Costo presunto no aplica para actividad de servicios

Revista Nº 160 Jul.-Ago. 2010

Carlos Giovanni Rodríguez Vásquez 

Contador tributarista 

El Consejo de Estado en fallo del 4 de marzo del 2010 Expediente 16531, Consejero Ponente Hugo Fernando Bastidas Bárcenas, indicó que ante la imposibilidad de acreditar mediante soportes contables los costos y deducciones registrados en la declaración de renta, no es posible aplicar el costo presunto del artículo 82 del estatuto tributario cuando se realiza una actividad de servicios y no de compra-venta de activos.

Igualmente, aclaró que esta norma se refiere únicamente a la determinación del costo de los activos, con lo que no puede extenderse por analogía su aplicación para la determinación de las deducciones de la empresa. Así, concluye que es imposible aplicarla para reconocer gastos presuntos.

De acuerdo con lo anterior, en el caso de actividades de servicios, cuando por alguna circunstancia no sea posible probar los costos y deducciones, se tributara por el 100% de los ingresos.

Frente al tema de costos presuntos, vale la pena traer a la memoria otro fallo en el cual el Consejo de Estado ha restringido. Hablamos de la sentencia del 18 de junio del 2008, Exp. 16131, C.P. Ligia López Díaz, en la cual se niega el reconocimiento de costos presuntos en el desarrollo de una actividad comercial, respecto de la cual el contribuyente se encuentra obligado a llevar libros de contabilidad con los respectivos soportes.

Por último, es importante resaltar que ha sido criterio del Consejo de Estado(1) que aunque el artículo 82 del estatuto tributario prevé la posibilidad de determinar costos estimados y presuntos en la enajenación de activos movibles, este mecanismo está reservado a los siguientes eventos: (i) cuando existan indicios de que el costo informado por el contribuyente no es real, y (ii) cuando no se conozca el costo de los activos enajenados ni sea posible determinarlo mediante pruebas directas, tales como las declaraciones de renta del contribuyente o de terceros, la contabilidad o los comprobantes internos y externos.

De todas maneras no deja de inquietar el hecho de que, aun cuando el artículo 82 del estatuto tributario así lo establece, en atención al principio de igualdad establecido en la Constitución Nacional, no se aplique un tratamiento igual para establecer el costo de ventas, tanto en una actividad de servicios como en la compra y venta de activos, pues en ambos casos conforme a la realidad económica se debe incurrir en costos para obtener los ingresos, o al menos establecer un sistema para establecer costos presuntos en la actividad de servicios.

(1) C.E., Sec. Cuarta, Sent. 8468, sep. 19/97. M.P. Delio Gómez Leyva.