Control de integraciones y de fusiones -experiencia de Procompetencia-

Revista Nº 11 Abr.-Jun. 2006

por Milton Ladera 

1. Introducción

A partir de los años 80 y 90, las fusiones y adquisiciones se convirtieron en la principal estrategia de crecimiento utilizada por las empresas. Este proceso se ha desarrollado bajo el contexto de la globalización, la desregulación y la integración económica.

Se puede afirmar que las más grandes y exitosas fusiones y adquisiciones han ocurrido entre compañías que operan en una misma industria, es decir, cuando se trata de una integración de tipo horizontal. De las que se han realizado, las mayores han involucrado empresas de diversos sectores, siendo los principales y tradicionales: el petrolero, el de telecomunicaciones y el de servicios financieros. En el sistema capitalista las entidades tienen como fin último maximizar los beneficios y parece evidente que a mayor tamaño aumenta la posibilidad de beneficio. Esto debido a las economías de alcance —o sinergias— y a las de escala, así como por la menor competencia, al disminuir el número de actores en el mercado.

Una operación de concentración económica —o fusión— se puede definir como la modificación permanente de la estructura de una empresa o parte de ella, con el objeto de darle independencia y personalidad jurídica propia. Este tipo de operaciones puede adoptar cualesquiera de las siguientes formas:

a) La que se realiza entre dos o más personas cuando estas no se encuentran vinculadas entre sí.

b) Cuando dos o más personas no vinculadas entre sí se reúnen para constituir una empresa común definitiva, en este caso las funciones de la entidad económica resultante deben ser independientes y no tener por objeto una mera coordinación del comportamiento competitivo de las compañías fundadoras entre ellas, ni entre estas y la empresa matriz.

c) La adquisición —directa o indirecta— por parte de una o más personas del control sobre otras compañías, a través de la compra de acciones, la toma de participaciones en el capital o cualquier otro contrato o figura jurídica.

d) La obtención de activos productivos, tangibles o intangibles y de fondos de comercio.

e) Cualquier otro acto, contrato o figura jurídica, por medio del cual se concentren empresas, divisiones o partes de compañías, fondos de comercio o activos productivos en general.

Existe una clasificación primaria, a partir de la cual se pueden identificar diferentes tipos de operaciones de concentración económica:

a) Horizontal: cuando el adquirente participa en el mismo mercado que la empresa que va a ser adquirida. Este tipo de operación puede implicar la desaparición de uno o más competidores independientes, lo que podría conducir a una reducción del grado de competencia efectiva, dependiendo del número e importancia relativa de los competidores que queden en él, de la intensidad de la rivalidad entre ellos y de la existencia de barreras significativas a la entrada de nuevas compañías.

b) Vertical: se presenta en aquellos eventos en los que las empresas operan en mercados que guardan relación de proveedor-demandante. Es decir, se trata de la unión o asociación de dos o más agentes económicos que participan en diferentes eslabones de la cadena de producción. Este tipo de fusiones puede incrementar el poder de mercado, ya que es factible que se vea restringida la competencia. Esto debido a que una compañía que se integra verticalmente, para asegurarse la provisión de materias primas, está en la posibilidad de poner en riesgo la disposición de insumos de las firmas competidoras no integradas.

c) Conglomerados: cuando las actividades económicas que desempeñan las empresas no guardan relación alguna, es decir, presentan la peculiaridad de ser realizadas entre agentes económicos que no compiten en el mismo mercado o en otros que se encuentran verticalmente integrados. Este tipo de concentración, en particular, requiere que se estudie no solamente la actividad principal de las compañías, sino, además, otros submercados —mercados secundarios— en los cuales participan, para así poder verificar si en ellos se genera una restricción a la libre competencia.

2. Evaluación de las concentraciones económicas en Venezuela

El artículo 11 de la Ley para Promover y Proteger el Ejercicio de la Libre Competencia de Venezuela —en adelante, LPPLC—(1) establece que las operaciones de concentración económica se considerarán prohibidas cuando produzcan efectos restrictivos sobre la libre competencia o generen una situación de dominio en el mercado. Esta disposición tiene como objeto el de evitar la formación de empresas con mayor poder de mercado y prevenir situaciones que conduzcan al abuso por parte de individuos o de varias compañías, que posiblemente no existiría en ausencia de la operación de concentración económica.

Existen unos límites cuantitativos a partir de los cuales una operación de concentración económica puede ser evaluada por la Superintendencia para la Promoción y Protección de la Libre Competencia de Venezuela (Procompetencia). En la actualidad, solamente se vigilan aquellos negocios cuyo volumen total de las empresas participantes supere una cantidad equivalente a 120.000 unidades tributarias.

Aunque la notificación de la operación es voluntaria, debe ser formalizada ante Procompetencia antes de su realización. Sin embargo, no es obligatorio detener la ejecución de la misma en el período de su evaluación.

Ahora bien, si el negocio finaliza y se verifica que originó un reforzamiento de una posición de dominio o generó efectos restrictivos de la competencia, el organismo puede ordenar la apertura de un procedimiento sancionatorio, el cual puede culminar incluso con una orden de desinversión para las partes involucradas en él.

3. Procedimiento para la solicitud de aprobación de operaciones de concentración económica ante Procompetencia

La solicitud de evaluación previa de una operación de concentración económica se debe realizar por separado. A cada una de las partes se les solicita que presente las informaciones y documentos identificados en el Instructivo sobre operaciones de concentración económica, elaborado por Procompetencia(2). Este documento contiene una serie de preguntas, con las cuales se intenta abarcar todos los aspectos que la entidad analiza para determinar los efectos que puede tener la operación respecto de la libre competencia.

La LPPLC prevé que el procedimiento para las autorizaciones de operaciones de concentración económica, y los demás asuntos no determinados expresamente por ese ordenamiento, se regirán por lo previsto en la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos. Esta normativa establece, en su artículo 60, un lapso de cuatro meses, prorrogables dos meses más, para tramitar cualquier solicitud ante la administración.

De conformidad con el artículo 11 de la LPPLC, en la resolución final de una evaluación de operación de concentración económica Procompetencia declarará que este negocio es o no contrario a la libre competencia. En el primer caso, la superintendencia puede decidir que no les otorgará autorización a las partes involucradas para que realicen el negocio, o lo permitirá, para lo cual impondrá ciertas condiciones que deberán ser cumplidas a cabalidad. Esto con el propósito de disminuir los efectos restrictivos detectados en la evaluación que se realiza de la dinámica de competencia en el mercado relevante definido.

Normalmente, las fusiones son operaciones amistosas que suponen la creación de una nueva empresa a través de la adición de activos y pasivos de las compañías fusionadas, con los consiguientes ahorros en gastos administrativos. La fusión entre dos entidades se negocia en una primera fase entre los equipos directivos de las mismas y, posteriormente, debe ser ratificada por los accionistas. A pesar de que el equipo directivo no tiene potestad suficiente para consumarla, sí tiene potestad para hacer que esta no prospere. Pero se debe aclarar que en este tipo de actuaciones ninguna de las empresas se puede definir como comprador o vendedor, por cuanto se trata de la combinación de dos de ellas en una.

Las adquisiciones pueden ser tanto amistosas como hostiles y, generalmente, se llevan a cabo mediante una oferta pública de adquisición (OPA), la cual implica un interés controlador en las acciones de la compañía objetivo y de control de sus operaciones y activos. Además, tienen la ventaja de que ciertos de esos activos —como la participación de mercado, por ejemplo— se tienen desde el momento inicial y los costos de entrada a un nuevo país o mercado son más previsibles.

Estas operaciones son normalmente consumadas en efectivo y, en ocasiones, los accionistas de la compañía objetivo se convierten en accionistas minoritarios. La diferencia que tienen con una fusión es que en una adquisición la empresa compradora hace una oferta directamente a los accionistas de la otra compañía, sin necesitar negociaciones previas con el equipo directivo de la entidad objeto de la oferta.

Entrar en un proceso de fusión o adquisición involucra identificar motivos estratégicos. Entre estos se pueden mencionar: (i) las sinergias creadas; (ii) el mejoramiento de las eficiencias de los procesos; (iii) el poder de mercado y (iv) el aprovechamiento de oportunidades conjuntas y de fortalezas individuales para las empresas involucradas. Estos aspectos son evaluados por parte de la compañía adquirente, para determinar si la entidad objetivo es una buena inversión, y así lograr que se establezca un precio justo de oferta.

Junto con las economías de escala y las sinergias, los grupos buscan crecer en tamaño para conseguir un conjunto de objetivos, tales como mayor competitividad, acceso fácil y en buenas condiciones a recursos financieros, reducir el margen de acción de los competidores y crear barreras a la entrada, entre otros. La concentración empresarial acelera el ritmo de crecimiento, reduce su coste y disminuye los riesgos. Además, no solo se adquieren las capacidades de producción listas para su puesta en marcha, sino el mercado que le corresponda.

La lucha por obtener un ahorro en costos o entrar en un nuevo mercado no implica obligatoriamente conseguir un gran tamaño. Sin embargo, no deja de ser cierto que una empresa pequeña debe realizar un gran esfuerzo para conseguir estos objetivos. Una talla elevada hace que, en teoría, reducir gastos sea algo más fácil y rápido, debido a las economías de escala y de alcance. En efecto, a medida que se abarata el dinero, las integraciones empresariales aumentan.

Según la metodología que aplica Procompetencia respecto de cada producto o servicio de las empresas que se fusionan, la agencia define el mercado en el cual las firmas pueden aplicar su “poder de mercado”, si coordinan sus acciones o manipulan las variables de competencia, tales como precio, cantidad de productos colocados, calidad, etc. El mercado relevante se define sobre la base de la determinación del “mercado producto” y del “mercado geográfico”.

El primero comprende todos aquellos productos que son considerados por el consumidor como intercambiables, puesto que satisfacen las mismas necesidades en condiciones similares, ya sea por sus características, precios y/o formas de uso. El segundo, por su parte, abarca el área geográfica donde se encuentran las fuentes o proveedores alternativos a los que los consumidores pueden acudir bajo condiciones de mercados iguales y similares.

Las fusiones y adquisiciones reflejan el proceso evolutivo de los mercados, así como el desarrollo e innovaciones de los productos. Igualmente, crean oportunidades para el éxito y permiten la reorganización de las estructuras de mercados ya existentes. En una economía competitiva con libertad de entrada, las organizaciones sobrevivirán en gran parte por las ventajas que se puedan alcanzar en costos, la diferenciación y superioridad de los productos y servicios, así como la capacidad que se adquiere para enfrentar las barreras que no pueden ser justificadas por ventajas competitivas.

Muchas fusiones son la consecuencia del proceso evolutivo y de la dinámica de las economías de mercado. Otras, por el contrario, son dirigidas por la ambición de adquirir poder monopolístico, razón por la que el control de las fusiones se debe enfocar bajo este análisis.

Las fusiones y, particularmente, las adquisiciones de pequeñas firmas por parte de las grandes organizaciones, son inversiones condicionadas por el retorno de la inversión esperada, el porcentaje de interés y el costo que ellas generan. Las inversiones, en general, se incrementan durante los ciclos económicos favorables y declinan en las recesiones, lo cual ocurre también en los procesos de fusión.

De hecho, olas de fusiones pueden convertirse en una forma de demostrar paralelamente los altibajos de los ciclos de negocios. En este contexto, también, el cambio de estructura es manejado por expectativas relacionadas con las mejoras de eficiencia y el fortalecimiento del poder de mercado.

4. Eficiencias generadas por las fusiones

El principal beneficio que traen consigo las concentraciones económicas de empresas es el potencial que tienen para generar eficiencias, por cuanto permiten la mejor utilización de los recursos que disponen las compañías. Con ello se obtiene una reducción de costos que, de manera individual, no se hubieran podido obtener. La entidad resultante puede competir en mejores condiciones gracias a tales eficiencias, lo que se traduce en precios más bajos, mayor calidad, mejoras en los servicios prestados, lanzamiento de nuevos productos, etc.

Aparte de obtener el poder de mercado y generar economías de escala, existen otras motivaciones para realizar operaciones de concentración económica, que pueden implicar mejoramientos en el funcionamiento de los mercados a través de ganancias en la eficiencia que aportan las firmas fusionadas. Entre esos motivos se encuentran, por ejemplo, los siguientes: la reducción de riesgos, las ganancias por inversiones de corto plazo, la búsqueda de la ganancia por parte de los promotores o bancas de inversión, consideraciones impositivas y argumentos de quiebras inminentes.

En términos generales, tales motivaciones aparecerán con mayor o menor intensidad si se trata de fusiones horizontales, verticales o de conglomerados. En el caso particular de integraciones verticales, estas pueden estar motivadas por la necesidad de reducir el riesgo para asegurar las fuentes de suministro o de la colocación de la producción. Así mismo, se puede dar el caso de fusiones de conglomerados, diseñadas para reducir los riesgos de dependencia en algún mercado. Pero, en la mayoría de los casos, las reducciones de riesgo son privadas y no tienen una óptica social, lo que representa una poca justificación frente a la posibilidad de restringir la competencia. Una firma que se integra verticalmente para asegurarse la provisión de materias primas expone a las firmas competidoras no integradas a mayores riesgos, en cuanto a la disposición de insumos en determinados períodos.

5. Casos prácticos asumidos por Procompetencia

5.1. La operación de concentración económica Cantv-Digitel

5.1.1. Análisis del caso 

El 24 de febrero del 2005, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela (Conatel) solicitó a Procompetencia rendir su concepto sobre la adquisición de las acciones que poseía Tim International N. V. (TIM) en la sociedad mercantil Corporación Digitel, C. A., por parte de la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv). Lo anterior, de conformidad con lo establecido en el artículo 195 de la Ley Orgánica de Telecomunicaciones.

Al tomar en consideración los servicios de telecomunicaciones que ofrecían las empresas participantes en la operación de concentración económica, Procompetencia determinó los siguientes mercados relevantes:

a) Telefonía básica:

• Servicio de telefonía fija local para abonados residenciales en todo el territorio nacional.

• Servicio de telefonía fija local para abonados no residenciales en todo el territorio nacional.

• Servicio de telefonía fija de larga distancia nacional para abonados residenciales en todo el territorio nacional.

• Servicio de telefonía fija de larga distancia nacional para abonados no residenciales en todo el territorio nacional.

• Servicio de telefonía fija de larga distancia internacional para abonados residenciales en todo el territorio nacional.

• Servicio de telefonía fija de larga distancia internacional para abonados no residenciales en todo el territorio nacional.

b) Telefonía móvil:

• Servicio de telefonía móvil para abonados prepago en la región 1.

• Servicio de telefonía móvil para abonados pospago en la región 1.

• Servicio de telefonía móvil para abonados prepago en la región 2.

• Servicio de telefonía móvil para abonados pospago en la región 2.

• Servicio de telefonía móvil para abonados prepago en la región 3.

• Servicio de telefonía móvil para abonados pospago en la región 3.

c) Terminación de llamadas a redes fijas de telecomunicaciones en todo el territorio nacional.

d) Acceso para la terminación de llamadas a redes móviles:

• Mercado de acceso para la terminación de llamadas móviles en la red de Movilnet.

• Mercado de acceso para la terminación de llamadas móviles en la red de Telcel.

• Mercado de acceso para la terminación de llamadas móviles en la red de Digitel.

• Mercado de acceso para la terminación de llamadas móviles en la red de Digicel.

• Mercado de acceso para la terminación de llamadas móviles en la red Infonet.

e) Servicio de enlaces DPL en el territorio nacional.

5.1.2. Grado de concentración y grado de competencia en el mercado de servicios de telefonía básica —local, nacional e internacional— 

El grado de concentración en la telefonía fija local, nacional e internacional, indicó que se estaba frente a tres mercados altamente concentrados, lo que generaría un incremento en el mismo. En relación con la competencia se evidenció lo siguiente:

a) Los servicios de telefonía local, nacional e internacional se prestan a través de distintas tecnologías alámbricas o inalámbricas. Se pudo destacar que entre la telefonía fija inalámbrica y la alámbrica existen características diferenciadoras.

b) Los operadores que prestan estos servicios en particular los ofrecen a través de la telefonía inalámbrica. Es importante destacar que Cantv lo hace mediante las dos modalidades de acceso.

c) Existe una lenta evolución en el desarrollo de los servicios de telefonía fija inalámbrica, prestada por los operadores que lo ofrecen en las poblaciones rurales.

d) Los competidores existentes en estos mercados no tenían capacidad de respuesta probable y suficiente frente al competidor Cantv, quien ostentaba en ellos posición de dominio. Más aún, cuando esta operadora también ofrecía servicios de telefonía fija inalámbrica.

e) El aumento de probabilidad de prácticas colusivas y de la posibilidad de abuso de poder de mercado en ese momento se hacían poco factibles, debido a que la operadora Cantv estaba regulada por Conatel, al no existir una competencia efectiva. Ahora bien, de no existir tal regulación tarifaria, la posibilidad de prácticas colusivas y el aumento de poder de mercado se mantendrían latentes, por cuanto existe un mercado altamente concentrado.

En relación con el acceso al mercado por parte de nuevos participantes se encontraron las siguientes barreras a la entrada:

a) La regulación tarifaria en este mercado afectaba la posibilidad de entrada de nuevos competidores.

b) Se requerían permisos y costos transaccionales que se debían cumplir con el ente regulador del sector.

c) Existían altos costos para el desarrollo de una nueva infraestructura.

d) La mayoría de los operadores de servicios de telecomunicaciones no poseían una infraestructura propia para el acceso a la última milla o para el transporte de datos —en el ámbito urbano e interurbano—, por lo cual se requería alquilarla.

e) Existía una oferta limitada en el alquiler de infraestructura de transmisión que, a su vez, tenía un alto costo para las operadoras que decidieran arrendarlas.

f) La mayoría de los usuarios del servicio de telefonía básica pertenecían a la red de Cantv. Por ello, los operadores entrantes requerían lograr interconectarse con ella.

g) Se evidenció que una de las principales trabas que impedían que se estableciera la interconexión efectiva entre los operadores de larga distancia y Cantv estaba directamente relacionada con el procesamiento de las solicitudes y la entrega de la coubicación de esta última en los puntos de interconexión solicitados por estos. En el momento en el que los nuevos participantes solicitaban la coubicación se enfrentaban con la ausencia de lugares o espacios físicos para realizarla.

h) Los operadores de larga distancia que deseaban ofrecer sus servicios a través de las modalidades de acceso de presuscripción y libre marcación, debían contar con una estructura propia o arrendada para la facturación y recaudación de sus servicios. En este sentido, la instalación de un sistema propio de facturación y recaudación resultaba onerosa, desde el punto de vista de un nuevo participante.

i) La innovación tecnológica desempeña un papel fundamental y constituye un factor clave para poder permanecer en este mercado.

j) La publicidad es un elemento de costo importante que los nuevos participantes no habían podido enfrentar satisfactoriamente.

De conformidad con estos razonamientos, Procompetencia concluyó que la operación de concentración económica entre las operadoras Cantv y Digitel conllevaba a un reforzamiento de la posición de dominio, levantando barreras a la entrada, generando así un efecto restrictivo sobre la competencia en los mercados relevantes estudiados.

5.1.3. Grado de concentración y grado de competencia en el mercado de servicios de telefonía móvil 

Respecto de la concentración y de la competencia en el mercado de servicios de telefonía móvil se llegó a las siguientes conclusiones:

a) Se evidenció que se estaba frente a un mercado cuya participación de mercado se repartía básicamente entre tres operadoras, donde el principal operador regional (Digitel) representaba el competidor que había dinamizado y disciplinado a esa actividad comercial en particular.

b) Parecería que el mercado móvil estaba entrando en una fase de madurez, donde el crecimiento se correspondía en mayor medida con el desempeño de la actividad económica y las estrategias de precios e introducción de nuevos servicios que tomaran los operadores.

c) Las posibilidades de prácticas colusorias podrían aumentar, de concretarse la operación de concentración, ya que se podría estar ante un mercado duopólico en la región central, donde el tercer competidor que podría estar en capacidad de disciplinar el comportamiento de los otros dos competidores tiende a desaparecer en el corto plazo.

En relación con el acceso al mercado por parte de nuevos participantes se encontraron las siguientes barreras a la entrada:

a) Las empresas que operaban en el mercado se diferenciaban principalmente en los equipos móviles comercializados —según su tecnología— y las promociones que ofrecían.

b) La disponibilidad de espectro radioeléctrico para la prestación de telefonía móvil a escala nacional y, particularmente, en la región central, era limitada. De concretarse la adquisición de las acciones de Digitel por parte de Cantv —considerando que Movilnet y Digitel formaran parte de esa misma empresa—, esta última tendría el 66,21% del espectro radioeléctrico asignado para prestar el servicio de telefonía móvil en esa parte de Venezuela.

c) De concretarse la operación de concentración económica, era indudable que la operadora Cantv reforzaría su poder negociador en relación con los contratos de interconexión con las otras operadoras móviles y, en especial, las operadoras regionales.

d) Una empresa que deseara prestar el servicio de telefonía móvil debía invertir grandes sumas en publicidad para poder llegar al consumidor y competir con los operadores.

De lo anterior se podía concluir que la posibilidad de entrada de nuevos competidores en el corto plazo no resultaba probable, debido a la condición del espectro radioeléctrico. Así mismo, por la limitación que podían encontrar los operadores al negociar contratos de interconexión y los altos costos en que tenían que incurrir para promocionar sus servicios. De aprobarse la operación de concentración económica se podría disminuir el grado de competencia a través de la presencia de Cantv y sus empresas vinculadas —Movilnet y la posible adquirida Digitel— en el mercado de telefonía móvil, con una estructura duopólica, al facilitar la posibilidad de acuerdos colusorios entre solo dos operadores.

5.1.4. Sobre el grado de concentración en el servicio de terminación de llamadas a redes fijas 

Los operadores existentes no tenían la posibilidad de disciplinar el comportamiento de Cantv y, de concretarse la operación de concentración, esta podría reforzar su posición de dominio en el servicio de terminación de llamadas a redes fijas.

5.1.5. Sobre el grado de concentración en el mercado de acceso para la terminación de llamadas a redes móviles 

De concretarse la operación, Cantv tendría posición de domino individual a través de sus empresas vinculadas Movilnet y Digitel en sus respectivas redes móviles, lo cual reforzaría su posición de dominio.

5.1.5.1. Servicios de enlaces DPL 

Se afirmó que la empresa Cantv tenía posición de dominio en los mercados de servicios de enlaces DPL.

5.1.5.2. Eficiencias 

Respecto a las eficiencias mencionadas por Cantv, las cuales se obtendrían como producto de la adquisición de las acciones de TIM en Digitel, se pudo señalar lo siguiente: (i) son privadas, en cuanto a que su traslado efectivo hacia la sociedad no fue comprobado por esa compañía; (ii) estas, en algunos casos, se podrían lograr sin necesidad de la operación —como ocurriría, por ejemplo, con las economías de escala en equipos terminales— y (iii) el plazo de verificación de dos años no se podía considerar como un factor compensatorio a las restricciones a la competencia identificadas en el estudio.

5.1.6. Conclusiones 

Con base en las anteriores consideraciones jurídicas, técnicas y económicas, y de conformidad con lo establecido en el artículo 195 de la Ley Orgánica de Telecomunicaciones, después de haber analizado la información suministrada por las empresas involucradas, así como los demás documentos, datos, informaciones, declaraciones e inspecciones contenidos en el expediente administrativo llevado por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones en el marco de la presente operación, Procompetencia opinó: “No es favorable aprobar la adquisición de las acciones que posee Tim International N. V. (TIM) en la sociedad mercantil Corporación Digitel, C. A., por parte de la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv)”.

5.2. Operación de concentración económica de Procter & Gamble de Venezuela S. C. A. y Gillete de Venezuela S. A.

5.2.1. Asuntos importantes 

A continuación se hará una breve referencia de las actuaciones más importantes realizadas en esta fusión:

a) El 7 de julio del 2005, los representantes de Procter & Gamble de Venezuela, S. C. A. y de Gillette de Venezuela S. A., presentaron un escrito a Procompetencia en el que solicitaron la evaluación de la concentración económica a través de la cual las dos compañías quedarían bajo el control de la misma empresa.

b) El 2 de agosto del mismo año, ambas compañías hicieron la solicitud de evaluación de concertación económica.

c) El 1º de septiembre del 2005, Procompetencia se pronunció sobre las confidencialidades presentadas por ambas empresas. Mediante la Resolución nº SPPLC/0045-2005, la entidad ordenó la apertura de un procedimiento administrativo de investigación de evaluación de operación de concentración económica.

d) Durante todo el procedimiento se enviaron cuestionarios a diferentes compañías. Entre ellas: Avon, Cloros de Venezuela, Ebel, Eveready de Venezuela, Loreal, Jhonson & Jhonson, Grupo Polar, entre otras 16 empresas.

e) Desde el 8 de septiembre al 11 de octubre, la superintendencia recibió respuestas de los diferentes cuestionarios solicitados. Así mismo, otorgó las prórrogas solicitadas por algunas compañías.

f) La concentración consistía en la fusión por absorción entre Gillette Company y una compañía matriz llamada Aquarium Acquisition Corporation, establecida en Estados Unidos, perteneciente en su totalidad a Procter & Gamble. La existencia separada de Aquarium cesaría y Gillette quedaría como única entidad subsistente.

g) Procter pasaría a poseer el 100% de las acciones de Gillette.

h) Gillette y Procter no desaparecerían y permanecerían con la misma estructura societaria.

i) Aproximadamente, la transacción se encontraba valorada en 57 millardos de dólares.

j) Se estaba en presencia de una concentración económica de conglomerados, es decir, frente a empresas de consumo masivo que participan en mercados que no guardan relación alguna —pañales desechables (Procter), afeitadoras (Gillette), etc.—.

k) Vistos los fundamentos jurídicos económicos expuestos, la superintendencia observó que al quedar Procter y Gillette bajo el control de una misma empresa no se generaban efectos restrictivos de la libre competencia, ni se producía una situación de dominio, en todo o en parte, del mercado.

5.2.2. Eficiencias 

Del análisis del trámite se pudieron destacar las siguientes eficiencias:

a) Gillette sería manejada por el equipo de mercadeo de P&G, lo cual permite el desarrollo de economías de escala.

b) Se lograría una mejor inserción de la marca Gillette dentro de las necesidades del consumidor venezolano.

c) Gillette se beneficiaría de las inversiones realizadas por Procter y ampliaría los canales de comercialización.

e) Las negociaciones que antes se manejaban en Estados Unidos y Boston operarían desde Venezuela.

Para establecer si la operación de concentración económica generaría efectos restrictivos sobre la libre competencia, o produciría o reforzaría una posición de dominio, Procompetencia analizó los siguientes aspectos:

a) Si la operación producía un aumento significativo de la concentración en el mercado relevante y, como resultado de la misma, se generaba uno moderado o altamente concentrado.

b) Si el negocio facilitaba sustancialmente la realización de conductas, prácticas, acuerdos, convenios o contratos que impidieran, restringieran, falsearan o limitaran la libre competencia, así como la imposición de barreras a la entrada de nuevos competidores.

c) Si la operación posibilitaba que la empresa resultante del negocio pudiera elevar los precios unilateralmente, sin que sus competidores estuvieran en la posibilidad, actual o potencial, de contrarrestar dicho poder.

d) Si la entrada en el mercado relevante por parte de un nuevo competidor no era lo suficientemente fácil, oportuna, posible y suficiente, como para evitar que, después de la operación, los participantes en el mercado, en forma individual o colectiva, pudieran sostener un aumento de precios por encima del nivel anterior a la operación.

e) Si la operación no era indispensable para evitar la salida del mercado relevante de los activos productivos de la empresa adquirida.

f) Si la operación tenía o podía tener por objeto el desplazamiento indebido del mercado relevante a otras compañías, o impedirles el acceso al mismo, especialmente en los negocios de concentración entre empresas que se encontraban ubicadas en una misma cadena productiva.

La compañía Procter & Gamble es considerada mundialmente como un líder en el sector de consumo masivo de limpieza, higiene y alimentación. Fue fundada en 1837 y, poco más de un siglo después, en julio de 1950, se instaló en Venezuela. Esta corporación se convirtió en una empresa significativa dentro del mercado de consumo masivo, con operaciones en 160 países, 98.000 empleados a escala global, de los cuales más de 1.100 están ubicados en el país, con ingresos que sobrepasan los 40.000 millones de dólares anuales —folio 89 del expediente administrativo—.

Por su parte, Gillette Company inició operaciones en Venezuela en 1954, bajo el nombre de The Gillette Razor Co. En la década de los 60, bajo el nombre de Gillette de Venezuela S. A., lanzó en el mercado nacional productos como los bolígrafos Paper Mate y la hojilla superinoxidable. En los años 70, la empresa introdujo productos innovadores, tales como la máquina de afeitar Prestobarba y la hojilla Platinum —folio 139 del expediente administrativo—.

5.2.3. Conclusiones 

De acuerdo con los anteriores razonamientos, se demostró que la operación de concentración económica a través de la cual Procter & Gamble de Venezuela S. C. A. y Gillette de Venezuela S. A. quedarían bajo el control de la misma empresa no conllevaba a la formación o reforzamiento de una posición de dominio. Tampoco se levantarían con ella barreras a la entrada o se crearía algún otro efecto restrictivo sobre la competencia en los mercados relevantes de pastas dentales y desodorantes antitranspirantes.

Como se puede apreciar, Procompetencia analizó el efecto conglomerado que podría surgir como producto de la ampliación de las categorías ofrecidas por Procter & Gamble de Venezuela. Esto lo realizó con base en el análisis del comportamiento previsible de las partes, sobre probables practicas restrictivas a la libre competencia, relacionadas con vinculación de productos o ventas atadas, aumento de barreras a la entrada como resultado de la sinergia derivadas de la combinación de recursos, así como la imposición o aplicación de incentivos a las cadenas de comercialización para favorecer la exhibición de sus artículos en los establecimientos.

Luego de evaluar el cambio de comportamiento de las empresas en el tiempo, sus estrategias en relación con estos particulares, así como la percepción de los otros actores en el mercado —consumidores-minoristas y competidores—, la entidad consideró que esa ampliación de productos, lejos de crear restricciones a la libre competencia, generaba eficiencia a las cadenas de comercialización y a los consumidores finales. Fue así como, de acuerdo con los fundamentos jurídicos y económicos expuestos a lo largo del procedimiento de evaluación previa, Procompetencia consideró que la operación de concentración económica a través de la cual Procter & Gamble de Venezuela S. C. A. y Gillette de Venezuela S. A. quedarían bajo el control de la misma empresa, no era contraria a la libre competencia.

6. Conclusiones generales

La razón principal para ejercer control sobre las fusiones y adquisiciones es la defensa de la competencia. De esta manera, la administración busca solucionar las distorsiones que se generan en los mercados, como consecuencia de acciones anticompetitivas. La aplicación de políticas en esta materia es posible cuando se cumplen determinadas condiciones: (i) que sea un mecanismo competitivo el que se ha elegido como asignador de recursos; (ii) que existan distorsiones en el funcionamiento y (iii) que estas se encuentren a cargo de agentes económicos.

Las razones económicas para que existan fusiones y adquisiciones se pueden clasificar dentro de dos grandes grupos: por un lado, se argumenta que las firmas pretenden poseer un mayor poder de mercado. Por el otro, la fusión o adquisición puede significar una reducción de costos, es decir, un aumento de la eficiencia productiva.

De acuerdo con la política competitiva, si la causa fuera la primera, esta debería impedir la formación de la fusión y, si se trata de la segunda, sería correcto que la permitiera. Básicamente, el mayor poder de mercado que podría alcanzar el grupo de firmas unidas se traduce en un mayor precio del bien que producen y venden. De esta manera, desde la perspectiva de la política competitiva, el efecto probable relevante es la ineficiencia asignativa, ya que existen incentivos a restringir la oferta de bienes —o la demanda de insumos—, para poder aumentar el precio de los mismos y, así, obtener mayores beneficios.

La reducción de costos puede tomar varias formas. Se pueden distinguir entre economías pecuniarias y reales. Las primeras constituyen un ahorro monetario que surge de comprar bienes y servicios más baratos. Un ejemplo de estas lo constituye el caso de existencia de monopolios sucesivos antes de la fusión. Las segundas representan una fuente verdadera de ahorro, debido a que se incrementa la especialización de determinados recursos, se alcanza mayor eficiencia por no duplicar factores productivos, se utilizan tecnologías que solo se justifican a mayor escala, aparecen economías de alcance o se produce una mejor administración en el ámbito gerencial. Mientras las pecuniarias reflejan redistribuciones de ingreso entre compradores y vendedores, las reales generan un beneficio para la sociedad.

Otros motivos que justifican la existencia de fusiones y adquisiciones —que se podrían definir dentro del concepto de ahorros de costos— están dadas por conveniencias financieras o impositivas, por diversificación de negocios, por economías de investigación y desarrollo, por reputación o prestigio de alguna de las firmas involucradas, por mejoras implicadas en publicidad grupal, etc.

Entre las causas de la existencia de fusiones y adquisiciones está la disparidad en los juicios de evaluación, dada la incertidumbre acerca de las condiciones futuras de los negocios. Por alguna razón, el comprador es más optimista acerca del futuro de la firma que el vendedor; o aquel cree que la entidad adquirida puede ser más rentable como parte de esta organización que sigue siendo independiente.

(1) Publicada en la Gaceta Oficial n.º 34.880, del 13 de enero de 1992.

(2) Publicado en la Gaceta Oficial nº 36.209, del 20 de mayo de 1997.