DECRETO 311 DE 2006 

(Agosto 15)

“Por el cual se adopta el plan maestro de equipamientos de culto de Bogotá Distrito Capital”.

El Alcalde Mayor de Bogotá, D.C.,

en ejercicio de sus facultades constitucionales y legales, en especial de las que le confiere el artículo 38, numeral 4º del Decreto-Ley 1421 de 1993, y el artículo 46, parágrafo 3º del Decreto Distrital 190 de 2004,

CONSIDERANDO:

Que el presente plan maestro de culto se formula en el marco del respeto a los derechos fundamentales consagrados en la Constitución Nacional, y en especial a la libertad de conciencia y la libertad de culto contempladas en sus artículos 18 y 19.

Que la Asamblea General de las Naciones Unidas, mediante Resolución 36/55 del 25 de noviembre de 1981, reconoce en el artículo 6º, que para la práctica de cultos, enseñanza y celebraciones religiosas o convicciones se deben fundar y mantener lugares para cumplir sus propósitos.

Que la Ley 133 de 1994, mediante la cual se desarrolló el artículo 19 de la Constitución Política colombiana consagra en su artículo 2º, parte pertinente, que el “poder público protegerá a las personas en sus creencias así como a las iglesias y confesiones religiosas y facilitará la participación de estas y aquellas en la consecución del bien común”.

Que la misma ley en su artículo 4º, reconoce como único límite a la libertad religiosa y de cultos la protección del derecho de los demás al ejercicio de sus libertades públicas y derechos fundamentales, así como la salvaguarda de la seguridad, de la salud y de la moralidad pública, elementos constitutivos del orden público protegido por la ley en una sociedad democrática.

Que el ejercicio de la libertad religiosa confiere el derecho a establecer lugares de culto o de reunión con fines religiosos y de que sean respetados en su destilación religiosa y su carácter confesional específico, al tenor del artículo 7º de la citada ley y de cumplir actividades de educación, de beneficencia, de asistencia que permitan poner en práctica los preceptos de orden moral desde el punto de vista social de la respectiva confesión.

Que el sistema de equipamientos que plantea el Decreto Distrital 190 de 2004, POT, en sus artículos 230 y 231, se orienta a la provisión de espacios y equipamientos necesarios para la comunidad, preservación de los valores arquitectónicos, urbanísticos, históricos y culturales de los bienes de interés cultural en que se localicen y la consolidación de una red de servicios dotacionales bajo los principios de equidad, eficiencia, calidad y equilibrio territorial.

Que los artículos 44 y 45 del Decreto 190 de 2004 conciben los planes maestros como instrumentos estructurantes del primer nivel de jerarquización, mediante los cuales se establecen los objetivos, políticas y estrategias de largo plazo.

Que los planes maestros de equipamientos, de conformidad con el artículo 46 inciso 2º del Decreto 190 de 2004, deben ser elaborados por la entidad responsable del servicio en colaboración con el Departamento Administrativo de Planeación Distrital DAPD.

Que en el parágrafo 3º del mismo artículo, se establece que los planes maestros serán aprobados por el Departamento Administrativo de Planeación Distrital y adoptados por el Alcalde Mayor.

Que el presente plan cumple con los componentes del artículo 45 del Decreto Distrital 190 de 2004, hasta que el alcance de sus actividades y el carácter de las instituciones privadas, se lo permita.

Que se elaboró el documento técnico de soporte con un análisis diagnóstico de la situación territorial de los equipamientos de culto, que sirve de fundamento para la formulación del presente decreto, a cargo del Departamento Administrativo de Planeación Distrital.

Qué en merito de lo expuesto,

DECRETA:

TÍTULO PRIMERO

Disposiciones generales

CAPÍTULO PRIMERO

Adopción, ámbito de aplicación y plazo de ejecución

ART. 1º—Adopción. Adoptar el plan maestro de equipamientos del culto de que trata este decreto para Bogotá Distrito Capital, en los términos del presente decreto.

ART. 2º—Documentos del plan. El plan maestro de equipamientos del culto está integrado, además de este decreto, por las normas que lo desarrollen.

ART. 3º—Ámbito de aplicación. El plan maestro de equipamiento de culto tiene como ámbito de aplicación el Distrito Capital tanto en su territorio urbano como rural.

ART. 4º—(Modificado).* Plazo de ejecución. El plan maestro de equipamientos de culto tendrá un plazo de ejecución hasta el 31 de diciembre de 2019. Para tales efectos, se considera el corto plazo desde la fecha de publicación de este decreto hasta el 2010; como el mediano plazo, hasta el 2015; y como largo plazo, hasta el 2019.

*(Nota: Modificado por el Decreto 76 de 2011 artículo 1° y artículo 2° de la Alcaldía Mayor de Bogotá)

CAPÍTULO SEGUNDO

Políticas, objetivos, estrategias, metas

ART. 5º—Políticas del plan maestro de equipamientos del culto. Son políticas del plan maestro de equipamiento de culto en el Distrito Capital las siguientes:

a) Política de seguridad de los equipamientos de culto.

Busca garantizar el ejercicio del derecho a profesar libremente la religión y a difundirla de manera individual y colectiva de manera segura, minimizando los riesgos ambientales y la vulnerabilidad asociados a la localización, construcción y actividades realizadas en los equipamientos de culto.

b) Política de equilibrio y estructuración territorial de los equipamientos.

El plan pretende la recuperación del papel de los equipamientos como elementos estructurantes del tejido urbano, en armonía con el ambiente y el entorno social. Para tal fin busca garantizar el acceso de la feligresía a los equipamientos, mediante una distribución equilibrada de los mismos de acuerdo con su demanda y su ubicación en áreas consideradas estratégicas y de relevancia para la ciudad.

El plan maestro está encaminado a mejorar la calidad arquitectónica y urbanística de los equipamientos para reducir o mitigar los impactos negativos ambientales y urbanos, mediante la definición de requerimientos físico constructivos de implantación y localización.

c) Política de gestión y control social del plan.

Esta política promueve la apropiación y control del plan por parte de los actores sociales e institucionales y la construcción entre el sector público y privado de estrategias de gestión para contribuir en la conservación de los equipamientos por su valor cultural e histórico.

ART. 6º—Objetivo general del plan maestro. Garantizar equipamientos de culto en condiciones de seguridad, accesibilidad, permanencia y calidad, en armonía con la estrategia de ordenamiento territorial de la ciudad.

ART. 7º—Objetivos específicos. Como objetivos específicos, el plan maestro de equipamiento de culto se señala los siguientes:

a) Garantizar la seguridad de los usuarios de los equipamientos de culto, mediante la reducción de sus condiciones de vulnerabilidad física, asociadas a su localización, construcción y operación.

b) Mitigar los impactos urbanísticos, ambientales y sociales de los equipamientos de culto mediante procesos de regularización.

c) Garantizar que los nuevos equipamientos cuenten con condiciones de seguridad, habitabilidad, y equilibrio territorial necesarias para el desarrollo de la actividad de culto.

ART. 8º—Estrategias generales. En desarrollo de las políticas y objetivos del plan maestro de equipamientos de culto, se adoptan como estrategias generales, las siguientes:

a) Estrategias de la política de reducción de la vulnerabilidad de los equipamientos.

Traslado de equipamientos de culto localizados en áreas de alto riesgo.

Desarrollo de intervenciones para la reducción del riesgo de los equipamientos de culto en áreas de riesgo mitigable medio y bajo.

Adecuaciones estructurales y arquitectónicas para garantizar la seguridad de los equipamientos de culto.

b) Estrategias de la política de articulación equilibrada de los equipamientos de culto con el territorio.

Acciones de traslado de los equipamientos ubicados sobre la estructura ecológica principal.

Adecuaciones arquitectónicas tendientes a la litigación de los impactos visuales, sonoros y urbanísticos de los equipamientos.

Localización de equipamientos en usos y tratamientos compatibles con la actividad del culto según su escala.

Aplicación de instrumentos de gestión del suelo para la articulación de los equipamientos de culto con los procesos de renovación urbana, conservación y consolidación y los planes de reordenamiento.

Localización de los equipamientos de acuerdo con su escala según el sistema de movilidad, la estructura de centralidades y las operaciones estratégicas definidas en el plan de ordenamiento territorial.

c) Estrategias de la política de gestión y control social del plan.

Desarrollo del sistema de información urbana sobre localización de los equipamientos de culto.

Construcción de mecanismos entre los sectores público y privado para la conservación del patrimonio cultural e histórico de los diferentes equipamientos de culto.

Actividades de socialización, información y participación con los actores sociales e institucionales comprometidos con la gestión, seguimiento y evaluación del plan maestro de equipamientos de culto.

ART. 9º—Metas. Se definen como metas del plan maestro las siguientes:

a) Metas a corto plazo:

La formulación de los planes de regularización y manejo para los equipamientos que lo requieran.

La realización de las gestiones necesarias para la obtención del reconocimiento de la construcción de los equipamientos que no cuenten con la respectiva licencia.

El inicio de las adecuaciones urbano-arquitectónicas y del reforzamiento estructural de los equipamientos que lo requieran.

La reubicación de los equipamientos que se encuentren localizados en áreas consideradas de alto riesgo no mitigable.

b) Metas a mediano plazo:

La finalización de las adecuaciones urbano-arquitectónicas y sismorresistentes de los equipamientos que lo requieran.

La licencia de construcción, de acuerdo con lo señalado en el Decreto Nacional 564 de 2006 o la norma que lo modifique o sustituya.

c) Metas a largo plazo:

La distribución equilibrada de los nuevos equipamientos de culto en el territorio tanto regional como distrital.

La contribución de los cultos en el fortalecimiento de la estrategia territorial con visión regional y del tejido urbano.

La ubicación de nuevos equipamientos de escalas urbana y metropolitana en centralidades y operaciones estratégicas con énfasis social y programas estructurantes de VIS tendientes a la cualificación de la periferia urbana.

La localización de nuevos equipamientos de escala zonal y vecinal en torno a espacios singulares tales como parques, plazas o plazoletas, con el fin de que los equipamientos actúen como elementos estructurantes del tejido urbano.

Equipamientos de culto funcionando en condiciones de calidad y seguridad, de manera tal que se garantice la protección de la vida de los ciudadanos.

Reducción de las quejas de las comunidades frente a los impactos de la actividad de culto en la vida colectiva.

TÍTULO SEGUNDO

Componentes y estructuras necesarias

CAPÍTULO PRIMERO

Definición, clasificación y escalas de los equipamientos de culto

ART. 10.—Definición. Para efectos de la presente regulación y aplicación del plan maestro de culto, se entienden por equipamientos de culto los siguientes:

Área de descarga: Área destinada a mitigar los impactos producidos por la entrada o salida de personas del equipamiento hacia un espacio público.

Equipamientos de rito: Aquellos equipamientos destinados a la realización de la reunión colectiva de personas con fines religiosos o rituales.

Equipamientos de formación: Aquellos equipamientos cuya finalidad es la educación y preparación no formal de personas en asuntos relacionados con el culto.

Equipamientos de residencia: Aquellos equipamientos de vivienda colectiva en las que habitan personas que están dedicadas a actividades del culto.

ART. 11.—Clasificación de los equipamientos de culto. Para efectos del presente plan maestro, y con propósitos normativos, se distingue entre equipamientos de culto nuevos y existentes.

Equipamientos nuevos: Se refiere a los equipamientos que se construyan dentro del perímetro urbano, en suelo de expansión o en suelo rural, a partir de la entrada en vigencia del presente plan maestro de equipamientos de culto.

Equipamientos existentes: Se refiere a todos los equipamientos construidos dentro del perímetro urbano, en suelo de expansión o en suelo rural, hasta antes de la entrada en vigencia del presente plan maestro de equipamientos de culto.

ART. 12.—Criterios para la definición de escalas para los equipamientos de rito. Se define la escala de los equipamientos de rito según su tamaño en metros cuadrados, medido en relación con el área neta de celebración. El tamaño de esta área se calculará teniendo en cuenta: el área de la asamblea o área donde se ubica la feligresía durante la celebración, las circulaciones y cualquier otro espacio que potencialmente pueda ser ocupado para tal actividad.

PAR.—Si el equipamiento tuviese más de un espacio destinado a la celebración, el área neta será el resultado de la sumatoria de estos diferentes espacios sin incluir las circulaciones externas a los mismos. Si la tipología del espacio, en razón de la celebración particular que se desarrolla en el mismo, no coincide totalmente con lo mencionado, se deberá calcular el área neta en relación con las áreas de reunión de personas incluyendo sus circulaciones.

ART. 13.—Escalas de los equipamientos de rito. Para los equipamientos de rito se consideran escalas diferenciadas entre existentes y nuevos. Las escalas son las siguientes:

Son escalas para equipamientos existentes de rito las que se señalan en el siguiente cuadro:

icon
ver tabla
DependenciaResolución 601Primer giro Res. 601Redistribución saldo 2006 (5 meses)Primer giro70% gasto mensualAjuste al primer giro
Centro de desarrollo social renacer30.946.4214.688.85221.130.5905.560.6823.892.477871.830

Son escalas de equipamientos nuevos de rito las contenidas en el siguiente cuadro:

Área m²VecinalZonalUrbanaMetropolitana
MínimaN.A.2518011501
Máxima2508001500N.A.

ART. 14.—Definición de escalas para los equipamientos de formación y residencia. La escala de los equipamientos de formación y residencia se establece en términos de su capacidad medida en número de usuarios, como se señala en los siguientes cuadros.

Escalas de los equipamientos de formación

PersonasVecinalZonalUrbanaMetropolitana
MínimaN.A.351501751
Máxima350500750N.A.

Escala de los equipamientos de residencia

PersonasVecinalZonalUrbanaMetropolitana
MínimaN.A.101301601
Máxima100300600N.A.

CAPÍTULO SEGUNDO

Usos de los equipamientos de culto

ART. 15.—Tipos de usos. En los equipamientos se distinguen los usos principales y complementarios. Por uso principal se entiende aquella actividad asociada a un culto, religión o confesión que se realiza de manera sistemática y predominante en un equipamiento destinado para tal fin. Por uso complementario se entiende aquella actividad que contribuye al buen funcionamiento del uso principal y que se desarrolla en uno o varios predios adyacentes a la edificación donde funciona el equipamiento de culto.

ART. 16.—Usos principales. Se reconocen como usos principales de un equipamiento de culto las actividades de rito y ceremonia; las actividades de residencia y las actividades de formación.

PAR.—Se reconocen como parte de los usos principales de los equipamientos de culto aquellas actividades anexas que dan soporte al desarrollo adecuado de las actividades de rito, residencia y formación. Comprenden las áreas administrativas, los salones de enseñanza, la vivienda del oficiante y demás espacios indispensables para el respectivo culto.

ART. 17.—Usos complementarios. Se consideran usos complementarios al equipamiento aquellas actividades que contribuyen al adecuado funcionamiento del culto, mediante las cuales se pongan en práctica los preceptos de orden moral desde el punto de vista social de la respectiva confesión y los requeridos para su sostenimiento.

Son usos complementarios los siguientes:

a) Las actividades de beneficencia y asistencia cuando el área destinada para tal fin no supere los parámetros de la escala vecinal definidos por su respectivo plan maestro. De este reconocimiento se excluyen los equipamientos educativos de todas las escalas.

b) Las actividades destinadas a comercio y servicios siempre y cuando su escala no supere los parámetros definidos por el plan de ordenamiento para comercio de tipo vecinal B y/o de servicios personales de escala vecinal.

c) Las actividades destinadas a industria de carácter artesanal o de bajo impacto ambiental y urbanístico, las cuales deberán contar con la aprobación de la entidad ambiental competente y demás normas que regulan la materia no deberán superar el 50% del uso principal permitido.

CAPÍTULO TERCERO

Localización de los equipamientos de culto

ART. 18.—Condiciones de localización para equipamientos de culto. Se establecen las siguientes condiciones de localización de los equipamientos de culto según las áreas de actividad, las cuales se aplicarán para nuevos equipamientos de cualquier escala y para los existentes que pretendan realizar ampliaciones.

A continuación se expone el cuadro para la localización de los equipamientos según el área de actividad.

icon
ver tabla
ÁreasZonasEscalas
Áreas de actividadZonasMetropolitanaUrbanaZonalVecinal
ResidencialResidencial netaNNRC
Con zonas delimitadas de comercio y serviciosNRCC
Con actividad económica en la viviendaNRCC
IndustrialIndustrialPPPP
DotacionalEquipamientos colectivosPPPP
Deportivos y recreativosNNNC
ParquesNNNN
Servicios urbanos básicosCCCC
Comercio y serviciosServicios empresarialesCCCC
Servicios empresariales e industrialesCCCC
Especial de serviciosNNNC
Servicio al automóvilRRRC
Comercio cualificadoCCCC
Comercio aglomeradoCCCC
Comercio pesadoCCCC
Grandes superficies comercialesCCCC
Central (2)Centro tradicional (se precisa según sectorización del plan zonal del centro)    
Núcleos fundacionalesRRRC
Urbana integralResidencialPPPC
MúltiplePPPC
Industria y de serviciosPPPC

P: principal, C: complementario, R: restringido, R* restringido existente N: no permitido.

(1) Todos los equipamientos deberán desarrollarse en edificaciones diseñadas y construidas o adecuadas para el uso, de acuerdo con el cuadro anexo 2 del Decreto 190 de 2005.

(2) La localización de nuevos equipamientos en el centro histórico ó la regularización y reconocimiento de los existentes, deberá cumplir con los lineamientos contenidos en el plan zonal del centro, el plan especial de protección del centro histórico y las disposiciones de las entidades responsables del patrimonio nacional y distrital. Los sectores mencionados en las condiciones de restricción, corresponden al plano Nº 25 usos del suelo urbano y de expansión, del Decreto Distrital 190 de 2004.

ART. 19.—Prohibiciones para la localización de los equipamientos de culto. No se permitirá la localización de los equipamientos de culto en:

1. Los componentes de la estructura ecológica principal, es decir, en el sistema de áreas protegidas, los parques urbanos, los corredores ecológicos y el área de manejo especial del Río Bogotá.

2. Dentro del suelo rural en el Parque Minero Industrial del Mochuelo y en las zonas reservadas para el manejo y disposición final de residuos sólidos.

3. Las áreas de riesgo no mitigable.

4. En el sistema de espacio público.

ART. 20.—Otras condiciones de localización de los equipamientos de culto. La localización de equipamientos de culto deberá consultar las siguientes condiciones:

1. La localización de equipamientos de culto en zonas de riesgo mitigable quedará sujeta a las normas nacionales y distritales.

2. Los equipamientos existentes localizados en espacio público deberán someterse al procedimiento de sustitución de zonas de uso público consagrado en el Decreto Distrital 348 de 2005 o la norma que lo modifique o sustituya.

3. Los nuevos equipamientos de culto que se localicen en la red de centralidades, las operaciones estratégicas y los sectores con tratamiento de mejoramiento integral, podrán desarrollar hasta un 25% del área neta de celebración adicional a la definida para cada escala, sin que por esto sean clasificados dentro de un rango de escala superior.

4. Los nuevos equipamientos de culto que se localicen frente a parques, plazas o plazoletas de escala zonal o superior, podrán aumentar su área neta de celebración hasta en un 25%, sin que por ello se clasifiquen en una escala superior a la permitida para el área de actividad o tratamiento, en los siguientes casos:

a) Equipamientos de rito de escala vecinal que se implanten con su acceso peatonal principal sobre una vía o no y estén frente a un parque, plaza o plazoleta, en donde el área del espacio público supere los 2000 m².

b) Equipamientos de rito de escala zonal que se implanten con su acceso peatonal principal sobre una vía o no y estén frente a un parque, plaza o plazoleta, en donde el área del espacio público supere los 5000 m².

Los equipamientos nuevos podrán acceder por una sola vez a lo estipulado en los numerales 3º y 4º. Las posteriores ampliaciones se guiarán por la normatividad urbanística del presente plan maestro.

ART. 21.—Localización en corredores viales rurales. Los equipamientos de culto que se localicen sobre las áreas de corredores viales rurales de las vías definidas por el artículo 409 del Decreto Distrital 190 de 2004, deberán cumplir con los objetivos definidos en el artículo 410 del mencionado decreto. En consecuencia deberán acogerse a las siguientes consideraciones:

En todos los corredores viales rurales se permite únicamente la localización de los equipamientos de culto de escala zonal y vecinal.

Los equipamientos que se localicen en los tramos que atraviesen elementos del sistema de áreas protegidas del orden nacional y regional, se acogerán a lo dispuesto en las normas vigentes.

ART. 22.—Localización de equipamientos de culto en áreas para la producción sostenible de alta capacidad, áreas para la producción sostenible de alta fragilidad y áreas para la producción sostenible de manejo especial. Los equipamientos de culto que se localicen sobre estas áreas se consideran un uso restringido; en consecuencia, se permitirá la localización únicamente de equipamientos cuya área neta de celebración equivalga a la escala vecinal y zonal. Deberán considerar el manejo de vertimientos, emisiones, residuos sólidos y abastecimiento de servicios públicos.

ART. 23.—Localización de equipamientos de culto en la reserva forestal bosque oriental de Bogotá. La permanencia de los equipamientos de culto dentro de la reserva forestal bosque oriental de Bogotá, quedará supeditada a la normatividad nacional sobre la materia.

Igualmente, la permanencia de equipamientos de culto en las zonas de amortiguación de las áreas rurales que hacen parte del sistema de áreas protegidas será definida por los planes de manejo respectivos.

ART. 24.—Criterios de localización de equipamientos de culto en UPR que limitan con suelo urbano o de expansión. Las unidades de planeamiento rural que limiten con suelo urbano o de expansión definirán los criterios de localización de los equipamientos, a través de la reglamentación que expidan para el manejo de borde o de las franjas paralelas al perímetro, con el fin de controlar la urbanización de estas áreas.

CAPÍTULO CUARTO

Aislamientos, alturas, índices y ventilación

ART. 25.—Aislamientos. Los aislamientos posteriores, laterales, antejardines y voladizos en los equipamientos de culto nuevos, se regirán por lo establecido en la ficha normativa del sector. Específicamente, los nuevos equipamientos de escalas urbana y metropolitana deberán generar aislamientos laterales, con mínimo una dimensión correspondiente a la tercera parte de la altura, medida sobre la fachada del equipamiento.

ART. 26.—Altura. La altura se regirá por lo establecido en la ficha normativa del sector. La altura en el área neta de celebración en todas las escalas deberá ser mínimo el doble de la altura permitida por piso en concordancia con el artículo 390 del POT. Se permitirá excederla en los equipamientos de rito, hasta el doble de la establecida, siempre y cuando este se desarrolle en una sola planta. Para equipamientos en área rural se aceptará hasta la altura necesaria para cumplir con el estándar de ventilación natural determinado por el Acuerdo 20 de 1995.

ART. 27.—Índices. Para escalas vecinal y zonal, el índice de ocupación y el índice de construcción del equipamiento deberá estar acorde con la norma urbanística específica del sector donde se implantará el dotacional. Para escalas urbana y metropolitana los índices se determinarán por el respectivo plan de Implantación.

ART. 28.—Ventilación. Los equipamientos de culto deben cumplir los requerimientos de ventilación determinados por el Acuerdo 20 de 1995.

TÍTULO TERCERO

Mitigación de impactos y manejo de emergencias

CAPÍTULO PRIMERO

Mitigación de impactos ambientales y urbanísticos

ART. 29.—Impactos sonoros. Todos los equipamientos de culto deberán cumplir con las restricciones de ruido establecidas por el Departamento Administrativo del Medio Ambiente y por el Ministerio de Salud o las entidades que hagan sus veces, plasmadas en las diferentes normas vigentes. En caso de no existir reglamentación específica en la materia para el sector, el equipamiento se deberá acoger a lo definido por el Acuerdo 20 de 1995 y las normas que lo modifiquen o complementen.

ART. 30.—Impactos visuales. La regulación en materia de control de la contaminación visual es la definida por el Decreto 506 de 2003 y las normas que lo modifiquen, complementen o sustituyan.

ART. 31.—Impactos urbanísticos. Los equipamientos de rito deberán contar con un área de descarga correspondiente al 10% del área neta de celebración ubicada sobre la salida principal, de manera que sirva de transición entre el interior de la edificación y el espacio público.

PAR. 1º—Si se requieren varias salidas, el área de descarga deberá estar en función de la salida principal de acuerdo a la NSR-98.

PAR. 2º—En caso de que el acceso principal del equipamiento colinde con un parque, plaza o plazoleta, sin mediar entre ellos vía vehicular, estos espacios públicos se considerarían como espacios de descarga y no se les exigirá el porcentaje de área establecido.

CAPÍTULO SEGUNDO

Estacionamientos

ART. 32.—Exigencias de estacionamientos. La exigencia de estacionamientos de los equipamientos de culto se regirá por lo estipulado para las áreas de demanda definidas en el plan de ordenamiento territorial.

En relación con los equipamientos de culto primarán las siguientes condiciones generales para la cuantificación de los requerimientos de estacionamientos:

1. Las áreas administrativas de los equipamientos de culto, se cuantificarán como espacios generadores de estacionamientos privados y el área de celebración de culto como espacio generador de estacionamientos para visitantes. Los usos complementarios, cuando estos sean dotacionales, generarán los cupos exigidos según el POT o por la normativa del plan maestro de equipamientos correspondiente una vez expedido. Cuando los usos complementarios sean de actividad económica, generarán la exigencia de estacionamientos definida por el plan de ordenamiento territorial o las fichas normativas para los usos de comercio y servicios e industriales.

2. En los planes de implantación de los equipamientos de culto de escala urbana y metropolitana, se solucionará la exigencia de estacionamientos dentro del mismo predio del equipamiento.

3. Se podrá disminuir la exigencia de parqueaderos hasta en un 25%, cuando estos equipamientos se localicen en el área de influencia no mayor a 500 metros de la red construida de corredores troncales de Transmilenio y rutas alimentadoras.

4. La cuota de estacionamientos resultante para los equipamientos de culto existentes, que entren en proceso de regularización, podrán proponer su localización fuera del predio, de acuerdo con el estudio de tránsito o el estudio de demanda y atención de usuarios con las siguientes condiciones:

a) Se podrá disminuir la exigencia de parqueaderos hasta en un 25% cuando estos equipamientos estén localizados en el área de influencia de la red de corredores troncales de buses y sus rutas alimentadoras, construida, no mayor a 500 metros.

b) Los equipamientos de culto existentes deberán hacer convenios para la prestación del servicio de estacionamiento en un radio máximo de 500 metros.

c) Para los equipamientos de escala zonal se permitirá el estacionamiento en vía en los horarios de celebración, previa autorización de la Secretaría de Tránsito y Transporte.

d) Para aquellos equipamientos que se localicen en el tratamiento de consolidación en modalidad urbanística o de conservación se podrán transferir las exigencias de estacionamientos por medio del pago al fondo de compensaciones hasta por un 50% de los cupos exigidos. El otro 50% de los cupos deberán ser provistos según los lineamientos anteriormente definidos.

PAR.—Si el estudio de transito o de demanda de atención de usuarios determina la no necesidad de estacionamientos dadas las condiciones particulares de localización se podrá acoger a las anteriores dispocisiones.

CAPÍTULO TERCERO.

Manejo de emergencias y diseño de planes de prevención y contingencia

ART. 33.—Adecuaciones frente a situaciones de emergencia. Los equipamientos deberán estar acondicionados con señalización e iluminación de evacuación, número de salidas de emergencia, distancia de recorridos a las salidas, localización de extintores y/u otros mecanismos de extinción de incendios entre otros, de acuerdo con las normas vigentes aplicables.

ART. 34.—Planes de contingencia. Los equipamientos deberán contar con planes de contingencia para posibles situaciones de emergencia que se puedan presentar, tanto dentro del espacio, como para otras eventualidades que ajenas al espacio puedan ser subsanadas o aminoradas por este.

ART. 35.—Manejo de emergencias. Los equipamientos de culto deberán sujetarse a las determinaciones que al respecto realice el comité local de emergencias —CLE— en caso de ser seleccionados como albergues temporales.

ART. 36.—Salida en fachada diferente a la principal. Los equipamientos de escalas urbana y metropolitana deberán tener al menos una salida en una fachada diferente a la principal, esta salida puede ser sobre los aislamientos laterales o sobre una fachada exterior secundaria.

PAR.—Las disposiciones de habitabilidad y emergencias aplicarán igualmente para equipamientos en suelo urbano y rural de acuerdo con el Código de Construcciones y demás normas aplicables.

TÍTULO CUARTO

Normas especiales para equipamientos de culto nuevos y existentes

CAPÍTULO PRIMERO

Planes de implantación

ART. 37.—Cumplimiento de requerimientos. Los planes de implantación deberán presentar los estudios necesarios para asegurar el cumplimiento de los requerimientos previstos en este decreto para la implantación de nuevos equipamientos. En dichos estudios se considerará los posibles impactos generados por todos los usos del equipamiento, es decir, los principales y complementarios, de acuerdo con las definiciones del presente decreto.

ART. 38.—Casos en que se requiere plan de implantación. Los nuevos equipamientos de escala urbana y metropolitana deberán desarrollar plan de implantación para obtener su licencia de construcción. Se exceptúan, los que se implanten en suelo de expansión o en áreas urbanas con tratamiento de desarrollo, superiores a 10 hectáreas, ya que deberán hacerlo mediante plan parcial.

ART. 39.—Requerimientos. Los criterios mínimos que debe contemplar un plan de Implantación, son los establecidos según los artículos 236 y 237 del Decreto Distrital 190 de 2004, así como los previstos en el Decreto 1119 de 2000 o el que haga sus veces.

CAPÍTULO SEGUNDO

Plan de regularización y manejo

ART. 40.—Objetivo. El plan de regularización y manejo establecerá las acciones necesarias para mitigar los impactos urbanísticos negativos, así como las soluciones viales y de tráfico, generación de espacio público, requerimiento y solución de estacionamientos y de los servicios de apoyo necesarios para el adecuado funcionamiento de los equipamientos de culto, así como mejorar las condiciones de las edificaciones en que se realicen las actividades de culto en términos de habitabilidad, estabilidad estructural y accesibilidad.

ART. 41.—Ámbito de aplicación. El plan de regularización y manejo se desarrolla para equipamientos existentes de escala urbana y metropolitana, localizados en suelo urbano y de expansión urbana del Distrito Capital. No es requisito para el trámite y expedición de los planes de regularización y manejo que exista la ficha reglamentaria del sector.

ART. 42.—Representantes en los trámites de elaboración del plan. Los planes de regularización y manejo deberán tramitarse por el representante legal de las personas jurídicas o el máximo representante del culto correspondiente a la circunscripción del Distrito Capital.

ART. 43.—Procedimiento para la elaboración de los planes de regularización y manejo. El procedimiento para la elaboración de los planes de regularización y manejo para los equipamientos de culto será el definido en el Decreto 430 de 2005, o el que lo modifique o sustituya.

ART. 44.—Plazos para la elaboración y ejecución de los planes de regularización y manejo. La formulación de los planes de regularización y manejo deberá hacerse dentro del corto plazo establecido en este decreto, su ejecución deberá desarrollarse en el mediano plazo según lo establecido en este decreto.

ART. 45.—Labores conjuntas. Tanto la adecuación arquitectónica como la urbanística y el reforzamiento estructural podrán adelantarse de manera conjunta o al menos el proyecto de intervención podrá prever los tres tipos de adecuaciones, lo cual evitará dobles o triples intervenciones en una misma área o estructura; sin embargo, si las condiciones del inmueble exigen una intervención pronta en el tema del reforzamiento estructural, deberá emprenderse inmediatamente las acciones del caso.

ART. 46.—Estrategia de elaboración conjunta. Los equipamientos de culto, según su ubicación y bajo las asociaciones que lleguen a conformar de acuerdo con los parámetros establecidos para el caso en el plan maestro de culto, podrán elaborar planes de regularización y manejo de manera conjunta así:

1. Elaboración conjunta con articulación territorial: Los equipamientos sujetos a plan de regularización y manejo que se encuentren ubicados en sectores caracterizados por la presencia concentrada de usos dotacionales, podrán elaborar los planes de manera articulada con otros equipamientos de culto o con equipamientos que brinden otros servicios, sean estos públicos o privados.

2. Elaboración y tramitación conjunta sin articulación territorial: Los equipamientos de culto localizados de manera dispersa en el territorio, podrán elaborar y tramitar conjuntamente varios planes lo cual permitirá una sola radicación y una sola adopción por parte del Departamento de Planeación Distrital.

PAR.—Aquellos equipamientos que estén obligados a realizar plan de regularización y manejo y no participen en la estrategia de elaboración conjunta, deberán elaborarlo de manera individual.

CAPÍTULO TERCERO

Reconocimiento e intervenciones

ART. 47.—En concordancia con lo establecido en el artículo 463 del plan de ordenamiento territorial se definen los siguientes aspectos sometidos al reconocimiento de equipamientos existentes: impactos sonoros y visuales, impactos urbanísticos, volumetría, aislamientos, antejardines y ventilación.

ART. 48.—Impactos sonoros y visuales. se aplican las mismas disposiciones definidas para los equipamientos nuevos.

ART. 49.—Impactos urbanísticos. De no poder cumplir con las exigencias planteadas para los equipamientos nuevos, para el área de descarga se deberá desarrollar un plan logístico que agilice la movilización de los feligreses y evite las congestiones. Además en los equipamientos de rito de cualquier escala se exige la destinación de un área en el interior del equipamiento correspondiente al 10% del área neta de celebración que funcione como espacio de descarga.

ART. 50.—Volumetría. Los equipamientos de rito, sujetos a regularización no estarán sometidos a la altura definida en la norma del sector. El área neta de celebración en todas las escalas deberá ser mínimo el doble de la altura permitida por piso en concordancia con el artículo 390 del POT.

ART. 51.—Aislamientos. Se reconocerán la ocupación de los aislamientos, laterales y posteriores siempre y cuando se mitiguen los impactos sonoros y de servidumbre visual y de aguas lluvias derivados de la ocupación de los aislamientos.

Para cumplir los requerimientos de ventilación, estos se podrán solucionar de forma mecánica según lo establecido en el acuerdo 20 de 1995.

ART. 52.—(Derogado).* Antejardines. Se reconocerán la ocupación de los antejardines siempre y cuando se genere el equivalente al área ocupada, en un espacio de amortiguamiento y descarga al interior del predio para mitigar el impacto de la feligresía entre la calle y el predio.

*(Nota: Derogado por el Decreto 76 de 2011 artículo 2° de la Alcaldía Mayor de Bogotá)

ART. 53.—Ventilación. Los equipamientos de rito deberán cumplir con los requerimientos de ventilación determinados por las normas correspondientes, lo cual podrá hacerse por medios naturales y mecánicos, en los términos que estipulen las normas correspondientes, en concordancia con el acuerdo 20 de 1995 o las normas vigentes sobre el tema.

CAPÍTULO CUARTO

Ampliaciones

ART. 54.—Ampliación. Los equipamientos de culto existentes que tengan proyectado algún tipo de ampliación que implique un aumento en el área neta de celebración deberán tener en cuenta las consideraciones definidas en el artículo 337 del POT y las detalladas a continuación:

1. Será viable la ampliación que no implique un cambio de escala siempre y cuando, la escala en la cual se encuentre el equipamiento sea permitida o restringida según el cuadro normativo de áreas de actividad y tratamientos urbanísticos. Dicha posibilidad no aplicará en zonas de actividad residencial neta y/o tratamiento de conservación, cuando la ampliación involucre predios colindantes.

2. Las ampliaciones que impliquen un cambio de escala de zonal a urbana o metropolitana deberán hacerse por medio de plan de regularización y manejo. Serán viables siempre y cuando la escala a la cual se pretenda ascender sea permitida según el cuadro normativo de áreas de actividad y tratamientos descrito en el artículo 18 del presente decreto.

3. Cuando la ampliación implique ascender más de una escala se deberán cumplir con las exigencias como si se tratara de un equipamiento nuevo.

TÍTULO QUINTO

Procedimientos de gestión, seguimiento y evaluación y ajustes del plan maestro de equipamientos del culto

CAPÍTULO PRIMERO

Libre agrupación de equipamientos

ART. 55.—Agrupaciones. Los equipamientos podrán conformar agrupaciones encaminadas a tramitar conjuntamente los procesos de regularización y adecuación establecidos en este decreto. Dichas agrupaciones podrán hacerse entre equipamientos del mismo o diferente culto o personería jurídica.

PAR.—Estas agrupaciones serán del tipo que los interesados deseen sin que implique formalidades distintas a las de señalar quien actúa como representante, el número de equipamientos asociados y el tipo de regularizaciones a tramitar. Las agrupaciones no necesitan tramitar personería jurídica, sin embargo es potestad de los interesados su obtención.

ART. 56.—Objetivo de las agrupaciones. El único fin de estas agrupaciones es tramitar conjuntamente regularizaciones y ampliaciones de acuerdo con lo establecido en este decreto y las demás normas que regulan la materia. En todo caso es potestad de los interesados tramitar regularizaciones en grupo o individualmente.

ART. 57.—Requisito para tramitar conjuntamente las regularizaciones y/o ampliaciones. Para efectos de tramitar conjuntamente las regularizaciones y/o ampliaciones, el o los interesados deberán nombrar un único delegado o representante quien se encargará de adelantar los respectivos trámites ante las entidades competentes.

CAPÍTULO SEGUNDO

Institucionalidad, seguimiento, evaluación y ajustes al plan

ART. 58.—Sistema de información del plan maestro de equipamientos de culto. La administración distrital realizará las siguientes actividades para el seguimiento y evaluación del avance de las políticas definidas en el plan maestro:

a) Evaluación periódica del cumplimiento de las metas.

b) Cumplimiento de las disposiciones del Acuerdo 223 de 2006 expedido por el Concejo de Bogotá.

c) Articulación con otros sistemas de información y evaluación de la planificación distrital.

La información será reportada al sistema distrital de planeación del DAPD y se articulará sus sistemas de información con los de los planes parciales, planes zonales, operaciones estratégicas y centralidades.

ART. 59.—Institucionalidad del plan. La ejecución del plan maestro de equipamientos de culto corresponde a las iglesias, congregaciones, personas jurídicas o naturales dueñas o interesadas, responsables de los respectivos equipamientos. Al Departamento Administrativo de Planeación Distrital, le corresponde la función de impartir directrices, normas y medidas de conformidad con las normas legales vigentes, solicitar informes, establecer seguimientos y controles, realizar evaluaciones y ajustes y las demás establecidas en este decreto. La administración definirá a través de los órganos competentes, le corresponde ejercer el control de policía especialmente en lo relacionado con los impactos sonoros y visuales. Al DAMA le corresponde ejercer el control en el cumplimiento de las normas de impactos ambientales según sus funciones y competencias.

PAR.—Los gastos y costos en las adecuaciones y regularizaciones, así como en las implantaciones, corresponden los titulares o dueños de los equipamientos.

ART. 60.—Responsabilidades de las curadurías urbanas. En función de las acciones del plan maestro de equipamientos de culto, las curadurías urbanas deberán enviar al DAPD la información relacionada con la expedición de licencias de construcción para obra nueva, ampliación, adecuación, modificación o reforzamiento estructural, acto de reconocimiento y certificados de permiso de ocupación para equipamientos de culto. Esta información será remitida por escrito y medio magnético al DAPD trimestralmente.

ART. 61.—Indicadores de control, seguimiento y evaluación. Para el seguimiento del Plan se emplearán los siguientes indicadores:

AcciónIndicadorPeriodicidad del seguimiento
Reconocimiento y regularizaciónNúmero de actos de reconocimiento expedidosAnual
Número de licencias de reforzamiento estructural o modificación expedidasAnual
Número de obras de reforzamiento estructural finalizadas 
Número de planes de regularización y manejo adoptadosAnual
Número de equipamientos de culto regularizadosAnual
Número de certificados de permiso de ocupación expedidosAnual
ReubicaciónNúmero de equipamientos reubicadosAnual
ImplantaciónNúmero de planes de implantación adoptadosAnual

ART. 62.—Revisiones y ajustes. Con base en los resultados de la evaluación, el Departamento Administrativo de Planeación Distrital podrá emprender revisiones y ajustes, lo que significa en principio que estas podrán hacerse en cada vencimiento de cada plazo (corto, mediano y largo); sin embargo dichas revisiones y ajustes podrán hacerse en cualquier tiempo si existen hechos que lo ameriten.

TÍTULO SEXTO

Disposiciones finales

ART. 63.—Impactos sociales del plan. El plan maestro de equipamientos de culto contribuirá en:

a) La protección de la vida y del derecho al ejercicio de la libertad de culto de la comunidad que concurre a los equipamientos; permitirá el confort y la habitabilidad de estos espacios, el mejoramiento de la accesibilidad física como resultado de una localización más equilibrada en el territorio.

b) La disminución de los conflictos y querellas civiles asociados a los impactos negativos que se ocasionan durante las actividades del culto.

c) El aumento de la aceptabilidad de la actividad de culto en el territorio.

d) Aumento de la disponibilidad de espacio público en la ciudad como resultado de las compensaciones y sustituciones.

ART. 64.—Socialización y participación en el plan maestro de culto. La Secretaría de Gobierno y el Departamento Administrativo de Planeación Distrital adelantarán procesos de socialización y participación sobre las disposiciones e impactos del plan maestro en la ciudad.

ART. 65.—Vigencia y derogatoria. El presente decreto rige a partir de la fecha de su publicación en el Registro Distrital y la Gaceta de Urbanismo y Construcción, y deroga todas las disposiciones que le sean contrarias.

Publíquese y cúmplase.

Dado en Bogotá, D.C., a 15 de agosto de 2006.

______________________________