Concepto 712 de agosto 8 de 1995 

SALA DE CONSULTA Y SERVICIO CIVIL

DOCENTES PENSIONADOS

QUIÉNES PUEDEN RECIBIR OTRA ASIGNACIÓN DEL TESORO

EXTRACTOS: «Como se afirmó, el artículo 128 de la Constitución Política cosagra un principio de carácter general consistente en que nadie podrá “recibir más de una signación que provenga del tesoro público, o de empresas o de instituciones en las que tenga parte mayoritaria el Estado”.

Esta normatividad constitucional, según el mismo artículo no es aplicable a los casos que de manera expresa se exceptúen por la ley.

Y precisamente la Ley 4ª de 1992 en su artículo 19 consagró como uno de esos casos, el contenido en el literal g para quienes al entrar ésta en vigencia y siendo servidores oficiales docentes, se hallen debidamente pensionados.

Un derecho sólo puede invocarse como adquirido cuando se ha consolidado con fundamento en la Constitución y las leyes que lo reconocen.

“Así las cosas, se puede concluir que quien ha satisfecho los requisitos de edad y tiempo de servicio o número de semanas cotizadas, exigidas por la ley para acceder a una pensión de jubilación o de vejez, tiene un derecho adquirido a gozar de la misma. Pero quien aún no ha completado el tiempo de servicio o llegado a la edad prevista en la norma legal, no tiene un derecho sino que se halla apenas ante una simple expectativa de alcanzarlo en el momento de reunir la condición faltante” (Corte Constitucional; sentencia C-168, abril 20 de 1995; Magistrado Ponente Dr. Carlos Gaviria Díaz).

El caso consultado se refiere a un derecho de carácter laboral radicado en cabeza de un servidor oficial docente, que por razón de haber cumplido una serie de exigencias previstas en la Constitución y las leyes de la República adquirió su derecho a la pensión y simultá-neamente recibe otra asignación del tesoro público. Hallándose en tal situación entró en vigencia la Ley 4ª de 1992, que prohíbe, por regla general, recibir más de una asignación del tesoro público; pero que exceptúa a los servidores oficiales docentes que se hallan pensionados, lo que quiere decir que estos funcionarios pueden recibir, además de su pensión, otra asignación del tesoro público.

Consecuencialmente la excepción prevista por el literal g del artículo 19 de la Ley 4ª de 1992 no es aplicable a funcionarios oficiales docentes que no hubieren reunido la totalidad de los requisitos que prescribía la ley para obtener el derecho a la pensión en el momento en que entró en vigencia la Ley 4ª por cuanto los alcances del literal g son claros en su texto; además, porque atendiendo principios de hermenéutica las excepciones previstas en normas jurídicas no son extensibles a casos semejantes, por analogía.

Siendo ello así, los docentes que no reunían los requisitos legales indispensables para obtener el reconocimiento de pensión al entrar en vigencia la Ley 4ª de 1992, no pueden recibir dos asignaciones del tesoro público, aunque una de estas tenga el carácter de pensión.

En consecuencia, para que la excepción a que se ha venido refiriendo la Sala sea procedente, es menester:

a) Que se trate de docentes oficiales.

b) Que dichos docentes hubieren adquirido el estatus de pensionado, conforme a las normas vigentes, antes de entrar a regir la Ley 4ª de 1992, es decir, con anterioridad al 18 de ma-yo de 1992.

Respuesta: 

La excepción a que se refiere el literal g del artículo 19 de la Ley 4ª de 1992, consistente en que los servidores oficiales de carácter docente que se hallen pensionados puedan recibir otra asignación del tesoro público, alude con exclusividad a quienes hubieren adquirido el derecho a la pensión al entrar en vigencia dicha ley».

(Concepto de agosto 8 de 1995. Radicación 712. Consejero Ponente: Dr. Roberto Suárez Franco).

_____________________________