DECRETO 724 DE 1994 

(Abril 6)

“Por el cual se reglamenta parcialmente el título V de la Ley 9ª de 1979, en cuanto a la expedición de licencias y registros sanitarios, producción, empaque, comercialización y control de la sal para consumo humano y se dictan otras disposiciones sobre la materia”.

El Presidente de la República de Colombia,

en ejercicio de las atribuciones que le confiere el numeral 11 del artículo 189 de la Constitución Política, y

CONSIDERANDO:

Que es deber indelegable del Estado, velar por la calidad y adecuado uso de la sal para consumo humano, estableciendo normas de obligatorio cumplimiento y observancia en los procesos de producción, empaque y comercialización,

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

DECRETA:

CAPÍTULO I

Disposiciones generales y definiciones

ART. 1º—Ámbito de aplicación. La salud es un bien de interés público. En consecuencia son de orden público las disposiciones del presente decreto que regulan todas las actividades relacionadas con la licencia y el registro sanitario, producción, empaque, comercialización y control de calidad de la sal para consumo humano, así como las condiciones técnico sanitarias del producto final y de los establecimientos que la refinan y reempacan.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

ART 2º—Definiciones. Para efectos del presente decreto, se adoptan las siguientes definiciones:

Sal para consumo humano. Es el producto final refinado para consumo humano, que se obtiene a partir de sal marina o sal gema mediante la combinación de procesos de purificación, evaporación, centrifugación y secado, el cual se clasificará como alimento, de conformidad con el numeral 1º del artículo 2º del Decreto 2333 de 1982.

Procesador de sal para consumo humano. Toda persona natural o jurídica que adquiere o recibe de los centros de explotación, extracción o por vía de importación sal marina o sal gema, autorizada por autoridad competente para efectuar el proceso de refinación, con las condiciones y requisitos establecidos en el presente decreto.

Reempacador de sal para consumo humano. Es toda persona natural o jurídica dedicada a reempacar la sal proveniente del procesador sin efectuarle cambios en sus características técnicas.

Envase. Recipiente utilizado para contener o envolver un alimento para su comercialización.

Empaque. Recipiente utilizado para proteger un envase de un producto alimenticio.

Comercializador de la sal para consumo humano. Persona natural o jurídica que realiza la intermediación entre el procesador y el consumidor final.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

ART. 3º—Del registro sanitario. La sal de consumo humano para su comercialización requiere de registro sanitario expedido por el Ministerio de Salud o su autoridad delegada, para su producción, importación, exportación, comercialización y venta.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

ART. 4º—De la licencia sanitaria. Todos los establecimientos dedicados a la refinación, proceso y reempaque, requerirán para su funcionamiento de licencia sanitaria de funcionamiento expedida por el Ministerio de Salud o su autoridad delegada.

CAPÍTULO II

De los requisitos de la sal refinada para el consumo humano

ART. 5º—Del contenido de yodo y flúor en la sal refinada para el consumo humano. Toda sal que se procese, reempaque, comercialice y se entregue para el consumo humano deberá contener yodo en proporción de 50 a 100 partes por millón y flúor en proporción de 180 a 220 partes por millón.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

ART. 6º—De las concentraciones y requisitos. La sal refinada para consumo humano deberá contener las siguientes concentraciones y requisitos de orden técnico:

Cloruro de sodio99.00%mínimo
Yodo50-100ppm
Humedad0.20%máximo
Flúor180-220ppm
Sulfatos como SO4=0.28%máximo
Magnesio como Mg++0.08%máximo
Calcio como Ca++0.03%máximo
Otros insol. en H2O0.16%máximo
Plomo 1ppmmáximo
Arsénico1 ppmmáximo
Granulometría:  
Pasa malla Nº 2080.00%mínimo
Pasa malla Nº 7010.00%máximo

El Ministerio de Salud determinará las sustancias anticompactantes y antihumectantes que pueden ser utilizadas como aditivos de sal, sin alterar los efectos del flúor y del yodo en la sal.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

CAPÍTULO III

Del reempaque y comercialización de la sal

ART. 7º—De los establecimientos dedicados al reempaque de sal. Los establecimientos dedicados al reempaque de sal para consumo humano deberán cumplir los siguientes requisitos sanitarios mínimos:

a) Deberán estar ubicados en lugares aislados de cualquier foco de contaminación e insalubridad, debidamente protegidos del ambiente exterior mediante separación física, sus alrededores se mantendrán limpios, libres de acumulación de basuras u otros desechos contaminantes, de estancamientos de aguas y su funcionamiento no deberá ocasionar molestias a la comunidad;

b) Sus secciones estarán totalmente separadas de cualquier tipo de vivienda y no podrán ser utilizadas como dormitorio;

c) Deberán contar con suficiente abastecimiento de agua potable e instalaciones sanitarias adecuadas, convenientemente distribuidas para las necesidades de las diferentes áreas, conforme a la reglamentación del título II de la Ley 9ª de 1979;

d) Los establecimientos deberán disponer de sistemas sanitarios adecuados, conforme a la reglamentación de aguas servidas y excretas y además cumplirán con lo establecido en el título I de la Ley 9ª de 1979, sobre esta materia;

e) La disposición de residuos sólidos deberá cumplir con las normas legales establecidas en el título I de la Ley 9ª de 1979 y su reglamentación;

f) Las edificaciones deberán ser construidas a prueba de roedores e insectos y permanecer libres de éstos;

g) Los pisos serán de material impermeable, lavable, no poroso ni absorbente;

h) Las paredes y los muros se mantendrán limpios y en buen estado de conservación, serán de acabado liso, de material lavable, impermeable, no absorbente;

i) Los cielo rasos serán de material de fácil aseo, estarán pintados de colores claros y se mantendrán limpios y en buen estado de conservación;

j) Poseer servicios sanitarios, para empleados, separados por sexo, con las debidas condiciones higiénicas, con el fin de evitar en lo posible contaminaciones del producto alimenticio a manipular;

k) Cuando la actividad así lo exija, dispondrán de espacios independientes para depósito de materia prima, zona de envase o empaque, depósito de producto terminado y demás secciones requeridas para su normal funcionamiento, y

l) Deberán cumplir con los demás requisitos sanitarios contemplados en el Decreto 2333 de 1982.

PAR.—En desarrollo de lo dispuesto en el artículo 260 de la Ley 9ª de 1979, se prohíbe el almacenamiento de contaminantes tales como plaguicidas y tóxicos en los establecimientos dedicados al reempaque y comercialización de la sal para consumo humano.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

ART. 8º—Del personal. El personal que labore en estos establecimientos deberá cumplir con los requisitos exigidos por el Decreto 2333 de agosto 2 de 1982, para los manipuladores de alimentos.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

ART. 9º—Del almacenamiento. En los establecimientos donde se reempaque sal para consumo humano, se prohíbe el almacenamiento y expendio de sal para consumo animal o industrial.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

ART. 10.—De la inspección sanitaria. Los establecimientos donde se procese o reempaque sal para consumo humano, estarán sometidos a la inspección sanitaria, muestreo, análisis técnico y demás mecanismos de control sanitario contenidos en la Ley 9ª de 1979 y a cargo del Ministerio de Salud, las direcciones seccionales de salud y las autoridades delegadas, debiendo suministrar la información técnica requerida por estas autoridades.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

ART. 11.—Sal refinada para reempaque. Todo reempacador de sal para consumo humano, deberá tener contrato con un procesador de sal debidamente autorizado o en su defecto acreditar certificación expedida por autoridad competente que garantice el origen del producto.

Tanto el productor como el empacador deberán contar con licencia sanitaria de funcionamiento expedida por el Ministerio de Salud o su autoridad delegada, o certificación de autoridad competente en caso de ser el producto de origen extranjero.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

ART. 12.—Libros de registro. Todo reempacador de sal deberá llevar un libro de registro de las compras y ventas de sal para consumo humano, en el cual se anotará la siguiente información:

— Nombre o razón social del procesador

— Cantidad adquirida

— Fecha de adquisición, número de lote de producción y número de la factura correspondiente.

— Cantidad comercializada, destino y nombre del comprador.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

CAPÍTULO IV

De la presentación y rotulado de los envases y empaques

ART. 13.—Presentación del producto. Los procesadores o reempacadores de sal para consumo humano, deberán envasarla en recipientes de 500 grs, o de 1000 grs., para la comercialización y expendio directo al consumidor.

Para ventas al por mayor para uso de la industria alimentaria, el procesador podrá utilizar empaques hasta de 50 kilos, debidamente rotulados, señalando en el empaque, esta destinación especial.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

ART. 14.—Rótulos de los envases y empaques de la sal para consumo humano. Los rótulos y envases de la sal para consumo humano deberán contener la siguiente información:

— Nombre del producto, identificado con la siguiente leyenda: “sal refinada para consumo humano” o “sal refinada para uso de la industria alimentaria”.

— Marca comercial o razón social.

— Dirección del procesador o reempacador.

— Contenido neto, expresando en gramos.

— Contenido de flúor y yodo, expresado en ppm.

— Número de registro sanitario expedido por el Ministerio de Salud, o la autoridad delegada.

— Número de la licencia sanitaria de funcionamiento de la fábrica, expedida por las direcciones seccionales y distritales de salud las entidades que hagan sus veces.

— Industria colombiana cuando sea del caso, o industria seguido del país de origen del procesador o reempacador, incorporando al rótulo la razón social del importador comercializador y su domicilio.

— Las demás leyendas que el Ministerio de Salud considere convenientes.

PAR. 1º—A partir de la vigencia del presente decreto toda sal refinada para consumo humano que se procese, reempaque o comercialice, deberá ir en empaque con rótulo de fondo verde.

PAR. 2º—El procesador deberá identificar los empaques con un código o número de lote de producción, cuya clave deberá presentar al Ministerio de Salud o a su autoridad delegada, dentro de los sesenta (60) días hábiles siguientes al momento del proceso, para efectos del ejercicio de las funciones de control y vigilancia.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

CAPÍTULO V

De la licencia y registro sanitario

ART. 15.—Licencia. El procesador y reempacador de sal para consumo humano deberá tramitar ante la autoridad sanitaria competente, la licencia sanitaria de funcionamiento, de conformidad con el presente decreto y los requisitos formales establecidos en el Decreto 2333 de 1982 y 2780 de 1991.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

ART. 16.—Registro. El procesador o reempacador de sal para consumo humano deberá de igual manera tramitar ante el Ministerio de Salud o su autoridad delegada, el registro sanitario, en los términos del Decreto 2333 de 1982 y 2780 de 1991 y lo señalado en el presente decreto.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

CAPÍTULO VI

De la responsabilidad de los productores de sal para consumo humano, del control de calidad y de la inspección, vigilancia y control

ART. 17.—De la responsabilidad. Los titulares de licencia y registros sanitarios serán responsables de la veracidad de la información y del cumplimiento de las normas sanitarias que sirvieron de fundamento para la expedición del acto administrativo que los otorgó. El productor y el reempacador de sal para consumo humano deberán cumplir en todo momento las normas técnico-sanitarias, las condiciones de producción y el control de calidad exigidas, bajo esta presunción se concede la licencia o registro sanitario. En consecuencia cualquier transgresión de la norma o de las condiciones establecidas y los efectos que estos tengan sobre la salud de la población, serán responsabilidad del productor y del reempacador, titular respectivo.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

ART. 18.—Control de calidad. Todo procesador de sal refinada para consumo humano, deberá contar con un laboratorio para el control de calidad, autorizado por la autoridad sanitaria competente, o en su defecto, podrá contratar los servicios de control de calidad con un laboratorio aprobado previamente por el Ministerio de Salud o su autoridad delegada.

Sin perjuicio de la competencia atribuida por el artículo 245 de la Ley 100 de 1993 al Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, el Ministerio de Salud, las direcciones seccionales de salud, las autoridades delegadas, el Instituto Nacional de Salud y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, les corresponde velar por el control de calidad de la sal que se comercialice o expenda para consumo humano.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

ART. 19.—De los comités seccionales de vigilancia. De conformidad con lo establecido en el numeral sexto del artículo 3º de la Resolución 6568 de 1992, las direcciones seccionales de salud deberán constituir los comités interinstitucionales, para la vigilancia epidemiológica de los desordenes por deficiencia de yodo (DDY), la fluorosis dental y el control de calidad de la sal para consumo humano.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

ART. 20.—De la inspección, vigilancia y control. Sin perjuicio de la competencia atribuida a otras autoridades corresponde al Ministerio de Salud, las direcciones seccionales y distritales de salud o las entidades que hagan sus veces, ejercer la inspección, vigilancia y control y adoptar las medidas de prevención y correctivas para dar cumplimiento a lo dispuesto en el presente decreto y en las demás disposiciones sanitarias, así como adoptar las medidas sanitarias de seguridad, adelantar los procedimientos y aplicar las sanciones a que haya lugar con sujeción a lo dispuesto sobre la materia en la Ley 9ª de 1979 y su Decreto Reglamentario 2780 de 1991.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

CAPÍTULO VII

De las importaciones

ART. 21.—Del importador. Toda persona natural o jurídica que se ocupe de la importación de la sal refinada para consumo humano, deberá tramitar ante el Ministerio de Salud el respectivo registro sanitario y cumplir con los requisitos contenidos en los Decretos 2333/82 y 2780/91 y en el presente decreto.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

ART. 22.—De la calidad de sal refinada importada para consumo humano. Toda sal refinada para consumo humano que se importe, deberá cumplir con los requisitos de calidad, presentación y rotulado estipulados en el presente decreto o en los demás que el Ministerio de Salud determine.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

ART. 23.—Del control de las importaciones. Además del registro sanitario, para fines de vigilancia y control, todo importador deberá presentar ante la autoridad sanitaria competente, del puerto de entrada, el certificado de aptitud sanitaria, del lote que importa, expedido por la autoridad sanitaria del país de origen.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

CAPÍTULO VIII

Disposiciones finales

ART. 24.—De la adecuación de las instalaciones. Dentro de los seis (6) meses siguientes a partir de la vigencia del presente decreto, los procesadores y reempacadores de sal deberán instalar los equipos necesarios para envasar la sal de consumo humano en presentaciones de libra y de kilo.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

ART. 25.—La sal para consumo animal. Para efectos de diferenciar por parte del consumidor y de la autoridad sanitaria la sal para consumo humano de la sal para consumo animal, esta última deberá ser coloreada o pigmentada con los aditivos permitidos por el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, o la entidad que haga sus veces.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

ART. 26.—Vigencia. El presente decreto rige a partir de la fecha de su publicación y deroga las disposiciones que le sean contrarias.

(Nota: Derogado por el Decreto 547 de 1996 artículo 25 del Ministerio de Salud).

Publíquese y cúmplase.

Dado en Santafé de Bogotá, D.C., a 6 de abril de 1994.

____________________________________