Deducción de aportes al sistema de salud: alivios tributarios

Revista N° 155 Sep.-Oct. 2009

Alexandra Gnecco Mendoza 

Gerente Human Capital Ernst & Young  

El Gobierno Nacional expidió el Decreto 2271 de 2009 que además de regular algunos temas en materia de disminución de la base de retención en la fuente para asalariados, establece la posibilidad para estos y para los trabajadores independientes, de tomar los aportes al sistema de seguridad en salud como deducción para la determinación del impuesto de renta definitivo y para disminuir la base de retención en la fuente.

Es de anotar que recientemente el Decreto 3655 de 2009, modificó el inciso primero del artículo 3º y derogó el artículo 5º del mencionado Decreto 2271.

A continuación presentamos los principales aspectos del decreto:

1. Alcance del artículo 387 del estatuto tributario, deducción por pagos de salud (distintos a los obligatorios) y educación

En sus artículos 1º y 2º, el decreto comienza haciendo dos importantes precisiones respecto del alcance del artículo 387 del estatuto tributario, al establecer en primer lugar que para efectos del literal a) de dicho artículo, todos los pagos efectuados por los planes adicionales de salud que se financien con cargo a recursos que paguen los particulares a entidades vigiladas por la Superintendencia Nacional de Salud, pueden ser disminuidos de la base de retención. Es decir que no únicamente los pagos por concepto de planes de medicina prepagada y seguros de salud, podrán ser tomados como deducción, sino cualquier otro que cumpla con las características arriba anotadas.

Por su parte, el artículo 2º les da la facultad a los funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores que se encuentren prestando servicios en el exterior, de disminuir, tanto de la base de retención en la fuente, como del impuesto final a cargo, los pagos por educación en establecimientos reconocidos por la autoridad competente en el país receptor, los pagos por salud financiados exclusivamente por los servidores y los intereses o costo financiero que se paguen sobre préstamos para adquisición de vivienda o leasing, en el país receptor.

El decreto hace énfasis en que en los eventos arriba descritos, se mantendrán las limitaciones establecidas en el artículo 387 del estatuto tributario, para hacer uso de esta disminución en la retención.

2. Deducción de los aportes obligatorios al sistema de seguridad social en salud para trabajadores asalariados e independientes

En los artículos 3º (cuyo inciso 1º fue modificado por el Decreto 3655 de 2009) y 4º establece el decreto que es deducible el porcentaje a cargo de los trabajadores asalariados e independientes en los aportes obligatorios al sistema general de seguridad social en salud (Hoy en día 4% para asalariados y 12,5% para independientes, sobre el IBC).

La deducción aplica para determinar el impuesto a cargo definitivo en las declaraciones anuales de impuesto sobre la renta y para disminuir la base de retención en la fuente de dichos trabajadores.

Es importante anotar que la deducción de aportes obligatorios a salud venía siendo aceptada por la DIAN, inicialmente mediante cartilla de instrucciones para la elaboración de la declaración de impuesto sobre la renta y posteriormente a través de los conceptos 043973 y 066667 de 2008 en donde además la DIAN indicaba la posibilidad de tomar los aportes obligatorios a salud como disminución de la base de retención en la fuente de los asalariados.

Seguidos por estos conceptos, durante el último año algunos empleadores tomaron los aportes de salud de los trabajadores del respectivo mes para disminuir la base de retención en la fuente.

Por ello, la expedición del Decreto 2271 de 2009, en lo que respecta a la deducción de los aportes obligatorios a salud, no ha sido de buen recibo para muchos, pues en el caso de asalariados, el decreto estableció un procedimiento más complejo para la determinación del valor a deducir mensualmente de la base de retención, que toma como referencia los aportes efectuados en el año anterior, siendo por tanto menos beneficioso para aquellos trabajadores cuyos aportes actuales son mayores y dejando vacíos, en especial, en relación con la disminución de la retención para los nuevos trabajadores y para aquellos cuya relación laboral comienza con posterioridad al 15 de abril.

Ahora bien, centrándonos en el contenido de los decretos 2271 y 3655, para los asalariados el valor a deducir mensualmente por concepto de aportes obligatorios al sistema de seguridad social en salud, será el resultado de dividir el aporte total realizado por el trabajador asalariado en el año inmediatamente anterior o el aporte que aparezca en el certificado vigente entregado por el trabajador por doce (12) o por el número de meses a que corresponda si es inferior a un año.

Este resultado se tomará para calcular la base mensual de retención y el porcentaje fijo en el caso de que el procedimiento aplicable sea el dos.

En el caso en que haya habido cambio de empleador, el trabajador podrá aportar el certificado de los aportes efectuados en el año inmediatamente anterior expedido por el pagador a más tardar el 15 de abril de cada año.

El Decreto 2271 no establece la determinación del valor a deducir mensual tratándose de nuevos trabajadores que no hayan estado vinculados laboralmente por lo menos durante el último año y aquellos que ingresan con posterioridad a abril 15 de cualquier año, en lo que respecta al primer año de vinculación laboral.

De otra parte, aunque el decreto no lo menciona de manera expresa, se entiende que la base de retención en la fuente para los asalariados se podrá disminuir con los aportes obligatorios a salud y en forma concurrente con los demás pagos por salud y los pagos por educación o los intereses por préstamos para adquisición de vivienda en los términos del artículo 387 del estatuto tributario.

Otra novedad es la posibilidad para los trabajadores independientes de poder disminuir la base de retención en la fuente con el valor total del aporte obligatorio que corresponda al periodo que origina el pago y de manera proporcional a cada contrato (art. 4º).

En este caso, el trabajador independiente deberá adjuntar a su factura (o cuenta de cobro) copia del pago de los aportes obligatorios al sistema general de salud y una certificación en donde indique bajo la gravedad de juramento que los aportes corresponden a los ingresos provenientes del contrato materia del pago sujeto a retención.

Finalmente, aun cuando el procedimiento establecido para la disminución de la retención tanto para trabajadores dependientes como independientes tiene complejidades, no debe desconocerse en todo caso que el Decreto 2271 constituye un importante pronunciamiento, pues finalmente deja claridad frente a la posibilidad de tomar como deducción los aportes al sistema de seguridad social en salud para los mencionados trabajadores.