DECRETO 370 DE 1991 

(Febrero 6)

“Por el cual se reglamenta la Ley 131 de 1985”.

El Presidente de la República de Colombia,

en uso de las facultades consagradas en el artículo 120, numeral 3º de la Constitución Política,

DECRETA:

ART. 1º—La aceptación del personal que haya prestado el servicio militar obligatorio como soldados voluntarios, se efectuará mediante el siguiente procedimiento:

a) Solicitud de alta como soldado voluntario dirigida individualmente por el interesado al respectivo comando de fuerza, presentada en la guarnición más cercana al domicilio del solicitante;

b) Las unidades operativas o su equivalente, presentarán las propuestas al correspondiente comando de fuerza;

c) La selección de los aspirantes se hará entre quienes sean solteros, acrediten muy buena conducta durante su permanencia en el servicio militar y reúnan condiciones sicofísicas y morales adecuadas para el servicio militar voluntario, y

d) El alta del personal de soldados voluntarios se hará por la orden administrativa de personal del comando de la respectiva fuerza.

PAR. 1º—El acto a partir del cual se entiende legalmente incorporado el personal de soldados voluntarios, es la orden administrativa de personal del comando de fuerza y la fecha que se tomará para todos los efectos legales será con la novedad fiscal que allí aparezca.

PAR. 2º—La planta de soldados voluntarios de las Fuerzas Militares, será fijada anualmente por el Gobierno Nacional, de acuerdo a las necesidades de éstas.

El Gobierno Nacional fijará la planta que debe regir para cada año antes del 31 de enero, y cuando no lo hiciere continuará rigiendo la vigente.

En casos especiales, el gobierno podrá modificar la planta vigente en cualquier tiempo.

ART. 2º—El soldado voluntario no podrá sobrepasar la edad de treinta y cinco (35) años en el servicio y en tal evento el comando de la respectiva fuerza procederá a darlo de baja por la orden administrativa de personal.

PAR.—El comandante de la fuerza puede en cualquier tiempo dar de baja por la orden administrativa de personal, a los soldados voluntarios que cumplidos los doce (12) meses mínimos de servicio, soliciten su baja o no se considere necesaria su permanencia; antes de este tiempo lo podrá hacer por causal de gran invalidez, disminución de la capacidad sicofísica para la actividad militar, por inasistencia al servicio por más de diez (10) días, por sentencia judicial o por conducta deficiente.

ART. 3º—La bonificación de navidad a que se refiere el artículo 5º de la Ley 131 de 1985 se pagará en la proporción allí prevista dentro de los quince (15) primeros días del mes de diciembre del respectivo año.

Las sumas de dinero que a la baja del soldado voluntario, queden pendientes de cancelar por concepto de bonificaciones, se pagarán por nómina adicional en el mes siguiente a la fecha de la baja.

Cuando se trate de otras prestaciones relativas a incapacidades, invalideces e indemnizaciones, el reconocimiento se efectuará conforme al procedimiento establecido para los soldados regulares de las Fuerzas Militares.

ART. 4º—El personal de soldados voluntarios podrá ser trasladado o asignado en comisión, en las respectivas unidades de cada fuerza dentro del país y de acuerdo con las necesidades del servicio.

ART. 5º—Los soldados voluntarios que fueron vinculados en virtud de lo dispuesto en el Decreto 2157 del 8 de agosto de 1985 y que deseen continuar en actividad, quedarán sujetos a lo establecido en la Ley 131 de diciembre de 1985 y demás disposiciones que la complementen.

ART. 6º—El presente decreto rige a partir de la fecha de su publicación.

Publíquese y cúmplase.

Dado en Bogotá, D.E., a 6 de febrero de 1991.

___________________