DECRETO 1380 DE 1972 

(Agosto 12)

“Por el cual se dictan unas medidas reglamentarias sobre inscripción de parcelaciones y urbanizaciones en el folio de matrícula inmobiliaria de que trata el Decreto-Ley 1250 de 1970, en desarrollo de lo dispuesto en los artículos 49 y 50 de dicha norma y en el artículo 5º de la Ley 66 de 1968”.

(Nota: Véase el Decreto 2244 de 1972).

El Presidente de la República de Colombia,

en ejercicio de las atribuciones, que le confiere el numeral 3º del artículo 120 de la Constitución Nacional,

DECRETA:

ART. 1º—Previamente a su inscripción en el registro inmobiliario, la resolución de que trata el artículo 5º de la Ley 66 de 1968, deberá reducirse a escritura pública, mediante su protocolización en una notaría del círculo al cual pertenezca el municipio donde se ejecute la urbanización o parcelación.

La escritura pública de que aquí se trata deberá ser otorgada por el urbanizador o por su representante debidamente acreditado, y en ella se dejará expresa constancia de la constitución de la urbanización o parcelación.

ART. 2º—Conjuntamente con la resolución de permiso se protocolizará el certificado de libertad y la licencia distrital o municipal que acrediten el cumplimiento de los requisitos de los numerales 4º y 5º del artículo 5º de la Ley 66 de 1968.

También se incluirá el plano o diseño de la urbanización junto con la memoria descriptiva de las especificaciones urbanísticas que fueron estudiadas por la autoridad municipal otorgante de la licencia a que se refiere el citado numeral 5º.

ART. 3º—En la escritura de constitución de la urbanización o parcelación, el propietario de la urbanización efectuará, en favor del municipio o distrito respectivo las cesiones de las áreas correspondientes a calles, aceras, parques, escolar, iglesias y demás zonas comunales o públicas de que estará dotada, todo de acuerdo con el metraje, extensión, plano o diseño que hubiere conocido o aprobado la autoridad municipal o distrital respectiva al tiempo de conceder la licencia a que se refiere el numeral 5º del artículo 5º de la Ley 66 de 1968.

ART. 4º—Presentada la escritura de constitución de la urbanización al registro de instrumentos se procederá a la apertura del folio de matrícula inmobiliaria matriz de la urbanización, en el cual se anotarán los linderos generales de la misma y las sucesivas enajenaciones de lotes o fracciones separadas que efectúe el propietario a partir de la vigencia del presente decreto, comenzando por las cesiones que debe efectuar al municipio según quedó establecido en el anterior artículo y a las cuales(sic) cesiones deberá también abrírseles matrícula propia.

ART. 5º—Se abrirá así mismo un folio de matrícula por cada lote, parcela o repartición independiente que se haya establecido y que esté debidamente alinderado, y tanto en cada uno de dichos folios como en el de la matrícula matriz de la urbanización se dejarán recíprocas notas de referencia.

La primera anotación en cada uno de los folios mencionados en este artículo será la relativa a la constitución de la urbanización o parcelación.

ART. 6º—La escritura de constitución de la urbanización se anotará en la primera columna del folio de matrícula en cuanto implica un título adquisitivo de ciertas zonas en favor del municipio y en la tercera en cuanto afecta o limita el dominio o propiedad de las mismas, de la que se podía disponer antes libremente y que pasa a convertirse por virtud de este registro en un bien de uso público cuya enajenación o disposición queda sujeta a las normas especiales restrictivas que gobiernan la organización, administración y disposición de los bienes de uso público.

ART. 7º—La enajenación voluntaria o el traspaso forzoso de los derechos del urbanizador sobre el globo de terreno parcelado, o sobre parte de él, no incluye las zonas comunales, escolares, de recreación y las calles y aceras, aun cuando no se consigne expresamente en el documento respectivo la reserva o exclusión correspondiente.

ART. 8º—Las ventas, gravámenes y demás actos dispositivos que efectúe el propietario una vez constituida la urbanización, deberán hacer referencia concreta a los lotes y parcelas singularizadas en la escritura de constitución mencionándolos por su número o nombre, manzana o repartición interna nomenclatura urbana si la tienen y en todo caso por los linderos respectivos. Los registradores de instrumentos públicos no podrán registrar instrumento alguno que contravenga lo dispuesto en este artículo, a menos que la operación se refiera a la urbanización como un todo en cuyo caso será aplicable lo dispuesto en el artículo anterior.

ART. 9º—(Modificado).* Los notarios no podrán autorizar ni los registradores de instrumentos públicos registrar escritura alguna de enajenación o gravamen de uno o más de los lotes pertenecientes a aquellas urbanizaciones, parcelaciones o barrios respecto de los cuales no se hayan cumplido los requisitos de permiso de funcionamiento de que trata la Ley 66 de 1968 y de previa constitución de la urbanización que se establece en este decreto reglamentario.

Las autoridades municipales no podrán expedir los certificados catastral ni de paz y salvo municipal de los predios sometidos a urbanización o parcelación que no hayan cumplido los requisitos de que se trata en el inciso anterior.

PAR.—Corresponde a la Superintendencia Bancaria expedir las certificaciones que fueren precisas para la comprobación de qué determinado lote enajenado o gravado pertenece o forma parte de una urbanización aprobada y debidamente registrada o inscrita, en todos aquellos casos en que no fuere fácilmente deducible de los antecedentes escriturarios por deficiencia en la titulación, permiso o registro, o por cualquiera otra causa.

*(Nota: Modificado por el Decreto 1644 de 1978 artículo 1º del Ministerio de Hacienda y Crédito Público).

ART. 10.—Este decreto rige a partir de la fecha de su expedición.

Comuníquese, publíquese y cúmplase.

Dado en Bogotá, D.E., a 12 de agosto de 1972.

(Nota: Véase el Decreto 2244 de 1972).

_____________________________