DECRETO 918 DE 1992 

(Junio 2)

“Por el cual se fija la remuneración para los empleos del personal carcelario y penitenciario y se dictan otras disposiciones en materia salarial”.

El Presidente de la República de Colombia,

en desarrollo de las normas generales señaladas en la Ley 4ª de 1992,

DECRETA:

ART. 1º—Los sueldos básicos y los sobresueldos para el personal carcelario y penitenciario, a que se refiere el Decreto Ley 1302 de 1978, con la modificación introducida por el artículo 4º del Decreto 193 de 1987, serán los siguientes:

Denominación Código Grado Sueldo Sobre-

básico sueldo

Director de establecimiento 5070 18 218.667 122.500

carcelario 15 198.886 105.000

13 190.898 78.750

11 166.045 61.250

Subdirector de estableci- 5115 11 166.045 68.513

miento carcelario 09 153.872 67.638

Mayor de prisiones 5000 12 153.555 67.288

Capitán de prisiones 5110 11 141.890 67.113

Teniente de prisiones 5145 09 120.207 66.588

Sargento de prisiones 5165 06 101.757 65.450

Cabo de prisiones 5170 05 95.417 64.925

Guardián de prisiones 5175 04 88.317 64.050

02 82.864 63.350

ART. 2º—El sobresueldo establecido para el personal carcelario y penitenciario a que se refiere el presente decreto, constituye factor de salario para efectos de la liquidación y pago de las prestaciones sociales a que tiene derecho el citado personal de conformidad con las disposiciones pertinentes.

ART. 3º—El empleo de comandante superior de prisiones código 2041, grado 09, tendrá derecho a un sueldo básico mensual de trescientos cuarenta y dos mil ciento cincuenta y tres pesos ($ 342.153) m/cte.

ART. 4º—El personal carcelario y penitenciario a que se refiere el presente decreto tendrá derecho al reconocimiento y pago del incremento de salario por antigüedad, del subsidio de alimentación, del auxilio de transporte, de la bonificación por servicios prestados y de viáticos en la cuantía y condiciones señaladas en las disposiciones vigentes que regulan el sistema general de salarios para los empleados de la Rama Ejecutiva del Poder Público en lo nacional.

ART. 5º—Ninguna autoridad podrá establecer o modificar el régimen salarial o prestacional estatuido por las normas del presente decreto, en concordancia con lo establecido en el artículo 10 de la Ley 4ª de 1992. Cualquier disposición en contrario carecerá de todo efecto y no creará derechos adquiridos.

ART. 6º—Nadie podrá desempeñar simultáneamente más de un empleo público, ni recibir más de una asignación que provenga del tesoro público, o de empresas o de instituciones en las que tenga parte mayoritaria el Estado. Exceptúanse las asignaciones de que trata el artículo 19 de la Ley 4ª de 1992.

PAR.—No se podrán recibir honorarios que sumados correspondan a más de ocho (8) horas diarias de trabajo en varias entidades.

ART. 7º—El presente decreto rige a partir de la fecha de su publicación, deroga las disposiciones que le sean contrarias en especial el Decreto Ley 122 de 1991 y surte efectos fiscales a partir del 1º de enero de 1992, salvo lo dispuesto para los sobresueldos.

Publíquese y cúmplase.

Dado en Santafé de Bogotá, D.C., a 2 de junio de 1992.

___________________________________