Concepto 606 de junio 23 de 1994 

SALA DE CONSULTA Y SERVICIO CIVIL

SERVICIOS PÚBLICOS DOMICILIARIOS

ENTREGA OPORTUNA DE CUENTAS DE COBRO

EXTRACTOS: «1. Según el artículo 365 de la Constitución, los servicios públicos son inherentes a la finalidad social del Estado. Podrán ser prestados directamente por entidades públicas o indirectamente por comunidades organizadas o por particulares.

2. Por regla general, los servicios públicos domiciliarios se prestan a través de entidades descentralizadas, que celebran un convenio con los usuarios en el que existen obligaciones recíprocas, que consisten por una parte en la prestación eficiente del servicio, y, de otra, en el pago de la tarifa legalmente fijada.

3. En este orden de ideas, se expidió el Decreto 1842 de 1991 (estatuto nacional de usuarios de los servicios públicos domiciliarios), en defensa de los usuarios, el cual prevé en su artículo 11 que las cuentas de cobro de los servicios públicos “deberán reflejar el estado de cuenta del suscriptor y/o usuario”, cumpliendo además, con los requisitos señalados en dicha norma.

4. A su turno, el artículo 13 ibídem, determina la obligación de las empresas de servicios públicos de entregar oportunamente la cuenta de cobro o recibo al suscriptor para que éste pueda cancelar el valor del servicio dentro de los plazos determinados. La misma disposición ordena que dichos recibos se entregarán a los usuarios por lo menos con cinco (5) días de antelación a la fecha de pago oportuno señalada en la cuenta. La empresa está obligada a utilizar todos los mecanismos para que la cuenta de cobro sea entregada al usuario dentro del tiempo indicado. La norma agrega que cuando la cuenta no se reciba, se pierda o extravíe, el suscriptor debe solicitar un duplicado porque “el hecho de no recibir la cuenta de cobro no libera al suscriptor y/o usuario de la obligación de atender su pago” salvo “que la empresa no haya efectuado la facturación en forma oportuna o no haya enviado las cuentas de cobro oportunamente al suscriptor”.

5. La facturación oportuna de los servicios públicos mencionados corresponde a la lectura y registro del consumo del período inmediatamente anterior a la fecha en que debe efectuarse el pago, bien sea mensual o bimestral, según se haya establecido por la misma empresa. Una vez realizada la facturación del consumo, la empresa debe enviar las cuentas de cobro previendo que los usuarios las reciban por lo menos con cinco (5) días hábiles de antelación a la fecha de pago oportuno señalada en el recibo, para que de este modo se les permita cumplir con su obligación de pagar en la fecha límite, el valor facturado, sin recargos ni sanciones.

Sin embargo, la Sala observa que el Decreto 1842 de 1991 adolece de falta de claridad en relación con las fechas en que debe efectuarse la facturación de los diferentes servicios, por lo que considera que es necesario reformar este decreto para determinar la fecha de liquidación del valor de los servicios efectivamente prestados y la fecha de envío del recibo a los usuarios, incluyendo la manera de comprobar la fecha de entrega de la cuenta de cobro.

En la forma indicada, existirá certeza sobre el término dentro del cual deba efectuarse la facturación, para que los usuarios puedan realizar sus pagos también en forma oportuna dentro de los límites que las empresas le señalen en las cuentas de cobro.

6. De lo anterior se infiere que cuando las empresas de servicios públicos domiciliarios incumplan sus obligaciones de facturar y de enviar las cuentas de cobro oportunamente, los usuarios quedan exonerados de la obligación de efectuar los pagos de los consumos tardíamente cobrados.

7. Según las anteriores observaciones, entre los suscriptores de servicios públicos y las empresas que los prestan, existen convenios con obligaciones recíprocas, regulados por el Decreto 1842 de 1991 y por los estatutos de las respectivas entidades, en los que debe señalarse con toda claridad los términos y períodos de facturación para que tanto el usuario como la empresa tengan certidumbre sobre el momento de hacer la facturación, enviar el recibo de cobro y la fecha de pago del valor del servicio, todo de conformidad con el artículo 64 del Decreto 1842 de 1991.

La facturación y el recibo de pago son mecanismos de cobro que la empresa debe utilizar para determinar el valor del servicio efectivamente prestado. De este modo, de conformidad con el artículo 12 del Decreto 1842 de 1991, esa facturación debe ser oportuna, lo mismo que el envío de la cuenta de cobro, para que los usuarios sepan, con certeza y a tiempo, cuál es el valor del consumo y cuándo deben cancelarlo.

Corrobora esta circunstancia lo establecido en el artículo 17 del Decreto 1842 de 1991, al disponer que las empresas no pueden “cobrar valores no facturados por error u omisión en la facturación, excepto en los casos en que se compruebe fraude o adulteración”. Esto quiere decir, que si las empresas de servicios han efectuado la facturación y enviado las cuentas de cobro, no pueden incrementar después el valor de los consumos, a pesar de que verifiquen que hubo equivocación u omisión porque la oportunidad para facturar el valor del servicio ya precluyó.

Con fundamento en las anteriores consideraciones, la Sala responde:

1. Los vocablos “oportuno” y “oportunamente” que utiliza el artículo 12 del Decreto 1842 de 1991, se refieren a que las empresas de servicios públicos domiciliarios deben entregar las cuentas de cobro y los usuarios recibirlas por los menos con cinco (5) días hábiles de antelación a la fecha de pago, señalada en el correspondiente recibo o cuenta de cobro.

Las cuentas de cobro, que deben ser entregadas y recibidas oportunamente, tienen que corresponder al período de facturación del servicio inmediatamente anterior, ya sea mensual o bimestral, en tal forma que la facturación sea también oportuna, es decir, que la facturación sólo debe referirse al periodo anterior.

La Sala considera que el estatuto ya citado debe ser aclarado en el sentido de señalar, por una parte, que la empresa solo pueda facturar el valor del servicio correspondiente al período inmediatamente anterior, y, por la otra, determinar el plazo para hacerlo.

2. Por consiguiente, según los artículos 12 y 17 del Decreto 1842 de 1991, los usuarios están exentos de pagar los valores de los servicios públicos domiciliarios, en los casos siguientes:

a) Cuando la facturación no se efectúe oportunamente;

b) Cuando las cuentas de cobro de dichos valores no se envíen en forma oportuna, y

c) Cuando se cobren valores no facturados por error u omisión en la facturación, salvo si ello se debe a fraude o adulteración.

Transcríbase en sendas copias auténticas a los señores Ministro de Gobierno y director del departamento administrativo de la Presidencia de la República».

(Concepto de junio 23 de 1994. Radicación 606. Consejero Ponente: Dr. Jaime Betancur Cuartas).

_____________________________