DECRETO 2280 DE 1989 

(Octubre 7)

“Por el cual se asignan funciones a los magistrados auxiliares de la Corte Suprema de Justicia y los abogados auxiliares del Consejo de Estado”.

El Presidente de la República de Colombia,

en ejercicio de las facultades extraordinarias que le confiere la Ley 30 de 1987 y oída la comisión asesora por ella establecida,

DECRETA:

ART. 1º—Los cargos de auxiliares magistrados creados para los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado por el artículo 72 de la Ley 2ª de 1984 y a los que se refieren entre otras, las leyes 10 de 1987 y 63 de 1988 con el nombre de magistrados auxiliares, seguirán llamándose así para la Corte Suprema de Justicia y tendrán el nombre de abogados auxiliares en el Consejo de Estado.

ART. 2º—Tanto los magistrados auxiliares como los abogados auxiliares serán de libre nombramiento y remoción y para su designación deberán acreditar las mismas calidades y requisitos que se exigen para los magistrados de los tribunales superiores de distrito judicial y administrativos, respectivamente, y tendrá las mismas prerrogativas de éstos.

ART. 3º—El nombramiento de los magistrados auxiliares y abogados auxiliares será efectuado por el correspondiente magistrado de la Corte Suprema o consejero de Estado, pero requerirá confirmación por la sala o sección respectiva.

Su desvinculación, cuando ella sea producto del ejercicio de la facultad de libre remoción, se cumplirá en todos los casos, bien por el magistrado o consejero al cual se encuentre adscrito, o bien por decisión de la sala o sección correspondiente, adoptada por mayoría.

ART. 4º—Los magistrados auxiliares y abogados auxiliares tendrán las siguientes funciones:

1. Colaborar en la sustanciador y trámite de los expedientes a cargo de los despachos.

2. Rendir informe periódico y escrito sobre la sustanciación de los procesos que se tramiten en el despacho.

3. Preparar relación de los hechos y antecedentes de los procesos que se encuentren a despacho para fallo.

4. Rendir informe de jurisprudencia y legislación sobre los temas debatidos en los procesos a despacho, para efectos de la elaboración del proyecto de providencia.

5. Colaborar con los magistrados o consejeros en la elaboración de anteproyectos de providencia.

6. Las demás que, relacionadas con el trabajo del despacho, dispongan el magistrado o consejero.

ART. 5º—El presente decreto rige a partir de la fecha de su publicación.

Publíquese y cúmplase.

Dado en Bogotá, D.C., a 7 de octubre de 1989.

_________________________