DECRETO 1644 DE 1978 

(Agosto 3)

“Por el cual se modifica el artículo 9º del Decreto 1380 de 1972 (1) ”.

(1) El Decreto 1380 de 1972, dictó normas sobre actividades urbanizadora y constructora. El artículo 9º decía: “Los notarios no podrán autorizar ni los registradores de instrumentos públicos registrar escritura alguna de enajenación o gravámen de uno o más de lotes pertenecientes a aquellas urbanizaciones, parcelaciones o barrios respecto de los cuales no se hallan cumplido los requisitos de permiso de funcionamiento de que trata la Ley 66 de 1968 y de previa constitución de la urbanización que se establece en este decreto reglamentario.

Las autoridades municipales no podrán expedir los certificados catastral ni de paz y salvo municipal de los predios sometidos a urbanización o parcelación que no hayan cumplido los requisitos de que trata en el inciso anterior.

PAR.—Corresponde a la Superintendencia Bancaria expedir las certificaciones que fueren precisas para la comprobación de que determinado lote enajenado o gravado pertenece o forma parte de una urbanización aprobada y debidamente registrada o inscrita en todos aquellos casos en que no fuere fácilmente deducible de los antecedentes escriturarios por deficiencia en la titulación, permiso o registro, o por cualquier otra causa”.

El Presidente de la República de Colombia,

en uso de sus facultades constitucionales y en especial de las que le confiere el ordinal 3º del artículo 120 de la Constitución Nacional,

DECRETA:

ART. 1º—El artículo 9º del Decreto 1380 de 1972 quedará así:

Los notarios deberán autorizar y los registradores deberán inscribir en el registro, las escrituras de enajenación de inmuebles que forman parte de un plan o programa de vivienda en los términos de la Ley 66 de 1968, aunque no exista para dicho plan el correspondiente permiso de que trata el artículo 5º de la Ley 66 de 1968 (2) ni la escritura de constitución de la urbanización o parcelación de que trata este decreto.

(2) El artículo 5º de la Ley 66 de 1968 señala los requisitos para obtener el permiso del superintendente bancario, el cual es necesario para anunciar o desarrollar planes o programas de vivienda.

Los notarios y registradores están en la obligación de dar aviso inmediato a la Superintendencia Bancaria cuando tengan conocimiento de la celebración de cinco o más actos de enajenación de inmuebles pertenecientes a un mismo propietario sobre una o más globos(sic) de terreno, siempre y cuando no cuenten con el permiso de que trata el artículo 5º de la Ley 66 de 1968 y/o no cuenten con la escritura de constitución de la urbanización o parcelación de que trata este decreto.

El Superintendente Bancario determinará si los actos de enajenación se refieren a planes o programas de urbanización o construcción de viviendas en los términos de la Ley 66 de 1968 y procederá a requerir y sancionar a quienes hayan efectuado dichos actos sin el permiso de que trata el artículo 5º de la misma ley.

ART. 2º—El presente decreto rige a partir de su fecha de expedición.

Comuníquese y cúmplase.

Dado en Bogotá, D.E., a 3 de agosto de 1978.

__________________________________