DECRETO 116 DE 1993 

(Marzo 5)

“Por el cual se establecen los casos, montos y condiciones para ordenar las exenciones de que trata el Acuerdo1 de 1993”.

El Alcalde Mayor de Santafé de Bogotá, Distrito Capital,

en ejercicio de las facultades conferidas por el Acuerdo 1 de 1993,

DECRETA:

ART. 1º—Las personas naturales o jurídicas y las sociedades de derecho damnificadas a consecuencia de los actos terroristas perpetrados en la ciudad con posterioridad al 1º de noviembre de 1992, podrán solicitar ante la junta distrital de hacienda la exención de los siguientes tributos:

1. Predial unificado.

2. Valorización por beneficio general.

3. Industria y comercio y de avisos y tableros.

4. Circulación y tránsito y timbre nacional sobre vehículos automotores.

La exención se ordenará en los casos, por los montos y en las condiciones que a continuación se establecen.

Para los efectos previstos en el presente decreto, el comando de la policía metropolitana de Santafé de Bogotá, D.C., determinará los actos terroristas que den lugar al reconocimiento de las exenciones de que trata este artículo.

ART. 2º—La exención se ordenará a partir de la vigencia fiscal de 1993 y por valor igual al monto del daño o perjuicio sufrido. En ningún caso podrá ser superior al valor del respectivo impuesto durante el término de diez (10) años.

ART. 3º—Estarán exentos del pago del impuesto predial unificado y/o de la contribución de valorización por beneficio general los predios construidos que hayan sufrido daños o perjuicios de consideración en su estructura, techos, pisos, paredes, puertas, ventanas o instalaciones eléctricas, sanitarias o hidráulicas.

Los propietarios o poseedores de dichos predios tendrán derecho a pedir que el monto de la exención se aplique al impuesto predial unificado y/o a la contribución de valorización por beneficio general, sin sobrepasar en ningún caso el valor de la exención que se decretó a su favor.

ART. 4º—La solicitud de exención deberá acompañarse de la certificación motivada que sobre el valor de los daños o perjuicios y a petición del interesado expida la lonja de propiedad raíz de Bogotá.

La lonja establecerá los requisitos que deben reunir las solicitudes que le presenten los interesados en la exención.

ART. 5º—Estarán exentos del pago de los impuestos de industria y comercio y de avisos y tableros los sujetos pasivos de dichos tributos que hayan sufrido perjuicio en sus inventarios, mercancías y demás productos que hubieren tenido para la venta, así como en el valor de los activos fijos que tuvieren vinculados al ejercicio de sus actividades industriales, comerciales o de servicios.

La solicitud de exención deberá acompañarse de certificación motivada que sobre el valor de los daños o perjuicios y a petición del interesado expida la Cámara de Comercio de Bogotá.

Cuando el establecimiento deba tener contador o revisor fiscal la solicitud ante la cámara de comercio se acompañará de la certificación de uno de ellos, expedida de conformidad con lo estipulado en la Ley 43 de 1990. En esta certificación deberá indicarse en forma discriminada el valor de la pérdida consecuencia del atentado terrorista, por concepto de inventarios, mercancías y demás productos para la venta. También por concepto de pérdidas, si las hubo, en activos fijos. Así mismo, deberá acompañarse prueba de la vigencia de la matrícula profesional del contador público o del revisor fiscal.

ART. 6º—Estarán exentos del pago de los impuestos de timbre nacional sobre vehículos automotores y/o de circulación y tránsito los vehículos que hubieren sufrido daños de consideración a consecuencia de los hechos a que se refiere el artículo 1º de este decreto.

Los propietarios de dichos vehículos tendrán derecho a pedir que el monto de la exención se aplique al impuesto de circulación y tránsito y/o timbre nacional sobre vehículos automotores, sin sobrepasar en ningún caso el valor de la exención que se decretó a su favor.

PAR.—En caso de pérdida total del vehículo, el damnificado podrá solicitar exención sobre el vehículo que lo sustituya u otro que posea, hasta el monto de la pérdida certificada.

ART. 7º—La solicitud de exención a que se refiere el artículo anterior deberá acompañarse de la certificación motivada que sobre el valor de los daños o perjuicios y a petición del interesado expida el Touring & Automóvil Club de Colombia.

ART. 8º—En el evento de que los inmuebles o vehículos que hayan sufrido daños o perjuicios como consecuencia del atentado terrorista tengan el carácter de activos fijos vinculados a las actividades industriales, comerciales o de servicios, el contribuyente sólo tendrá derecho a pedir la exención sobre los impuestos de industria y comercio y de avisos y tableros que deba pagar por el desarrollo de tales actividades. En ningún caso podrán considerarse como bienes separados o independientes.

ART. 9º—El monto de la exención respecto de los daños o perjuicios en vehículos o en bienes inmuebles, no podrá exceder del avalúo comercial y catastral, en su orden, sobre los cuales se hayan determinado los impuestos para la vigencia fiscal de 1993.

ART. 10.—La junta distrital de hacienda, en cada caso, deberá pronunciarse dentro de los sesenta (60) días siguientes a la presentación de la solicitud.

ART. 11.—Para gozar del beneficio de que trata el presente decreto, el contribuyente deberá solicitar su reconocimiento ante la junta distrital de hacienda, a más tardar el 30 de agosto de 1993.

ART. 12.—Conforme a la solicitud del interesado, la junta distrital de hacienda remitirá copia de los actos que expida a las entidades competentes para que se aplique al estado de cuenta correspondiente, hasta concurrencia de la exención ordenada y sin que ésta se extienda por término superior a diez (10) años, contados a partir de la vigencia fiscal de 1993.

ART. 13.—Con el fin de garantizar la debida aplicación de las exenciones a que se refiere el presente decreto, la administración distrital dispondrá de los mecanismos de control consagrados en los artículos 41 y siguientes del Acuerdo 21 de 1983 y demás normas concordantes.

ART. 14.—El contribuyente que por acción u omisión utilice cualquier medio fraudulento para modificar el valor de sus daños o perjuicios perderá el derecho a reclamar la exención correspondiente y se hará acreedor a las sanciones que sean del caso, las que se harán extensivas a quienes colaboren en el intento de fraude. Las sanciones previstas en este inciso no serán aplicables a las entidades mencionadas en los artículos 4º, 5º y 7º del presente decreto, a menos que se pruebe su participación material en hechos constitutivos de dolo.

ART. 15.—El presente decreto rige a partir de su publicación.

Comuníquese, publíquese y cúmplase.

Dado en Santafé de Bogotá, D.C., a 5 de marzo de 1993.

__________________________________________