Crear y administrar activos de propiedad intelectual para impulsar el crecimiento económico

Revista Nº 1 Oct.-Dic. 2003

Por Kamil Idris 

Biografía

Doctor en derecho internacional por el Instituto de Asuntos Internacionales de la Universidad de Ginebra (Suiza) es actualmente es el Director General de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual. Fue embajador de la misión permanente de Sudán ante los organismos internacionales en la oficina de Naciones Unidas en Ginebra, donde fue coordinador y vocero del grupo de países en desarrollo. Así mismo fue miembro de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Internacional. Tiene grados en derecho, ciencia política y asuntos internacionales en universidades de Egipto, Sudán y los Estados Unidos.

Sumario

El sistema de propiedad intelectual es una aplicación comercial que permite la innovación y la creatividad para mejorar nuestra vida. Su importancia radica en el apoyo y recompensa que tienen los creadores e innovadores, al tiempo que estimula el crecimiento económico y promueve el desarrollo. Cada vez más se busca acumular portafolios importantes de propiedad intelectual que puedan ser usados en fusiones y adquisiciones, uniones temporales, acuerdos de cooperación y contratos de licencia.

Abstract Intellectual property: assets for economic growth

The intellectual property system is a commercial application that enables the creativity and innovation to make out lives better. Its importance lies on the support and reward awarded to inventors, at the same time it promotes economic growth and development. It is now more than frequent that people be interested in creating important portfolios of intellectual property to be used in mergers and acquisitions, joint ventures, cooperation transactions and license agreements.

El sistema de propiedad intelectual

La creación de una “cultura de PI”

Consecución de recursos

La PI y el ciberespacio

Creando respeto

1. El sistema de propiedad intelectual

El comercio mundial ha experimentado recientemente una radical transformación como consecuencia de la revolución de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el nacimiento de la economía del conocimiento. En el momento actual, caracterizado por la alta competencia y por un mercado en movimiento constante, la innovación es la principal forma para que un negocio opere con éxito y es la clave para el sostenimiento del segmento del mercado y conseguir, de esta manera, la utilidad. Además se constituye en el ingrediente esencial de una estrategia de desarrollo nacional, porque actualmente la habilidad de un país para estimular y extraer valor de la innovación, de la ingenuidad y el talento de su gente, es vital para el crecimiento económico, el bienestar social y el desarrollo cultural. El uso creativo del conocimiento y la aplicación práctica de ideas innovadoras se han convertido en un barómetro no solo de éxito comercial sino también del clima económico de una nación.

Apoyados por un régimen efectivo de propiedad intelectual, el conocimiento y la innovación son elementos clave para el desarrollo y el crecimiento nacionales. Los incentivos inherentes al sistema de propiedad intelectual (PI) estimulan a inventores y artistas a reconocer sus talentos y a traspasar las fronteras de la tecnología y la creatividad. Las herramientas de este sistema (como las patentes, las marcas y los derechos de autor) les permite a ellos y a sus países transformar los frutos de su dedicación intelectual en activos que, utilizados estratégicamente, les pueden aportar importantes beneficios económicos, sociales y culturales.

La propiedad intelectual se ha convertido actualmente no solo en un activo de gran valor sino en el de mayor importancia en las transacciones comerciales, tales como los contratos de licencia; los contratos para la fabricación, distribución y compra y las fusiones y adquisiciones. Con una frecuencia cada vez mayor, los negocios se benefician al acumular activos de PI que pueden ser utilizados de varias maneras para crear oportunidades. En efecto, estas ganancias proveen empleos, desarrollan los recursos humanos, suministran eficazmente bienes y servicios y aumentan los ingresos individuales y corporativos. La integración efectiva de la propiedad intelectual al plan de negocios de una compañía y a la estrategia de producto, le permite asegurar su ventaja competitiva al día de hoy y salvaguardar el éxito financiero para el futuro. La estrategia comercial de una compañía basada en PI, que proteja además la explotación efectiva del portafolio de PI, permitirá expandir el negocio y generar fuentes de ingreso alternativas y potencialmente significativas derivadas de contratos basados en PI de beneficio mutuo.

El licenciamiento es uno de los métodos más efectivos para la valoración de los activos de PI. Solamente en el año 2000 IBM y Texas Instruments licenciaron 1.700 y 500 millones de dólares, respectivamente, en ingresos derivados de una licencia de patente. La creciente conciencia del potencial económico en esta área ha generado una ganancia mundial derivada de la licencia de patentes con un aumento de 10.000 millones de dólares en 1990 a 110.000 en el 2000. Sin embargo estas cifras, que ayudan a resaltar la importancia económica de los activos de PI, no deberían incluir la idea de que el licenciamiento de tecnología es solo para grandes compañías multinacionales o para prestigiosos centros de investigación. En efecto, la pequeña y mediana industria (PYME) que tenga activos de PI puede también participar y ganar en dichas relaciones comerciales.

Desde una perspectiva de desarrollo, los contratos de licenciamiento también pueden ser un medio valioso para que el licenciatario adquiera información vital a través del entrenamiento, así como para beneficiarse de la transferencia de tecnología. Adicionalmente, los licenciatarios pueden obtener derechos para crear mejoramientos o trabajos derivativos y para desarrollar sus propios activos de PI los cuales, a su vez, pueden ser licenciados a terceros, creando de esta manera un ciclo productivo de invención y un fértil ambiente comercial.

Una característica que muchas veces no se reconoce al sistema de patentes es su papel como fuente de información tecnológica, el cual puede ser utilizado como ventaja comercial estratégica para observar las tendencias del mercado y desarrollar bases de datos sobre los competidores (se estima que hasta un 70% de la información tecnológica mundial(1) aparece publicado solamente en las especificaciones de patente). Astutos hombres de negocios pueden monitorear las actividades de investigación de sus competidores, mantenerse actualizados sobre nuevas tendencias en tecnología y conocer de cerca jugadores importantes y prospectos para realizar potenciales alianzas de negocios y oportunidades de licenciamiento. En efecto, esta información puede, con frecuencia, ser una clave determinante del éxito comercial.

Tomemos por ejemplo la experiencia de la farmacéutica croata, Pliva. La historia de esta compañía cambió en 1981 cuando un científico de Pfizer se encontró la patente de azitromicina de Pliva, otorgada en 1980. Al reconocer el mercado potencial para esta nueva droga, Pfizer celebró un contrato de licencia mutuamente beneficioso con la dueña de la patente. Se estima que las regalías y el margen en las ventas brutas de azitromicina significaron más del 75% de la utilidad operativa de Pliva en 1999, convirtiéndola en una de las empresas más rentables en Croacia y la más grande farmacéutica en Europa Central. Las grandes ganancias derivadas del licenciamiento de la patente han contribuido a la rápida expansión de Pliva en Croacia, Polonia y Rusia. Hoy en día la azitromicina mercadeada como Zitromac TM por Pfizer es uno de los antibióticos más vendidos en el mundo(2).

Desde un punto de vista más elemental, la habilidad que tiene una compañía de tomar ventaja de las oportunidades y de competir exitosamente en el mercado global favorece el establecimiento de un ambiente consistente y confiable dentro del cual se deben llevar a cabo los negocios. Para ello se requiere, en primera medida, un sistema de PI fuerte y normas obligatorias apropiadas. Sin estos mecanismos, ninguna empresa se sentiría confiada para transferir sus tecnologías o para invertir en investigación y desarrollo. Es así como los legisladores en el ámbito mundial comienzan a reconocer este hecho y a trabajar en suministrar sistemas de PI eficientes y bien pensados, que se constituyan como un componente vital de este ambiente, lo cual provee no solo terreno fértil para el crecimiento económico nacional sino también, como lo sugieren muchos estudios, contribuye a apoyar la inversión privada directa en investigación y desarrollo (I&D) y para atraer inversión extranjera directa (IED). Brasil, por ejemplo, se ha beneficiado de un crecimiento espectacular en IED, el cual pasó de 4.400 millones de dólares en 1995 a 32.800 en el 2000, después de la introducción de una nueva legislación en propiedad industrial en 1996.

Al suministrar una política de PI coordinada y proactiva, los gobiernos y los legisladores tienen un papel fundamental en la determinación de cómo los ciudadanos pueden utilizar efectivamente el poder del sistema de PI para el desarrollo económico. Una política de PI proactiva tiene que incluir medidas para proveer incentivos financieros, educativos, fiscales, así como otros que apoyen el desarrollo de metas previstas. Una política de PI utilizada estratégicamente puede (además de facilitar la transferencia de tecnología y la inversión extranjera, como se menciona arriba) estimular la I&D en las universidades y centros de investigación, catalizar nuevas tecnologías y negocios y darle fuerza a las PYME especialmente, al fomentar la toma de conciencia respecto de la acumulación de activos de PI, su administración y uso. Este acercamiento fomenta el desarrollo del conocimiento nacional y acelera el ciclo de innovación doméstica.

Por lo tanto, las abiertas posibilidades que tienen los inversionistas e inventores para aprovechar el valor de su propiedad intelectual depende en gran medida de la existencia de un ambiente político que ayude a los actuales y potenciales propietarios de PI para desarrollar, proteger, usar y manejar este recurso como un activo económico. Dicha infraestructura de PI debe ser fuerte, de manera que supla a la legislación nacional, gracias a la fuerte protección que esta brinda a la propiedad intelectual. Sin estas normas básicas, es decir el otorgar a los individuos el derecho de ser dueños de PI y la posibilidad de proteger este derecho de infracciones y usos equivocados, el desarrollo de los activos de PI sería imposible.

Otros elementos importantes en esta estrategia –componentes básicos de una cultura de PI– incluyen el apoyar patrones de conducta positivos y creencias entre el público en general con relación a la PI. También resulta valioso que la legislación nacional, así como la estructura y conducta de las organizaciones y órganos administrativos, se orienten a apoyar el uso activo y efectivo de la PI por todos los actores. Adicionalmente el crear un respeto generalizado hacia los derechos de PI, a través de un claro entendimiento y compromiso con el papel de la propiedad intelectual, como una herramienta poderosa para el desarrollo económico social y cultural, resulta indispensable.

La ausencia de una cultura de PI construida sobre un respeto generalizado por los derechos de la propiedad intelectual, se manifiesta dentro de una economía estancada y recesiva, como una reducción en la creatividad e invención y como un clima de negocios inconsistente y desconfiable.

2. Crear una “cultura de PI”

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), con sede en Ginebra, principal organismo internacional en asuntos de PI, trabaja actualmente para aumentar el conocimiento –en todos los niveles– del valor de la PI y el potencial que esta tiene como herramienta para promover el desarrollo económico sostenido y el bienestar cultural y social.

En términos generales, la toma de conciencia respecto del potencial de PI como fuente de dinamismo económico, social y cultural, permitirá lo siguiente:

• Los agentes y agencias gubernamentales podrán formular sus políticas y programas administrativos, con el objetivo de optimizar el uso y respeto hacia los derechos de PI.

• El sector privado, desde las PYME hasta las multinacionales, reconocerán el valor de sus activos de PI, así como las ventajas que tiene hacer valer los derechos sobre PI en industrias y economías basadas en el conocimiento.

• El público en general entenderá los beneficios de la adquisición de productos y servicios legítimos.

Se debe prestar atención a todos los elementos que se requieren para crear y sostener el crecimiento de una cultura y desarrollo del recurso humano dentro del sistema de PI: educación; mercadeo; oficinas de PI actualizadas; participación de la sociedad civil a través de sus organizaciones; promoción de la innovación; creatividad y apertura de centros universitarios de investigación en PI; programas de desarrollo de habilidades en negociación de contratos de licencia; correcta redacción de las normas y el cumplimiento efectivo de los derechos. La OMPI, en colaboración con las autoridades nacionales de PI de sus países miembros, está comprometida en la consecución de estos objetivos.

Una de las principales actividades de esta organización es servir de foro para sus 179 Estados miembros, de manera que se desarrollen normas y estándares internacionales de propiedad intelectual con miras a asegurar un sistema de propiedad intelectual internacional flexible y acorde, de fácil utilización y accesibilidad, el cual provea un equilibrio apropiado entre los derechos de los inventores y creadores y los del público en general. De manera práctica, la OMPI dedica gran parte de sus recursos en apoyar los esfuerzos nacionales y regionales para fortalecer y actualizar los sistemas de propiedad intelectual existentes y desarrollar nuevas estructuras de PI cuando sea necesario. La organización, además, permite a los sectores industrial y privado obtener una variedad de servicios(3) que facilitan el proceso para la obtención de protección internacional para la propiedad intelectual. Estos servicios suministran asistencia rápida, eficiente y con bajos costos en la obtención de derechos como los de patentes, marcas y diseños industriales en varios países.

3. La consecución de recursos para el sistema internacional de PI

El servicio suministrado por el Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (PCT, por sus siglas en inglés) administrado por la OMPI, es uno de los ejemplos mediante los cuales se simplifica y reduce el costo en la obtención de una protección internacional a las patentes, permitiendo el acceso público a un mundo de información técnica relacionada con las invenciones. Una persona que presente una solicitud internacional bajo los términos de este tratado puede buscar simultáneamente protección para una invención en uno o varios de sus 122 Estados parte en el mundo(4).

La experiencia del PCT muestra cómo el reconocimiento de la importancia estratégica que tienen los activos de propiedad intelectual ha aumentado en los últimos años; una vez entró en vigor, el tratado tomó 18 años en alcanzar un total de 250.000 solicitudes pero solo en cuatro años se dobló esa cifra.

Teniendo en cuenta la gran demanda del sistema internacional de patentes y la necesidad de su continuo desarrollo, dentro del creciente y evolucionante ambiente de negocios y tecnología, la OMPI lanzó su Agenda de patentes en el 2001. Esta iniciativa fue diseñada con el propósito de revisar y mejorar el marco legal y administrativo, así como el rango de servicios disponibles en la actualidad para hacer del sistema un recurso más accesible, seguro y efectivo en términos de costos, en consonancia con las necesidades expresadas de los usuarios y los objetivos de los Estados miembros. Dicho acercamiento asegurará que el sistema de patentes internacional sea más efectivo y que opere buscando el máximo beneficio a los países que participen en él, teniendo en cuenta los diferentes cambios en la evolución del desarrollo económico y tecnológico.

Las marcas son también un componente clave del portafolio de PI de muchas compañías. El valor de una marca notoria puede, en muchos casos, exceder el valor de los activos tangibles de una empresa (por ejemplo se estima que la marca Coca-Cola está valorada en cerca de 70.000 millones de dólares). Así como la pérdida o dilución de una marca de gran valor puede ser devastadora para un negocio, una marca fuerte puede ser la base de la estrategia de mercadeo de una compañía.

Al proyectar una imagen positiva y comunicar los atributos al comprador potencial, una marca puede ser útil a una multitud de funciones de negocios y mercadeo. Entre estos se encuentran, por ejemplo, el aumento de las ventas al detal, el fomento de la lealtad del consumidor, la asistencia para responder a la presión competitiva y el aumento de ingresos y utilidades. Las marcas pueden también expandir y mantener el mercado, diferenciar los productos, ayudar a la introducción de nuevas líneas de artículos, suministrar la base para la celebración de franquicias, apoyar las alianzas estratégicas de negocios y de mercadeo, justificar la valoración de una empresa en las transacciones financieras y obtener regalías a través del licenciamiento.

El otorgamiento de licencias puede también ser útil como un medio efectivo para aumentar una línea de producto o servicio. Tomemos por ejemplo la licencia concedida para la explotación de la imagen de un personaje(5). En la cima de la fama del libro para niños Harry Potter, Warner Bros. adquirió los derechos de mercadeo mundial de los personajes, repartiéndolos entre sus varios socios de negocios y licenciatarios: Hasbro tiene el derecho a desarrollar y distribuir tarjetas de colección y juegos electrónicos; su competidor Mattel fabrica juguetes; otra compañía tiene los derechos para la fabricación de caramelos interactivos y Electronic Arts., una compañía de software de entretenimiento de California, tiene licencia para mercadear la primera película de Harry Potter. En este contexto, la compleja red de contratos asociados con la licencia de marcas se convierte en una efectiva herramienta de mercadeo en la que cada producto colabora para la venta de otros productos al reforzar la popularidad del personaje.

El valor potencial de las marcas exige por lo tanto una mayor vigilancia y cuidado en su manejo para asegurar que sigan siendo herramientas de negocios válidas y efectivas. Esto exige un sistema a través del cual las marcas puedan ser obtenidas y mantenidas de una forma eficiente y económica. Actualmente, una marca tiene efectos legales solamente respecto del país en el cual es otorgada. Sin embargo, el Sistema de Madrid para el registro internacional de marcas(6), administrado por la OMPI, ofrece un mecanismo simple, barato y eficiente para obtener el reconocimiento de este derecho en varios países.

En efecto, el sistema de Madrid proporciona al dueño de una marca la posibilidad de protegerla en varios países al presentar una sola solicitud, en un solo idioma, con unos únicos costos en una moneda (el franco suizo). En adelante el registro internacional se puede mantener y renovar a través de un procedimiento único.

Un registro internacional bajo el sistema de Madrid produce los mismos efectos que una solicitud de registro presentada en cada uno de los países señalados por el solicitante. Si no se rehúsa la protección por parte de la oficina de marcas de un dado país, la protección de la marca será la misma que si hubiera sido registrada ante esa oficina. El sistema suministra una forma eficiente y de bajos costos para que los dueños de marcas aseguren la protección de sus derechos en varios países a través de la presentación de una única solicitud. Como resultado, la adhesión de un país al sistema de Madrid llevará al aumento del número de solicitudes de registro de marcas para que sean válidas en un país.

Bajo el sistema de Madrid, la oficina de marcas de cada Estado designado tiene el derecho a rehusar la protección. El término para la notificación del rechazo (es decir que una marca que está sometida a una solicitud internacional no puede ser protegida en el respectivo país) es normalmente de 12 meses, pero algunos países tienen la posibilidad, bajo el protocolo de Madrid, de utilizar un término de 18 meses (o de más tiempo en el caso de rechazo con base en una oposición). Es importante anotar que la oficina de marcas nacional no debe esperar hasta que se tome una decisión final para notificar su rechazo; una decisión preliminar en relación con la solicitud internacional, que sea objeto de revisión, será suficiente. La decisión final puede darse en cualquier momento después de ese período y de esta manera aliviar la presión sobre las operaciones de las oficinas de marcas. Es así como se permite a los países evitar el riesgo de proteger marcas bajo el sistema de Madrid en los Estados parte sin que dichas marcas hayan sido adecuadamente examinadas por la autoridad competente (si así lo requiere la legislación nacional).

El uso del sistema involucra el pago de una serie de tasas, como la de administración cobrada por la OMPI. Estas tarifas pagadas por los solicitantes se utilizan para cubrir los costos involucrados en el procesamiento de la solicitud internacional de marca (incluyendo el costo de examinación por las oficinas nacionales). Cuando el pago de estas tarifas es insuficiente para este propósito, el protocolo de Madrid permite a la oficina nacional establecer por sí misma estas tasas aunque no pueden exceder de aquellas cobradas para marcas solicitadas bajo el sistema nacional del país. Los agentes locales de marcas cumplen un papel fundamental al representar un gran numero de solicitantes de marcas en procedimientos de rechazo ante la oficina nacional, así como respecto de la representación de partes en procesos de oposición.

El sistema de Madrid también simplifica el trabajo de las oficinas de marcas nacionales, ya que un número de tareas que usualmente eran cumplidas por ellas son asumidas por la Oficina de Registro Internacional de la OMPI. Por ejemplo, las oficinas de los países designados no necesitan asumir una examinación formal de la solicitud o clasificar los bienes y/o servicios. Efectivamente, en la etapa inicial del procedimiento de registro, la oficina nacional del país de origen del solicitante tendrá que certificar que la marca que es solicitada internacionalmente es la misma marca nacional sobre la cual se basa. Sin embargo, para este propósito, el sistema de Madrid permite a la oficina nacional cobrar una tarifa. La práctica muestra que los agentes de marcas locales generalmente prestan asistencia al solicitante para que presente la solicitud internacional en la oficina del país de origen.

Adicionalmente, a través de su programa de cooperación para el desarrollo, la OMPI ofrece asistencia a las oficinas de marcas nacionales buscando reducir cualquier interferencia y fortalecer las operaciones en un amplio rango de áreas, incluyendo información sobre la capacidad tecnológica, equipo y capacitación.

La adhesión de Japón, la República de Corea, los Estados Unidos y el muy probable acceso de la Unión Europea al protocolo de Madrid (7), así como la decisión tomada por los Estados miembros de la OMPI en septiembre del 2003 de incluir el español como el tercer idioma de trabajo(8) del sistema, promete hacer de él una opción más atractiva para las comunidades de negocios de los países participantes(9) que buscan exportar al mercado global. En efecto, gracias a estas posibilidades los inversionistas cuentan con un mecanismo simple y efectivo en costos para obtener una protección marcaria efectiva, pues las aplicaciones se podrán remitir en inglés, francés o español.

Por ejemplo, una compañía en Marruecos que desee obtener una marca en 12 países (Austria, Benelux, Alemania, Italia, Hungría, Francia, España, República Checa, Rumania, el Reino Unido, Eslovenia y Suiza) que presente una solicitud en tres clases(10) pagaría 6.5 veces más si no utilizara el sistema de Madrid y optara presentar una solicitud a cada oficina nacional de manera separada (es decir, bajo el sistema de Madrid el costo sería 2.162 francos suizos contra 14.245 al utilizar la ruta nacional). La renovación de la misma solicitud sería cinco veces más barata bajo el sistema de Madrid y el costo de registrar un cambio en la propiedad es 20 veces más económico con un costo de 177 francos suizos por oposición a 3.697 bajo la ruta nacional.

Hoy en día, bajo el sistema de Madrid, hay alrededor de 131.000 titulares de 400.000 registros internacionales válidos de marcas. En la medida en que 100.000 de estos son compañías con uno o dos registros, puede decirse que el sistema de Madrid es de interés no solo para las grandes multinacionales sino que también ofrece una ruta atractiva para las PYME de manera que estas expandan su presencia global y salvaguarden sus marcas en el exterior.

4. La PI y el ciberespacio

Como resultado del crecimiento del comercio electrónico, las marcas han adquirido una gran importancia en el mundo de los negocios. Registradas como nombres de dominio, ofrecen una presencia global como identificadores virtuales en el mundo on line y, por lo menos, tanta trascendencia en la internet como en el mundo off-line. Los consumidores que operan en mercados virtuales, en el cual la interacción cara a cara es rara y hay poca o ninguna oportunidad para inspeccionar bienes o servicios de manera previa a su compra, deben buscar fuentes confiables de oferta de productos competitivos. Una presencia corporativa en la internet exige a los propietarios de marcas defender sus derechos contra el abuso de marcas en el ciberespacio, dentro de millones de lugares discretos, en múltiples idiomas y dominios.

El problema asociado con el fenómeno de la ciberocupación (registro abusivo de marcas como nombres de dominio) es una de las principales razones para que aumente el interés en alternativas para la resolución de conflictos, ya que las partes buscan métodos más baratos y eficientes de decidir sus diferencias. La OMPI fue uno de los principales arquitectos de la Política uniforme para la solución de controversias relativas a los nombres de dominio de internet (UDRP)(11), que regula la solución de controversias en relación con la ciberocupación. La organización ha trabajado también con muchos de los operadores de los dominios de alto nivel por país (ccTLDs) para desarrollar mecanismos de resolución de conflictos respecto de sus dominios.

Otra área de la propiedad intelectual que juega un papel importante en el crecimiento comercial y económico(12) es el tema de los derechos de autor. El surgimiento de tecnologías digitales y el crecimiento explosivo del uso de la internet ha hecho que aparezcan nuevos modelos de negocios y ha ampliado el campo de la protección de estos derechos. Desde la década de los noventa, las tecnologías de información apoyadas por un sistema de propiedad intelectual efectivo han justificado una amplia inversión y han contribuido enormemente en el crecimiento de una nueva economía digital. Efectivamente, el material protegido de derechos de autor se muestra hoy en día como uno de los principales componentes del comercio electrónico. Los negocios, los individuos y los gobiernos se han beneficiado de las ventajas derivada del uso cada vez mayor y generalizado de la internet.

Cada vez más, los productos digitalizados que ayudan a alimentar la nueva economía se prestan a transmisión a través del ciber espacio mediante el clic de un mouse en cualquier parte, desde cualquier sitio del mundo, sin ningún deterioro de calidad. Esto ha generado una serie de retos para los legisladores de la propiedad intelectual. El alcance global y el carácter anónimo de la internet, junto con su sofisticación técnica han demostrado lo inadecuado de acercamientos convencionales a la protección de derechos de propiedad intelectual en el ambiente digital. Esta situación exige nuevas soluciones.

El programa digital de la OMPI(13) busca asumir estas tareas. Comprende una serie de pasos prácticos que la organización ha establecido para aumentar la participación en economías de nuevas innovaciones y facilitar el acceso a los beneficios ofrecidos por la internet y el comercio electrónico, protegiendo al mismo tiempo los derechos de los dueños de PI. La OMPI ha iniciado ya un proceso delicado de conversión de estos objetivos en acciones. Por ejemplo ha reenfocado sus actividades de promoción para asegurar un mayor acceso al Tratado de la OMPI sobre Derechos de Autor (WCT) y al Tratado de la OMPI sobre Interpretación o Ejecución y Fonogramas (WPPT), que establece los estándares mínimos de protección de los titulares de derechos de autor en el ciberespacio.

5. Lograr respeto mediante el conocimiento

La propiedad intelectual, en todas sus manifestaciones, ha ganado terreno como un componente esencial de la estrategia económica para todos los países, sin tener en cuenta su nivel de desarrollo económico. Existe cada vez una mayor evidencia en cuanto a que muchos países en desarrollo están mejorando su sistema de propiedad intelectual para estimular y fortalecer el desarrollo económico. Sin embargo, para muchas personas que no hacen parte de comunidades especializadas en temas de propiedad intelectual, este tema sigue siendo un concepto legal oscuro. Una de las prioridades de la OMPI es “desmitificar” este concepto –crear un mayor entendimiento y aprecio de la contribución positiva que puede hacer a la sociedad–.

Un paso significativo en esta dirección se dio cuando los Estados miembros de la OMPI, liderados por un grupo de países en desarrollo, decidieron designar como el Día Mundial de la Propiedad Intelectual el 26 de abril –el cual debe ser celebrado anualmente con eventos especiales para promover la propiedad intelectual y llevar a un mejor entendimiento acerca de su papel en el apoyo del desarrollo económico y el bienestar social y cultural–. Trabajar para conseguir que la sociedad tenga un conocimiento bien fundado de lo que es la PI, por qué es importante y cómo opera el sistema, resulta de gran importancia en la construcción de una cultura de propiedad intelectual que luche por el respeto a los derechos derivados de este concepto y le permita a los países disminuir el valor de dichos derechos para el beneficio de sus pueblos.

El respeto que esta cultura puede generar es importante en la ayuda para la promoción y protección de los derechos de propiedad intelectual. Las razones por las cuales se violan estos derechos son muchas y variadas y van desde una necesidad percibida, la falta de conocimiento, la ambición y la intención criminal hasta, incluso, el error inocente. La escala de abusos varía considerablemente desde la copia ilegal de trabajos protegidos domésticamente para uso personal hasta la existencia de grandes compañías comerciales que producen cientos de miles de copias ilegales.

Cuando estos productos ilegales toman una parte del mercado (o llegan a acabar con un mercado potencial) y la recuperación de una inversión se dificulta por la acción delictiva, los mecanismos de coerción son necesarios para proteger los intereses, no solo de los titulares de los derechos involucrados, sino también los del público. La privacidad y el contrabando someten a los consumidores a estándares menores o incluso a productos peligrosos, además de contribuir largamente a una economía estancada y recesiva, una reducción en la creatividad e inventiva y a un clima de negocios falto de consistencia o confiabilidad y, por lo tanto, carente de atractivo como un objetivo de inversión extranjera directa. Las organizaciones no gubernamentales e intragubernamentales cuyos objetivos involucran el manejo de algunos aspectos del contrabando y la privacidad y sus efectos han estimado que el mercado de productos legales se encuentra entre el 5% y el 7% del comercio mundial.

Al asegurar el desarrollo saludable y bien balanceado del sistema de PI, somos pioneros en el establecimiento de un cursor hacia la prosperidad y seguridad para las actuales y futuras generaciones. Solamente mediante la determinación y un sentido de unidad y propósito común podemos enfrentar los retos que nos aquejan actualmente. La naturaleza sin fronteras del ciberespacio, por ejemplo, presiona a los países a asumir asuntos de ley aplicable en transacciones internacionales de propiedad intelectual, propiedad y trabajos de multimedia, interoperación del manejo de sistemas de derechos digitales y las medidas de protección tecnológica. Los profesionales del derecho y los legisladores han tenido que excavar más profundamente en su propia inventiva y creatividad para atacar estos asuntos de manera que no disminuya el ciclo de creatividad pero que proteja el interés público y promueva los derechos de los titulares de activos de propiedad intelectual.

Existe una serie de áreas interesantes relacionadas con el siempre evolucionante panorama de la PI. Los legisladores, por ejemplo, miran la relevancia de la tradición de innovación y creación, que solamente han sido vistos por la comunidad de PI recientemente. Cada vez más se reconoce que el valor económico de los activos de conocimiento tradicionales se pueden fortalecer con el uso de la propiedad intelectual. Los titulares del conocimiento tradicional empiezan a explorar cómo se puede realizar esta labor de una mejor manera.

6. Conclusión

La PI es una aplicación comercial que permite la innovación y la creatividad para mejorar y enriquecer nuestro nivel de vida, tanto a nivel práctico como cultural. Este se fortalece en la medida en que apoya y recompensa a los creadores e innovadores, al tiempo que estimula el crecimiento económico y promueve el desarrollo del recurso humano.

La PI es un importante activo estratégico y comercial. Cada vez más los gestores de activos de la propiedad intelectual trabajan para acumular portafolios importantes que se puedan utilizar ventajosamente en fusiones y adquisiciones, uniones temporales, acuerdos de cooperación y contratos de licencia, en gran parte de la misma manera como se crean portafolios de producto. Esos portafolios de activos de PI se desarrollan estratégicamente, con áreas específicas y objetivos, basados en los mercados de producto y tecnología y oportunidades de licenciamiento. Las empresas diseñan alianzas entre ellas con el fin de mejorar el valor de sus activos de PI y para obtener ventajas competitivas mutuamente beneficiosas a través del licenciamiento. Esto les otorga a tales compañías una ventaja en el área de tecnología y les permite contribuir a establecer estándares en este campo específico.

La PI es un recurso que está a disposición de todo el mundo. Uno de los retos más importantes de la OMPI es prestar asistencia a sus Estados miembros en el desarrollo y utilización de las herramientas de la PI para utilizarlo en el beneficio de sus naciones. Sin embargo, la PI solo puede florecer en el marco de un ambiente y dentro de una cultura en la cual su importancia está totalmente entendida y aceptada y en la que se halle protegida por leyes eficazmente aplicadas. La misión de la OMPI seguirá siendo la de trabajar por una robusta protección de PI y la oponibilidad para asegurar su vitalidad continua para que todos los pueblos reciban los frutos de su creatividad.

NOTA: Para consultar la versión original de este artículo en inglés, pida un ejemplar del texto titulado “Creating and Leveraging IP Assets for Economic Growth” dirigiéndose a la dirección de correo electrónico: wipo.mail@wipo.int

(1) Remitirse a www.ipaustralia.gov.au/strategies/importance_opportunities.shtml

(2) Wall Street Journal (Bruselas), marzo 3 de 1999.

(3) Para obtener más detalles ver http://wipo.int donde se encuentra información sobre: el Tratado de Cooperación de Patentes administrado por la OMPI, el Acuerdo de Madrid para el Registro Internacional de Marcas y el Acuerdo de La Haya para el Registro de Diseños Industriales.

(4) Desde agosto del 2003.

(5) Ocurre cuando un personaje popular de un libro o una película es licenciado para que los licenciatarios lo exploten dentro de un segmento comercial diverso, dirigido hacia la misma base de consumidores.

(6) El sistema de Madrid está gobernado por dos tratados: el tratado de Madrid, de 1891 y modificado en varias oportunidades desde entonces, y el protocolo de Madrid, que entró en vigor desde 1996, que introdujo nuevos aspectos al sistema para manejar las dificultades que impedían la adhesión por parte de varios países. Un país puede adherirse al tratado o al protocolo o a ambos.

(7) En la reunión anual de la asamblea de la OMPI en Ginebra, llevada a cabo del 22 de septiembre al 1º de octubre del 2003, los Estados miembros acordaron una serie de medidas tendientes a asegurar que el protocolo de Madrid y el Sistema comunitario europeo de protección de marcas fueran totalmente compatibles, permitiendo a la Comunidad Europea adherir al protocolo. En la reunión, el representante de la Comisión Europea señaló que muy probablemente la Comunidad presentará su instrumento de adhesión al protocolo en el plazo máximo de un año.

(8) Adicional al inglés o francés (la presentación de solicitudes en español será posible a partir del 1º de abril del 2004).

(9) A la fecha, de los países de habla hispana de las regiones de Latinoamérica y el Caribe, solamente Cuba ha accedido al sistema de Madrid.

(10) La OMPI administra un número de tratados de clasificación que organizan la información en estructuras indexadas y fáciles de manejar. La clasificación marcaria se rige por el Tratado de Niza de Clasificación Internacional de Bienes y Servicios para Efectos del Registro de Marcas.

(11) Para mayor información http://arbiter.wipo.int/center/index-es.html

(12) Ver http://www.campus-oei.org/cultural/getino.htm - Aproximación a un estudio de las industrias culturales en el Mercosur (incidencia económica, social y cultural para la integración regional).

(13) Vea http://ecommerce.wipo.int/agenda/index-es.html