DECRETO 824 DE 1997 

(Marzo 21)

“Por el cual se reglamentan parcialmente las leyes 1ª de 1982 y 53 de 1990, el Decreto Legislativo 386 de 1983, se modifica parcialmente el Decreto 1988 de 1987 y se dictan otras disposiciones en materia de apuestas permanentes”.

El Presidente de la República de Colombia,

en ejercicio de sus facultades constitucionales y legales en especial, las conferidas en el artículo 189 numeral 11 de la Constitución Política,

DECRETA:

ART. 1º—Campo de aplicación. El presente decreto se aplica al juego de apuestas permanentes con premios en dinero, comúnmente conocido como “chance”, de que trata la Ley 1ª de 1982, el Decreto Legislativo 386 de 1983, los decretos reglamentarios 33 de 1984, 1988 de 1987, 2527 de 1987, la Ley 53 de 1990 y el Decreto 1821 de 1990.

ART. 2º—Valor de la regalía. Toda apuesta del juego de que trata el artículo anterior, causa una regalía por formulario, con destino exclusivo a la prestación de servicios de salud, consistente en el uno y medio por ciento (1.5%) del valor de un salario mínimo diario legal vigente.

PAR.—La obligación del pago de la regalía está a cargo del concesionario y se causa al momento que éste retire los formularios, previa consignación del valor correspondiente en la tesorería de la entidad concedente.

(Nota: Subrogado por el Decreto 1096 de 1997 artículo 1º del Ministerio de Salud).

ART. 3º—Límite de la apuesta. (El valor de la apuesta máxima posible por formulario se fija en un mil pesos ($ 1.000).)*

PAR.—Para establecer el valor de las apuestas reales que se realicen en cada entidad territorial, las entidades concedentes deberán proceder, mensualmente, a tomar una muestra representativa de formularios en diferentes días y lugares de operación de los concesionarios. De este proceso deberán informar a la Superintendencia Nacional de Salud dentro de los cinco (5) días siguientes a su realización allegando los soportes correspondientes.

(Nota: Adicionado por el Decreto 1096 de 1997 artículo 2º del Ministerio de Salud).

*(Nota: El texto entre paréntesis fue declarado nulo por el Consejo de Estado. Sección primera. Expediente 4371 de 1997. C.P. Juan Alberto Polo Figueroa).

ART. 4º—Formulario único. En desarrollo de la Ley 1ª de 1982, (establécese un formulario único para el juego de apuestas permanentes)* en todo el territorio nacional, el cual deberá contener como mínimo los siguientes requisitos:

— Nombre de la entidad concedente.

— Nombre del concesionario autorizado y número de registro.

— Serie, número y vigencia del formulario.

— Casilla para anotar la lotería a cuyo resultado se apuesta.

— Casilla para anotar la fecha en la que se realiza el sorteo.

— Casilla para anotar el número del carné del vendedor.

— Casilla para anotar la agencia con la que trabaja el vendedor.

— El plan de premios autorizado.

— Casillas para anotar el número apostado.

— Casilla para anotar el valor de la apuesta realizada.

— Valor de la apuesta máxima permitida en números, letras y en caracteres visibles.

La Superintendencia Nacional de Salud instruirá a las entidades concedentes sobre las características de seguridad, papel, dimensiones y demás requisitos y condiciones que deberán contener los formularios que se impriman para estos efectos.

Para implantar el nuevo formulario las entidades concedentes dispondrán de un plazo de hasta sesenta (60) días calendario, contados a partir de la instrucción que al respecto expida la Superintendencia Nacional de Salud.

*(Nota: El texto entre paréntesis fue declarado nulo por el Consejo de Estado. Sección primera. Expediente 4371 de 1997. C.P. Juan Alberto Polo Figueroa)

ART. 5º—Contratos de concesión. Los contratos de concesión para la explotación del juego de apuestas permanentes que (se encuentren vigentes, sus prórrogas o los que)* celebren las entidades concedentes, deberán ajustarse estrictamente a lo dispuesto en el presente decreto.

*(Nota: El texto entre paréntesis fue declarado nulo por el Consejo de Estado. Sección primera. Expediente 4371 de 1997. C.P. Juan Alberto Polo Figueroa).

ART. 6º—De la transferencia de los recursos. Los ingresos provenientes del juego de apuestas permanentes, previa deducción de los gastos de administración, deberán ser transferidos mensualmente por la entidad concedente, al fondo de salud correspondiente, dentro de los diez (10) primeros días del mes siguiente a aquel en que se causen.

ART. 7º—De los gastos de administración. La Superintendencia Nacional de Salud determinará los conceptos que pueden ser incluidos por la entidad concedente como gastos de administración, para efecto de la deducción de que trata el artículo anterior.

Las entidades autorizadas para explotar o administrar el monopolio del juego de apuestas permanentes denominado “chance”, deberán diferenciar presupuestal, financiera y contablemente los ingresos aforados y percibidos, de los gastos de administración y costos de operación, en forma independiente a aquellos que se originen en el juego de loterías u otras modalidades que administren.

ART. 8º—Inscripción y registro. Para efectos del control y vigilancia sobre la explotación del juego de apuestas permanentes, los concesionarios legalmente autorizados deberán registrar ante la entidad concedente, los establecimientos de comercio, agencias, locales comerciales o puntos de venta en donde se expenda el juego, (registro que tendrá un valor de dos salarios mínimos legales mensuales vigentes, por cada año, al momento de registrarse)*.

(Nota: Subrogado por el Decreto 1096 de 1997 artículo 3º del Ministerio de Salud).

*(Nota: El texto entre paréntesis fue declarado nulo por el Consejo de Estado. Sección primera. Expediente 4371 de 1997. C.P. Juan Alberto Polo Figueroa).

ART. 9º—Modifícase el inciso segundo, artículo 14, del Decreto 1988 de 1987, el cual quedará así:

“El valor de la credencial será equivalente a un (1) salario mínimo diario legal vigente”.

ART. 10.—De la inspección y vigilancia. Sin perjuicio de la competencia atribuida a otras autoridades o instituciones, le corresponde a la Superintendencia Nacional de Salud, velar por la aplicación de lo dispuesto en el presente decreto y adoptar las medidas y correctivos necesarios para su cabal cumplimiento.

ART. 11.—Vigencia. Este decreto rige a partir de la fecha de su publicación y deroga las disposiciones que le sean contrarias.

Publíquese y cúmplase.

Dado en Santafé de Bogotá, D.C., a 21 de marzo de 1997.

_____________________________________________