DECRETO 861 DE 1995 

(Mayo 26)

“Por el cual se establecen las mercancías sujetas para su importación a la presentación obligatoria de un certificado de inspección y se dictan otras disposiciones”.

El Presidente de la República de Colombia,

en uso de las facultades que le confiere el numeral 25 del artículo 189 de la Constitución Política, con sujeción a lo dispuesto en los artículos 3º de la Ley 6ª de 1971 y 2º de la Ley 7ª de 1991, previo concepto del Consejo Superior de Comercio Exterior,

(Nota: Derogado por el Decreto 2654 de 1999 artículo 1º del Ministerio de Hacienda y Crédito Público).

DECRETA:

ART. 1º—Las declaraciones de importación de las mercancías que se clasifiquen por los capítulos, partidas y subpartidas del arancel de aduanas que a continuación se indican, deberán ser entregadas, a la aduana o a los depósitos habilitados, según el caso, junto con el certificado de inspección sobre la totalidad de los aspectos que, de conformidad con el presente artículo, deben verificarse para cada una de ellas. El certificado de inspección debe ser expedido por una sociedad de certificación debidamente autorizada e inscrita ante la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales y estar acompañado del análisis de laboratorio en los casos indicados en este artículo.

PAR.—Las declaraciones de importación de todas las mercancías procedentes de la República de Panamá, deberán entregarse acompañadas del certificado de inspección en el cual se certifiquen, además del precio de venta y la cantidad, los aspectos que de acuerdo con su clasificación arancelaria deban ser verificados, según lo señalado en el presente artículo.

(Nota: Modificado por el Decreto 1574 de 1995 artículo 1º del Ministerio de Hacienda y Crédito Público).

(Nota: Derogado parágrafo por el Decreto 799 de 1996 artículo 2º del Ministerio de Hacienda y Crédito Público).

(Nota: Derogado por el Decreto 1666 de 1996 artículo 7º del Ministerio de Hacienda y Crédito Público).

(Nota: Derogado por el Decreto 2654 de 1999 artículo 1º del Ministerio de Hacienda y Crédito Público).

ART. 2º—Todas las declaraciones de importación de mercancías sometidas al pago de derechos “antidumping” o compensatorios, provisionales o definitivos, deberán ser entregadas, a la aduana o a los depósitos habilitados, según el caso, junto con el certificado de inspección que acredite la verificación del país de origen de las mismas, además de los aspectos que de acuerdo a su clasificación arancelaria deban verificarse, según lo dispuesto en el artículo primero del presente decreto.

(Nota: Derogado por el Decreto 2654 de 1999 artículo 1º del Ministerio de Hacienda y Crédito Público).

ART. 3º—Para la expedición del certificado de inspección sobre el país de origen, la sociedad de certificación tomará como base el certificado expedido por la autoridad competente en cada país o la certificación que para el efecto expida el productor, fabricante o exportador.

Exceptúanse de lo previsto en el inciso anterior, las importaciones realizadas en desarrollo de un acuerdo comercial o convenio internacional del que Colombia haga parte, en el que se hubieren establecido reglas de origen. En este caso, el origen debe determinarse y certificarse por la autoridad competente de conformidad con las reglas que para el efecto se hayan establecido en dicho acuerdo o convenio, sin que se requiera la verificación, ni certificación por las sociedades de certificación.

Para las mercancías que se clasifiquen por las partidas y subpartidas señaladas en los artículos 1º y 2º del Decreto 233 de 1995, originarias de países diferentes a la República Popular China, el certificado del país de origen se expedirá conforme a lo dispuesto en dicho decreto y demás normas que lo adicionen o modifiquen.

(Nota: Derogado por el Decreto 2654 de 1999 artículo 1º del Ministerio de Hacienda y Crédito Público).

ART. 4º—El certificado de inspección emitido por una sociedad de certificación, constituye documento soporte de la declaración de importación de las mercancías para las cuales se haya señalado su obligatoriedad. La no entrega del certificado de inspección a la aduana o a los depósitos habilitados, según el caso, constituye una causal de rechazo del levante, adicional a las contempladas en el artículo 30 del Decreto 1909 de 1992.

No habrá lugar a la corrección de una declaración de importación para subsanar la omisión en la entrega de un certificado de inspección respecto de las mercancías de que trata el presente decreto, debiéndose reembarcar a cualquier país, en un término no superior a los dos meses siguientes a su llegada al territorio nacional, siguiendo el procedimiento establecido en el artículo 281 del Decreto 2666 de 1984, y cumpliendo los requisitos allí previstos, salvo el relativo a la presentación del certificado de inspección.

Vencido el término previsto en el inciso anterior, sin que la mercancía fuere reembarcada, se declarará de oficio su abandono a favor de la Nación, sin que pueda ser objeto de la presentación de una declaración de legalización.

PAR.—Tratándose de mercancías sometidas al pago de derechos “antidumping” o compensatorios o de medidas de salvaguardia, y siempre y cuando la obligatoriedad del certificado de inspección únicamente se haya dispuesto respecto del país de origen, la no entrega del certificado de inspección ocasionará la devolución de la declaración y demás documentos al declarante para efectos de la presentación y entrega de una declaración de corrección, con la cual se cancelen los derechos “antidumping” o compensatorios o los tributos aduaneros adicionales y/o las sanciones a que hubiere lugar, según fuere el caso.

(Nota: Modificado por el Decreto 1666 de 1996 artículo 1º del Ministerio de Hacienda y Crédito Público).

(Nota: Derogado por el Decreto 2654 de 1999 artículo 1º del Ministerio de Hacienda y Crédito Público).

ART. 5º—En las declaraciones de importación de mercancías diferentes a las establecidas en los artículos anteriores de este decreto, cuando el declarante manifieste voluntariamente en la declaración de importación que dispone de un certificado de inspección, la no entrega de este documento a la aduana o a los depósitos habilitados, según el caso, constituye una causal de rechazo del levante, adicional a las contempladas en el artículo 30 del Decreto 1909 de 1992.

En este caso, no habrá lugar a la presentación de una declaración de corrección, ni la mercancía podrá ser reembarcada, debiéndose declarar su abandono a favor de la Nación, una vez vencido el término de dos meses siguientes a su llegada al territorio nacional, no siendo procedente la presentación de una declaración de legalización.

(Nota: Derogado por el Decreto 2654 de 1999 artículo 1º del Ministerio de Hacienda y Crédito Público).

ART. 6º—La declaración de importación de mercancías bajo la modalidad de importación temporal para perfeccionamiento activo, no requiere de la obtención, presentación o entrega, a la aduana o a los depósitos habilitados, del certificado de inspección expedido por una sociedad de certificación.

ART. 7º—Modifícase el artículo tercero del Decreto 550 del 31 de marzo de 1995, el cual quedará así:

“ART. 3º—Los sistemas de operación de las sociedades de certificación y de las sociedades de intermediación aduanera establecidos mediante los Decretos 2531 y 2532 de 1994 entrarán en vigencia a partir del 1º de julio de 1995 en todo el país, sin que para tal efecto se requiera de la expedición previa del régimen sancionatorio que les sea aplicable.

Sin embargo, el director de impuestos y aduanas nacionales podrá postergar la entrada en vigencia del sistema de operación de las sociedades de intermediación aduanera, en aquellas administraciones de impuestos y aduanas con operación aduanera que no estén preparadas para asumir su manejo.

En tal evento, el aplazamiento no podrá prolongarse más allá del 31 de diciembre de 1995”.

(Nota: Derogado por el Decreto 2654 de 1999 artículo 1º del Ministerio de Hacienda y Crédito Público).

ART. 8º—Lo dispuesto en este decreto se aplicará sin perjuicio de lo previsto en los tratados, convenios y acuerdos internacionales celebrados por Colombia que regulen específicamente la materia.

(Nota: Derogado por el Decreto 2654 de 1999 artículo 1º del Ministerio de Hacienda y Crédito Público).

ART. 9º—El presente decreto rige desde el 1º de julio de 1995, previa su publicación y se aplica para aquellas mercancías que se embarquen desde el exterior a partir de dicha fecha y deroga todas las disposiciones que le sean contrarias.

(Nota: Derogado por el Decreto 2654 de 1999 artículo 1º del Ministerio de Hacienda y Crédito Público).

Publíquese y cúmplase.

Dado en Santafé de Bogotá, D.C., a 26 de mayo de 1995.

________________________________