DECRETO 789 DE 1996 

(Abril 30)

“Por el cual se dictan y modifican disposiciones sobre bancos hipotecarios”.

El Presidente de la República de Colombia,

en ejercicio de sus facultades constitucionales y legales, y en especial de las que le otorgan los literales a), b) y f) del numeral 1º del artículo 48 del estatuto orgánico del sistema financiero, e informada previamente la Junta Directiva del Banco de la República,

DECRETA:

ART. 1º—En adición a las operaciones autorizadas en el estatuto orgánico del sistema financiero a los bancos hipotecarios, en adelante éstos quedan facultados para efectuar las siguientes:

a) Las autorizadas a los bancos comerciales con las restricciones y condiciones aplicables a éstas;

b) Las activas contempladas en las letras a) hasta g) del artículo 19 del estatuto orgánico del sistema financiero y todas las pasivas permitidas a las corporaciones de ahorro y vivienda, con las restricciones y condiciones aplicables a éstas y aquéllas;

c) La administración anticrética de inmuebles financiados por ellos, con las restricciones y condiciones aplicables a las corporaciones de ahorro y vivienda en dicha materia, y

d) La inversión voluntaria en bonos de vivienda de interés social que emita el Banco Central Hipotecario, con las restricciones y condiciones aplicables a las corporaciones de ahorro y vivienda en dicha materia.

PAR.—El alcance de la expresión operaciones, empleada en el presente artículo, no incluye las inversiones de capital.

ART. 2º—La cartera y las operaciones activas de crédito de los bancos hipotecarios quedarán sujetas, adicionalmente, a las siguientes condiciones y restricciones generales:

a) Por lo menos el ochenta y cinco por ciento (85%) del total de su cartera deberá estar respaldada con garantía hipotecaria, y

b) El valor total de los préstamos para consumo, incluidos entre éstos los créditos para vehículo, no podrá exceder del 7.5% del total de su cartera.

(Nota: Modificado por el Decreto 189 de 1998 artículo 1º del Ministerio de Hacienda y Crédito Público).

ART. 3º—La cartera de los bancos hipotecarios respaldada con fiducia en garantía de que trata el Decreto 2348 de 1995 computará dentro del porcentaje previsto en la letra a) del artículo 2º del presente decreto.

ART. 4º—El presente decreto rige desde la fecha de su publicación y deroga el artículo 4º del Decreto 2423 de 1993, el Decreto 1554 de 1995, el artículo 5º del Decreto 2348 de 1995 y las disposiciones que le sean contrarias.

Publíquese y cúmplase.

Dado en Santafé de Bogotá, D.C., a 30 de abril de 1996.

___________________________________