Corte Suprema de Justicia avala la tesis del salario mínimo integral proporcional a la jornada de trabajo

Revista N° 156 Nov.-Dic. 2009

Diego Felipe Valdivieso Rueda 

Abogado Senior Godoy Córdoba Abogados Ltda. 

En sentencia del 28 de abril de 2009, la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia, con ponencia del doctor Francisco Ricaurte, determinó que es posible pactar salario integral con los trabajadores que laboren jornada incompleta guardando la proporción legalmente establecida respecto del salario mínimo integral.

Es de señalar que la mayoría de los doctrinantes y consultores en materia de derecho laboral colombiano, coincidíamos en adoptar la postura contraria, quizá no con pleno convencimiento, pero sí bajo un espíritu de "prudencia en la interpretación" que nos llevaba a preferir optar por la lectura literal del artículo 18 de la Ley 50 de 1990, el cual establece que "En ningún caso el salario integral podrá ser inferior al monto de diez (10) salarios mínimos legales mensuales". Prudente, porque el riesgo de no ser aceptada la postura de la proporcionalidad del salario mínimo integral respecto de las jornadas parciales llevaba implícita la discusión sobre derechos prestacionales, indemnización moratoria e incluso de deuda ante el sistema de seguridad social.

Sin duda el riesgo en juego era muy alto, a pesar de que bajo un criterio de equidad pareciere entendible la postura hoy adoptada por la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia. Son en estos casos donde debemos valorar enormemente los riesgos que toman entidades al pretender defender una interpretación que por justa que pareciere, tiene como gran contra la literalidad de la norma, como por ejemplo sucedió con la figura del cobro de intereses por créditos otorgados por el empleador (sentencia rememorada, del 19 de marzo de 2004, radicado 20151, reitera recientemente en la 27598).

Pronunciamientos como estos, reivindican el alcance bilateral de la coordinación económica y equilibrio social al que hace mención artículo 1º del Código Sustantivo del Trabajo.

La tesis

Haciendo uso del principio de libertad de estipulación del salario, contenido en el artículo 132 del Código Sustantivo del Trabajo (texto legal vigente), bajo el marco de respeto por el salario mínimo legal, o el derivado de pactos, convenciones colectivas o laudos arbitrales, y teniendo como sustento el artículo 147 del Código Sustantivo del Trabajo (texto legal vigente), es viable el pago proporcional de salario mínimo integral en jornadas inferiores a la ordinaria.

Los supuestos de hecho del proceso

Una ex trabajadora de la Universidad del Rosario de Bogotá, quien laboró como docente de medio tiempo, devengando un salario integral el cual había sido pactado de manera proporcional al salario mínimo integral, mediante proceso ordinario laboral, pretendió discutir la validez del acuerdo salarial, bajo el argumento que el salario pactado era inferior a la cifra de diez (10) salarios mínimos legales mensuales, desconociéndose el límite definido en el numeral segundo del artículo 132 del Código Sustantivo del Trabajo (subrogado por el art. 18, L. 50/90). Con lo reclamado, la demandante buscaba necesariamente que se configurara una deuda de prestaciones sociales y con ello el pago de una indemnización moratoria.

Las decisiones de instancias

Tanto en primera como en segunda instancia, las autoridades competentes decidieron denegar las pretensiones formuladas por la ex trabajadora, por considerar i) que el valor estipulado en los respectivos contratos como salario integral por las partes, equivalía exactamente a la mitad del salario mínimo integral correspondiente a la respectiva anualidad, en concordancia con la media jornada laboral pactada por aquellas y ii) que en el país es posible aplicar el principio de proporcionalidad entre el salario y la jornada que laboren los trabajadores, no siendo dicho precepto exclusivo a la noción de salario mínimo legal.

Los argumentos del recurso de casación

El recurso se fundamentó principalmente en los siguientes postulados de derecho:

— El salario mínimo legal y el salario integral responden a conceptos diametralmente diferentes. El primero hace referencia al ingreso mínimo para atender las necesidades básicas del trabajador y su familia, mientras que el segundo es un mecanismo para permitir integrar en un solo pago los ingresos de los trabajadores que devengan un mínimo de 10 salarios mínimos legales mensuales.

— La proporcionalidad contenida en el artículo 147 del Código Sustantivo del Trabajo (texto legal vigente), es una norma exclusiva del salario mínimo legal que busca garantizar el mínimo vital para trabajadores que laboran jornadas parciales de tal forma que una persona que trabaje en jornadas inferiores gane en proporción al mínimo legal mensual.

— Que el salario integral incluye, entre otros, los recargos por trabajo suplementario o de horas extras, por lo que se podría camuflar jornadas extensas de trabajo bajo la figura de un salario integral de media jornada y de esta manera desconocer el pago de las horas reales de trabajo.

— Que de manera expresa el numeral 2º del artículo 132 del Código Sustantivo del Trabajo, establece que "En ningún caso el salario integral podrá ser inferior al monto de (10) salarios mínimos legales mensuales, más el factor prestacional correspondiente a la empresa que no podrá ser inferior al treinta por ciento (30%) de dicha cuantía".

Los argumentos de la réplica

El principal argumento es que una interpretación excesivamente exegética, atada a una simple lectura literal de la norma del artículo 132 del Código Sustantivo del Trabajo (texto legal vigente), resulta contraria al principio de igualdad constitucional, de tal forma que "no puede prohijarse la paradoja de que un trabajador que labore solo la mitad de la jornada, en relación con otro, tenga derecho a un salario integral igual al de otro con jornada de 48 horas semanales".

Las consideraciones de la Corte

La Corte determinó que cuando el legislador, en el literal tercero del artículo 147 del Código Sustantivo del Trabajo (texto legal vigente), contempla la garantía de pago proporcional del salario mínimo legal en caso de laborarse jornadas inferiores a las máximas legales, está dando aplicación al principio de proporcionalidad el cual no se agota únicamente en la noción de salario mínimo legal y en consecuencia es predicable igualmente del salario integral. Por lo anterior es que para la Corte no se incurre en error alguno con la aplicación del salario mínimo integral en proporción a la jornada de trabajo.

Para la Corte "aun cuando el artículo 132-3 del Código Sustantivo del Trabajo dispone que en ningún caso el salario integral podrá ser inferior al monto de diez salarios mínimos legales mensuales más un 30% de factor prestacional, esta expresión, eje de la litis, no tiene el alcance particular, exegético y absoluto como lo quiere hacer ver la trabajadora recurrente, ya que la misma, dado el carácter genérico de la norma que la contiene, es claro que alude a una vinculación normal u ordinaria en la que, de pactarse la modalidad salarial en comento, el monto de la retribución debe corresponder al mínimo señalado en dicho precepto".

A diferencia de lo sostenido en el recurso de casación, para la Corte el salario mínimo legal y el salario integral no configuran conceptos diametralmente diferentes; "ambos se encuentran íntimamente imbricados, a tal punto que con el primero se diseña la medida mínima del segundo y, los dos, obedecen al desarrollo o implementación del objeto del Código Sustantivo del Trabajo, plasmado en el artículo 1º del mismo, es decir, la justicia en las relaciones que surgen entre patronos y trabajadores, dentro de un espíritu de coordinación económica y equilibrio social".

Así las cosas, para la Corte lo estipulado en el literal tercero del artículo 147 del Código Sustantivo del Trabajo (texto legal vigente), establece un control garantista mediante el desarrollo del principio de la proporcionalidad, el cual no se consagra únicamente para el salario mínimo legal sino también para el salario convencional, lo que denota el carácter no exclusivo de la disposición y mucho menos del principio, el cual claramente como regla garantista igualmente puede ser predicada del salario integral.

Conclusiones

1. Teniendo en cuenta los argumentos expuestos por la Corte en la citada sentencia, es posible concluir que en los casos que los trabajadores laboren una jornada incompleta podrá incluso pactarse y pagarse salario mínimo integral de forma proporcional con el tiempo efectivamente laborado en los términos que regula el Código Sustantivo del Trabajo.

2. Aun cuando es una tesis innovadora de la Corte Suprema de Justicia, como tal está en proceso de consolidación. Sin embargo, ello no puede ser obstáculo para su aplicación, toda vez que el mayor riesgo en caso de cambiarse la postura y en consecuencia predicarse la imposibilidad del pago de salario mínimo integral proporcional, es el de una condena en indemnización moratoria, la cual claramente no se podría presentar, puesto que la misma sólo se da en evento de actuaciones de mala fe, lo cual no se puede predicar cuando lo que ha hecho es aplicar un criterio definido por el máximo intérprete de la ley, es decir, la Corte Suprema de Justicia.