DECRETO 893 DE 1992 

(Junio 2)

“Por el cual se dictan disposiciones en materia salarial para la veeduría del tesoro”.

El Presidente de la República de Colombia,

en desarrollo de las normas generales señaladas en la Ley 4ª de 1992,

DECRETA:

ART. 1º—A partir del 1º de enero de 1992, el veedor del tesoro devengará mensualmente por concepto de asignación básica la suma de seiscientos cuarenta y ocho mil pesos ($ 648.000) y por concepto de gastos de representación la suma de un millón ciento cincuenta y dos mil pesos ($ 1.152.000). Igualmente tendrá derecho, en las mismas condiciones, a la prima técnica de que trata el Decreto 1624 de 1991. En todo caso y por ningún motivo el ingreso total anual podrá superar los ingresos laborales percibidos por los miembros del Congreso.

El viceveedor del tesoro percibirá mensualmente por concepto de asignación básica la suma de doscientos noventa y tres mil seiscientos nueve pesos ($ 293.609) y por concepto de gastos de representación la suma de quinientos veintiún mil novecientos setenta y un pesos ($ 521.971).

Los veedores auxiliares y el secretario general percibirán mensualmente por concepto de asignación básica la suma de trescientos ochenta y cinco mil ciento treinta y cinco pesos ($ 385.135) y por concepto de gastos de representación la suma de trescientos ochenta y cinco mil ciento treinta y cinco pesos ($ 385.135).

ART. 2º—Ninguna autoridad podrá establecer o modificar el régimen salarial o prestacional estatuido por las normas del presente decreto, en concordancia con lo establecido en el artículo 10 de la Ley 4ª de 1992. Cualquier disposición en contrario carecerá de todo efecto y no creará derechos adquiridos.

ART. 3º—Nadie podrá desempeñar simultáneamente m’s de un empleo público, ni recibir más de una asignación que provenga del tesoro público, o de empresas o de instituciones en las que tenga parte mayoritaria el Estado. Exceptúanse las asignaciones de que trata el artículo 19 de la Ley 4ª de 1992.

PAR.—No se podrán recibir honorarios que sumados correspondan a más de ocho (8) horas diarias de trabajo en varias entidades.

ART. 4º—El presente decreto rige a partir de la fecha de su publicación, modifica en lo pertinente el Decreto 2281 de 1991 y surte efectos fiscales a partir del 1º de enero de 1992.

Publíquese y cúmplase.

Dado en Santafé de Bogotá, D.C., a 2 de junio de 1992.

_______________________________________