DECRETO 1944 DE 1996 

(Octubre 28)

“Por el cual se reglamenta la fortificación de la harina de trigo y se establecen las condiciones de comercialización, rotulado, vigilancia y control”.

(Nota: Véase Decreto 2477 de 2018 artículo 1° del Ministerio de Salud y Protección Social)

El Presidente de la República de Colombia,

en ejercicio de las facultades constitucionales y legales, en especial las conferidas por el numeral 11 del artículo 189 de la Constitución Política,

CONSIDERANDO:

Que de conformidad con la Ley 9ª de 1979, título V, y el Decreto 1292 de 1994, el Ministerio de Salud debe formular las políticas y normas sobre el control de los factores de riesgo del consumo para su aplicación por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, y las entidades territoriales;

Que estudios realizados en el país demuestran que existe deficiencia en el consumo de micronutrientes en la población colombiana;

Que en la cumbre mundial en favor de la infancia convocada por las Nacional Unidas en 1990, en la cual participaron 159 países entre ellos Colombia, se establecieron los compromisos de los países para erradicar las deficiencias de micronutrientes en sus poblaciones;

Que después en la conferencia internacional de nutrición realizada en Roma en 1992, los representantes de prácticamente todos los países del mundo incluyendo a Colombia, firmaron la declaración mundial y plan de acción de nutrición en la cual se ratificó la determinación de eliminar el hambre y todas las formas de desnutrición;

Que el Documento Conpes 2847 y las líneas de acción que conforman el plan nacional de alimentación y nutrición 1996-2005 fijan como una política la prevención y control de las deficiencias de micronutrientes, a través de la fortificación de alimentos de consumo básico;

Que la harina de trigo es uno de los insumos más importantes para la fabricación de alimentos básicos en la dieta colombiana, como son los productos de panadería, pastelería, galletas, pastas alimenticias y otros;

Que es necesario reglamentar la fortificación de la harina de trigo con micronutrientes deficientes en la dieta colombiana;

Que el Decreto 1112 del 24 de junio de 1996, en sus artículos 4º y 9º, establece los procedimientos para la expedición de reglamentos con carácter urgente;

Que el presente reglamento de acuerdo al impacto de la salud pública es de carácter urgente,

DECRETA:

Expedir el reglamento de fortificación de la harina de trigo para consumo en Colombia

ART. 1º—Campo de aplicación. Las disposiciones del presente reglamento se aplican a la harina de trigo que se comercializa en el territorio nacional para la venta directa al consumidor, como para la fabricación de productos de panadería, pastelería, galletería, pastas alimenticias y otros.

ART. 2º—Obligatoriedad de fortificación. La harina de trigo que se comercializa en el territorio nacional deberá estar fortificada con vitamina B1, vitamina B2, niacina, ácido fólico y hierro.

PAR.—La adición de calcio podrá hacerse de manera opcional.

ART. 3º—Para efectos de este decreto se establecen las siguientes definiciones:

Harina de trigo fortificada: es la harina de trigo a la cual se le han agregado los micronutrientes en las cantidades especificadas en la presente resolución.

Fortificación: significa la adición de uno o más nutrientes esenciales a un alimento ya sea que esté(n) o no contenido(s) en el alimento, con el propósito de prevenir o corregir una deficiencia demostrada de uno o más nutrientes en la población o en grupos específicos de población.

ART. 4º—Requisitos. La harina de trigo que se comercializa en el territorio nacional deberá estar adicionada o añadida con las siguientes cantidades mínimas de micronutrientes por cada kilogramo de harina:

MicronutrientesCantidad mínima Mg./Kg.
Vitamina B1 o tiamina6 mg.
Vitamina B2 o Riboflavina4 mg.
Niacina55 mg.
Ácido fólico o folato1.54 mg.
Hierro44 mg.
Calcio (opcional)1280 mg.

PAR.—La harina de trigo que se importe o se comercialice en el país deberá cumplir con estos requisitos.

ART. 5º—Forma de adición de los micronutrientes. Los micronutrientes a que hace referencia el artículo anterior deberán ser adicionados en forma de una premezcla para facilitar el proceso de adición de los micronutrientes a la harina.

PAR.—El calcio puede ser añadido de manera independiente a la adición de la premezcla.

ART. 6º—Formas químicas de los micronutrientes. Los micronutrientes que hacen parte de la premezcla deberán ser adicionados en las formas químicas siguientes:

MicronutrientesForma química
Vitamina B1Mononitrato de tiamina
Vitamina B2Riboflavina
NiacinaNicotinamida
Ácido fólicoÁcido fólico
HierroFumarato ferroso
Hierro reducido 
Sulfato ferroso 
CalcioCarbonato de calcio
Fosfato monocálcico 

PAR.—La calidad de los micronutrientes y del vehículo de la premezcla deberán cumplir con las especificaciones técnicas establecidas en el Food Chemical Códex, FCC, y las farmacopeas oficiales de Colombia.

ART. 7º—De las competencias técnicas. El Ministerio de Salud podrá modificar los micronutrientes, las formas químicas de los mismos y las cantidades de fortificación, de acuerdo con los avances de los conocimientos científicos del tema.

ART. 8º—De la responsabilidad. La fortificación de la harina de trigo con los micronutrientes es responsabilidad de los industriales fabricantes de la harina de trigo. Así mismo, para la fabricación de productos alimenticios en los cuales se utiliza esta materia prima, deberán elaborarse con harina de trigo fortificada según los requisitos establecidos en este decreto.

ART. 9º—Rotulado. El rótulo del envase o el empaque de la harina de trigo, además de las condiciones de rotulado señaladas en la Resolución 8688 de 1979 o las que la modifiquen, sustituyan o adicionen, deberá contener en forma destacada la leyenda harina de trigo fortificada con la declaración de las cantidades de los micronutrientes adicionados en miligramos por kilogramo (mg./Kg.) de harina.

ART. 10.—Vigilancia y control. El control y la vigilancia en el cumplimiento de las disposiciones contenidas en el presente decreto para la harina de trigo fortificada y de las premezclas, estará a cargo del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, y las entidades territoriales competentes. Se tomarán periódicamente muestras de harina de trigo y de las premezclas para su análisis por parte del Invima.

ART. 11.—De la aplicación de las medidas sanitarias. Corresponde al Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, y a las entidades territoriales o las autoridades sanitarias delegadas tomar las medidas sanitarias preventivas y de seguridad, adelantar los procedimientos y establecer las sanciones que se deriven del incumplimiento de las especificaciones que se señalan en el presente decreto, conforme a lo establecido en el Decreto 2780 de 1991 o los que lo modifiquen, adicionen o sustituyan.

ART. 12.—Los industriales fabricantes de la harina de trigo tendrán un plazo de 8 meses para dar cumplimiento a lo previsto en este decreto.

ART. 13.—El presente decreto rige a partir de la fecha de su publicación.

Publíquese y cúmplase.

Dado en Santafé de Bogotá, D.C., a 28 de octubre de 1996.

(Nota: Véase Decreto 2477 de 2018 artículo 1° del Ministerio de Salud y Protección Social)

_____________________________________________