DECRETO 2002 DE 2002 

(Septiembre 9)

“Por el cual se adoptan medidas para el control del orden público y se definen las zonas de rehabilitación y consolidación”.

El Presidente de la República de Colombia,

En ejercicio de sus facultades constitucionales y legales, en especial las conferidas por el artículo 213 de la Constitución Política y en desarrollo de lo dispuesto en el Decreto 1837 del 11 de agosto de 2002, y

CONSIDERANDO:

Que mediante Decreto 1837 del 11 de agosto de 2002 se declaró el estado de conmoción interior en todo el territorio nacional;

Que los grupos criminales han multiplicado los ataques a la infraestructura de servicios esenciales de energía, de agua potable, carreteras y caminos, cometiendo delitos de lesa humanidad como masacres, desapariciones, secuestros, desplazamientos forzados y destrucción de pueblos indefensos;

Que dentro de los principales soportes de la acción delincuencial de tales organizaciones se encuentra, por una parte, la mimetización de sus integrantes dentro de la población civil y el ocultamiento de sus equipos de telecomunicaciones, armas y municiones en las poblaciones y, por la otra, el constante abastecimiento que funciona en los lugares en que permanecen;

Que en las actuales circunstancias de alteración de orden público las autoridades deben adoptar las medidas estipuladas en el artículo 38 de la Ley 137 de 1994, estatutaria de los estados de excepción, como la aprehensión preventiva de personas, la interceptación de comunicaciones y registro de correspondencia, la inspección o registro del domicilio, la comparecencia de extranjeros ante las autoridades, la restricción a la libertad de circulación de personas y vehículos, la utilización temporal de bienes y la prestación de servicios técnicos y profesionales;

Que con el fin de identificar y judicializar de manera eficaz a los miembros de las organizaciones criminales y de prevenir la participación de éstas en conductas punibles, es necesario contar además con medidas tendientes a aprehender preventivamente a las personas sobre las cuales se tenga indicio sobre su participación o sobre sus planes de participar en la comisión de delitos relacionados con las causas de perturbación del orden público;

Que la tecnología y los medios de comunicación con que cuentan los agentes generadores de violencia, sirven de soporte para el planeamiento y la ejecución de la acción delincuencial de estas organizaciones, por lo cual es necesario, además de establecer controles sobre los equipos de comunicación y su localización, adoptar medidas tendientes a interceptar, grabar o registrar comunicaciones y correspondencia con el fin de buscar pruebas judiciales o prevenir la comisión de delitos;

Que en la preparación y ejecución de las conductas punibles, las organizaciones criminales se valen del ocultamiento de los instrumentos y efectos asociados a la comisión de las mismas, así como de quienes las cometen, por lo cual se hace necesario inspeccionar o registrar domicilios, con el fin de buscar pruebas con fines judiciales o de prevenir la comisión de estos delitos;

Que es necesario evitar la presencia de criminales extranjeros que entrenen, den instrucción o se unan a las acciones de las organizaciones criminales que existen en el país, circunstancia que justifica la comparecencia de los extranjeros ante las autoridades;

Que se hace necesario reglamentar la circulación y permanencia de personas y vehículos que puedan obstruir la acción de la fuerza pública, para facilitar sus acciones en algunas zonas del país, prevenir la ocurrencia de nuevos hechos violentos y permitir la reacción inmediata ante los mismos, garantizando la seguridad de la población civil;

Que dada la extensión del territorio nacional y la inexistencia en algunos lugares de bienes o servicios oficiales que permitan la protección de derechos fundamentales, la garantía del derecho a la vida y la salud de las personas, se hace necesaria, de manera subsidiaria, la prestación de servicios técnicos y profesionales por particulares, así como la utilización de bienes que pertenezcan a los mismos;

Que existen zonas del país especialmente convulsionadas por el accionar de las organizaciones criminales, de manera que se hace necesario delimitarlas en zonas de rehabilitación y consolidación, con el fin de aplicarles medidas específicas para conjurar las causas de perturbación del orden público e impedir la extensión de sus efectos;

Que la suspensión del inciso primero del artículo 294 del Código de Procedimiento Penal se justifica toda vez que los bienes inmuebles no domiciliarios, naves y aeronaves se han convertido en medios indispensables para el actuar de las organizaciones criminales,

DECRETA:

CAPÍTULO I

Control del orden público

ART. 1º—(Inexequible).* Funcionamiento coordinado de las autoridades públicas. La Fiscalía General de la Nación y la Procuraduría General de la Nación designarán en cada una de las unidades operativas menores o sus equivalentes de las fuerzas militares, con dedicación exclusiva, por lo menos un fiscal y una unidad del cuerpo técnico de investigación y un agente especial del Ministerio Público.

Su misión será la de acompañar, en ejercicio de las funciones propias de su cargo, las operaciones de la fuerza pública, sin que esto se constituya en requisito para adelantar dichas operaciones.

La fuerza pública tomará las medidas necesarias para proteger la integridad física de los funcionarios mencionados que acompañen las operaciones.

*(Nota: Declarado inexequible por la Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002)

ART. 2º—Captura. En ejercicio de sus funciones, la fuerza pública, el Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, y aquellos organismos que cuenten con atribuciones permanentes de policía judicial, podrán disponer, previa autorización judicial escrita, la captura de aquellas personas de quienes se tenga indicio sobre su participación o sobre sus planes de participar en la comisión de delitos.

(Si existiere urgencia insuperable y la necesidad de proteger un derecho fundamental en grave o inminente peligro, bastará la comunicación verbal de la autorización judicial previamente escrita.)*

Las autoridades judiciales respectivas deberán registrar en un libro especial, que para estos efectos deberá llevar la pertinente orden escrita, la fecha, la hora, el lugar y el motivo que dio lugar a la solicitud de captura, así como los nombres de las personas afectadas con dicha orden, la autoridad que la solicita y quien atiende la solicitud. (De igual manera procederá el registro de todas las comunicaciones verbales de la autorización judicial escrita.)*

En caso de que no se otorgue la autorización de captura (o no se apruebe su comunicación verbal)*, se deberán registrar inmediatamente las razones que motivaron la negativa. (Dicho registro deberá ser remitido a la autoridad que solicitó la autorización dentro de las 24 horas siguientes.)

(Nota: La Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002 declara exequible condicionalmente la expresión “La fuerza pública, el Departamento Administrativo de Seguridad, DAS y” contenida en el inciso primero del presente artículo, en el entendido que la captura por los integrantes de esas entidades que no tengan funciones de policía judicial, solamente puede practicarse cuando ella sea públicamente requerida, en los términos del artículo 348 del Código de Procedimiento Penal) y

*(La Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002 declara inexequibles, su inciso segundo; la expresión “De igual manera procederá el registro de todas las comunicaciones verbales de la autorización judicial escrita”, de su inciso tercero; y las expresiones “o no se apruebe su comunicación verbal” y “Dicho registro deberá ser remitido a la autoridad que solicitó la autorización dentro de las 24 horas siguientes”, de su inciso cuarto.)

ART. 3º—(Inexequible).* Captura sin autorización judicial. Sin perjuicio de lo establecido en el artículo anterior, procederá la captura del sospechoso sin que medie autorización judicial, cuando existan circunstancias que imposibiliten su requerimiento, siempre que haya urgencia insuperable y la necesidad de proteger un derecho fundamental en grave o inminente peligro.

La autoridad que proceda a la captura, deberá llevar un registro en un libro especial, indicando la fecha, la hora, el lugar y el motivo que dio lugar a la captura, así como los nombres de las personas afectadas con dicha medida.

El capturado deberá ser puesto a disposición de un fiscal tan pronto como las circunstancias de hecho lo permitan y, en todo caso, dentro de las veinticuatro (24) horas siguientes, para que aquel adopte la decisión correspondiente en el término de treinta y seis (36) horas.

Cuando la captura se hubiere realizado en los términos que señala el presente artículo, la autoridad que la llevó a cabo deberá informar a la Procuraduría General de la Nación el hecho y las razones que motivaron dicha actuación, mediante la remisión del correspondiente registro.

*(Nota: Declarado inexequible por la Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002)

ART. 4º—Registros de capturas. La fuerza pública, el Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, y aquellos organismos que cuenten con atribuciones permanentes de policía judicial, llevarán un registro actualizado por entidad, que permita identificar al capturado, así como el lugar, la fecha y la hora en que se llevó a cabo su captura y las razones que la motivaron.

Para tal efecto, cada entidad deberá, en forma diaria, remitir el registro previsto en el inciso anterior al fiscal general de la Nación, para que la dependencia a su cargo mantenga consolidado y actualizado dicho registro con la información sobre las capturas realizadas por cada organismo, incluyendo la definición de la situación jurídica de los capturados.

(Nota: La Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002 declara exequible condicionalmente el presente artículo, en el entendido que la expresión “La fuerza pública, el Departamento Administrativo de Seguridad, DAS y”, se refiere a las capturas practicadas por integrantes de esos organismos cuando sean públicamente requeridas, o en estado de flagrancia.)

ART. 5º—Interceptación o registro de comunicaciones. En ejercicio de sus funciones, (la fuerza pública, el Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, y)* aquellos organismos que cuenten con atribuciones permanentes de policía judicial, podrán disponer, previa autorización judicial, la interceptación o el registro de comunicaciones con el único fin de buscar pruebas judiciales o de prevenir la comisión de delitos.

(Cuando existan circunstancias de urgencia insuperables y sea necesario proteger un derecho fundamental en grave e inminente peligro, bastará la comunicación verbal de la autorización judicial previamente escrita.)*

La autoridad judicial ante la cual se eleve la solicitud deberá evaluarla de manera preferente y decidir de manera inmediata la procedencia de la misma. En todo caso, la autorización no podrá tomar más de 24 horas.

Las autoridades judiciales respectivas deberán registrar en un libro especial, que para estos efectos deberá llevar la pertinente orden escrita, la fecha, la hora, el lugar y el motivo que dio lugar a la solicitud de interceptación o registro de comunicaciones, así como los nombres de las personas afectadas con dicha orden, la autoridad que la solicita y quien atiende la solicitud. (De igual manera procederá el registro de todas las comunicaciones verbales de la autorización judicial escrita.)*

En caso de que no se otorgue la autorización de interceptación o el registro de comunicaciones (o no se apruebe su comunicación verbal)*, se deberán registrar inmediatamente las razones que motivaron la negativa. (Dicho registro deberá ser remitido a la autoridad que solicitó la autorización dentro de las 24 horas siguientes.)*

PAR.—La autorización referida en el presente artículo permitirá que las autoridades mencionadas intercepten, registren o graben, a través de cualquier medio tecnológico, todo tipo de comunicación, con el objetivo de buscar pruebas para fines judiciales o de prevenir la comisión de delitos.

Las grabaciones serán aportadas como prueba a los respectivos expedientes, (cuando ello lo amerite)*.

*(Nota: La Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002 declara:

— Inexequible la expresión “la fuerza pública, el Departamento Administrativo de Seguridad, DAS y”, contenida en su inciso primero; el resto del cual se declara exequible, en el entendido que la interceptación o registro de comunicaciones a que él se refiere puede practicarse por los organismos que cuenten con atribuciones permanentes de policía judicial, sólo cuando existan hechos externos e inequívocos dirigidos a la comisión de delitos relacionados con las causas de perturbación del orden público.

— inexequibles, el inciso segundo; las expresiones: “De igual manera procederá el registro de todas las comunicaciones verbales de la autorización judicial escrita”, contenida en el inciso cuarto; “o no se apruebe su comunicación verbal” y “Dicho registro deberá ser remitido a la autoridad que solicitó la autorización dentro de las 24 horas siguientes”, del inciso quinto; y, la expresión “cuando ello lo amerite”, del parágrafo.

— exequible condicionalmente el inciso tercero, en el entendido que la expresión “En todo caso la autorización no podrá tomar más de 24 horas”, no significa que conferir dicha autorización sea obligatorio para la autoridad judicial, por lo que el plazo que allí se establece será para adoptar la decisión que corresponda.

— exequible condicionalmente el primer inciso del parágrafo, en el entendido que la interceptación, registro o grabación de comunicaciones a que él se refiere, sólo puede realizarse cuando existan hechos externos e inequívocos dirigidos a la comisión de delitos relacionados con las causas de perturbación del orden público, y

— exequible condicionalmente del mismo parágrafo, su segundo inciso, en el entendido que las grabaciones de comunicaciones interceptadas, serán aportadas como prueba a los respectivos expedientes, en su integridad, sin dejar copias de las mismas en poder de quien las grabó, y las demás serán entregadas por la autoridad judicial a la persona a quien le fueron interceptadas y grabadas.)

ART. 6º—Inspección o registro domiciliario y allanamiento. En ejercicio de sus funciones, (la fuerza pública, el Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, y)* aquellos organismos que cuenten con atribuciones permanentes de policía judicial, podrán disponer, previa autorización judicial, inspecciones, registros domiciliarios o allanamientos, con el único fin de buscar pruebas con fines judiciales o de prevenir la comisión de delitos.

En todo caso, dichas autoridades están obligadas a levantar un acta de la inspección, registro o allanamiento, en la cual se hará constar la identidad de las personas que asistan, los bienes o elementos incautados y las circunstancias en que concurran. El acta será firmada por la autoridad que efectúe el reconocimiento y por el morador. Si los familiares o vecinos no se encontraren o no saben o no quieren firmar, se dejará constancia en el acta.

(Si existiere urgencia insuperable y la necesidad de proteger un derecho fundamental en grave o inminente peligro, bastará la comunicación verbal de la autorización judicial previamente escrita.)*

Las autoridades judiciales respectivas deberán registrar en un libro especial, que para estos efectos deberá llevar la pertinente orden escrita, la fecha, la hora, el lugar y el motivo que dio lugar a la solicitud de inspección, registro, allanamiento, así como los nombres de las personas afectadas con dicha orden, la autoridad que la solicita y quien atiende la solicitud. (De igual manera procederá el registro de todas las comunicaciones verbales de la autorización judicial escrita.)*

En caso de que no se otorgue la autorización de inspección, registro o allanamiento domiciliario (o no se apruebe su comunicación verbal)*, se deberán registrar inmediatamente las razones que motivaron la negativa. (Dicho registro deberá ser remitido a la autoridad que solicitó la autorización dentro de las 24 horas siguientes.)*

*(Nota: La Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002 declara inexequible la expresión “la fuerza pública, el Departamento Administrativo de Seguridad, DAS y”, del inciso primero, el resto del cual se declara exequible, en el entendido que la inspección o registro domiciliario o allanamiento sólo puede practicarse cuando existan hechos externos e inequívocos para la comisión de delitos relacionados con las causas de perturbación del orden público. Igualmente declara inexequible el inciso tercero; la expresión “De igual manera procederá el registro de todas las comunicaciones verbales de la autorización judicial escrita”, contenida en el inciso cuarto; y las expresiones “o no se apruebe su comunicación verbal ” y “Dicho registro deberá ser remitido a la autoridad que solicitó la autorización dentro de las 24 horas siguientes”, contenidas en el inciso quinto)

ART. 7º—(Inexequible).* Inspección o registro domiciliario sin autorización judicial. Cuando existan circunstancias que imposibiliten la obtención de la autorización judicial, siempre que haya urgencia insuperable y la necesidad de proteger un derecho fundamental en grave o inminente peligro, procederá la inspección o registro domiciliario sin que medie dicha autorización.

En todo caso, deberá informarse a la autoridad judicial y a la Procuraduría General de la Nación inmediatamente o, a más tardar dentro de las 24 horas siguientes, las causas que motivaron la inspección o el registro y sus resultados, con remisión de copia del acta levantada.

En los casos de flagrancia se seguirán aplicando las disposiciones que rigen la materia.

*(Nota: Declarado inexequible por la Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002)

ART. 8º—Inspección o registro no domiciliario. En ejercicio de sus funciones, la fuerza pública, el Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, y los organismos con atribuciones permanentes de policía judicial, podrán realizar inspecciones o registros a bienes inmuebles no domiciliarios, naves y aeronaves, con el único fin de buscar pruebas con fines judiciales o de prevenir la comisión de delitos.

Procederá la inspección de todo bien inmueble no domiciliario, nave o aeronave en los que se presuma que se encuentra la persona implicada en la comisión de un delito, o los autores o partícipes en el planeamiento de la comisión de una conducta punible, o las armas, instrumentos, efectos u otro material que permita probar la comisión de un delito o permita evitarlo.

(En estos casos se deberá realizar un informe en los términos señalados en el artículo anterior.)*

En consecuencia, se suspende el inciso primero del artículo 294 del Código de Procedimiento Penal.

*(Nota: La Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002 declara inexequible el inciso tercero y declara exequible condicionalmente: el inciso primero en el entendido que los miembros de la fuerza pública que inspeccionen, o registren bienes inmuebles no domiciliarios, naves y aeronaves, no ejercerán funciones de policía judicial; y el inciso cuarto, en el entendido que la suspensión del inciso primero del artículo 294 del Código de Procedimiento Penal sólo se refiere a los delitos que tengan relación con las causas que motivaron la declaración de conmoción interior.)

ART. 9º—Transmisión de reportes. Todos los reportes, informes, autorizaciones de que trata el presente decreto, podrán ser transmitidos, entre otros, mediante medios electrónicos, ópticos o similares, internet, correo electrónico, telegrama, télex o telefax.

ART. 10.—Deberes de los extranjeros. Los extranjeros deberán atender la comparecencia que se les ordene ante las autoridades colombianas, cumplir las normas que se dicten sobre renovación o control de permisos de residencia y observar las demás formalidades que se establezcan. Quienes contravengan las normas que se dicten, o contribuyan a perturbar el orden público, podrán ser expulsados del país.

La medida de expulsión deberá ser motivada. En todo caso se garantizará el derecho a la defensa.

*(Nota: La Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002 declara inexequible la expresión “y observar las demás formalidades que se establezcan” del inciso primero y exequible condicionalmente el inciso segundo, en el entendido que para la expulsión de extranjeros deberá garantizarse el debido proceso administrativo íntegramente.)

CAPÍTULO II

Zonas de rehabilitación y consolidación.

ART. 11.—Definición. La zona de rehabilitación y consolidación será el área geográfica afectada por acciones de grupos criminales en donde, con el fin de garantizar la estabilidad institucional, restablecer el orden constitucional, la integridad del territorio nacional y la protección de la población civil, resulte necesaria la aplicación de una o más de las medidas excepcionales de que tratan los siguientes artículos, sin perjuicio de la aplicación de las demás medidas dictadas con base en la conmoción interior.

ART. 12.—(Inexequible).* Delimitación. Las zonas de rehabilitación y consolidación serán delimitadas por el Presidente de la República, en ejercicio de sus atribuciones para la conservación y restablecimiento del orden público en todo el territorio nacional.

*(Nota: Declarado inexequible por la Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002)

ART. 13.—Control operacional. Una vez delimitada la zona de rehabilitación y consolidación, el Presidente de la República procederá a designar un comandante militar y a partir de dicho acto administrativo, todos los efectivos de la fuerza pública que se encuentren en el área respectiva, quedarán bajo control operacional de dicho comandante.

ART. 14.—Reglamentación del derecho de circulación y residencia. Declarada una zona geográfica como zona de rehabilitación y consolidación, el derecho de circulación o residencia en la misma se regirá por la siguiente reglamentación.

El derecho de circulación o residencia podrá limitarse, mediante medidas como el toque de queda, retenes militares, indicativos especiales para la movilización, permisos especiales para el libre tránsito, circulación o permanencia restringida o prohibida de personas o vehículos en horas y lugares determinados.

El comandante militar solicitará a la primera autoridad administrativa del lugar la expedición de permisos especiales para garantizar el libre tránsito de las personas, cuando se trate de su residencia o zonas donde ejerzan su actividad comercial, económica o profesional; o de los vehículos u otros medios de transporte terrestre, fluvial, marítimo y aéreo para garantizar el servicio de transporte público y/o el transporte particular. Los permisos especiales otorgados son de carácter temporal, personal e intransferible y no podrán ser retenidos por la fuerza pública. Su tenencia no exime al titular del cumplimiento de las reglas generales que se impongan en los términos del presente artículo.

El gobernador podrá adoptar las medidas que considere adecuadas a las condiciones del territorio donde tenga jurisdicción, señalando las áreas geográficas, lugares, períodos de duración y vías de comunicación en que serán aplicables.

*(Nota: La Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002 declara exequible condicionalmente los incisos: segundo, en el entendido que estas facultades sólo pueden ser atribuidas al Presidente de la República, a los ministros a los gobernadores o a los alcaldes, conforme lo establece el parágrafo 2º del artículo 38 de la Ley 137 de 1994; el inciso tercero, en el entendido que el interesado podrá directamente solicitar a la primera autoridad administrativa del lugar la expedición del permiso para transitar.)

ART. 15.—Información sobre desplazamientos en la zona. El gobernador podrá, dentro del territorio de su jurisdicción, adoptar medidas para exigir a personas determinadas que comuniquen con una antelación de dos días, ante la primera autoridad civil del municipio y, en su defecto, ante el comandante de estación o subestación de policía de la respectiva localidad, todo desplazamiento fuera de la misma cuando se trate de su residencia habitual.

(Nota: La Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002 declara exequible condicionalmente el presente artículo, en el entendido que las medidas que puede adoptar el gobernador de departamento serán aquellas señaladas por la ley o por el Presidente de la República en ejercicio de las atribuciones que le confiere la declaración del estado de conmoción interior.)

ART. 16.—Desplazamientos no autorizados. Quien incumpla la obligación prevista en el artículo anterior, será objeto de retención transitoria (inconmutable)* hasta por 24 horas, siguiendo el procedimiento de las medidas correctivas establecido en las normas del Código Nacional de Policía.

*(Nota: La Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002 declara inexequible la expresión “inconmutable” del presente artículo.)

ART. 17.—Atribuciones en materia de información. El comandante militar de la zona de rehabilitación y consolidación, queda facultado para recoger, verificar, conservar y clasificar la información acerca (del lugar de residencia y de la ocupación habitual de los residentes y de las personas que transiten o ingresen a la misma)*; de las armas, explosivos, accesorios, municiones y de los equipos de telecomunicaciones que se encuentren dentro de dichas áreas; así como de los vehículos y de los medios de transporte terrestre, fluvial, marítimo y aéreo que circulen o presten sus servicios por ellas en forma regular u ocasional.

*(Nota: La Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002 declara inexequible la expresión “del lugar de residencia y de la ocupación habitual y de los residentes y de las personas que transiten o ingresen a la misma” del presente artículo.)

ART. 18.—Deber de informar. El que se encuentre dentro de la zona de rehabilitación y consolidación, deberá informar sobre la tenencia, porte o uso de armas, explosivos, accesorios, municiones o equipos de telecomunicaciones. (Quien incumpla este deber podrá ser capturado preventivamente por cualquier miembro de la fuerza pública y deberá ser puesto a disposición de la autoridad judicial competente dentro de las treinta y seis (36) horas siguientes.

El miembro de la fuerza pública que realice la captura deberá informar al comandante militar para la suspensión del respectivo salvoconducto, cuando ello resulte aplicable.)*

*(Nota: El texto entre paréntesis fue declarado inexequible por la Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002)

ART. 19.—Suspensión de salvoconductos. El comandante militar de la zona, podrá ordenar a las autoridades militares competentes la suspensión de los permisos de porte de armas de fuego, cuando considere que dicho porte pueda afectar el orden público.

ART. 20.—Identificación. En las zonas de rehabilitación y consolidación, la persona que no porte su documento de identificación, será retenida mientras se verifica su identidad y se establece que no es requerida por ninguna autoridad judicial o de policía. En todo caso el tiempo de retención no podrá ser superior a 24 horas, después de las cuales será puesta en libertad o a disposición de las autoridades judiciales respectivas.

La Registraduría Nacional del Estado Civil deberá dar respuesta inmediata a los requerimientos que para los fines del presente artículo se le formulen. La no contestación oportuna de manera injustificada se considerará falta disciplinaria grave del funcionario encargado de atender tal requerimiento.

ART. 21.—Revisión de carga. Cualquier miembro de la fuerza pública que opere en un área geográfica que se delimite como zona de rehabilitación y consolidación, queda facultado para revisar toda carga que haya sido, sea o vaya a ser transportada por vía terrestre, fluvial, marítima o aérea.

Los conductores y los auxiliares del medio de transporte que ingresa, transita o sale de la zona de rehabilitación y consolidación, podrán ser capturados preventivamente por cualquier miembro de la fuerza pública y deberán ser puestos a disposición de la autoridad judicial competente a más tardar dentro de las 24 horas siguientes, siempre que exista indicio que permita inferir que con la carga que transporta se pretende auxiliar a alguna organización delictiva o a sus miembros.

Los elementos utilizados para el transporte y la carga, serán puestos a órdenes de la autoridad judicial, para lo de su competencia.

(El funcionario que realice la captura en las condiciones mencionadas, deberá cumplir con la obligación de registro e información de que trata el artículo 3º de este decreto.)*

*(Nota: La Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002 declara inexequible el inciso cuarto y exequible el inciso segundo, en el entendido que el indicio a que él se refiere ha de ser grave y además deberán cumplirse para la captura los requisitos señalados en el artículo 38, literal f), inciso tercero, de la Ley 137 de 1994)

ART. 22.—Tránsito y permanencia de extranjeros. Previo al ingreso a la zona de rehabilitación y consolidación, los extranjeros deberán informar al gobernador sobre su intención de transitar o permanecer en la misma. Dicha autoridad, en un plazo que no excederá de ocho días hábiles, teniendo en cuenta las especiales condiciones de orden público, podrá negar o autorizar el tránsito o permanencia.

Así mismo, los extranjeros que se encuentren en la zona de rehabilitación y consolidación, y deseen permanecer o transitar en la misma, deberán proceder a informar al gobernador su intención, dentro de los ocho (8) días siguientes a la fecha de declaración de la zona de rehabilitación y consolidación.

Los extranjeros que contravinieren lo dispuesto en la presente disposición, podrán ser expulsados del país de conformidad con el procedimiento legal vigente.

(Nota: La Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002 declara exequible los incisos: primero, en el entendido que no podrá ser aplicado a los periodistas cuya calidad se encuentre debidamente acreditada ni a las personas que tengan protección especial, según el derecho internacional humanitario, tales como quienes desempeñen labores humanitarias, sanitarias o de asistencia religiosa, y que cuando se niegue la autorización de tránsito o permanencia a los demás extranjeros en las zonas de rehabilitación y consolidación que llegaren a establecerse, sólo procederá por razones de orden público y mediante decisión motivada; y el inciso segundo, en el entendido que no se aplica a los extranjeros que tengan fijada su residencia en la zona respectiva.)

ART. 23.—Utilización de bienes o servicios de particulares. Decretada la zona de rehabilitación y consolidación, el alcalde o gobernador que tenga jurisdicción en el lugar, podrá autorizar:

a) La utilización temporal de los bienes particulares, cuando no existan bienes oficiales y éstos se requieran para proteger derechos fundamentales o cuando sean urgentes para garantizar la vida y la salud de las personas;

b) La imposición de prestar servicios técnicos y profesionales a quienes ostenten tal calidad, cuando no existan o sean insuficientes los servicios oficiales y no haya medio alternativo alguno para proteger derechos fundamentales o cuando sean urgentes para garantizar la vida y la salud de las personas.

De manera simultánea, el alcalde o gobernador, o el servidor público autorizado por ellos, levantará un acta que exprese los motivos, la información de las autoridades que ejecuten la medida y de las personas que deben cumplirla, así como la descripción del estado del bien utilizado o del servicio prestado. Copia de esta acta deberá enviarse dentro de los dos días siguientes a la Procuraduría General de la Nación.

En todo caso el Estado responderá por los daños causados a los bienes utilizados mediante su indemnización plena.

(Nota: La Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002 declara exequible el presente artículo, en el entendido que la utilización temporal de bienes de particulares o la imposición de prestar servicios técnicos y profesionales no podrá ser de tal naturaleza y magnitud que se impida al propietario o tenedor de aquellos, o al técnico o profesional respectivo, darles una utilización racional a los bienes para el uso al que normalmente los destina en sus actividades privadas o, en el caso de los técnicos y de los profesionales no podrá entenderse la norma hasta el punto de que la exigencia de sus servicios les impida el ejercicio de sus actividades normales en el oficio o la profesión que de ordinario ejercen.)

ART. 24.—(Inexequible).* Concurrencia de jurisdicción territorial. En el evento que en una zona de rehabilitación y consolidación concurran dos o más municipios ubicados en diferentes departamentos, la adopción de las medidas señaladas en este decreto, que correspondan a los gobernadores, será de competencia del Ministro del Interior.

*(Nota: Declarado inexequible por la Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002)

CAPÍTULO III

Disposiciones finales

ART. 25.—Responsabilidad civil, disciplinaria y penal. Las autoridades que hagan uso de las facultades señaladas en los artículos anteriores, sin que se den las condiciones y circunstancias allí previstas, serán responsables civil, disciplinaria y penalmente.

ART. 26.—Vigencia y suspensiones. El presente decreto rige a partir de su publicación y suspende el inciso primero del artículo 294 del Código de Procedimiento Penal.

(Nota: La Corte Constitucional en Sentencia C-1024 de 2002 declara exequible el presente artículo, en el entendido que la suspensión del inciso primero del artículo 294 del Código de Procedimiento Penal sólo se refiere a los delitos que tengan relación con las causas que motivaron la declaración de conmoción interior.)

Publíquese y cúmplase,

Dado en Bogotá, D.C., a 9 de septiembre de 2002.

______________________________