Congresos mundiales de historiadores de la contabilidad (1970-2006): una evaluación(1)

Revista Nº 33 Ene.-Feb. 2008

Oktay Güvemli 

Batuhan Güvemli 

(Turquía) 

Profesores Universidad de Marmara 

1. M. Ernest Stevelinck y el I Congreso Mundial de Historiadores de la Contabilidad

El profesor Lucchini no habría podido tener ninguna idea de que lo que él encontró en la investigación que dirigió en Italia, durante 1869, culminaría en el establecimiento del Congreso Mundial de Historiadores de la Contabilidad, un siglo más tarde. Fue Lucchini, por supuesto, quien descubrió la Summa de arithmetica, geometria, proportioni e proporcionalita de Pacioli. M. Ernest Stevelinck (1909-2001) fue la persona que siguió este importante evento. No se tiene conocimiento de cómo llegó a ello. Pero sí se sabe que él no era un académico, sino un profesional de la contabilidad. Como el desarrollo económico se había retrasado en Europa durante la Segunda Guerra Mundial, los estudios de la contabilidad se habían retrasado también. Así, Stevelinck encontró una oportunidad de examinar ciertos temas de la contabilidad y comenzó a publicar sus resultados en Bélgica y fuera de ella, recién acabada la Segunda Guerra Mundial. No parece que haya investigación disponible o en curso que considere dicha guerra como un evento estimulante para los intelectuales contables para estudiar la historia de la contabilidad.

Había, sin embargo, dos historiadores de la contabilidad bien conocidos que habían publicado en francés en Europa Central durante los años 50. Uno de ellos era Stevelinck y el otro J. H. Vlaeminck. Tampoco hay que olvidar a Basil S. Yamey de Inglaterra y Yaroslav Sokolov de Rusia. Estas personas fueron seguidas después por importantes líderes de la investigación en América. Tales progresos ocurrieron en un lapso de 25 a 30 años. Por lo tanto, llegó a ser necesario discutir los estudios producidos por todos estos historiadores de la contabilidad y publicar varios estudios de contabilidad por el mundo. El primer simposio internacional de historia de la contabilidad, realizado del 9 al 12 de octubre de 1970, pavimentó el camino para futuros desarrollos y se convirtió en el punto focal de la investigación innovadora que se ha mencionado antes.

La organización del simposio de 1970 le costó a Stevelinck un periodo largo de preparación. El simposio en sí mismo duró tres días y contó con la participación de 50 personas de 15 países. De acuerdo con los informes de la reunión, Stevelinck había intentado desarrollar planes de largo plazo para estudios de investigación en vez de investigaciones dirigidas únicamente a través de las actividades de los historiadores de la contabilidad. Debemos observar hoy que había publicado una colección llamada Accounting through the Ages que ahora se conserva en la Universidad de Nantes.

Stevelinck priorizó la cooperación internacional en historia de la contabilidad durante el simposio. Expertos como Carlo Antinori de Italia y Richard P. Brief de Estados Unidos lo apoyaron en este esfuerzo. Ellos enfatizaron en la necesidad de establecer grupos de estudio en varios aspectos de la historia de la contabilidad. El International Accounting Historians Committee fue mencionado en este simposio, como puede ser visto en el volumen de diciembre de 1989 del Accounting Historians Journal. Una vez más, según esta fuente, la colaboración entre delegados de varios grupos de historia de la contabilidad del mundo era la misión básica del comité. Los deberes identificados como necesarios para lograr esta misión fueron:

— Informar a los miembros acerca de publicaciones en revistas profesionales y científicas.

— Trabajar en introducir estudios sobre historia de la contabilidad en los programas académicos.

— La publicación de un boletín informativo.

— Contactar grupos nacionales e internacionales que pudieran estar interesados en el tema.

— El establecimiento de congresos internacionales futuros.

Stevelinck y otros participantes vieron en el simposio las necesarias posibilidades para un punto de partida apropiado. El hecho de que Stevelinck asumiera el título de Chairman del Accounting Historians Committee en el simposio y lo utilizara después de este es también significativo. Él deseaba asegurarse el liderazgo sobre los historiadores de la contabilidad quizá debido a sus contribuciones durante los inicios del Comité.

Se entiende que las primeras dos disposiciones mencionadas antes dependen mayormente de las tres posteriores. Pero, la implementación de estas estaba condicionada al establecimiento de una organización central. La fundación The Accounting Historians Academy aseguraría la implementación de estos tres deberes. La academia empezaría a publicar, conseguiría tener contacto con otros grupos en varios países y dirigiría congresos internacionales futuros. ¿Cómo fue esta puesta en práctica de la academia establecida en 1976?

No es fácil apreciar los logros de la academia en estas materias. Pero se puede afirmar que ha tenido éxito en un grado significativo en su misión. Sin embargo, es difícil decir que el consejo de Stevelinck contribuyera a este éxito. Por ejemplo, entre sus recomendaciones, él se había propuesto establecer comités nacionales que serían dependientes de un comité central. Para lograr su idea, Stevelinck —los autores de estas líneas han tenido la oportunidad de leer cartas de Stevelinck— prevé conseguir contactos continuamente con personas que podrían prestar atención al tema. Pero es difícil decir que esta aproximación fue implementada correctamente en Turquía y en otros países. Si la idea de Stevelinck hubiera sido puesta en práctica adecuadamente, entonces, por ejemplo, el mundo sabría hoy más sobre las prácticas de la liquidación de cuentas en el ámbito de la India, de los incas y de varios países de Suramérica; sobre las prácticas registrales utilizadas en las operaciones económicas entre los asirios de Mesopotamia y los prehititas de Anatolia; el sistema contable del Imperio Otomano que fue usado por quinientos años y que podía calcular con una integridad del 97%, hacia la primera mitad de enero, los ingresos y gastos anuales, y sus tipos, en un territorio de 19 millones de kilómetros cuadrados. También se tendría conocimiento de la aventura de la Unión Soviética beneficiándose del sistema de partida doble en el siglo XX.

Los autores piensan que son dos las razones por la que estos planes no se han podido realizar. La primera es que los estudios de la academia se focalizan exclusivamente en Norte América, Australia y Europa Occidental. La segunda, relacionada con la anterior, es que las actividades internacionales sobre historia de la contabilidad están referidas al sistema contable de la partida doble.

Será apropiado decir que las opiniones de estos autores pertenecen a unas personas que viven y observan los hechos desde el punto de vista de un país del Medio Oriente, Turquía. Por otra parte, son conscientes de que un período de 30 años no es lo suficientemente prolongado para que se pueda culminar la consecución de todas las metas en un determinado campo de la ciencia. Pero, son también conscientes de que el nivel que ha sido logrado en un plazo tan breve tiene gran importancia.

2. II y III Congresos Mundiales de Historiadores de la Contabilidad

2.1. II Congreso Mundial de Historiadores de la Contabilidad —1976— Atlanta

G. J. Previts, presidente de la academia, y sus asociados organiza-ron el II Congreso Mundial de Historiadores de la Contabilidad en 1976, en el 200.º aniversario de la fundación de los Estados Unidos de América. El congreso fue realizado del 21 al 22 de agosto de 1976 en Georgia, Atlanta. Ernest Steve-linck, que no fue fundador de la academia, dio el discurso de apertura junto con Previts. El congreso continuó con la discusión de trece documentos en dos días. R. H. Parker habló acerca de la necesidad de investigación en historia de la contabilidad. Álvaro Martinelli conferenció sobre la contabilidad italiana en la Edad Media. Un turco, llamado Turgut Var, explicó las fundaciones caritativas islámicas desde el punto de vista contable del encuentro de Canadá. George J. Costouros, de Estados Unidos, expuso el desarrollo del antiguo sistema contable griego desde un punto de vista socioeconómico. Robert Gibson, de Australia, trató sobre el desarrollo de las firmas de contabilidad en su país. H. Kellenbenz, de Alemania, habló acerca de la teneduría de libros y la contabilidad de su país en el siglo XVI. Kojiro Nishikawa, de Japón, expuso los comienzos del estilo occidental de teneduría de libros en Japón. Axel Grandell, de Finlandia, discutió tablas numéricas y métodos de cálculo simple. Osamu Kojima, de Japón, habló de libros de contabilidad de Inglaterra en el siglo XVII. Por lo tanto, el congreso puede ser considerado como una muestra del conocimiento contable del mundo entero.

Había trece documentos en total. Los delegados de Italia, Inglaterra, Grecia, Turquía, Australia, Alemania, Japón y Finlandia explicaron los sistemas contables de sus países de origen y presentaron ocho de trece documentos, un porcentaje de 62%. En los siguientes congresos, la aplicación de estos temas no se encuentra en esta misma proporción. Probablemente el factor más importante del segundo congreso fue que los historiadores de la contabilidad demostraron su capacidad para organizar grandes encuentros mundiales. Aunque inexpertos, los historiadores de la contabilidad tuvieron éxito en la preparación del congreso.

2.2. IIICongreso Mundial de Historiadores de la Contabilidad —1980— Londres

Este congreso fue realizado en Londres, del 16 al 18 de agosto de 1980. Anna B., G. Dunlop, P. A. Bird, G. A. Lee y R. H. Parker organizaron el congreso. Se presentaron 44 trabajos y el documento de apertura fue de Basil S. Yamey, uno de los más conocidos historiadores de la contabilidad del siglo XX. Yamey explicó qué tenía que hacer frente a dos obstáculos cuando escribía sobre historia. Uno de estos era la carencia de información. La no existencia de una conciencia sobre la importancia de la contabilidad era el segundo. En el congreso, dos visiones básicas surgieron y se desarrollaron entre los historiadores de la contabilidad. La primera visión agrupaba a los interesados por los autores y los textos contables. El segundo grupo era el de los interesados en los sistemas contables y en el análisis de libros de cuentas.

Justo como en el congreso anterior, este fue también un periodo experimental para los historiadores de la contabilidad: once de los cuarenta y cuatro documentos presentados al congreso estaban relacionados con autores y libros de contabilidad. Nueve de ellos trataban del examen de varios documentos contables históricos sobre la contabilidad de compañías mineras en Inglaterra. Planteamientos contables tales como la contabilidad de gestión fueron elegidos como tema de investigación por 12 documentos.

Sistemas contables como el de la Rusia Soviética y la contabilidad por partida doble fueron el tema de seis documentos. La evolución del pensamiento contable, el desarrollo histórico de la información financiera y el desarrollo de la teoría de la historia de la contabilidad fueron los temas de seis documentos. Había también dos documentos sobre educación y profesión contable. Como se puede ver claramente, el 32.72% de los documentos trataba temas de autores contables, análisis de libros de cuentas y el estudio de sistemas contables específicos por áreas desde un punto de vista histórico. Los temas del primer congreso, que estaban enfocados en la información referente a las experiencias en historia de la contabilidad de ciertos países, dejaron de acaparar el interés, que se desplazó hacia el examen de ciertos tipos de contabilidad, de los libros de cuentas y de la presentación y estudio de los escritores clásicos de la contabilidad. Como en el primer congreso, fueron relativamente pocos los países que presentaron documentos. La trayectoria de los siguientes congresos no sería muy diferente a la del segundo.

3. IV, V y VI Congresos de Historiadores de la Contabilidad

3.1. IV Congreso de Historiadores de la Contabilidad —1984— Pisa

El congreso tuvo lugar del 23 al 27 de agosto de 1984, en Pisa, Italia, con cerca de cien participantes de dieciocho países. La principal característica del congreso fue su celebración en la universidad donde Luca Pacioli, el autor de la Summa, había actuado como profesor. Esta ocasión enfocó necesariamente la atención de los participantes en el ambiente histórico y el museo donde las copias originales de los libros de Pacioli se exhiben. Las personas evaluaron el congreso especialmente por el énfasis en el ambiente histórico de la contabilidad. Un día entero del congreso fue dedicado a visitar este entorno histórico. Ningún otro congreso ha sido tan emocional como el cuarto.

Cuarenta documentos fueron presentados al congreso: nueve de ellos eran de Italia, ocho de Estados Unidos, cinco de Inglaterra, dos de Francia, España, Australia y Japón y uno de Turquía, China, Finlandia, Brasil, Argentina, Suiza, Venezuela, Grecia, India y Escocia. De acuerdo con estos datos, fueron 17 los países que presentaron documentos. Al analizar los temas de los escritos, se observa que nueve de los documentos se centraron en autores de textos clásicos de contabilidad o en sus libros; dieciséis documentos trataron sobre el desarrollo de la información financiera en Estados Unidos, la tasación de servicios públicos en Taiwán, la ley laboral y el examen de ciertos libros de cuentas en Venecia o sobre temas similares. Un escrito estudió el tema de la contabilidad de gestión. Por otra parte, es digno de mención que diez de los documentos trataron los sistemas contables usados en la antigua India, Grecia o Turquía Otomana. Otros cuatro escritos abordaron temas generales de historia de la contabilidad como el desarrollo del pensamiento contable. En ningún otro congreso se han presentado estudios tan extensos relativos a los sistemas contables de diferentes países como en este. El restante 25% de los trabajos se refirió a sistemas contables de siglos anteriores. Entre estos destaca el que trata del sistema contable que fue usado durante 500 años por el Imperio Otomano, un trabajo que fue presentado por Ismail Otar de Turquía.

3.2. V Congreso de Historiadores de la Contabilidad —1988— Sídney

A pesar de la lejanía de Australia, 130 delegados de 14 países participaron en el V congreso. El congreso en Sídney fue importante porque demostró que los historiadores de la contabilidad tenían capacidad de convocatoria en cualquier parte del mundo. Murray C. Wells fue el convenor (‘coordinador’) del congreso. En el año 1988 se cumplió, precisamente, el 200.º aniversario del primer establecimiento de población europea en Australia.

El mensaje de Stevelinck en el congreso es interesante. Como presidente del International Accounting Historians Committee se refirió a dos materias. La primera fue la preparación —con la participación de varios países— de una General History of Bookkeeping. La segunda es la sugerencia de que el VI congreso fuera llevado a cabo en Japón, el posterior en Brasil y el siguiente de nuevo en Europa. El sexto fue realizado, efectivamente, en Japón, pero el subsiguiente fue realizado en Kingston - Canadá, en lugar de Brasil, sin tener en cuenta la recomendación de Stevelinck. Después de este, el siguiente congreso se llevó a cabo en Europa (Madrid). No se hizo ningún progreso en la preparación de la General History of Bookkeeping. [Los presentes autores no están en posición de efectuar una conclusión sobre este tema]. Pero Stevelinck, que en ese entonces tenía cerca de ochenta años, no estaba en condiciones de asistir a los congresos y no podía seguir de cerca los acontecimientos; realmente, no estaba en situación de ejercer un control sobre estos hechos.

Los Estados Unidos, Australia, Japón e Italia proporcionaron al congreso el mayor número de participantes. Hubo también participantes de Inglaterra, Nueva Zelanda, Finlandia, España, Canadá, Noruega, Hungría, Suecia, Polonia y China.

Alrededor de 50 escritos fueron presentados en el V congreso. Nueve de los documentos trataban de autores contables y de sus contribuciones, que ocupan un importante lugar en la historia de la contabilidad. Catorce trabajos se refirieron a temas como el de contabilidad pública en Inglaterra, normas contables en Suecia y libros de cuentas en Escocia en el siglo XIX. Siete de los documentos estaban relacionados con modalidades concretas o ramas de contabilidad. Cuatro de los documentos fueron sobre sistemas contables usados en varios países durante siglos anteriores. Quince documentos consistieron en temas generales como arqueología contable, cuadros de cuentas, cifras monetarias y desarrollo de la teoría general de la contabilidad.

Estos datos revelan que la mayor parte de las comunicaciones estaban relacionadas con el examen de ciertas aplicaciones contables y temas generales de contabilidad. Estas dos áreas fueron tratadas por el 58% de todos los documentos presentados.

3.3. VI Congreso de Historiadores de la Contabilidad —1992— Kioto

El Congreso de historiadores de la contabilidad siguiente al de Australia fue en Japón. Atsuo Tsuji de Osaka City University fue el convenor (‘coordinador’) del congreso al que asistieron 200 participantes de 15 países.

El director del congreso transmitió un número importante de mensajes durante su discurso de apertura. Tsuji declaró que desde 1988, año de celebración del congreso pasado, se han podido apreciar mejoras significativas en los aspectos académicos, socioeconómicos, o globales, sin embargo, la evolución en historia de la contabilidad no ha sido tan clara. En su discurso, Tsuji hizo hincapié en la necesidad de mejoras en historia de la contabilidad. Ahora, ciertamente, no tiene sentido prestar atención a las quejas de los participantes en aquel congreso. En el año 1992 habían transcurrido 16 años desde que en 1976 los historiadores de la contabilidad habían demostrado que, con el apoyo de Previts, podían preparar un congreso y desarrollar la investigación. Pero, posiblemente se había esperado un progreso mayor. Con todo, no debe olvidarse que, en este lapso, alrededor de 160 documentos habían sido presentados a los congresos mundiales de historiadores de la contabilidad y que estos congresos fueron realizados en cuatro continentes. Estos hechos constituían pruebas fehacientes de que sí se estaban produciendo mejoras significativas y continuadas en esta disciplina.

Algunas de las 45 comunicaciones presentadas en este congreso trataron sobre contabilidad y contabilidad pública, periodificación del pasado de la contabilidad, modelos conceptuales en el curso de cambios económicos: la tercera ola en la historia de los sistemas contables, la investigación de archivo y la nueva historia de la contabilidad. Diecinueve de estos cuarenta y cinco documentos examinaron ciertos eventos contables. Once de ellos trataron la historia de la contabilidad en general, poniendo énfasis en ciertas materias. Cinco presentaron biografías y examinaron libros. Uno de cada cinco documentos trataba sobre modalidades concretas de contabilidad y sistemas contables. Trece países presentaron textos al congreso. Diez documentos venían de Estados Unidos e Inglaterra, ocho de Japón, cuatro de Australia, tres de Italia y uno de Canadá, Nueva Zelanda, Francia, Polonia, China, Alemania y Portugal.

Otro hecho importante fue la presencia de dos historiadoras de la contabilidad en el congreso mundial de historiadores de la contabilidad después de los años ochenta. Una de ellas fue Bárbara Merino, que todavía colabora en la gerencia de la academia y continúa trabajando en la metodología de la investigación histórico-contable. La otra fue Alicja A. Jaruga, de Polonia, que intentó dar a conocer el sistema contable central de los países socialistas en los países occidentales en los años ochenta. Fue una buena oportunidad para conocer a esta investigadora y seguir también sus estudios.

Para concluir los comentarios sobre este congreso, tenemos que mencionar a Lee D. Parker, de Adelaide University of Australia. Parker fue uno de los investigadores que más resueltamente trabajó para el éxito y la realización del congreso. Tres comunicaciones llevan su nombre. Él escribió uno de estos documentos personalmente y los otros dos los hizo con colaboradores. Uno de los documentos citados fue titulado ArchivalRe-search and the New Accounting History: The IndustrialRevolution Case. Las mejoras en la contabilidad analítica en el siglo XIX fueron discutidas en el otro documento.

4. VII y VIIICongresos de Historiadores de la Contabilidad

4.1.VII Congreso de Historiadores de la Contabilidad —1996— Kingston

Uno de los Congresos Mundiales de Historia de la Contabilidad de los que comparativamente poco puede ser dicho es el VII Congreso Mundial de Historiadores de la Contabilidad, realizado del 11 al 13 de agosto de 1996, en Queen’s University en Kingston, Canadá. El congreso fue titulado Desorden y Armonía: Siglo XX, Perspectivas sobre historia de la contabilidad. El número de documentos excedió de 50 por primera vez. Alrededor de 60 documentos fueron presentados.

Solamente se ha podido recoger escasa información sobre el número de participantes o de países asistentes. Pero, había 85 firmas en los 60 documentos presentados. Por ello se ha estimado que, en conjunto, con otros participantes, unas 100 personas de 15 países asistirían al congreso.

Los 60 documentos presentados al congreso fueron agrupados en cinco secciones. Estas secciones se titularon: Contabilidad de costos y gestión, Educación, Contabilidad financiera y auditoría, Organizaciones profesionales e Impuestos.

De acuerdo con la clasificación de los escritos que se efectuó para este trabajo, el número de documentos que examinaban una determinada materia contable con clara expresión de esta era de 29. Este era el caso de la mitad de los documentos presentados al congreso. Los documentos relacionados con temas generales de historia de la contabilidad fueron también muy abundantes. Su número era de 17. De los documentos, siete examinaban biografías y libros, tres trataban tipos específicos de contabilidades, cuatro trataban con sistemas contables.

Por otro lado, dieciocho de los documentos eran de representantes de Estados Unidos, trece, de representantes de Inglaterra, siete de España, seis de Australia, tres de Portugal; los representantes de Italia, México, Polonia y Canadá presentaron dos documentos y cada uno de los otros países presentó uno.

Es una lástima que no podamos conocer los documentos y los resúmenes que se presentaron a este congreso.

4.2. VIIICongreso de Historiadores de la Contabilidad —2000— Madrid

Este octavo encuentro marcó un hito dentro de los Congresos Mundiales de Historiadores de la Contabilidad. El congreso fue realizado en la Universidad Carlos III de Madrid, España, del 19 al 21 de julio de 2000. El convenor (‘coordinador’) del congreso fue Esteban Hernández Esteve. El número de participantes fue de cerca de 350 en total. Ningún otro congreso había alcanzado este número antes. Los participantes venían de 24 países. También el número de documentos presentados excedió los 100 por primera vez. Las 106 comunicaciones fueron firmadas en conjunto por 160 autores. Treinta y cinco de los documentos fueron presentados por participantes españoles. Este número suponía el 33% del conjunto. La delegación española se había preparado bien, apoyada en su riqueza archivística de documentación histórico-contable y en sus conocimientos de historia de la contabilidad. Las áreas sociales y estéticas del congreso tampoco fueron olvidadas. La presentación de obras de arte, pinturas, dibujos de artistas de la Edad Media mostrando actividades relacionadas con la contabilidad, que corrió a cargo de Yamey, y la recepción dada en el jardín de la vieja iglesia en la Universidad de Alcalá completaron el tono histórico.

El discurso de apertura de Esteban Hernández Esteve contenía un número de interesantes mensajes. Hernández Esteve indicó que la civilización occidental fue construida sobre la vieja cultura romana en el segundo milenio que terminó un año antes de este congreso. Mencionó que el sistema de registro de la partida doble emergió en este milenio. También comentó que la contabilidad es una parte de la cultura de la historia humana y que la historia de la contabilidad es una ciencia que emergió a mediados del siglo XX. Hernández Esteve se refirió también a las expectativasen el siglo XXI. Sugirió que, en este siglo, la historia de la contabilidad sería enriquecida por grandes mejoras y que se alcanzarían etapas significativas, gracias a nuevas metodologías, enfoques e invenciones.

Es necesario admitir que el congreso de Madrid fue provechoso para que los congresos mundiales de historiadores de la contabilidad entraran con éxito en el nuevo siglo.

El abundante número de escritos hizo necesario que estos fueran presentados simultáneamente en 6 diferentes series de sesiones paralelas; de tal forma, el congreso se desarrolló bajo un programa intensivo. Como se puede apreciar al analizar el contenido de los documentos, 57 en total se referían a temas concretos de contabilidad en lugares determinados. Esta cifra está cerca del número de documentos presentados para la misma área en los congresos previos. Pero son ciertamente los documentos de evaluación general los que aumentan la calidad de los congresos mundiales de historiadores de la contabilidad. El número de estos documentos fue de 19 en total, entre los cuales se hallaban temas como los siguientes: “el rol de la contabilidad en el siglo XXI”, “el desarrollo y la fuente de los principios de contabilidad”, “desarrollos tecnológicos en los estudios de historia de la contabilidad” y “¿tiene un lugar la religión en la historia de la contabilidad?” La razón por la que había muchos escritos que trataban de autores contables clásicos y de libros de cuentas, en su mayoría españoles, se debe a la abundancia que existe en España de antiguas fuentes sobre estos temas. El número de documentos que examinaban biografías de autores o sus obras fue de 17. Este nivel nunca había sido alcanzado en los anteriores congresos.

En vista de lo comentado, sobra decir que el congreso organizado por Hernández Esteve y sus colaboradores resultó uno de los más logrados.

5. IX y X Congresos de Historiadores de la Contabilidad

5.1. IX Congreso de Historiadores de la Contabilidad —2002— Melbourne

Después del Congreso de Sídney en 1988, el Congreso Mundial de Historiadores de la Contabilidad fue realizado de nuevo en Australia (Melbourne). El convenor (‘coordinador’) del congreso fue uno de los nombres jóvenes del mundo de la historia de la contabilidad, Garry Carnegie. Doscientos participantes de 23 países asistieron al congreso, del 30 de julio al 2 de agosto de 2002. El extenso número de participantes que asistieron al congreso en una parte tan distante del mundo significa que los historiadores de la contabilidad han demostrado completamente su valía en la organización de congresos. Estos participantes de todo el mundo no tenían en esta oportunidad la ocasión de contemplar documentos históricos o de vivir experiencias culturales relacionadas con la historia de la contabilidad como lo hicieron en Italia o España. Estaban allí sobre todo para discutir temas de historia de la contabilidad.

Tres de los temas discutidos en las sesiones generales del congreso tuvieron importancia considerable, por lo que siempre serán recordados por los participantes. El primero fue Presenting thePast: perspective on time for accounting history, de Lee Parker, el otro fue de Hammad Theresa, History for accounting’smargins: International research on race and garden. El tercero fue de Salvador Carmona, de España, Accounting history researchand its diffusion in an international context. El total de documentos presentados al congreso fue de 67, 18 de los cuales eran de Australia. Esta última cifra representó el 27% del total de documentos.

Si se miran los documentos según la naturaleza del estudio, se tiene que 28 de ellos observan un evento contable localizado en un lugar determinado. Esta cantidad representó el 42% del total y, en general, puede decirse que se mantuvo este alto nivel en los tres últimos congresos de historiadores de la contabilidad. En efecto, recuérdese que este porcentaje fue del 56% en el congreso de Madrid y, como en seguida veremos, de cerca del 44% en el congreso de St. Louis y Oxford, de los Estados Unidos. La cantidad de investigación sobre libros y biografías de importantes personajes en la historia de la contabilidad fue apenas de siete. El porcentaje de esta clase de textos fue del 10%, en el congreso de Madrid, como se sabe, fue de 16% y sería del 13% en el congreso de St. Louis. Carnegie y sus asociados fueron selectivos en el congreso de Melbourne. Ciertamente, su conducta fue provechosa en cuanto al aumento de la calidad del congreso.

Conforme a esto, más de 15 documentos fueron presentados por participantes australianos. Se observa que participantes británicos habían presentado ocho documentos y participantes de Estados Unidos, cinco documentos.

5.2. X Congreso de Historiadores de la Contabilidad —2004— St. Louis y Oxford

El X Congreso Mundial de Historiadores de la Contabilidad fue altamente significativo en diferentes aspectos. Se celebró en el centenario del primer congreso de contables del mundo de 1904. También fue el primer congreso de historiadores de la contabilidad preparado en dos lugares diferentes. La primera parte del congreso tuvo lugar en St. Louis y la segunda en Oxford (Mississippi University). Oxford es una ciudad pequeña pero famosa por su biblioteca. Como convenor (‘coordinador’) del congreso, Dale L. Flesher había comentado en su discurso de apertura que en esta biblioteca se custodiaban 100.000 libros de contabilidad y 1.300 revistas de contabilidad y finanzas. Desde este punto de vista, fue importante para los participantes visitar y beneficiarse de los trabajos exhibidos en la biblioteca.

150 participantes de 20 países participaron en el congreso. Aunque el congreso fue establecido lejos de las grandes y bien conocidas ciudades de Estados Unidos, un número significativo de participantes asistió. La cantidad de países que habían asistido a los tres congresos anteriores se elevó a 20 o más. Así, pues, puede considerarse este dato como un hecho importante.

El número de documentos presentados al congreso fue de 114 en total. Este es el mayor número jamás alcanzado. Si consideramos que la mayor cantidad de los escritos presentados en cualquiera de los cuatro congresos anteriores no pasó de un total de 106, debe reconocerse que el X Congreso Mundial de Historiadores de la Contabilidad alcanzó un nivel realmente impresionante. Si agrupamos los escritos según su naturaleza, nos encontramos con que el número de los trabajos que examinan hechos contables referidos a un lugar determinado se eleva a 52, el 44% del total de documentos.

6. Conclusiones

Primero que todo, será necesario comentar algunos temas en relación con The Academy of Accounting Historians, que dirige los congresos mundiales de historiadores de la contabilidad. No es de menor importancia mencionar los esfuerzos significativos de los relativamente pocos hombres y mujeres que prestaron servicios en la academia promoviendo la continuidad de los congresos por 34 años. La academia sigue siendo una fundación joven. Por ello, la evaluación de sus éxitos podrá ser llevada a cabo, ciertamente, de forma más realista por los futuros historiadores de la contabilidad.

Vangermeersch hizo muchas recomendaciones concernientes a la investigación de la historia de la contabilidad en el X Congreso Mundial de Historiadores de la Contabilidad. Algunas de estas reflexiones, elegidas por los autores de estas líneas, son:

— La mejora de relaciones entre los historiadores de la contabilidad y los estudiantes de Ph. D. que estudian contabilidad. También otras mejoras pueden ser sobre la asistencia que se ofrece a estos estudiantes en sus trabajos de investigación.

— Dar importancia a ciertos libros de historia de la contabilidad que no están todavía traducidos al inglés. (Anexo del documento presentado: el resumen en inglés de los libros no ingleses debería ser publicado en The Accounting Historians Notebook y la Academia, por su parte, debe tenerlos en su biblioteca).

— Se debería establecer una red en todo el mundo que conectara a historiadores de la contabilidad para ampliar y divulgar el interés por la historia de la contabilidad.

— Los estudios de archivo sobre contabilidad deberían comenzar señalando la ubicación de los archivos.

— El examen de las guías de las ciudades de los siglos XIX y XX y la visión de películas en provecho de la contabilidad sería otro campo de trabajo.

En adición a estas cinco iniciativas de Vangermeersch, debe destacarse que para historiadores del Medio Oriente, como nosotros, resultaría muy importante, en beneficio de la humanidad y de los historiadores de la contabilidad, que se especificaran estrategias en relación con la investigación de los sistemas contables usados hace siglos en el Medio Oriente, China, India, Suramérica y otros muchos lugares. El sistema de partida doble es muy importante, pero no es el único sistema contable que ha utilizado la humanidad. Quizás, varios congresos internacionales pudieran ser celebrados por separado en regiones tales como Suramérica, Medio Oriente, India y China. Una región específica podría ser analizada en las conferencias anuales de investigación de la academia. La publicación de los documentos presentados en tales conferencias podría calificarse por sí misma de importancia histórica.

Diez congresos se llevaron a cabo en los últimos treinta años. El resumen de estos congresos se muestra en las tablas de abajo.

 

CONTADOR33-08-congresos-cua1-.JPG
 

 

Notas:

1. Los espacios vacíos muestran que no se encontró información.

2. Treinta y cinco de los documentos presentados en el Congreso del 2000 fueron de España.

3. Dieciocho de los documentos presentados en el Congreso de 2002 fueron de Australia.

4. Cincuenta y tres de los documentos presentados en el Congreso de 2004 fueron de Estados Unidos.

De los datos de esta tabla pueden extraerse las siguientes conclusiones:

— Entre los años de 1970 y 2004 (treinta y cuatro años), se celebraron diez congresos. Los congresos tuvieron lugar en cuatro continentes. Con la excepción del Japón, los países de los congresos pertenecen a la misma cultura, la occidental. Probablemente, de ahora en adelante será posible organizar congresos y conferencias internacionales de historia de la contabilidad en regiones y culturas como Medio Oriente, Suramérica, China, India y Rusia. La celebración de estos congresos cada dos años puede ser vista como la ocasión para hacer que esto suceda.

Al principio, pocos países asistían a los congresos, pero el número ha aumentado a 20 países o más en los últimos tres congresos. La celebración de congresos en países culturalmente cerrados puede restringir el interés de los potenciales participantes. Por esta razón es necesario y apropiado abrir de par en par los congresos al mundo.

— Mil quinientos participantes asistieron a los diez congresos. Este número incluye personas acompañantes. Por otra parte, probablemente, la mitad de este número corresponde a participantes repetidos. El análisis de estos datos nos dice que con la ayuda de los congresos, en cada uno de ellos se agregaron menos de 75 personas al mundo de la historia de la contabilidad. No hay forma de ver esto como un resultado satisfactorio.

— Alrededor de 550 documentos fueron presentados en los diez congresos. El número 100 se ha superado solamente dos veces. Tampoco hay manera de considerar estas cifras como satisfactorias.

Los datos presentados en la tabla 1 muestran la necesidad de generalizar y mejorar los congresos mundiales de historiadores de la contabilidad con diferentes estrategias en los siguientes congresos.

 

Notas:

1. Los espacios vacíos muestran que no se encontró información.

2. Ejemplo de los documentos con tema y localización específicos: “Desarrollo de la auditoría en Japón”.

3. Ejemplo de los documentos relativos a temas generales: “Problemas a los que se enfrentan los investigadores de historia de la contabilidad”.

4. Ejemplo de los documentos de presentación de biografías y estudio de libros: “Samuel Jacob y sus trabajos”.

5. Ejemplo de los documentos de estudio de ramas de la contabilidad: “Desarrollo de la contabilidad de gestión”.

6. Ejemplo de los documentos de estudio de sistemas contables: “Desarrollo del sistema de la partida doble”.

Las conclusiones que pueden sacarse de los datos de esta tabla son las siguientes:

— El número total de escritos presentados a los diez congresos entre los años de 1970 a 2004 fue de 547. Los documentos presentados al primer congreso fueron 8. Las ponencias presentadas al último congreso fueron 114.

— Los documentos han sido agrupados bajo cinco ítems, a saber: Documentos con tema y localización específicos, por ejemplo, “El desarrollo de la auditoria en Japón”; Documentos relativos a temas generales, por ejemplo, “Problemas a los que se enfrentan los investigadores de historia de la contabilidad”; Presentación de biografías y estudio de libros, por ejemplo, “Samuel Jacob y sus trabajos”; Estudio de ramas de la contabilidad, por ejemplo, “El desarrollo de la contabilidad directiva en la Segunda Guerra Mundial” y Estudio de sistemas contables, por ejemplo, “La técnica ladder”, que es peculiar del Imperio Otomano. Ciertamente, podrían hacerse otras clasificaciones.

— 233 de los 547 documentos presentados a los diez congresos examinados se componen de comunicaciones con tema y localización específicos. Este número supone el 43% del total de documentos. Ello significa que casi la mitad de los documentos se refiere a eventos específicos de la historia de la contabilidad. De hecho los estudios sobre libros y ramas de la contabilidad tienen el mismo carácter. Sin embargo, no se incluyen en el cómputo, puesto que se cuentan por separado.

— La sección clasificada como temas generales comprende los documentos más significativos de la historia de la contabilidad, porque estos documentos requieren una buena cantidad de conocimiento. De hecho, la mayor parte de estos trabajos son presentados por las mismas personas. El desarrollo científico de la historia de la contabilidad puede ser seguido a través de estos documentos. Se caracterizan por su cualidad de entender la materia como un todo y de considerarla en muchos aspectos. Es importante y un gran logro que el número de documentos de esta clase sea de 141, suponiendo el 26% del total. Este porcentaje es una prueba significativa de que la historia de la contabilidad se ha convertido en ciencia.

— El número de biografías y estudio de obras contables es de 84 y esto representa un porcentaje del 15%. La consolidación de los estudios regionales de archivo en el mundo es una forma de incrementar esta cantidad. Hay muchos académicos y profesionales de la contabilidad que contribuyeron a la difusión a nivel mundial del sistema contable de la partida doble. Dar a conocer sus trabajos se podría considerar como un campo específico de la historia de la contabilidad. Por ejemplo, los autores de este trabajo han reunido cierto número de autores de libros de contabilidad que contribuyeron al desarrollo del sistema de la partida doble en la segunda mitad del siglo XIX y los primeros treinta y cinco años del siglo XX.

— Se observa que los estudios de ramas de la contabilidad se subdividen en grupos de contabilidad en tiempos de inflación, contabilidad de costos y contabilidad de gestión. Pero el total de documentos presentados a los congresos solo alcanza una cifra de 49 (el 9%). Está claro que cierta cantidad de temas están todavía por estudiar, si se considera que el 75% de los libros de contabilidad publicados entre los años 1900 a 1910 fueron acerca de contabilidad de gestión.

— Se observa que solo 40 de 547 documentos tratan de sistemas contables. Es necesario investigar por qué este tema de estudio atrae mucha menor atención. Hay únicamente un documento concerniente al sistema contable de la civilización inca en Suramérica. No se ha presentado ningún documento sobre la antigua contabilidad de Egipto por separado. No se han presentado suficientes documentos acerca de los libros romanos a los congresos. No hay documentos específicos relativos a la contabilidad en la India, que tiene una historia de siete mil años; el tema solo se ha mencionado en un pequeño documento procedente de este país. Los autores de estas líneas no entendemos por qué los documentos acerca de Japón consideran solamente el periodo de transición hacia el sistema contable de la partida doble. ¿Es que no había ningún método de registro antes del siglo XIX en Japón? China y África no se han estudiado. Los sistemas contables que se utilizaron en Irán y el Imperio Otomano en Oriente Medio sí han sido, en cambio, objeto de estudio y han sido presentados en los congresos por diversos historiadores, entre los que se encuentran los autores de este artículo. Pero las tabletas de arcilla que contienen anotaciones relativas a los registros contables entre los asirios en Mesopotamia y los hititas en Anatolia del año 2000 a. C. esperan todavía ser analizadas en cuanto a los ricos activos de la cultura anatolia. Estos ejemplos podrían incrementarse. Se espera que los organizadores de los próximos congresos estimulen el estudio de estos temas.

A pesar de todas estas opiniones, se observa que los temas de historia de la contabilidad han progresado por etapas en los últimos 34 años. Esto se ha logrado gracias a la labor de la Academy of Accounting Historians y a los congresos mundiales de historiadores de la contabilidad, pues quienes construyen y hacen prosperar la academia y organizan conferencias y congresos proporcionan un ámbito positivo en el cual los estudios de historia de la contabilidad pueden prosperar; fueron ellos quienes trajeron estos trabajos a la luz. Puede decirse que la historia de la contabilidad ha conseguido ocupar un lugar honorable en la comunidad mundial de investigadores. Por ello, nosotros debemos demostrar nuestra gratitud a estas personas.

Bibliografía

8th World Congress of Accounting Historians - Madrid, Spain. Program and Abstracts, 2000.

“8th World Congress of Accounting Historians Madrid”, (2000) The Accounting Historians Notebook, October.

9th World Congress of Accounting Historians Congress Program.

9th World Congress of Accounting Historians Melbourne, July 30 August 3, 2002, The Accounting Historians Notebook, October, 2002.

10th World Congress of Accounting Historians - Proceedings and Collected Abstracts, 2004.

“A Success Story: The Accounting History Research Methodology”, conference. The Accounting Historians Notebook, vol.15, 1992.

Berry, M. H. (1998) “The Past, Present and Future of Accounting History”, The Accounting Historians Notebook, vol.15.

Craswell, A. T. (1988) Collected Papers of the 5th World Congress of Accounting Historians. Sydney.

Coffman, E. N.; Roberts, A. R. y Previts, G. J. (1999) “A History of the Academy of Accounting Historians 1989-1998”, Accounting Historians Notebook, vol. 22.

Dunlop, Anna B. G. (1970) “Accounting History: Exhibition and First International Symposium”, The Accountant’s Magazin.

Güvemli, O. y Toraman, C. (2004) “The State Accounting System Used in the Ottoman Empire: An Example of Transportation Accounting”, documento, en 10th world Congress of Accounting Historians, St. Louis-Oxford-USA, 1-5.

Jaruga, A. A. (1988) The Evaluation of Accounting in East European Nation, Paper. The 6th World Congress of Accounting Historians, 20-22 August 1992 Abstracts and Program.

Parker, R. H. (1981) “The Third International Congress of Accounting Historians”, The Journal of European Economic History, vol. 10, Banco di Roma.

“Pisa Conference is Major Success”. The Accounting Historians Notebook, Fall, 1984. Ministero Per I Beni Culturali e Ambientali, Mostra Bibliografica: Storia Della Regioneria, Pisa, 1984.

Program of Second World Congress of Accounting Historians, (1976). “A Spectator of Accounting History”. The Accounting Historians Notebook, Nº 2, 1987.

Selected Papers from the 7th World Congress of Accounting Historians, Canada Research Foundation. The Accounting Historians Notebook, April, 1997

“Sydney World Congress Highly Successful”. The Accounting Historians Notebook, Fall, 1988. “Disorder and Harmony: 20th Century Perspective on Accounting History”, 1996.

The Accounting Historians Notebook, Fall, 1992.

“The Accounting History Classics Series”. (1989) The Accounting Historians Journal, December.

Third International Congress of Accounting Historians”, The Accounting Historians Notebook, Spring 1980.

Vangermeersch, R. (2004) Looking Back to Future, for 10th World Congress of Accounting Historians, USA.

(1) Documento presentado al 11.oCongreso mundial de historiadores de la contabilidad, celebrado del 19 al 22 de julio del 2006, en Nantes - Francia.

Traducción elaborada por Carlos Orlando Rico Bonilla, Contador Público Titulado de la Universidad Nacional de Colombia.