con respecto a los otros cargos y en relación con su período, se tiene:

a) Los miembros del Congreso elegidos el 27 de octubre de 1991, terminan su período el 19 de julio de 1994 (art. 19, transitorio de la Constitución).

b) Los gobernadores elegidos el 27 de octubre de 1992, extienden su período hasta el 2 de enero de 1995 (art. 303 y 16 transitorio de la Constitución).

c) Los alcaldes elegidos en 1992, terminan su período el 31 de diciembre de 1994 (artículo 19 transitorio de la Constitución).

En consecuencia: Los concejales o diputados que actualmente ejerzan su cargo y aspiren a ser miembros del Congreso, a ser gobernadores o alcaldes deberán estarse a lo siguiente:

a) Si aspiran a ser miembros del Congreso de la República, tienen que dejar el cargo de efectuar(sic) la inscripción correspondiente.

b) Si un concejal aspira a ser diputado a la asamblea departamental, no tiene que retirarse del cargo de concejal, por cuanto los períodos correspondientes a los cargos finalizan el mismo día, vale decir, no coinciden. Lo propio ocurre si es el diputado quien aspira a ser concejal.

c) Para ser gobernador se presenta una situación semejante a la de la elección de congresista. El diputado o el concejal que se halle ejerciendo el cargo, tendrá que retirarse del mismo antes de la inscripción para las inscripciones de gobernador.

d) Para llegar a ser alcalde, los actuales concejales o diputados no están obligados a retirarse de sus cargos en la fecha de inscripción por cuanto su período vence el mismo día que el alcalde; por tal motivo no se superponen.

e) El concejal o diputados que aspire a la reelección no queda comprendido dentro de las inhabilidades previstas por el artículo 179 numeral 8o de la Constitución.

Al respecto la Sala precisa su criterio expuesto en concepto de 1o de octubre de 1992 en el sentido de que el concejal o diputado que aspire a ser elegido para otra corporación o cargo público, debe renunciar a su investidura y que la renuncia sea aceptada con anterioridad a la fecha de su candidatura, siempre que los respectivos períodos coincidan en el tiempo así sea parcialmente. Se exceptúan los casos en los cuales los respectivos períodos no coincidan ni siquiera parcialmente, como en el caso en el que el concejal o diputado aspira a su reelección.

3. El artículo 179, número 2 de la Constitución, dispone que no podrán ser congresistas “quienes hubieren ejercido como empleados públicos, jurisdicción o autoridad política, civil, administrativa o militar, dentro de los doce meses anteriores a la fecha de la elección”. Sobre este aspecto la Sala ha expresado su criterio en concepto de 5 de noviembre de 1991 y 1o de octubre de 1992 (radicaciones 413 y 463), en el sentido de señalar que los cargos con autoridad a que se refiere la Constitución, tienen las siguientes características:

a) Los cargos con autoridad política, son los que exclusivamente atañen al manejo del Estado, como los de Presidente de la República, ministros y directores de departamentos administrativos que integran el gobierno.

b) Los cargos con autoridad administrativa son todos los que corresponden a la Administración nacional, departamental y municipal incluidos los órganos electorales y de control, que impliquen poderes decisorios, de mando o imposición sobre los subordinados o la sociedad. Tales son, por ejemplo, los cargos de directores o gerentes de establecimientos públicos y empresas industriales y comerciales del Estado, de los departamentos y municipios; gobernadores departamentales y municipales, Procurador General de la Nación. Defensor del Pueblo, miembro del Consejo Nacional Electoral y Registrador Nacional del Estado Civil.

c) Los cargos con autoridad militar son todos los que, pertenecen a la fuerza pública; según el art. 216 de la Constitución, tienen jerarquía y mando militar.

d) La autoridad civil corresponde, en principio, a todos los cargos cuyas funciones no implican ejercicio de autoridad millitar.

Pero algunos cargos implican el ejercicio de autoridad civil. Tal es el caso de los jueces y magistrados, de los miembros del

Consejo Superior de la Judicatura y de los Consejos Seccionales de la Judicatura que, con fundamento en la Constitución, organice la ley, del Fiscal General y de los demás empleos con autoridad de la Fiscalía General.

4. De lo anterior se puede concluir que los concejales son servidores públicos que no tienen autoridad civil, política, administrativa o militar y, por lo mismo, mientras no se expida la ley que señale sus incompatibilidades, no existe prohibición para que sean elegidos congresistas, con la sola salvedad de que para aspirar a dicha elección deben renunciar a sus cargos y una vez aceptadas éstas, pueden inscribirse válidamente como candidatos al Congreso, en cumplimiento de lo dispuesto por el art. 179, número 8, de la Constitución que dispone que “nadie podrá ser elegido para más de una corporación o cargo público,... si los respectivos períodos coinciden en el tiempo, así sea parcialmente”.

5. El inciso segundo, del artículo 303 de la Constitución Nacional dispone que la ley fijará las inhabilidades para ser elegidos gobernador; sin embargo, hasta el momento dicho régimen no ha sido expedido por el Congreso.

Pero el artículo 304, inciso segundo, determina que el régimen de inhabilidades e incompatibilidades de los gobernadores “no será menos estricto que el establecido para el Presidente de la República”, lo que implica que esas disposiciones le serán aplicadas como mínimo a los Gobernadores.

Así se tiene que el artículo 197 de la Carta Fundamental ordena que no podrá ser Presidente de la República, entre otros motivos, quien hubiere ejercido la presidencia, ni el ciudadano que un año antes de la elección haya ejercido cualquiera de los siguientes cargos:

“Magistrado de la Corte Suprema de Justicia, o de la Corte Constitucional, Consejero de Estado o miembro del Consejo Nacional Electoral, o del Consejo Superior de la Judicatura, ministro del Despacho, Procurador General de la Nación, Defensor del Pueblo, Contralor General de la República, Fiscal General de la Nación, Registrador Nacional del Estado Civil, director de departamento administrativo, gobernador de departamento o alcalde mayor de Santafé de Bogotá”.

Como puede observarse, en la norma transcrita no está señalado el cargo de concejal, lo que permite concluir que mientras no se expida la ley que específicamente fije las inhabilidades para ser elegido gobernador, los concejales pueden serlo, con la condición de que se retiren del cargo antes de la fecha prevista para la inscripción de candidato a la gobernación.

6. En relación con las inhabilidades para ser candidato y elegido alcalde, la Sala expresó su criterio en el citado concepto de 1o de octubre de 1992 (radicación 463) y sostuvo que:

“Se observa que las normas legales que han fijado los regímenes de inhabilidades para elegir concejales y alcaldes se encuentran vigentes porque no son contrarias a las disposiciones constitucionales.

La Ley 49 de 1987, que modificó la Ley 78 de 1986, establece en su artículo 5o letra e), que no podrá ser elegido ni designado alcalde quien “... dentro de los tres (3) meses anteriores a la elección se haya desempeñado como empleado oficial...”.

Estas prohibiciones a diferencia de las analizadas se refieren en forma genérica a empleados oficiales, que puedan ser empleados públicos, con o sin autoridad política, civil, militar o administrativa, o trabajadores oficiales. De donde se deduce que cualquier persona que ostente dicha calidad está inhabilitada para ser elegida concejal o alcalde...’’

7. Como el artículo 312 inciso 2o de la Constitución dispone que los concejales no son empleados públicos, no les es aplicable la inhabilidad prescrita por el artículo 5o letra e) de la Ley 49 de 1987, pues ésta se refiere específicamente a empleados oficiales. Por consiguiente, los concejales para ser candidatos a alcaldes, no tienen que separarse del cargo con tres meses de anticipación a la fecha de la elección.

8. De otra parte, en relación con las incompatibilidades de los diputados para ser elegidos congresistas, gobernadores o alcaldes, se debe aplicar el mismo criterio expuesto sobre sus inhabilidades, de manera que mientras el legislador determina su régimen de incompatibilidades se les debe aplicar como mínimo el previsto para los congresistas en los artículos 180 y 181 de la Constitución Nacional.

9. El artículo 180 de la norma suprema fija las incompatibilidades de los congresistas, extensivas a los diputados por virtud del artículo 299, inciso 3o, dentro de los cuales, el numeral 10, dispone que ellos no podrán “desempeñar cargo o empleo público o privado”, prohibición que tendrá vigencia “durante el período constitucional respectivo” y “en caso de renuncia se mantendrán durante el año siguiente a su aceptación, si el lapso que faltare para el vencimiento del período fuere superior”.

10. Como el artículo 299 inciso 3o de la Constitución dispone que los diputados no tienen la calidad de funcionarios públicos, a éstos les son aplicables las inhabilidades prescritas de los empleados oficiales, particularmente en cuanto imponen la obligación de retirarse del cargo con una determinada antelación a la fecha de las elecciones.

Con fundamento en las anteriores consideraciones la Sala absuelve los interrogantes formulados por el señor Ministro de Gobierno:

1. Los concejales elegidos para el período 1992-1994 que aspiren a ser elegidos congresistas o gobernadores, deben renunciar a su investidura y separarse del cargo, antes de la fecha prevista para la respectiva inscripción de candidaturas, siempre que la ley que expida el régimen de inhabilidades e incompatibilidades con fundamento en el artículo 293 de la Constitución Política no disponga cosa diferente.

Los concejales elegidos para el período 1992-1994 que aspiren a su reelección o a ser elegidos alcaldes o diputados no requieren separarse del cargo para inscribirse como candidatos porque los períodos respectivos no se superponen ni siquiera parcialmente.

2. Los diputados que pretendan ser elegidos congresistas o gobernadores, mientras se expide la ley que regule sus inhabilidades, deben presentar renuncia y retirarse del cargo, antes de la fecha prevista para poder inscribir su candidatura.

Los diputados elegidos para el período 1992-1994 que aspiren a su reelección o a ser elegidos alcaldes o concejales no requieren renunciar a su investidura para efectos de inscribir su candidatura.

En los anteriores términos se da respuesta a la consulta formulada por el señor Ministro de Gobierno.

Jaime Betancur Cuartas, Presidente de la Sala—Javier Henao Hidrón—Humberto Mora Osejo—Roberto Suárez Franco.

Elizabeth Castro Reyes, Secretaria de la Sala.

_________________________________